La Wikly de Emilio Doménech
La Wikly
🇺🇸💥🇨🇳 El cerco de Biden a China
0:00
-26:18

🇺🇸💥🇨🇳 El cerco de Biden a China

Y también: una película de hombres frágiles.

22 de febrero | Madrid

📬 Sé maricoper premium. Desde el equipo de La Wikly, te animamos a probar nuestra suscripción premium durante siete días SIN COMPROMISO para recibir las tres columnas de actualidad que enviamos todas las semanas a nuestros suscriptores de pago: política latinoamericana, cultura & tecnología, y elecciones. Por ejemplo, esta semana hablamos sobre:

Apúntate para estar mejor informado que nadie:

🕰️ Leer esta newsletter te llevará 13 minutos y 48 segundos.

👋 Aguanta hasta el final para un buen tuit sobre ese puto loro. Bienvenido a La Wikly.


🗺️ Rodear a China

Lo importante. Estados Unidos y China pasan por un momento crítico en su relación diplomática conforme la controversia del globo chino y la guerra en Ucrania ponen de relieve las diferencias entre las dos mayores potencias del planeta.

  • Las decisiones de los próximos meses podrían agravar las brechas entre los dos bandos en un contexto geopolítico cada vez más tenso y complejo.

Contexto. Las tensiones diplomáticas entre Estados Unidos y China han escalado durante las últimas semanas tras el derribo del supuesto globo espía chino del pasado 4 de febrero.

  • China ha desmentido que el globo tuviera fines de espionaje para defender que solo recogía información meteorológica y que entró en espacio aéreo estadounidense porque las corrientes de aire lo desviaron de su ruta programada.

  • De hecho, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China expresó en un comunicado su “fuerte descontento y protesta por el uso de la fuerza” por parte de Estados Unidos.

El presidente Joe Biden anunció la semana pasada que planea obtener respuestas sobre el globo chino directamente de su homólogo Xi Jinping.

  • Aunque no aclaró cuándo tendría lugar esa reunión, las declaraciones de Biden sugieren que su administración no tiene prisa en pasar página sobre el incidente y probablemente lo usará como un punto de influencia diplomática sobre Beijing.

“No se equivoquen, si algún objeto representa una amenaza para la seguridad del pueblo estadounidense, lo derribaré. […] No estamos buscando una nueva Guerra Fría, pero no me disculpo”, dijo en respuesta a las críticas desde el gobierno chino.“Creo que lo último que Xi quiere es romper fundamentalmente la relación con Estados Unidos y conmigo”.

Explícamelo. El Secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, y el director de la Oficina Central de Asuntos Exteriores del Partido Comunista Chino, Wang Yi, concretaron el sábado el primer contacto de alto nivel entre ambos países desde que Estados Unidos derribó el globo.

  • Blinken dijo a Wang que Estados Unidos no busca conflicto con China, manteniéndose dentro de las directivas diplomáticas que la administración de Biden ha asumido con el Gigante Asiático.

  • También advirtió a China de no prestar asistencia militar letal a Rusia en el contexto de la guerra de Ucrania si no quieren que su relación enfrente ‘graves consecuencias’.

Ambas cámaras del Capitolio de Estados Unidos han decidido tomar parte activa en el conflicto diplomático con China, aprobando resoluciones bipartidistas en los últimos días que condenan el envío del globo y demandan una rendición de cuentas.

  • La bancada demócrata ha endurecido especialmente su actitud hacia China después de la negativa del Ministro de Defensa chino, Wei Fenghe, a responder una llamada telefónica del Secretario de Defensa estadounidense, Lloyd Austin, el día en el que Estados Unidos derribó el globo.

¿Y ahora? El intercambio de ataques, sea por el globo o por las potenciales ayudas militares a Rusia, suceden en un contexto de altas tensiones en el Pacífico, donde Estados Unidos ha incrementado su papel militar en los últimos meses.

  • El objetivo es contrarrestar las ambiciones expansionistas chinas que ahora mismo tienen dos focos principales: la isla de Taiwán y el Mar de la China Meridional [en inglés, South China Sea].

En esta newsletter, queremos ahondar en esos dos frentes para entender los intereses y los movimientos de China, así como la respuesta estadounidense, de cara a entender mejor lo que tiene previsto suceder en los próximos meses.

  • En cuanto a Taiwán, porque está en juego la supervivencia de la democracia taiwanesa.

  • Y en cuanto al Mar de la China Meridional, porque varios países se disputan el territorio marítimo más frecuentado del planeta.

🇹🇼 Ambición expansionista

Taiwán, o República de China, es la democracia que sobrevive en la isla homónima después de que se exiliaran allí los nacionalistas que salieron derrotados de la Guerra civil china (y la consiguiente Revolución de 1949).

