La Wikly de Emilio Doménech
La Wikly
🏞️ La agonía del río Colorado
1×
0:00
-25:58
🏞️ La agonía del río Colorado
Y también: una aventura de colonizadores fluviales.

7 de febrero | Madrid

👋 Aguanta hasta el final para un buen TikTok de un niño listo. Bienvenido a La Wikly.

📬 Suscríbete a La Wikly Premium durante siete días SIN COMPROMISO y disfruta de nuestras columnas de actualidad americana a través de las noticias de política, economía, cultura y tecnología que mueven el mundo. Para que te hagas una idea, esta semana pasada hablamos de:

🕰️ Leer esta newsletter te llevará 10 minutos y 55 segundos.


Imagen creada con DALL-E a partir de la descripción ‘a fight between men is going on while the Colorado river dries up, digital art’

🏞️ Un río amenazado

Lo importante. Durante generaciones, el río Colorado ha sido una fuente indispensable de vida y crecimiento económico para millones de personas. Pero esa corriente constante de agua está mostrando indicios de estar alcanzando su límite.

  • Mientras tanto, los gobiernos implicados en su supervivencia son incapaces de ponerse de acuerdo en una solución.

  • Y en juego está el futuro de una región en la que más de 40 millones de personas y 2 millones de hectáreas de cultivo subsisten gracias al río.

Contexto. El Colorado es un río que viaja desde las Montañas Rocosas de Estados Unidos y recorre más de 2.200 kilómetros hasta desembocar en el golfo de California, al norte de México.

  • Por el camino, el agua del Colorado y de sus arterias abastece a siete estados de Estados Unidos y a dos provincias mexicanas.

  • Del Colorado depende el suministro de agua de ciudades que van desde Wyoming hasta el norte de México e incluye metrópolis como Los Ángeles, Denver, Phoenix o Las Vegas.

Explícamelo. Científicos y activistas llevan años avisando sobre la crisis del Colorado, un río cuyo caudal se ha ido mermando conforme más ciudades y cultivos han abusado de sus recursos.

  • En los últimos tiempos, el cambio climático y el crecimiento exacerbado de comunidades que beben de sus aguas han acelerado su precariedad.

  • Y pese a que las lluvias de los últimos años no han estado muy por debajo de la media, las nieves y los manantiales que alimentan el Colorado están produciendo cada vez menos agua, agravando la situación.

¿Y ahora? Los siete estados de Estados Unidos regados por el Colorado han vuelto a fracasar este mes a la hora de llegar a un acuerdo para limitar el uso que hacen de sus aguas.

  • La decisión de cómo se repartirá el agua que bajará por el Colorado en los próximos años podría tener que depender ahora del gobierno federal y de las cortes judiciales.

  • Es ahí donde podría tener lugar la batalla más cruda por el agua del río conforme los estados ofrecen sus argumentos de por qué ellos tienen derecho a más parte del caudal.

En esta newsletter, queremos ahondar en cómo se ha generado esta crisis, por qué los acuerdos para repartirse el agua del Colorado eran tan problemáticos y qué cabe esperar del futuro de la región.

🌎 Un planeta dolido

Durante el siglo XX, la cuenca del río Colorado tenía un período seco y uno húmedo.

  • Ganaderos y agricultores de la zona podían contar con que el deshielo primaveral llenaría el río, derramándose en la llanura y recargando los suministros de agua subterránea.

  • Sin embargo, hacia finales de 1999, la región entró en una extraordinaria fase de sequía que se prolongó indefinidamente. Los caudales de los ríos se redujeron en un 20 por ciento en los años posteriores.

Desde entonces, año a año, los habitantes de la región han usado el agua de los embalses heredados del siglo anterior, los enormes lagos de Powell y Mead, como si no se hubieran producido cambios.

  • Según los cálculos, se ha extraído tanta agua de estos embalses que volver a llenar ambos requeriría almacenar cada gota de por lo menos tres años de precipitaciones superiores a la media.

Además, en gran parte de la región que riega el Colorado las temperaturas han aumentado mucho más rápido que en cualquier otro lugar de Estados Unidos.

  • Partes de la cuenca del Colorado se han calentado más del doble del promedio mundial y se prevé que las temperaturas sigan aumentando entre 2 y 3 grados centígrados de aquí a 2050.

  • La mitad de la actual disminución de los caudales del río se atribuye al aumento de las temperaturas.

Los efectos del cambio climático también han contribuido a acelerar la evaporación de los embalses y derretir la capa de nieve más rápido.

