La Wikly de Emilio Doménech
La Wikly
🕯️ Tienen las horas contadas
4
1×
0:00
-9:18

🕯️ Tienen las horas contadas

Y no lo saben 😰
4

🗞️ Hey, qué tal. Hace unos días asistí a una conferencia sobre periodismo en Sarajevo1 y la periodista Courtney Radsch hizo una apreciación que no había valorado hasta ahora: ¿por qué llamamos Big Tech a las grandes compañías tecnológicas?

Piensa en quiénes más llevan ese ‘Big’: Big Pharma. Big Tobacco.

No precisamente las industrias más simpáticas.

Pero es que la gente que trabaja en Big Tech es muy simpática, como bien señaló la también periodista Paula Miraglia. Lo sé por experiencia. Tengo amigos que trabajan ahí y son todos majísimos.

Claro que eso no cambia lo que sus compañías son: entes cada vez más grandes y con más poder. Y sus decisiones son trascendentales para todos. Por eso hoy quiero aprovechar para pegar un vistazo al futuro de mi propio mundo, el del periodismo.

Así que voy a ello.

🕰️ Leer esta newsletter te llevará 7 minutos y 12 segundos.

👋 Aguanta hasta el final para una buena ducha. Bienvenido a La Wikly.


Imagen creada con DALL-E

🔥 Medios en llamas

Lo importante. Los medios de comunicación enfrentan uno de sus mayores desafíos recientes: la era de la inteligencia artificial generativa y el dominio de las Big Tech.

  • Los acuerdos entre grandes conglomerados de comunicación y compañías como OpenAI están sentando las bases para un cambio trascendental en el comportamiento de los consumidores.

  • Y los últimos lanzamientos de productos de IA de Google podrían marcar el fin del ecosistema mediático digital que conocemos desde hace 20 años, cuando Google alcanzó su apogeo.

Las soluciones pasan por leyes difíciles de implementar e innovaciones por parte de medios con recursos limitados.

Contexto. Con la llegada de los chatbots de la IA generativa, compañías como Google y OpenAI han demostrado la capacidad de crear productos capaces de responder cualquier pregunta. Y aunque no siempre lo hacen con precisión o autoridad, eso está camino de cambiar.

  • En la actualidad, los grandes modelos de lenguaje (LLM) saben responder consultas porque analizan billones de líneas de texto. Pero esos textos no siempre están actualizados.

  • Con la llamada generación aumentada de recuperación (RAG), los LLM pueden mejorar su precisión y fiabilidad con la ayuda de hechos extraídos de fuentes externas.

¿Y cómo hacen eso? Con algo que quizá hayas leído en los últimos meses:

«OpenAI anuncia una nueva colaboración con Le Monde y PRISA Media, que incluye publicaciones como EL PAÍS, Cinco Días, AS o El Huffpost. La alianza permitirá a los usuarios de ChatGPT interactuar en torno a la actualidad con los contenidos de alta calidad de PRISA Media en español y de Le Monde en francés. Contenidos que también contribuirán, a la vez, a la formación y mejora continua de los modelos de inteligencia artificial» — en PRISA Media.

Explícamelo. Estos acuerdos permiten a OpenAI utilizar el contenido producido por estos conglomerados para mejorar las respuestas de sus productos de IA generativa.

  • Es importante decir productos porque esto va más allá de los chatbots actuales, que todavía no se han establecido como herramientas esenciales para el consumo de noticias.

  • Pero OpenAI tiene pendiente estrenar su propio buscador potenciado con IA, así como asistentes de voz mejorados que podrían ofrecer una experiencia de usuario muy potente.

© Google

Piensa en lo que ya está haciendo Google. El buscador líder en la industria está probando ofrecer respuestas generadas por IA en las consultas de sus usuarios con ‘AI Overview’.

  • El añadido tiene implicaciones cruciales para los medios, muchos de los cuales sobreviven gracias a las visitas que reciben por aparecer en los resultados de búsquedas.

  • Si los usuarios tienen su respuesta en ese resumen que hace la IA de Google, ¿qué incentivos tiene clicar en alguno de los enlaces que aparecen a continuación?

A menos visitas, menos ingresos por publicidad y menos suscriptores dispuestos a pagar. Si ya tienen las respuestas en Google, ¿por qué iban a pagar por ello en un medio al que ni entran?

¿Y ahora? El panorama pinta «catastrófico» para los medios, pero lo determinante es entender cómo este cambio de paradigma influirá en el comportamiento de los consumidores.

  • A la espera de ver qué penetración tienen los asistentes de voz avanzados de OpenAI, el buscador todavía pendiente de estreno u otros productos todavía secretos, podemos solo especular.

  • Pero es fácil imaginar un nuevo statu quo en el que los consumidores se informan con consultas en voz alta a sus altavoces y búsquedas por texto que ya incorporan información periodística por IA.