  • Desde 1971, Naciones Unidas solo reconoce la continuidad legal de la República Popular de China, mientras que el Partido Comunista gobernante reclama el archipiélago de Taiwán como propio.

  • Pero la República de China tiene relaciones diplomáticas con multitud de aliados occidentales, incluido Estados Unidos.

Armas y chips. Estados Unidos lleva décadas vendiendo armamento a Taiwán por valor de miles de millones de dólares y el archipiélago es un socio comercial clave de los norteamericanos en industrias como la tecnológica, especialmente en materia de semiconductores.

Desde 2018, la relación entre ambos estados se ha fortalecido a un nivel que ha enfurecido a China.

  • Ese año, Donald Trump promulgó la Ley de Viajes a Taiwán por la que funcionarios estadounidenses y taiwaneses pueden viajar a los territorios de sus homólogos en calidad diplomática de alto nivel.

  • La ley suponía un cambio con respecto al statu quo diplomático vigente desde 1979, que reducía las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Taiwán a un perfil bajo para no ofender a China.

One China. Ese enfoque es lo que se conoce como la ambigüedad estratégica de Estados Unidos en el contexto de sus relaciones con China y Taiwán. Desde 1979, Estados Unidos se aferra a la Política de Una China por la que solo reconoce la autoridad de la República Popular de China.

  • Trump llegó a desafiar la incondicionalidad de Estados Unidos con esa política, aunque se retractó tras una llamada de alto nivel con el mandatario chino Xi Jinping.

  • Por su parte, Biden ha defendido varias veces que Estados Unidos intervendría militarmente en caso de una invasión china en Taiwán y pese a que ninguno de los acuerdos formales entre ambos estados garantiza una intervención militar estadounidense en caso de agresión china.

La Casa Blanca retractó también esas declaraciones e incluso el Secretario de Estado Antony Blinken puntualizó en un comunicado que Estados Unidos NO reconoce la independencia de Taiwán.

Visitas inesperadas. En los últimos años, Jinping ha mostrado una mayor agresividad sobre Taiwán, tanto a nivel de retórica como militar, con incursiones continuadas en la llamada zona de identificación de defensa aérea taiwanesa1.

  • Estados Unidos ha respondido a esa belicosidad con un mayor compromiso con Taiwán y visitas de alto nivel al archipiélago.

  • Nancy Pelosi, la anterior presidenta de la Cámara de Representantes, visitó Taiwán el año pasado en lo que fue visto como un desafío a China.

Kevin McCarthy, actual speaker, tiene previsto hacer lo mismo este año.

🌊 Dominio naval

El Mar de la China Meridional es la región marítima más importante del globo por la confluencia de rutas comerciales, bancos de pesca y supuestas reservas de petróleo y minerales todavía no explotadas que esperan bajo su superficie.

  • El 21 por ciento del transporte marítimo de mercancías pasó por el Mar de la China Meridional en 2016, según Naciones Unidas.

  • Siete estados reclaman la soberanía de parte (o gran parte) del mar: China, Brunei, Indonesia, Malasia, Taiwán, Vietnam y las Filipinas.

Islas por generación espontánea. Estados Unidos solía tener una presencia militar enorme en la región incluso después de la independencia de Filipinas tras la Segunda Guerra Mundial, pero esa autoridad se fue diluyendo conforme sus alianzas con Filipinas y especialmente Vietnam se fueron deteriorando. China ha aprovechado ese vacío de poder.

  • En la última década, las ambiciones de China en el mar se han traducido en una flota militar más grande (y formidable), ayudada de islas artificiales construidas de la nada.

  • Y conforme China ha afianzado su puja por el Mar de la China Meridional, su agresividad ante flotas militares y buques pesqueros de otras naciones se ha agravado.

Cómo contener a un rival. La belicosidad de China ha ofrecido una oportunidad para Estados Unidos, que en los últimos lustros ha buscado alianzas en el Sudeste Asiático y el Pacífico para contrarrestar el crecimiento del Gigante Asiático.

  • Las disputas en el Mar de la China Meridional, así como las ambiciones expansionistas con Taiwán, han hecho saltar las alarmas entre los implicados.

  • Y estados como Japón, Filipinas y Taiwán han encendido las almenaras para llamar a filas a su aliado más fuerte, Estados Unidos.

Las últimas administraciones han respondido la llamada y el último año es el mejor ejemplo de ello.

🇺🇸 El cerco estadounidense

En las últimas administraciones, y especialmente durante las de Trump y Biden, Estados Unidos ha tomado diferentes medidas comerciales y geopolíticas que pretenden cercar a China.

