jun 27 • 10M

📌 Volver a la oficina, ¿sí o no?

Y también: una película para desconectar del trabajo.

 
1×
0:00
-9:33
Abrir en el reproductorEscuche en);

Aparece en este episodio

Emilio Doménech
Las noticias estadounidenses de Washington D.C., Hollywood y Silicon Valley, contadas por el periodista Emilio Doménech desde Nueva York. Ahora, en formato podcast.
Detalles del episodio
Comentarios

27 de junio | Madrid

📬 Si te han reenviado esta newsletter, pero te gustaría estar al tanto de las ideas de política, cultura y tecnología que mueven el mundo, suscríbete para recibir tres entregas adicionales cada semana y apoyar este proyecto periodístico del que cada vez somos parte más gente:

🕰️ Leer esta newsletter te llevará 8 minutos y 34 segundos.

👋 Aguanta hasta el final para un buen tuit contra Elon Musk. Bienvenido a La Wikly.


Imagen creada con Midjourney a partir de la descripción ‘an opposite-symetric diptic; a suited man sits in a modern, luminous office with a computer; another informal-suited man sits in a cozy study room, anime style’

🧑‍💻 ¿Y ahora qué?

Lo importante. Más de tres años después del inicio de la pandemia, las grandes compañías estadounidenses están empezando a cambiar sus políticas de trabajo remoto en un intento de volver a los paradigmas laborales previos a 2020.

  • Estas empresas lo hacen en un momento de incertidumbre económica en el que los trabajadores tienen menos capacidad de negociación que hace año y medio, antes de la crisis inflacionaria.

  • Pero también tras un experimento global que posiblemente haya cambiado para siempre la relación de muchos trabajadores con el lugar físico en el que desempeñan sus profesiones.

Explícamelo. Compañías como Disney o BlackRock, ambas con decenas de miles de empleados, tienen previsto volver a requerir que sus trabajadores vayan a la oficina cuatro días a la semana.

  • Otras, como Google, volverán a los tres días presenciales obligatorios al tiempo que tendrán en cuenta la presencialidad en los exámenes de desempeño laboral.

  • Mientras tanto, empresas como Amazon y Starbucks han tenido que enfrentarse a las protestas de cientos de sus empleados al exigir la vuelta a la oficina durante al menos tres días a la semana.

En esta newsletter, exploramos cómo los cambios que desencadenó la pandemia en el lugar de trabajo están transformando el mercado laboral de la primera potencia económica del planeta.

🧪 Experimento forzado

Contexto. Con la pandemia, se produjo un experimento imprevisto y forzado que cambió la forma tradicional de trabajar: unos 50 millones de estadounidenses abandonaron sus oficinas.

  • Este junio, el 58 por ciento de entre 4,500 compañías estadounidenses de las que hace seguimiento Scoop Technologies permiten flexibilidad de trabajo remoto.

  • De esas, más del 91 por ciento exigen como mucho dos o tres días a la semana en oficina. Solo el 5 por ciento requiere un mínimo de cuatro días a la semana.

  • Los trabajadores lo aplauden. Una encuesta de Gallup y un estudio de varias universidades para WFH Research confirma que los empleados prefieren entre dos y tres días presenciales.

El economista Yongseok Shin publicó hace unos meses un estudio en el que mostraba cómo desde la pandemia los trabajadores estadounidenses empezaron a invertir menos horas en sus empleos.

  • Ese cambio se habría producido de forma tan generalizada y simultánea que también podría haber afectado a las prioridades de un grupo muy amplio de la fuerza laboral estadounidense.

Shin lo explicaba más o menos así en una entrevista para The Wall Street Journal: «Antes de la pandemia, muchos trabajadores podían estar preocupados por no recibir un ascenso o un bono si decidían trabajar menos horas que un compañero, pero si ahora ese y otros muchos compañeros también deciden priorizar su vida personal a la vez, entonces la tendencia al cambio se mantendrá en el tiempo».