Los acuerdos de OpenAI con medios encajan con esa estrategia por la que las búsquedas para dar con el enlace perfecto acaben perdiendo el sentido.

💡 La idea

Crisis existencial. La pregunta que surge con todo esto es: ¿qué medios pueden sobrevivir en ese nuevo paradigma? No tengo la respuesta, pero me atrevo aventurarme a que… ¡no muchos!

  • Los grandes deberían poder conseguirlo gracias a esos acuerdos de licencia con las Big Tech, pero también al apoyo financiero de sus conglomerados o a los intereses políticos en juego.

  • Y los pequeños deberían lograrlo solo si saben encontrar modelos de negocio sostenibles que primen la relación con sus usuarios (o con filántropos con los bolsillos llenos).

Sobre los demás, las esperanzas son cada vez más pequeñas. El sector ha sufrido embestidas muy duras en los últimos años.

  • De un lado, cambios algorítmicos en plataformas como Facebook que dejaron a muchos medios en la estacada.

  • De otro, una crisis existencial de los medios locales que va de la mano de una pérdida de confianza social devastadora hacia el periodismo.

Es peor. Medios pequeños como Platformer o 404 Media llevan meses demostrando su trascendencia arrojando luz sobre compañías y avances tecnológicos que deberían estar mucho más escrutados de lo que están ahora.

  • El problema es que hay actores nocivos que usan la IA para robar el reporterismo de cabeceras como 404 Media y regurgitarlo después en sus propias webs.

  • Y lo peor es que Google no distingue entre contenido generado por humanos o por IA, con lo que esas webs ladronas también pueden optimizar su contenido por IA para robar tráfico a 404 Media.

Es decir, que salvo que una sociedad comprometida apoye el trabajo de medios como 404 Media, es difícil que esa clase de reporterismo independiente sobreviva.

  • Por eso recalco el trabajo que deben hacer las cabeceras pequeñas por mejorar su relación con los usuarios, quizá definiendo un sentido de pertenencia que les haga partícipes de sus proyectos.

  • Y por eso los medios pequeños deben compartir y coordinar recursos y estrategias, especialmente a vista de que los grandes han decidido dibujar el futuro por su cuenta.

Leyes. A nivel legislativo, las autoridades europeas y estadounidenses también deben mejorar la protección de los medios y asegurar una competencia justa.

  • Primero, ¿cómo se protegen los derechos de autor en esta nueva era? Los gobiernos deben encontrar formas de salvaguardar la propiedad intelectual de los medios, quizá a través de imposiciones a las Big Tech que fuercen un reparto más equitativo de los recursos.

  • Y segundo, ¿cuán grande es demasiado grande? Las Big Tech siguen creciendo a base de adquisiciones y de un crecimiento imparable, lo que les permite tener una mano siempre ganadora frente a la que los medios no tienen ninguna capacidad de negociación. Es aceptar o morir.

Este informe del Open Markets Institute es una buena primera ventana a las posibles soluciones que deben buscar las instituciones públicas para ayudar en esta empresa. Sé que desde los medios tenemos que mejorar, pero la crisis a la que nos abocamos puede ser devastadora para todos.

Buena suerte.

✍️Y tú, ¿qué opinas? ¿Hacia dónde crees que se dirigen los medios?

Deja un comentario en nuestra web o responde directamente a este email (¡siempre respondo!).

🎬 Una recomendación

Con la colaboración de Filmin
Por Emilio Doménech

Spotlight es una película estadounidense de 2015 dirigida por Tom McCarthy. Sigue la historia del grupo de periodistas que destaparon uno de los mayores escándalos de abusos sexuales dentro De la Iglesia Católica en la ciudad de Boston.

  • La película ganó el Óscar a Mejor Película en 2016 y dos de sus actores, Rachel McAdams y Mark Ruffalo, optaron a la estatuilla en las categorías de interpretación de reparto.

El filme de McCarthy es un trabajo procedimental formalmente escueto, pero la razón de su éxito reside precisamente en la precisión de ese acercamiento.

  • El cineasta consigue retratar el trabajo periodístico con la intensidad que acostumbran este tipo de historias que beben del thriller de suspense.

  • Pero el mayor logro está en la empatía que sus protagonistas consiguen transmitir en las conversaciones con víctimas y culpables. El reparto está pletórico.

Imprescindible.

Spotlight está disponible en Filmin solo hasta el 30 de mayo.


¿Te ha interesado esta newsletter? Ayúdanos a seguir creciendo mandándosela a tus amigos en alguno de tus perfiles sociales:

Compártenos, porfi.

Feliz martes,

Posdata: es lo que pasa cuando juegas con fuego.

1

Si quieres saber qué diantres hacíamos mi compañero Bosco y yo en Sarajevo, lo contamos en esta entrega exclusiva para miembros de La Wikly Premium.

4 Comentarios
La Wikly de Emilio Doménech
La Wikly
Las ideas de política, cultura y tecnología que mueven el mundo. Con podcast.