feb 14 • 15M

💥🚂 El descarrilamiento de Ohio

Y también: un documental de niños perdidos.

 
1×
0:00
-14:45
Abrir en el reproductorEscuche en);

Aparece en este episodio

Emilio Doménech
Anita Pereyra
Las noticias estadounidenses de Washington D.C., Hollywood y Silicon Valley, contadas por el periodista Emilio Doménech desde Nueva York. Ahora, en formato podcast.
Detalles del episodio
Comentarios

14 de febrero | Madrid

👋 Aguanta hasta el final para un buen tuit sobre Megan Fox. Bienvenido a La Wikly.

📬 Suscríbete a La Wikly Premium durante siete días SIN COMPROMISO y disfruta de nuestras columnas de actualidad americana a través de las noticias de política, economía, cultura y tecnología que mueven el mundo. Para que te hagas una idea, esta semana pasada hablamos de:

🕰️ Leer esta newsletter te llevará 11 minutos y 2 segundos.


🚂 Un tren tóxico

Lo importante. Un tren de carga que transportaba materiales químicos peligrosos descarriló el pasado 3 de febrero cerca de East Palestine, Ohio, en lo que ha terminado convirtiéndose en un derrame tóxico con posibles implicaciones medioambientales catastróficas.

  • Al mismo tiempo, se han propagado numerosas noticias falsas conforme distintos voceros extremistas han intentado crear una teoría de la conspiración en torno al accidente.

Explícamelo. El descarrilamiento hizo saltar las alarmas de inmediato porque una quinta parte de los 50 vagones descarrilados portaban materiales peligrosos, incluidos los inflamables acrilato de butilo y, de forma más preocupante, cloruro de vinilo.

  • El último es un gas incoloro que los operarios de emergencia se vieron forzados a verter sobre una zanja para impedir una explosión a gran escala, lo que obligó a evacuar a parte de los miles de habitantes de East Palestine.

  • Las autoridades estatales y federales desembarcaron en la localidad para hacer una evaluación de los daños inmediatos y de sus consecuencias a medio y largo plazo.

Por ahora, los investigadores sobre el terreno no han encontrado indicios de contaminación que supongan un riesgo permanente para la comunidad local y para el medio ambiente.

  • Entonces, ¿por qué tanto revuelo cuando se cumplen casi 10 días desde el accidente?

Contexto. El 5 de febrero, el foco informativo pasó a centrarse en el derribo del globo chino por parte de las autoridades estadounidenses, delegando al descarrilamiento de Ohio a un segundo plano.

  • El fin de las evacuaciones en East Palestine y los mensajes de tranquilidad por parte de las autoridades medioambientales también hicieron que la noticia perdiera relevancia.

  • Pero imágenes de riachuelos con peces muertos y referencias de ganado y animales exóticos muertos cerca del lugar del accidente han acaparado la atención mediática en los últimos días.

  • Mientras que la detención de un periodista ha ayudado a cimentar la teoría de que se estaba produciendo un apagón informativo por parte del gobierno

    .

¿Y ahora? Diferentes hilos de Twitter que han recopilado todas esas novedades, a veces con titulares sensacionalistas, se han hecho especialmente virales en Twitter.

  • Desde los círculos extremistas de la derecha y la izquierda global han aporreado la narrativa de que el gobierno de Joe Biden está usando las noticias de los globos chinos para tapar un supuesto ‘Chernobyl químico’, una comparación que solo pretende “aumentar el sensacionalismo”.

  • Y también, que este es solo otro ejemplo de una conspiración para ocultar otras alegaciones problemáticas para el gobierno estadounidense, como el cuestionado artículo en el que el periodista Seymour Hersh acusaba a la Casa Blanca de autorizar el sabotaje de Nordstream 2.

En esta newsletter, queremos ahondar en lo que realmente ha sucedido en el descarrilamiento de East Palestine, Ohio, en lo que sabemos acerca de las consecuencias medioambientales y en cómo encaja todo el accidente en la influencia que los intereses corporativistas tienen sobre el marco regulatorio estadounidense.

💥 Trenes que descarrilan

El tren de unos 150 vagones de la compañía Norfolk Southern realizaba un trayecto que incluía ciudades como Pittsburgh, Pennsylvania, donde decenas de miles de personas podían haberse visto expuestas al accidente.

  • Unas 25 millones de personas viven en zonas de Estados Unidos donde se pueden producir descarrilamientos de trenes de carga que portan materiales peligrosos.

  • East Palestine es solo uno de entre los miles de pueblos y ciudades por los que pasan unos 12.000 trenes de carga con materiales peligrosos todos los días, según el Departamento de Transportes.