Incluso con la economía ahora ralentizada con respecto a hace un par de años, esa tendencia se mantiene. Los trabajadores no solo quieren trabajar más desde casa, también quieren trabajar menos.

  • En mayo, la media de horas trabajadas se había reducido en casi 30 minutos semanales con respecto a 2019. Y sin embargo, las compañías mantienen los despidos por debajo de la media de 2019.

  • Es decir, que las compañías estarían prefiriendo mantener a un mayor número de empleados que trabajen menos horas con tal de cumplir objetivos y no dejar escapar a trabajadores que pueden necesitar después, cuando la economía acelere.

Compañías en los sectores de la manufactura, el almacenaje o la restauración han encontrado nuevas «piscinas de mano de obra» que antes parecían inaccesibles. Eso es determinante en países como Estados Unidos.

  • Allí, y en otros países occidentales como España, cada vez hay más madres solteras y más personas que necesitan cuidar de una población envejecida —y que por tanto requieren de mayor flexibilidad.

  • Al mismo tiempo, los economistas temen que un mayor número de trabajadores intermitentes implique una menor productividad.

📉 Es la economía

Los cambios en la dinámica de las oficinas se asentaron conforme la economía salía del bache de la pandemia y los empleadores buscaban trabajadores en un mercado laboral hipercompetitivo.

  • La Gran Dimisión, como te contamos aquí, forzó a los empleadores a ofrecer mejores condiciones para llevarse a los mejores trabajadores. Eso implicaba ofrecer más flexibilidad en la presencialidad.

  • Pero la subida de la inflación y de los tipos de interés ha vuelto a poner a las empresas en una posición más poderosa ante el miedo de los trabajadores a posibles despidos.

Y aunque es cierto que Estados Unidos no ha entrado en recesión (todavía), numerosas compañías se han valido de la incertidumbre ante una posible desaceleración para justificar recortes y empeorar las condiciones que pregonaban hace solo unos meses.

  • En Disney, el consejero delegado Bob Iger ha justificado la vuelta a la presencialidad por ser parte de Hollywood: «Nada puede reemplazar a la posibilidad de conectar, observar y crear con colegas cuando están físicamente juntos».

  • En Amazon, el portavoz Rob Muñoz aseguró que «hay más energía, colaboración y conexiones» ahora que han recuperado la presencialidad de tres días a la semana.

Hay estudios y opiniones de expertos que avalan la decisión de compañías como Disney, al menos en lo que refiere a la progresión y la mentoría de empleados.

  • Trabajar en el mismo edificio aporta un valor enorme a la formación de los trabajadores, especialmente entre los más jóvenes, según investigadores de la Reserva Federal del Banco de Nueva York, de la University of Iowa y de Harvard.

  • Los trabajadores que acuden a la oficina pasan un 25 por ciento más de tiempo en actividades para el desarrollo de su carrera, según datos de WFH Research.

  • Y trabajar remoto puede influir en una subida de salario más lenta que la de compañeros que trabajan de forma presencial, según un estudio de más de 400 empleados de la industria tecnológica realizado por el Instituto Politécnico Rensselaer y Northeastern University.

😃 La felicidad, ¿clave?

Una investigación de Owl Labs concluyó a principios de 2022 que un 86 por ciento de los empleados que encuestaron serían más felices si se les ofreciera la opción de trabajar de forma remota, al menos durante un tiempo.

  • Más de la mitad de los encuestados incluso decía estar dispuesto a recibir una bajada del salario del 5 por ciento si eso significaba tener más flexibilidad para trabajar de forma remota.

  • Además, contar con esa flexibilidad para trabajar en remoto mejora los índices de estrés de los empleados, que también dicen ser más productivos y creativos en casa.