  • Ese fenómeno resquebraja el suelo, que absorbe las precipitaciones incluso antes de que lleguen al río, adelantando la sequía del mismo.

  • Así que aunque haya nevadas que se ajusten a la media histórica, eso no se traduce en los mismos caudales del río que se creaban antaño.

🗺️ Un reparto maldito

Pero el problema fundamental de la crisis del Colorado no es tanto la sequía, sino las leyes que reglamentan el uso del agua en los estados que integran la cuenca. La reglamentación del derecho al agua en la mayoría de los estados del oeste se basa en lo que se conoce como doctrina de apropiación previa.

  • Originada durante la Fiebre del oro en California (1849), esta doctrina defiende la propiedad del recurso en relación a la antigüedad con la que se hace uso del mismo.

  • Es decir, que los primeros estados en hacer uso del agua del Colorado tienen “más derecho” sobre ella que el resto.

  • Se trata de un sistema inequitativo en el que incluso el factor de proximidad es irrelevante y por el que algunos estados retienen grandes privilegios heredados desde hace más de un siglo.

En 1922, los siete estados que se encuentran dentro de la cuenca del Colorado firmaron el Pacto del Río Colorado.

  • Este pacto, que propuso formalizar la asignación de los derechos de agua del río, divide la cuenca en dos áreas: División Superior (Wyoming, Colorado, Utah y Nuevo México) y División Inferior (Nevada, Arizona y California).

  • El acuerdo reparte el agua entre los estados de la División Superior, que tienen un límite de gasto de 7.500.000 acres-pie al año1, y la División Inferior, que tienen también 7.500.000 acres-pie al año para consumir.

  • México tiene un límite de consumo de 1.500.000 acres-pie al año según un tratado firmado después del Pacto. Para su llegada al Golfo de California, el Colorado muchas veces llega seco2.

La cantidad se definió en base a los patrones de lluvias observados en los años anteriores a la firma del tratado, muy superiores a la media porque había llovido de más.

  • Sin embargo, lo que en aquel entonces permitió una división de agua aproximadamente equitativa entre ambas regiones, un siglo más tarde es la causa de una distribución desigual del recurso hídrico en la zona.

La sequía en la zona y el aumento de la densidad poblacional en ciudades de la División Inferior como Phoenix (Arizona), La Vegas (Nevada) y Los Ángeles (California) produjeron un desequilibrio que nunca fue subsanado.

  • Actualmente, los derechos teóricos sobre el flujo del Colorado (conocido como “agua de papel”) superan con creces su flujo real (conocido como “agua mojada”). Es decir, que se ha prometido más agua de la que hay. El río se ha sobreasignado.

  • En la práctica, esto significa que muchas ciudades del sudoeste serán las primeras en padecer cortes de agua conforme la crisis de sequía siga su curso. 

  • Y también, que muchas tribus indígenas carecen de cualquier derecho legal reconocido al agua, y por lo tanto de protecciones en caso de una escasez inminente como la que se está produciendo actualmente.

  • Ni ya hablar de México, que tiene su uso del agua limitado por un tratado firmado hace décadas, o de la flora y fauna locales.

Aunque los estados históricamente perjudicados por las leyes de derecho al agua han ido desarrollando diversas estrategias para contener la crisis, hay más recortes más duros en el horizonte si de verdad se quiere hacer frente a la crisis del Colorado.

⚔️ Destinados a entenderse

Con la crisis alcanzando su punto límite, el gobierno federal ha pedido a los siete estados que forman parte del Pacto del Río Colorado que propongan medidas para reducir el uso del agua del Colorado entre 2 a 4 millones de acre-pie al año, una reducción del 15 al 30 por ciento del uso actual.

  • Si los representantes de los estados y de las agencias de aguas son incapaces de llegar a un acuerdo, el gobierno federal podría tener que imponer recortes tan pronto como este próximo verano.

  • Seis de los siete estados enviaron una propuesta de recortes a la administración de Biden la semana pasada, pero California se negó a formar parte de ella porque aseguran que los cálculos de reparto de agua les perjudican en mayor medida.

California es el estado que más agua consume del río Colorado, por lo que recortes de semejante calibre supondrían un cambio de modelo trascendental para el estado, tanto a nivel de agricultura como de suministro a los ciudadanos. Pero las alternativas que se plantean son inadmisibles.

  • Los lagos de Powell y Mead estarían cerca de alcanzar el dead pool, o piscina muerta, un concepto que impediría la producción de energía de los diques y frenaría la distribución de agua a través de canales y trasvases adyacentes.

