La Wikly de Emilio Doménech
La Wikly
🌤️ ¿Y si Trump es el Mesías?
1×
0:00
-14:20

🌤️ ¿Y si Trump es el Mesías?

Y también: un documental para volver a Mariúpol
Transcripción

No transcript...

18 de enero | Madrid

🕰️ Leer esta newsletter te llevará 9 minutos y 12 segundos.

❤️ Déjanos un corazoncito o un comentario cuando hayas terminado de leernos.

👋 Y aguanta hasta el final para una gran oportunidad perdida. Bienvenido a La Wikly.


👱 Trump, el Mesías

Lo importante. La victoria de Donald Trump en los caucus de Iowa de este lunes volvió a mostrar el vínculo formidable que el expresidente mantiene con los cristianos evangélicos blancos, un bloque de votantes conservadores cruciales para su reelección.

  • Para millones de evangélicos, las presidenciales de noviembre serán una cita de alto voltaje espiritual porque ven a Trump como protagonista mesiánico de una lucha del Bien contra el Mal.

  • La preocupación recae en la capacidad de otros políticos de aprovecharse de las tendencias más extremistas del movimiento evangélico —en Estados Unidos y en otras partes del mundo.

¿Evangélicos? El cristianismo evangélico es una rama del protestantismo con una fuerte presencia en Estados Unidos. Destacan tres aspectos entre sus feligreses:

  • La conversión personal. Es el momento en el que los cristianos evangélicos aceptan a Jesucristo como salvador e inician una relación más personal con Dios. Lo llaman «nacer de nuevo».

  • La autoridad de la Biblia. Las interpretaciones bíblicas guían las enseñanzas, la fe y la conducta de los cristianos evangélicos.

  • La evangelización activa. Buscan compartir su fe y expandir las enseñanzas del Evangelio a otros cristianos y no-cristianos.

El cristianismo evangélico lleva años viviendo un crecimiento imponente en todo el mundo gracias a esa evangelización activa, con campañas de misioneros en todo el globo. Su atractivo va más allá:

  • Las misas evangélicas son más modernas y a menudo espectaculares que las católicas, ofreciendo una experiencia más espiritual de la Biblia.

  • Y los pastores son líderes comunitarios con influencia muchas veces mediática, con predicaciones que se propagan por radio, televisión e internet.

Los cristianos evangélicos aspiran a invertir grandes esfuerzos en la ayuda a los pobres y marginados, como bien demuestran hoy en día los más jóvenes de sus iglesias —y sus iniciativas sociales—. Pero no todos son evangélicos tradicionales y asiduos a misa.

  • En Estados Unidos, hay evangélicos que se han visto inmersos en un ciclo autodestructivo de ideología identitaria y nacionalista para el que parece no haber vuelta atrás.

  • Y es esa dinámica que une religión y patriotismo, ambos desvirtuados, de lo que quiero hablarte en esta newsletter.

🇺🇸 Un país evangelizado

Explícamelo. Los cristianos evangélicos blancos1 representaron el 55 por ciento del electorado republicano en los caucus de Iowa. Más de la mitad de ellos se decantaron por Trump.

  • El éxito de Trump en Iowa este año contrasta con su derrota en 2016, lo que refleja un cambio en la percepción del expresidente.

  • Por recordar, Trump es una figura poco adscrita a los valores evangélicos tradicionales (casado tres veces, denigra al prójimo…).

A nivel nacional, un 28 por ciento del electorado en las elecciones presidenciales de 2020 eran blancos evangélicos. De ellos, más del 80 por ciento votaron por Trump, lo que adelanta el papel primordial que tendrán en la próxima cita electoral de noviembre esos más de 30 millones de votantes2.

Contexto. Detrás de ese apoyo evangélico a Trump juegan numerosos factores que autores como Sarah Posner y Tim Alberta han analizado en los últimos años. Y varios tiene que ver con el movimiento carismático dentro del cristianismo evangélico3. Ese movimiento:

  • Hace especial hincapié en la experiencia espiritual y personal con Dios, así como en la creencia en profecías, señales y milagros.

  • Enfatiza la existencia de una guerra espiritual en la que es necesario luchar de forma constante contra las fuerzas del Mal.

