La Wikly de Emilio Doménech
La Wikly
ūüŹ° ¬ęNo lo hagas cerca de mi casa¬Ľ
1√ó
0:00
-10:39

ūüŹ° ¬ęNo lo hagas cerca de mi casa¬Ľ

Y también: una película para encogerte el corazón
Transcripción

No transcript...

31 de enero | Madrid

ūüēįÔłŹ Leer esta newsletter te llevar√° 8 minutos y 32 segundos.

‚̧ԳŹ D√©janos un corazoncito o un comentario cuando hayas terminado de leernos.

ūüĎč Y aguanta hasta el final para una Zendaya vasca. Bienvenido a La Wikly.


ūüŹ° Freno al progreso

Lo importante. La lucha de Estados Unidos contra el cambio clim√°tico se est√° viendo frustrada por un enemigo inesperado: los grupos locales que rechazan los proyectos verdes en sus comunidades.

  • Ese rechazo es parte de un movimiento que en Estados Unidos se conoce como NIMBY, siglas que se corresponden con ¬ęNot In My Back Yard¬Ľ [en espa√Īol: ¬ęNo en mi patio trasero¬Ľ].

  • El t√©rmino acoge a los movimientos locales (y vecinales) que buscan paralizar proyectos que ven como perjudiciales para sus comunidades.

Explícamelo. En otros momentos en la historia, los NIMBY se han opuesto a centrales nucleares, centros comerciales o bases militares. Pero el fenómeno es más polémico cuando intenta bloquear proyectos con propósitos positivos.

  • En Estados Unidos, los NIMBY han tenido un impacto destacado en la crisis de la vivienda por el rechazo de muchas comunidades a construir nuevas casas.

  • Pero ahora la preocupaci√≥n salta a la transici√≥n ecol√≥gica conforme m√°s y m√°s comunidades, especialmente en las zonas rurales, ponen el grito en el cielo para frenar proyectos verdes.

Las partes implicadas tienen distintas formas de ver la situación:

  • Las comunidades afectadas por esos proyectos creen que sacrifican demasiado a cambio de poco.

  • Y la administraci√≥n de Joe Biden estima que la situaci√≥n har√° imposible alcanzar los objetivos clim√°ticos del pa√≠s.

Mientras tanto, el reloj clim√°tico sigue en marcha.

‚ö°ÔłŹ Proyectos frustrados

Contexto. Uno de los compromisos estrella de la administración Biden es el de situar a Estados Unidos en una posición de liderazgo global en la lucha contra el cambio climático. Los objetivos son concretos:

  • Su promesa incluye una transici√≥n total a la producci√≥n el√©ctrica libre de carbono para 2035 y una econom√≠a con cero emisiones netas para 2050.

  • Varias medidas legislativas tratan de lanzar al pa√≠s hacia este reto, en particular la Inflation Reduction Act (IRA) de 2022, que incluye la apropiaci√≥n de 127.000 millones de d√≥lares para acelerar la construcci√≥n de proyectos de energ√≠a renovable.

El ambicioso plan del presidente ha encontrado un freno en numerosos gobiernos locales del ámbito rural. Al verse presionados por la reacción NIMBY de sus vecinos, han paralizado proyectos de parques solares o eólicos.

  • Las razones que esgrimen en este caso van desde querer mantener el car√°cter tradicional de sus pueblos a preocupaciones medioambientales (fauna) o de salud p√ļblica (ruido).

El uso de la tierra para la producción de energía verde es un punto habitual de conflicto, ya que este tipo de tecnología requiere mucho más terreno para generar la misma electricidad que una planta que usa combustibles fósiles.

  • Un modelo de la Universidad de Princeton ha estimado que el √°rea que se necesita para los proyectos energ√©ticos que pretende impulsar la IRA es equivalente a la superficie del estado de Tennessee (en Espa√Īa: como si incluyeras todo Andaluc√≠a y Murcia).

  • Esa baja densidad energ√©tica hace que los pa√≠ses dependan de las zonas rurales para cubrir la demanda de terreno, al tiempo que son estas poblaciones las que menos electricidad consumen.

ūüĆĺ La Am√©rica rural

En los √ļltimos a√Īos, varios estados dem√≥cratas han aprobado medidas legislativas en consonancia con los objetivos marcados por Biden.