En Estados Unidos, se producen más de 1.700 descarrilamientos de trenes al año, de los cuales una centésima parte (17) han tenido como consecuencia derrames de materiales peligrosos a lo largo de cada año de la última década, según un análisis de USA Today.

  • La mayor catástrofe reciente en Norteamérica se produjo en Quebec, Canadá, en 2013, cuando un descarrilamiento de un tren de carga con petróleo mató a 47 personas.

En el caso de East Palestine, el descarrilamiento obligó a que las autoridades liberaran lentamente el cloruro de vinilo de cinco de los 50 vagones descarrilados para evitar una explosión a gran escala.

  • El cloruro de vinilo es un gas incoloro altamente inflalamble que se usa para fabricar PvC, el plástico que se suele usar en tuberías o piezas de automóviles.

  • El gas es por sí mismo cancerígeno y peligroso si se inhala en cantidades altas, pero si se prende puede ser letal de forma inmediata porque libera cloruro de hidrógeno, altamente irritante y corrosivo; y fosgeno, un gas altamente tóxico que se llegó a usar durante la Primera Guerra Mundial.

Además de sus subproductos tóxicos, el gas no solo puede permanecer en el aire, sino que también puede filtrarse en el suelo y en el agua subterránea.

  • ¿Pero se han visto consecuencias de semejante calibre?

☢️ ¿Peligro medioambiental?

El 8 de febrero, las autoridades estatales permitieron a los residentes evacuados volver a sus casas porque habían determinado que el aire y el agua potable de la zona eran seguros.

  • Operarios de la Agencia de Protección Medioambiental (EPA) llevan días informando de que sus lecturas de la calidad del aire no encuentran restos de cloruro de vinilo o de cloruro de hidrógeno.

  • Y la EPA de Ohio sigue investigando el impacto que tendrá el vertido de materiales peligrosos en el agua de la zona, tanto en ríos como en acuíferos y pozos cercanos.

Por ahora, contratistas de Norfolk Southern han instalado un dique y un desvío de uno de los ríos afectados para impedir una mayor propagación de los agentes químicos.

  • La compañía también ha donado 1 millón de dólares a las más de 700 familias afectadas por las evacuaciones y tiene previsto aportar más a los negocios locales.

  • También ha dado 220.000 dólares a los bomberos locales para reemplazar sus equipos dañados durante las operaciones de emergencia y otros 25.000 dólares a la Cruz Roja de Ohio para ayudar a montar un refugio en East Palestine.

  • Ahora, desde Norfolk Southern dicen estar esperando los resultados de las últimas pruebas que se están realizando en las posibles aguas afectadas, así como en el suelo cercano al accidente.

La EPA ya detectó hace días sustancias de los materiales vertidos en muestras que habían tomado en diferentes ríos y riachuelos cercanos a la zona del accidente. Por esa razón, la preocupación persiste.

Aunque el principal suministro de agua está protegido, existe un buen número de pozos de agua potable privados que podrían haber sido contaminados tras el incidente.

  • El gobierno está instando a esos residentes a llamar a una línea directa para solicitar agua potable mientras se toman muestras de sus pozos.

  • Pero la principal preocupación de los residentes radica en que los efectos del derrame se podrían evidenciar más en el largo plazo, especialmente entre humanos.

En 2012, el descarrilamiento de un tren en Paulsboro, New Jersey, produjo un derrame de cloruro de vinilo similar al de East Palestine.

  • En una encuesta realizada por el Departamento de Salud del estado vio que más de la mitad de los residentes de Paulsboro dijeron sufrir nuevos o peores síntomas en la semana que siguió al accidente.

  • Pero hasta ahora, no hay informes que concluyan que aquel vertido en Paulsboro tuviera consecuencias de salud nocivas a largo plazo, aunque algunos residentes sí lo alegan.

  • La demanda interpuesta por algunos de los vecinos afectados fue desestimada por la falta de pruebas que vincularan el vertido con los miedos al factor cancerígeno del cloruro de vinilo.

🗣️ Lobismo inaguantable

La noticia importante sobre este accidente tiene que ver con el poder que amasan corporaciones como Norfolk Southern a la hora de tapar vertidos como el de East Palestine.

  • Bloquean nuevas regulaciones a golpe de talonario, sea contribuyendo a campañas políticas o financiando a grupos de presión que defiendan los intereses de la industria.

  • O maquillan desastres como el del descarrilamiento comprando a los vecinos afectados para evitarse así demandas costosas, un miedo que reina ahora entre los residentes de East Palestine.

En el caso de las regulaciones, hay cuatro instancias pendientes de investigación que llaman la atención sobre este accidente en específico, según un reportaje de The Lever.

Primera. Trenes como el de East Palestine no se consideran “trenes inflamables de alto riesgo” a pesar de la cantidad de productos altamente inflamables que transportan.