«Creo que cuando pasas tanto tiempo nadando en estas aguas de ‘El final está cerca, vienen a por nosotros, prepárate para esta colisión entre las fuerzas del Bien y el Mal’, en realidad no solo comienzas a anticiparlo, sino que también empiezas a esperarlo», dice Alberta, que se identifica como cristiano evangélico.

Esa base espiritual de los evangélicos, y específicamente de los carismáticos, ayuda a entender mejor el rol de Trump en la mitología en la que creen esos votantes. En el imaginario evangélico carismático existe una guerra espiritual en la que:

  • Las elecciones (¡nos han robado!), la pandemia (¡nos quieren controlar!) o las noticias sobre tráfico sexual de menores (¡élites pedófilas!) son todo indicios de un conflicto apocalíptico inminente.

  • A lo que cabe sumar su oposición transversal a políticas como las del matrimonio entre personas del mismo sexo, el acceso al aborto o los derechos de la comunidad trans.

  • En ese contexto, Trump es una suerte de paladín mesiánico que puede servir de espada en la lucha contra el estado profundo que busca perseguir a los cristianos y suprimir sus valores.

«Muchos evangélicos estadounidenses se han asustado tanto, han entrado en semejante estado de pánico, se han vuelto tan temerosos, que han ido a por la espada. Y la espada es Donald Trump», señala Alberta.

👼 «Tocado por Cristo»

Los evangélicos carismáticos estadounidenses blancos creen que el éxito empresarial y la prosperidad son señales de la gracia de Dios, por lo que la riqueza de Trump sería un indicio más de por qué está «tocado por el Señor». Es de ahí que porcentajes importantes pasen por alto sus flaquezas.

  • Una gran mayoría desestima que sea un criminal. Solo un 28 por ciento de blancos evangélicos creen que hay «pruebas creíbles» de que Trump ha cometido crímenes federales serios, según el último informe del Instituto Público de Investigación de la Religión (PRRI).

  • Una mayoría importante tampoco cree que sea un perdedor. Hasta un 60 por ciento de cristianos evangélicos blancos creen que a Trump le robaron las elecciones de 2020. Ningún otro grupo religioso se acerca a ese porcentaje.

Dentro del cristianismo evangélico, Alberta cree que solo una parte minoritaria piensa en Trump como elegido por Dios para liderar la lucha contra el Mal, pero una gran mayoría sí percibe al bando contrario demócrata como la personificación de una amenaza frontal contra el cristianismo.

  • Muchos evangélicos vieron en la pandemia indicios de esa supuesta represión contra los cristianos con, por ejemplo, el cierre de lugares de rezo en estados gobernados por demócratas.

  • En esa guerra cultural de valores, millones de cristianos evangélicos blancos comparten nostalgia por una nación estadounidense que ya no existe.

«El cristiano estadounidense tiene una crisis de identidad. Han llegado a adorar a Estados Unidos de tal forma que eso crea un impedimento a la hora de adorar verdaderamente a Cristo. Han llegado a ver [a Estados Unidos y a Cristo] como uno y lo mismo. Por lo tanto, cualquier amenaza para Estados Unidos, real o percibida, es una amenaza para Dios y para el plan de Dios para la eternidad», apunta Alberta.

💡 La idea

¿Por qué te hablo de esto? El cristianismo evangélico sigue al alza a nivel mundial, y eso incluye al movimiento carismático, que sigue haciéndose hueco en comunidades de todo el mundo.

  • El Centro por el Estudio del Cristianismo Global calcula que los cristianos evangélicos y los cristianos carismáticos4 tienen el crecimiento anual medio más alto de los últimos 20 años de todas las religiones, a excepción de la musulmana.

  • En concreto, el cristianismo carismático va camino de llegar a los 1.000 millones de miembros para 2050, solo 500 millones menos que los católicos.

Es necesario evitar la generalización, pero hay tendencias entre los blancos evangélicos estadounidenses que preocupa que reverberen en otros grupos cristianos del mundo. ¿Por qué? Mira estos porcentajes:

  • El 54 por ciento de los blancos evangélicos estadounidenses está de acuerdo en que «Dios quiso que Estados Unidos fuera una nueva tierra prometida donde los cristianos europeos pudieran crear una sociedad que fuera un ejemplo para el resto del mundo».

  • Y el 31 por ciento de ellos creen que «los estadounidenses verdaderamente patriotas puede que tengan que recurrir a la violencia para salvar el país».