  • Michigan, Connecticut, Nueva York, Oregon, Minnesota y Rhode Island exigir√°n a los proveedores el√©ctricos que el cien por cien de su energ√≠a est√© libre de carbono para 2040.

  • Para lograr esos objetivos, los proveedores el√©ctricos podr√≠an tener que valerse de energ√≠a renovable producida en otras partes del pa√≠s, generalmente estados rurales m√°s conservadores.

Para que te hagas una idea: un análisis del Financial Times concluyó que el 80 por ciento del dinero federal para proyectos de energía o tecnología limpia a gran escala, así como fábricas de semiconductores, ha ido a distritos de congresistas controlados por republicanos.

Biden ha conseguido alinear sus intereses con los de los estados y distritos protagonistas, pero en la mayor√≠a de ocasiones son los gobiernos locales los que tienen la √ļltima palabra.

  • Seg√ļn un estudio de la Universidad de Columbia, se han aprobado m√°s de 200 restricciones en 35 estados distintos para frenar o bloquear iniciativas de energ√≠a verde.

  • Estos esfuerzos NIMBY entorpecen las agendas energ√©ticas estatales, lo que ha hecho que las c√°maras legislativas de varios estados aprueben medidas para limitar el poder local.

Es el caso de Michigan, donde las autoridades locales han paralizado más de 20 proyectos de energía renovable.

  • En ese estado, la totalidad de sus municipalidades tienen autoridad para calificar el uso de sus tierras, lo que les facilitaba la labor de oponerse a la construcci√≥n de parques e√≥licos y solares.

  • En noviembre, la gobernadora dem√≥crata Gretchen Whitmer firm√≥ una ley que permite a una comisi√≥n desestimar los impedimentos locales por la ¬ęimportancia estatal¬Ľ de los proyectos.

  • La medida ha generado controversia. Varios grupos locales han protestado por lo que consideran una invasi√≥n de competencias en contra de los valores de la pol√≠tica estadounidense.

  • Ahora, tratan de recoger firmas para someter su oposici√≥n a refer√©ndum este mismo a√Īo.

Michigan, Illinois y m√°s de una decena de otros estados ya son capaces de eludir las restricciones locales gracias a este tip o de iniciativas.

ūüí° La idea

¬ŅPor qu√© te hablo de esto? Algunos de los estados m√°s grandes de Estados Unidos llevan a√Īos viviendo bajo el tic-tac de sus ambiciosos objetivos clim√°ticos. Pero lo que antes era un titular positivo (¬ęNuestro estado estar√° libre de carbono en 2040¬Ľ), ahora tiene otro aspecto.

  • Hace 10 a√Īos, las granjas solares y e√≥licas protagonizaban pocos escenarios m√°s all√° de zonas rurales apartadas y autopistas en ninguna parte.

  • Pero ahora, las infraestructuras de energ√≠a renovable ya est√°n empezando a llegar a los ¬ępatios traseros¬Ľ de muchos hogares, transformando sus entornos para siempre.

Es decir, que los proyectos de infraestructura energética verde, o las líneas de transmisión y estaciones eléctricas que deben conectar esas instalaciones con el resto del país, tienen implicaciones mayores en los lugares en los que se construyen. Y ahí se genera un problema con dos vertientes:

  • Primero, las infraestructuras de energ√≠a verde pueden afectar al valor de la propiedad. Por ejemplo, por el impacto da√Īino que tienen sobre el turismo o la fauna locales.

  • Segundo, y quiz√° m√°s importante, esas infraestructuras pueden perturbar el paisaje para siempre, alterando la imagen que ten√≠an de √©l quienes han vivido ah√≠ durante a√Īos.

Nota de Emilio: ¬ŅHay algo m√°s poderoso que la nostalgia?

Explicamos esos factores porque no cabe imaginarse el movimiento NIMBY como un grupo de vecinos cabreados que quieren dinamitar los objetivos clim√°ticos por motivos irracionales. Hay dos versiones:

El problema de todos estos bloqueos, tengan o no una preocupación justificada, es que retrasan los proyectos de energía verde que Estados Unidos requiere para alcanzar sus objetivos climáticos.

  • El modelo de Princeton que mencion√°bamos antes apunta que Estados Unidos deber√≠a doblar el ritmo de expansi√≥n actual de sus l√≠neas de transmisi√≥n el√©ctrica para lograr sus objetivos.