  • Por un lado, para frenar el crecimiento de su mayor rival económico global.

  • Por otro, para impedir que las ambiciones expansionistas de China pongan en riesgo la seguridad del Pacífico —y de los aliados de Estados Unidos en la región.

Japón. Tokio ha implementado una serie de cambios significativos en materia de política de defensa en los últimos años debido a la creciente amenaza de Corea del Norte y China.

  • La nueva política de defensa nipona, que incluye un aumento presupuestario, ampliará la capacidad de las Fuerzas de Autodefensa de Japón para proteger al país de misiles, submarinos y otras amenazas.

  • Poder asumir mayores compromisos en materia de defensa y seguridad está permitiendo a Japón explorar nuevas posibilidades de acuerdos y alianzas internacionales en las que Estados Unidos sin duda tiene un papel central.

El multilateralismo, especialmente la alianza bilateral con Estados Unidos, sigue siendo la piedra angular del enfoque de seguridad de Japón.

  • De hecho, la nueva política de defensa de Japón cuenta con el apoyo de Washington, que lleva años siguiendo de cerca el asunto.

  • Japón es un aliado geopolíticamente estratégico para la política de disuasión estadounidense hacia Corea del Norte, China y Rusia. Y además, representa un potencial de miles de millones de dólares en venta de armas estadounidenses.

El mes pasado, el primer ministro japonés Fumio Kishida y el presidente Joe Biden formalizaron en un documento conjunto las conversaciones que habían mantenido previamente sus máximos representantes de Defensa.

  • Ahora, las capacidades de contraataque de Japón se realizarán en estrecha coordinación con Estados Unidos.

  • Por ejemplo, un ataque a satélites japoneses puede habilitar la invocación del Tratado de Seguridad entre ambos países y activar una respuesta de defensa estadounidense.

Filipinas. El aumento de presencia militar en Filipinas pactado recientemente por el Secretario de Defensa Austin también forma parte de la cadena de puntos de presión que Estados Unidos está ejerciendo sobre China.

  • Filipinas era una antigua colonia estadounidense, pero el país norteamericano conservó presencia militar del país dentro de sus fronteras salvo por un periodo entre primeros de los 90 hasta finales de los 2000, cuando las islas reconsideraron su decisión.

  • Ahora, el nuevo acuerdo permite a Estados Unidos desplegar tropas en cuatro bases militares filipinas que se suman a las otras cinco a las que ya tenía acceso.

  • Las nuevas se supone que estarán todas cerca de los dos puntos clave del conflicto: Taiwán y el Mar de la China Meridional.

En medio de las preocupaciones por la posibilidad de verse arrastrado a un conflicto con Taiwán, Filipinas también ha concretado un acuerdo de Defensa con Japón.

  • Además, el presidente Ferdinand Marcos Jr. dijo estar revisando la posibilidad de consolidar un pacto de seguridad tripartito con Estados Unidos y Japón.

El Indopacífico. La administración de Biden ha lanzado numerosas iniciativas en los últimos años, mucho antes del episodio del globo, para sumar a otras naciones de la región del Indopacífico a esta suerte de resistencia anti-China.

  • Una de ellas fue la Estrategia de Asociación del Pacífico, que pretende fortalecer los lazos de cooperación con las naciones insulares del Pacífico y compromete a Estados Unidos a apoyar el desarrollo de estos países.

“La presión y la coerción económica por parte de la República Popular China […] corren el riesgo de socavar la paz, la prosperidad y la seguridad de la región y, por extensión, de los Estados Unidos”, dice la introducción del documento.

  • Otra fue el AUKUS, el pacto militar y tecnológico multilateral entre Australia, Reino Unido y Estados Unidos. Los dos últimos acordaron compartir su tecnología de propulsión nuclear para submarinos con Australia para garantizar que su armada tenga la capacidad de defensa.

EE. UU. resolvió “profundizar la cooperación diplomática, de seguridad y de defensa en la región del Indopacífico, trabajo con socios mediante, para hacer frente a los desafíos del siglo XXI”, una sutil referencia al aumento de la influencia china en la región.

  • Y en agosto, la vicepresidenta Kamala Harris visitó Vietnam con el objetivo de sumar al país a la red de alianzas de defensa contra el gigante asiático. Los vietnamitas, aunque están intentando diversificar su suministro militar, todavía no parecen listos para abandonar su principio de no intervencionismo.

Sanciones tecnológicas. Estados Unidos también ha intentado acorralar a China mediante sanciones económicas en un esfuerzo por limitar la influencia global del país, principalmente en la industria tecnológica. En este sentido, la crisis global de abastecimiento de semiconductores se presentó como una valiosa oportunidad para Estados Unidos.

