Jan 24 • 12M

🥗 Niños sin comida en el cole

Y también: una película de adolescencias reprimidas.

 
1×
0:00
-12:15
Open in playerListen on);

Appears in this episode

Emilio Doménech
Anita Pereyra
Las noticias estadounidenses de Washington D.C., Hollywood y Silicon Valley, contadas por el periodista Emilio Doménech desde Nueva York. Ahora, en formato podcast.
Episode details
Comments

24 de enero | Madrid

👋 Aguanta hasta el final para un buen recordatorio. Bienvenido a La Wikly.

📬 Suscríbete a La Wikly Premium con siete días de prueba sin compromiso para leer nuestras columnas diarias sobre política latinoamericana, tecnología, cine y elecciones:

🕰️ Leer esta newsletter te llevará 9 minutos y 58 segundos.


Imagen creada con DALL-E a partir de la descripción ‘a kid looks at the food of a school canteen behind a glass, digital art’

🥗 Comida de cole

Lo importante. Un programa para mantener la gratuidad de las comidas para todos los alumnos de colegios públicos expiró el pasado septiembre, sumando un escollo económico más a las familias que se habían beneficiado del programa durante la pandemia.

  • El fin de esas ayudas se suma a otro programa que expirará el próximo mes: las ayudas de emergencia del programa SNAP de cupones de alimentación para familias de bajos recursos.

  • Sin olvidar que los demócratas fueron incapaces de alcanzar un acuerdo para extender los créditos fiscales para familias con niños en el último gran paquete legislativo de ayudas sociales.

Es decir, tres programas que habían sido especialmente efectivos para reducir la pobreza y la inseguridad alimentaria infantiles tocan a retirada en apenas unos pocos meses, poniendo en peligro los logros que se habían cumplido en los últimos dos años.

  • Y que, según los críticos, también habían ayudado a desencadenar el periodo inflacionario que en principio está remitiendo ahora gracias a las iniciativas agresivas de la Fed.

Te hablamos de los créditos fiscales para familias con niños el pasado diciembre. Hoy nos centramos en las comidas gratuitas en los colegios. Y en unas semanas dedicaremos otro hueco al programa SNAP de cupones de alimentación.

Contexto. Antes de la pandemia, las escuelas tenían disponible comidas a precio reducido o gratuitas para aquellos estudiantes de familias cuyos ingresos no superaban el máximo establecido para ser beneficiarias del programa.

  • Pero en marzo de 2020, con motivo de la pandemia, el Departamento de Agricultura federal eliminó esos requisitos y reembolsó por completo las comidas que se sirvieron.

  • Es decir, que las comidas escolares fueron gratuitas en todo el país para cualquier estudiante que las solicitara y sin que este tuviera que rendir cuentas sobre los ingresos de su familia.

Ese programa de comidas gratuitas expiró el pasado septiembre, dejando a casi 10 millones de estudiantes sin las comidas gratuitas que habían percibido desde el inicio de la pandemia.

  • Por comparar, unos 20,3 millones de alumnos tenían comidas gratis en octubre de 2019, antes de la pandemia. Ese número se disparó hasta casi alcanzar los 30 millones.

  • La cifra cayó a los 18.6 millones de estudiantes este pasado octubre, una vez el programa pandémico expiró.

Las razones por la caída de casi 2 millones de alumnos con comidas gratuitas entre 2019 y 2022 se puede deber a diversos motivos, según cuenta The New York Times.

  • Algunas familias quizá desconocieran que el programa federal hubiera expirado en octubre —y por tanto no supieran que tenían que volver a solicitar otro tipo de ayudas para percibir comidas gratis.

  • Otras simplemente ya no califican para esas otras ayudas porque el nivel de ingresos mínimo para percibirlas está demasiado bajo, sea porque ese nivel se ha hecho más estricto (y así ha sido) o sus ingresos han aumentado (bastante posible también).

Explícamelo. Esta política brindó un salvavidas importante, sobre todo para aquellas familias que ganaban por encima de los máximos establecidos en aquellos requisitos previos pero que aun así luchaban para mantenerse al día con los crecientes costos de las necesidades básicas.

  • El objetivo era claro: proteger a los niños y jóvenes de las dificultades económicas causadas por la pandemia, entre ellas el aumento del hambre.

  • Y pese a que hay signos de mejoría evidentes en la economía desde hace más de un año, especialmente en los datos de empleo, las subidas de precios han puesto todo muy cuesta arriba.

¿Y ahora? Sin embargo, lo que fue una decisión temporal para paliar los efectos de la crisis, resultó ser una prueba piloto de algo que los grupos de activismo contra el hambre llevan años intentando conseguir: hacer que la comida escolar sea gratuita de forma permanente para todos los estudiantes de escuelas públicas, independientemente de sus ingresos.

  • En esta newsletter, queremos ahondar en las características del programa y en el debate sobre su permanencia perpetua en las ayudas públicas.

📝 Beneficios del programa

Los defensores de la gratuidad de las comidas escolares sostienen que proporcionar desayuno y almuerzo a los estudiantes ayuda a mejorar la concentración de los mismos, promoviendo un mejor desempeño académico.