El catedrático de Economía Jan-Emmanuel De Neve copublicó un estudio en 2019 que mostraba que los trabajadores felices son más productivos, pero De Neve se preocupa con que demasiado trabajo remoto puede acabar teniendo el efecto contrario.

  • La tasa anual de productividad estadounidense ha sido negativa a lo largo de cinco trimestres seguidos, un récord en el historial.

  • Y aunque todavía queda tiempo para determinar las causas, uno de los factores más mencionados por líderes como Mark Zuckerberg (Meta) o Mark Benioff (Salesforce) es el trabajo remoto.

«Tu capital social, tu capital intelectual, tu sentido de pertenencia se ven socavados con el tiempo [cuando trabajas de forma remota]. Los aspectos negativos de trabajar desde casa solo se empiezan a notar después de un tiempo», aseguraba De Neve en una entrevista con Bloomberg.

💡 La idea

A estas alturas, es difícil sacar conclusiones definitivas sobre el efecto que el trabajo híbrido y remoto está teniendo sobre la economía estadounidense, pero sí hay tendencias a resaltar:

  • Algunas grandes compañías están tomando decisiones drásticas en la limitación del trabajo remoto cuando todavía no se ha resuelto qué está influyendo en la caída de productividad.

  • Los trabajadores están perdiendo parte de la capacidad de negociación de hace año y medio, cuando el mercado laboral era hipercompetitivo, pero no toda. Y quizá compañías como Disney estén arriesgando demasiado al dejar escapar a buenos trabajadores cuando más los necesitan.

El éxito o fracaso de los trabajadores en ese toma y daca podría tener consecuencias trascendentales en el futuro del mercado laboral estadounidense. E inevitablemente, esa resolución desembarcará después en el resto del mundo.

  • La clave aquí es que la flexibilidad y la conciliación han tomado un protagonismo que se antojaba difícil en Estados Unidos hace solo unos años.

  • Y las variables que lo desbaratarán todo son dos: una economía tintineante y una inteligencia artificial con ganas de sustituir a unos cuantos millones de empleados en un futuro cercano.

Como siempre decimos ante la distopía: ¡suerte a todos!


🎬 Una recomendación

Con la colaboración de Filmin
Por Emilio Doménech

The Game es una película estadounidense de 1997 dirigida por David Fincher. Sigue las aventuras de un multimillonario al que su hermano le hace un regalo muy especial: ingresar en un club de ocio capaz de diseñar a su medida vivencias y pasatiempos exclusivos.

  • El elenco está encabezado por Michael Douglas y Sean Penn en uno de los mejores thrillers que dejaron los años 90 pese a que la película pasó desapercibida en taquilla —al menos, en comparación al éxito taquillero previo de Fincher: Se7en.

Año tras año, The Game sigue copando la lista de películas que recomendaría a casi cualquier mortal. Puro entretenimiento de la mano de uno de los mejores maestros del cine y con la ayuda de un Michael Douglas que difícilmente podría estar mejor en el papel de forrado desorientado.

  • El filme usa recursos que ahora consideramos habituales en el cine de suspense, y sobre todo en las películas con giros sorprendentes, pero hay pocos que lleguen al nivel con que lo maneja todo Fincher. Y aquí, se luce.

The Game está disponible en Filmin.


En otro orden de cosas, este martes habrá nueva edición de Nanisimo por el Mundo con un invitado conocido: Agus Morales, de Revista 5W. Con él, desgranaremos la India de Narendra Modi aprovechando la visita del primer ministro a la Casa Blanca de esta pasada semana.

  • Podrás seguir el directo a partir de las 21:00 CEST en mi Twitch.

Compártenos, porfi.

¿Estudias o trabajas en la Universidad Complutense de Madrid? Nos hemos aliado con la Biblioteca de la Facultad de Ciencias de la Información (¡mi alma mater!) para ofrecer suscripciones gratuitas de 1 año a La Wikly Premium a todos los miembros de la UCM.

Feliz martes,

Posdata: un buen destino para Elon.