Eso son decenas de millones de estadounidenses que piensan que la violencia política estaría justificada para defender la versión de Estados Unidos que ellos quieren salvar.

«Creo que la diferencia con la creciente influencia y difusión del movimiento carismático es la ausencia de realidad y raciocinio. […] Crees que Trump puede salvar a Estados Unidos de estos enemigos demoníacos. Así que es tu deber apoyarlo. Dios quería que ganara las elecciones, así que tienes que hacer cualquier cosa para ayudarlo a ganar las elecciones», apunta la autora Sarah Posner.

¿Y ahora? Lo que evidencian estos datos es que hay dos fenómenos identitarios de la política y la religión que se han fundido en uno solo: el cristianismo evangélico carismático y el nacionalismo trumpista.

  • De un lado, la religión, con unos cristianos evangélicos carismáticos que creen haber encontrado en Trump al paladín que los defienda de las fuerzas del Mal.

  • De otro, la política, con un Trump que dice que quiere acabar con el estado profundo que le impidió asumir un segundo mandato y finalizar su cometido contra sus enemigos.

En ese imaginario mitológico compartido la misión también es compartida. Por eso a Trump las noticias negativas no le hacen daño, pues sus seguidores evangélicos blancos acaban incorporándolas a la creencia colectiva de que «todo pasa por una razón».

  • ¿Ha cometido crímenes? No, son las fuerzas del Mal las que lo persiguen.

  • ¿Se ha casado tres veces? Todos tenemos un pasado, pero mira lo que ha hecho por nosotros.

  • ¿Vuelve a perder las elecciones? Es un robo, quizá haya que recurrir a la violencia.

Asumiendo la versión más ortodoxa del cristianismo evangélico carismático pro-Trump:

  • Si el mundo es una batalla espiritual entre el Bien y el Mal.

  • Si la previsión es que el Apocalipsis llegue de forma inminente.

  • Y si todas esas creencias se incorporan a Trump y al proceso democrático estadounidense.

Entonces, la legitimidad se aleja de las urnas y se guía por la fe. Y eso es muy peligroso; en Estados Unidos y allá donde otros líderes políticos quieran copiar lo que parece estar funcionándole a Trump.

  • Pero oye, ¿y si tienen razón y Trump es el Mesías?


🎬 Una recomendación

Con la colaboración de Filmin
Por Emilio Doménech

20 días en Mariúpol es una película documental de 2023 dirigida por Mstyslav Chernov. Sigue a los periodistas ganadores del Pulitzer que contaron desde dentro el asedio ruso a la ciudad ucraniana de Mariúpol en 2022.

  • Es una de las grandes favoritas a ganar el Óscar a Mejor Documental, habiendo amasado premios y nominaciones en todo el mundo.

Chernov y sus compañeros pusieron en riesgo su vida para recopilar los crímenes de guerra rusos cuando ya no quedaba prensa internacional en las calles de la ciudad.

  • El director entrelaza imágenes grabadas por él mismo y una selección de retransmisiones en vivo sobre Mariúpol en las cadenas de noticias.

  • El conjunto da cuenta de lo importante que fue su trabajo cuando la ciudad estaba sumergida en un hermetismo casi total.

El resultado es una película imponente sobre un trabajo periodístico trascendental.

20 días en Mariúpol está disponible en Filmin.


Compártenos, porfi.

Feliz jueves,

Posdata: yo lo habría hecho.

1

Dejo a un lado a los cristianos evangélicos negros e hispanos porque son los blancos los que representan un grupo político distintivo a nivel demográfico.

2

De un total probablemente superior a los 150 millones.

3

Es posible que leas acerca del Pentecostalismo o de las tres olas del cristianismo carismático, pero en esta columna hablo sobre cristianos evangélicos estadounidenses influenciados por el movimiento carismático.

4

Aquí se incluyen todas las denominaciones del movimiento carismático y del Pentacostalismo, pero las cifras de crecimiento compartidas con el cristianismo evangélico sugieren que su popularidad va de la mano.

0 Comentarios
La Wikly de Emilio Doménech
La Wikly
Las ideas de política, cultura y tecnología que mueven el mundo. Con podcast.
Escuchar en
App de Substack
RSS Feed
Enlace para configuración móvil de correo electrónico
Aparece en el episodio
Emilio Doménech