  • La industria del ferrocarril presionó en 2014 para que ese etiquetado se asignara exclusivamente al transporte de petróleo y sus derivados.

Segunda. Estos trenes con materiales peligrosos inflamables tampoco tienen la obligación de llevar frenos electrónicos más seguros, sino que pueden seguir funcionando con sistemas de frenado de aire tradicionales. El tren de East Palestine carecía de frenos electrónicos.

  • Norfolk Southern lleva años presionando para que trenes como el suyo no tengan que llevarlos por obligación y desde la industria han donado millones de dólares a políticos de ambos partidos.

  • En 2017, la administración de Trump rescindió una regla implantada durante la era Obama que hubiera hecho ese requerimiento de nuevos frenos obligatorio.

Tercera. Las líneas de trenes de carga como aquellas sobre las que operaba el tren de Norfolk Southern suelen tener sensores de calor para detectar problemas en los vagones.

  • En Salem, Ohio, a 32 kilómetros del lugar del accidente, una cámara grabó que uno de los ejes del tren estaba en llamas poco antes del descarrilamiento.

  • Pero no existe regulación federal para requerir la instalación de sensores de ese tipo, así que cabe la posibilidad de que los operarios del tren no tuvieran constancia del incendio a tiempo de evitar la catástrofe.

Y cuarta. Compañías como Norfolk Southern llevan años ajustando sus plantillas laborales y optimizando sus operaciones con tal de aumentar beneficios.

Esa última cuestión refiere a las negociaciones que las compañías tuvieron con los sindicatos de los empleados de la industria que se quejaban de recortes y calendarios irresponsables que ponían en peligro la seguridad del transporte de cargas peligrosas.

"En su búsqueda de beneficios, los jefes de los ferrocarriles están operando trenes cada vez más largos y pesados y asignando tripulaciones más pequeñas, horarios arbitrarios, turnos más largos y más trabajo que nunca a los trabajadores ferroviarios. Se han realizado recortes masivos en las labores operativas, en las inspecciones de ferrocarriles, y en la mano de obra mecánica y de mantenimiento”, dijo Candace Wagner, candidata del Partido Socialista de los Trabajadores a gobernadora de Pennsylvania que también ejerce como conductora de tren de carga.

El foco está ahora en la administración de Biden, y específicamente en el Secretario de Transportes Pete Buttigieg, así como en el gobernador republicano de Ohio, Mike DeWine, que sigue evitando pedir una declaración de desastre en la zona del accidente para poder recibir ayuda y recursos de la Agencia Federal de Emergencias (FEMA).

Más información en The Lever.


🎬 Una recomendación

Con la colaboración de Filmin
Por Emilio Doménech

Una casa hecha de astillas es una película documental danesa de 2022 dirigida por Simon Lereng Wilmont. La historia se enmarca en un refugio del este de Ucrania en el que varios niños son acogidos de forma temporal antes de volver con sus padres o de ser enviados con un guardián o a un orfanato.

  • El filme está nominado al Oscar en la categoría de Mejor Documental y encadena un año de éxitos en el circuito festivalero tras su triunfo en Sundance 2022, donde ganó el premio a la Mejor Dirección.

  • La película está rodada en la ciudad de Lysychansk, que desde hace años está a pocos kilómetros del frente de la guerra que enfrenta a Ucrania contra fuerzas prorrusas (y ahora, contra la propia Rusia).

Lereng Wilmont aboga por dejar de lado el conflicto y apostar por los niños, tres de los cuales protagonizan las principales tramas del largometraje.

  • El cineasta los sigue como si fuera un fantasma, pues casi nunca se hace obvia su presencia pese a la cantidad de tomas que consigue en los momentos más crudos y delicados.

  • Ese estilo vérité logra transmitir un intimismo que acerca al espectador a los niños y a las trabajadoras sociales que narran sus historias.

El resultado es un filme que impacta por su cercanía y por la honestidad de los momentos que consigue filmar. Y es gracias a eso que luego te embiste emocionalmente con tanta fuerza.

  • Muy recomendable.

Una casa hecha de astillas está disponible en Filmin.


En otro orden de cosas, este miércoles retomamos los directos sobre noticias internacionales con un vistazo a la Guerra de Ucrania en un momento en el que se espera que Rusia lance una nueva ofensiva en cualquier momento.

  • Podrás seguir el directo a partir de las 21:00 hora peninsular española en mi Twitch.

Si te ha gustado esta wikly, compártenos

Feliz martes,

Posdata: Pete, te toca. No nos decepciones.

1

La detención del periodista parece más anecdótica que otra cosa, pero aquí tienes un enlace para conocer más detalles al respecto.