  • Primero, las cámaras del Capitolio abordaron la crisis de suministro con la aprobación de la ley bipartidista CHIPS and Science, que habilitó una inversión histórica para aumentar la producción nacional de semiconductores.

  • Más tarde, la Casa Blanca publicó un amplio conjunto de nuevos controles de exportación que incluían medidas para aislar a China en el mercado de los semiconductores.

La controversia por la posible influencia interesada del gobierno chino en TikTok, la plataforma de videos cortos cuya compañía matriz ByteDance está afincada en el Gigante Asiático, también forma parte de estos intentos para disminuir la influencia tecnológica de China.

🫡 Los próximos meses

Todos esos frentes evidencian el enfoque geopolítico con el que la Casa Blanca pretende defender su hegemonía económica y geopolítica ante China, al tiempo que disuade a Jinping de tomar decisiones unilaterales que sigan desestabilizando los frentes de seguridad clave del momento.

  • De un lado, la Guerra de Ucrania. Si China decide enviar armamento a Rusia como parte de su alianza Sin Límites con el Kremlin, los ejes de poder globales entre Oriente y Occidente estarían más marcados que en ningún otro momento desde la Guerra Fría.

  • Del otro, el Pacífico. Si China mantiene su postura belicosa en el Mar de la China Meridional y ante Taiwán, Estados Unidos podría enfrentarse a una decisión imposible entre mantenerse imparcial o intervenir y desencadenar una posible nueva guerra mundial.

Ninguno de los bandos querría llegar a esa situación, pero los peones siguen moviéndose en la dirección equivocada y nadie parece querer ceder ante las presiones del contrario. Y ahí, los errores son cada vez más peligrosos.

Más información en Associated Press.


🎬 Una recomendación

Con la colaboración de Filmin
Por Emilio Doménech

Fuerza mayor es una película sueca de 2015 dirigida por Ruben Östlund. Sigue la historia de un matrimonio y sus dos hijos cuyo fin de semana en la nieve se ve alterado por una avalancha que provocará reacciones inesperadas en los protagonistas.

  • El filme fue una de las revelaciones en el Festival de Cannes en el que se presentó, pero se quedó fuera de los Oscar pese a que era una de las favoritas de su año.

  • Es muy legendaria la reacción de Östlund y su productor al anuncio de las nominaciones en las que perdieron hueco ante, entre otras, la estonia Tangerines y la mauritana Timbuktu2.

Östlund enmarca en este drama algunas cuestiones de clase y masculinidad que después exploraría con menor éxito en sus largometrajes posteriores, las ganadoras de la Palma de Oro The Square y El triángulo de la tristeza, pues en mi opinión este sigue siendo su mejor trabajo.

  • Y lo hace a través de un evento traumático en el que la hombría del marido protagonista, así como el compromiso con su familia, son puestos en duda.

  • El resultado es una comedia que miramos con morbo y aprensión ante la caída en picado de un hombre que creía tener todos los cabos atados en su matrimonio asentado de clase media.

Pero en ese divertimento también se esconde un reflejo del espectador, de su naturaleza humana, de cómo a veces buscamos la manipulación emocional para salir del atolladero de la autovergüenza, sea en el contexto de la fragilidad masculina o en el del matrimonio moderno.

  • De verdad, muy top.

Fuerza mayor está disponible en Filmin.


En otro orden de cosas, este miércoles retomamos los directos sobre noticias internacionales con un vistazo a la Guerra de Ucrania cuando se cumple un año desde el inicio de la invasión rusa.

  • Podrás seguir el directo a partir de las 21:00 hora peninsular española en mi Twitch.

Si te ha gustado esta wikly, compártenos

Feliz martes,

Posdata: te odio, loro, pero sobre todo te odio a ti, Elon.

1

La también conocida como ADIZ comprende el espacio aéreo de Taiwán además de un aérea más extensa de territorio terrestre y marítimo. Fue creada por Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial. Parte de ADIZ toca territorio chino, pero Taiwán solo cuenta como incursiones aquellas en las que aviones militares chinos cruzan la línea mediana del Estrecho de Taiwán. Gracias a Juan López Pérez por el apunte.

2

Para ser justos, era un año muy top en Mejor Película Internacional. Las otras nominadas eran la polaca Ida, la rusa Leviathan y la argentina Relatos salvajes.

0 Comentarios
La Wikly de Emilio Doménech
La Wikly
Las ideas de política, cultura y tecnología que mueven el mundo. Con podcast.
Escuchar en
App de Substack
RSS Feed
Enlace para configuración móvil de correo electrónico
Aparece en el episodio
Emilio Doménech
Anita Pereyra