  • Pero aligerar los procesos burocr√°ticos vigentes, desestimando quejas locales, tambi√©n podr√≠a abrir la puerta a la construcci√≥n de otros proyectos energ√©ticos: los de combustibles f√≥siles.

Y ahí está el otro melón: los demócratas quieren facilitar la transición ecológica, pero hacerlo tendría que ser a costa de relajar las regulaciones medioambientales por las que tanto han luchado. Y eso es algo que quieren aprovechar los republicanos, abriendo un doble frente:

  • Por un lado, el de la aparici√≥n de nuevos proyectos de energ√≠a de combustibles f√≥siles all√° donde se pueda potenciar la exploraci√≥n, extracci√≥n y transporte de los mismos.

  • Y por otro, el de valerse del movimiento NIMBY y de las guerras culturales actuales para rechazar los proyectos de energ√≠a verde e impulsar otros proyectos de combustibles f√≥siles m√°s cercanos a su identidad ideol√≥gica2.

Los partidarios de la energía verde suelen achacar las reticencias locales al miedo al cambio o a la desinformación sobre las repercusiones de los proyectos.

Pero a pesar de varias victorias NIMBY, la realidad es que la capacidad de producir energía verde de Estados Unidos no deja de aumentar.

  • En Kansas, donde varios condados han aprobado moratorias y el estado no puede sortearlas, casi la mitad de su red el√©ctrica depende de la energ√≠a e√≥lica, comparado con un 7 por ciento en 2010.

  • Y aunque la tendencia es generalizada, no es suficiente para muchos estados, que buscan acelerar la transici√≥n o los millones de d√≥lares que vienen con ella minimizando el poder local.

Por tanto, los pr√≥ximos a√Īos ser√°n clave. Y las elecciones presidenciales de noviembre, trascendentales.


ūüďä Te necesitamos

La Wikly est√° en pleno proceso de cambios y necesitamos tu ayuda.

  • Estamos buscando a suscriptores de la newsletter que nos ayuden a definir mejor el futuro del medio conforme nos embarcamos en una aventura que promete traer muchas sorpresas.

  • Si quieres saber m√°s, y optar a alg√ļn regalito que tenemos preparado, responde a este email y te mandar√© m√°s detalles.


ūüé¨ Una recomendaci√≥n

Con la colaboración de Filmin
Por Emilio Doménech

Nebraska es una película estadounidense de 2013 dirigida por Alexander Payne. Sigue la historia de un anciano que cree haber un premio millonario y se recorre el país junto a uno de sus hijos para cobrarlo.

  • La pel√≠cula fue nominada a seis √ďscar, incluidos los de Mejor Pel√≠cula, Mejor Direcci√≥n y Mejor Actor para Bruce Dern, quien ven√≠a de ganar el mismo galard√≥n en el Festival de Cannes.

Es una de las mejores películas de Payne. El realizador se vale de la improbable odisea de un padre y su hijo, así como de todo el lastre de su relación errática y dolorosa, para componer un relato de nostalgia y arrepentimiento que es a la vez abrumadoramente bello e inesperadamente divertido.

  • Y menuda ristra de secundarios, todos dispuestos a a√Īadir color a una historia que encuentra la grandeza en lo ordinario, lo absurdo y, al fin y al cabo, lo humano.

Una joya muy necesaria ahora que la genial Los que se quedan, la nueva de Payne, est√° en cines espa√Īoles.

Nebraska est√° disponible en Filmin.


Comp√°rtenos, porfi.

Feliz miércoles,

Posdata: no solo Jacob Elordi es vasco.

1

El greenwashing es una pr√°ctica de marketing por la que una organizaci√≥n promueve de forma enga√Īosa una imagen de responsabilidad ambiental que no se corresponde con la realidad de sus pol√≠ticas o acciones.

2

La industria de los combustibles f√≥siles, con el carb√≥n, el petr√≥leo o el fracking a la cabeza, son causas republicanas desde hace a√Īos.

0 Comentarios
La Wikly de Emilio Doménech
La Wikly
Las ideas de política, cultura y tecnología que mueven el mundo. Con podcast.
Escuchar en
App de Substack
RSS Feed
Enlace para configuración móvil de correo electrónico
Aparece en el episodio
Emilio Doménech
Bosco B√°rcena