  • Ciudades como Las Vegas perderían una fuente de agua imprescindible que hasta ahora representa el 90 por ciento del suministro del sur del estado de Nevada.

  • Y el Valle Imperial de California, donde prolifera el cultivo de frutas invernales, algodón y cereales, podría echar a perder el sistema de irrigación que lo ha convertido en un motor económico y de empleo en la región.

En los próximos meses, representantes del gobierno federal tienen previsto determinar si tienen que tomar medidas tajantes para imponer los recortes, aunque es posible que la iniciativa desencadene uno o varios litigios con los estados y las agencias de aguas implicadas. Entre otros factores, el gobierno federal tendrá que decidir:

  • Si los agricultores tienen preferencia sobre las ciudades en el consumo de agua del Colorado. Los agricultores tienen derechos más antiguos que las ciudades y tienen previsto exigir compensaciones si finalmente el gobierno federal prioriza el suministro a las ciudades.

  • Si California tiene más derecho de antigüedad del uso del agua que Arizona, el segundo estado de la División Inferior que más consume gracias al acueducto que reparte agua a Phoenix y Tucson.

Parte de la intensidad del debate nace del uso (o desuso) que se está haciendo del agua del Colorado: campos de golf, jardines insostenibles, cultivos demasiado exigentes y, especialmente, megalópolis en medio del desierto como Phoenix y Las Vegas cuyo crecimiento jamás habría estado justificado en el pasado.

  • Estados como Nevada llevan años tomando medidas drásticas para reducir el consumo del agua, pero tampoco beben tanto del Colorado como para que sus iniciativas tengan repercusiones relevantes.

  • Y los estados de la División Superior como Wyoming, Utah y Colorado argumentan que ellos solo consumen el agua que beben del flujo del río, no de las reservas o los canales y acueductos construidos río abajo.

  • Por tanto, resta en estados como Arizona y California negociar o asumir recortes que podrían significar reducciones profundas en el consumo que hacen del agua del Colorado.

A lo largo de los próximos meses, el gobierno federal y los siete estados del Pacto del Río Colorado tendrán que decidir si prolongan los cuidados paliativos o si de verdad quieren salvar el río.

Más información en Los Angeles Times.


🎬 Una recomendación

Con la colaboración de Filmin
Por Emilio Doménech

El abrazo de la serpiente es una película colombiana de 2015 dirigida por Ciro Guerra. Sigue la historia de Karamakate, un indígena del Amazonas que ayuda a un etnobotánico llamado Evan a transitar el recorrido del río en busca de una planta con poderes legendarios.

  • La película fue un éxito del circuito festivalero de su año después de pasar con aclamación por Sundance, Cannes y San Sebastián.

  • Fue nominada al Oscar a Mejor Película Extranjera, pero perdió ante Son of Saul, el filme húngaro de László Nemes que encandiló en Cannes.

El abrazo de la serpiente es una aventura que transcurre a dos tiempos distintos para mostrar los efectos de la colonización de América a través de un viaje por el río que recuerda a la Apocalypse Now de Francis Ford Coppola.

  • Guerra se ayuda de una preciosa composición en blanco y negro para dibujar un relato que viaja entre la espectacularidad del Amazonas y la agonía de una pureza indígena que los europeos han ido corrompiendo.

  • Además, de la mano de personajes que van mostrando su verdadero rostro conforme el agua del río les pone delante el reflejo de su naturaleza humana.

Lo digo sin tapujos: monumental obra maestra.

El abrazo de la serpiente está disponible en Filmin.


En otro orden de cosas, este martes vuelven nuestros repasos internacionales con una edición de Martes por el mundo. En esta ocasión, me centraré el terremoto que ha asolado Turquía y Siria, además de hablar del globo chino que ha provocado una crisis diplomática con Estados Unidos.

  • Podrás seguir el directo a partir de las 21:00 hora peninsular española en mi Twitch.

Si te ha gustado esta wikly, compártenos

Feliz martes,

Posdata: este chaval tiene madera de actor.

1

Ese número es equivalente a casi 3.7 millones de piscinas olímpicas llenas de agua. Otra analogía: un acre-pie es más que suficiente para el suministro de agua de dos hogares a lo largo de un año.

2

Apunte aportado por

en Twitter.

0 Comentarios
La Wikly de Emilio Doménech

La Wikly

Las noticias estadounidenses de Washington D.C., Hollywood y Silicon Valley, contadas por el periodista Emilio Doménech desde Nueva York. Ahora, en formato podcast.

Escuche en

Substack App
Apple Podcasts
RSS Feed

Aparece en el episodio

Emilio Doménech
Anita Pereyra