"Brindar comidas escolares saludables para todos los estudiantes es una receta para el éxito que reduce la inseguridad alimentaria, mejora las dietas y el rendimiento académico de los niños, genera ingresos críticos para las escuelas y disminuye el estigma", aseguró la American Heart Association en una crítica al Congreso por dejar caducar el programa federal de comidas.

Las escuelas que proporcionaron comidas sin costo para todos los estudiantes, a través de esta Disposición de Elegibilidad Comunitaria, vieron beneficios académicos y conductuales para los estudiantes que no cumplían con los requisitos de ingresos previos para recibir comidas gratis.

  • Así lo indica una investigación de Krista Ruffini, profesora de la Universidad de Georgetown que ha estudiado comidas escolares gratuitas universales y rendimiento estudiantil.

“Los puntajes de las pruebas de matemáticas aumentan, la disciplina de exclusión, básicamente las suspensiones fuera de la escuela, disminuyen y el uso de los servicios del banco de alimentos también disminuye”, dijo Ruffini.

🗣️ Debate por extensión

La exención para comidas escolares gratuitas expiró a principios del año escolar 2022-23 después de que un paquete de ayudas de Covid-19 permitiera al Departamento de Agricultura (USDA) renunciar a ciertas regulaciones por primera vez.

  • El porcentaje de almuerzos gratuitos servidos cayó del 99,8 por ciento en mayo de 2022 al 67,5 por ciento en septiembre, según datos del USDA.

Pero el fin del programa llega en un momento económico peliagudo. Entre el año escolar 2019-2020 y el actual, el nivel más alto de ingresos que puede tener una familia para que sus hijos puedan obtener comidas a precio reducido o gratuitas ha aumentado en un 7.8 por ciento.

  • Los salarios han subido un 15.1 por ciento en ese mismo periodo, pero es que los precios al consumidor lo han hecho en un 15.4 por ciento (un 20.2 por ciento en el caso de las comidas).

  • Es decir, que miles de familias sobrepasan ahora el nivel estipulado por el programa, bien porque sus salarios han aumentado o porque el nivel de ingresos requerido es más elevado, dejando de percibir una valiosa ayuda en un contexto inflacionario muy difícil.

El programa fue diseñado como una política específica para contrarrestar los efectos pospandémicos, pero el hambre sigue siendo un problema en Estados Unidos. Es por eso que muchos defensores están mirando este ejemplo como una oportunidad para aumentar el acceso a comidas escolares gratuitas, aunque hay opositores.

  • El principal obstáculo lo enarbolan principalmente los republicanos, que destacan que la financiación necesaria para sostener el programa es muy elevada.

  • Y en un contexto inflacionario como el que atraviesa actualmente el país, reducir la demanda y liquidez monetaria son dos objetivos clave a buscar.

  • Para lograr ambos objetivos, una de las opciones más accesibles es reducir el dinero que llega a los estadounidenses, sea por ahorro (comidas gratuitas) o por efectivo (créditos fiscales, cupones de alimentación).

En otras palabras, probablemente este momento no sea el mejor a nivel económico para encarar un proyecto de semejantes dimensiones, pero hay un par de propuestas que probablemente sean un poco más factibles de lograr.

🍝 Propuestas a futuro

La primera tiene que ver con el proceso de reautorización de nutrición infantil. Cada cinco años, el Congreso debe volver a autorizar los programas de alimentación escolar, una valiosa oportunidad para fortalecerlos.

  • En vistas a esto, el congresista Bobby Scott, demócrata de Virginia, presentó en julio un proyecto que permitiría que aquellas escuelas en las que un 40 por ciento de estudiantes cumplan con los requisitos para acceder a este beneficio ofrezcan comidas gratuitas a todos los estudiantes, independientemente del nivel de necesidad.

La segunda tiene que ver con la posibilidad de que la administración federal delegue en los gobiernos estatales la responsabilidad de seguir llevando adelante esta política, algo que en muchos estados se ha empezado a hacer de facto tras el vencimiento del programa de ayudas pospandémico.

  • De hecho, es gracias a un superávit presupuestario por las ayudas federales por el COVID que muchos estados tienen la soltura económica como para hacer frente a una versión local de este programa de comidas gratuitas.

En Minnesota, la congresista estatal Sydney Jordan elaboró un proyecto de ley que requeriría que el Departamento de Educación de Minnesota reembolse a los distritos el costo de servir el almuerzo y el desayuno gratuito a todos los estudiantes, independientemente de los ingresos de su familia. La legislación actuaría así a modo de reemplazo del programa federal.

  • De esta forma, la ayuda alcanza también a aquellas familias de Minnesota que no califican para recibir comidas gratuitas o a precio reducido pero aun así enfrentan facturas de alimentos muy altas en relación a su salario neto.

  • Según el grupo de defensa de la nutrición escolar Hunger Solutions, uno de cada seis estudiantes en Minnesota experimenta inseguridad alimentaria. Y el 25 por ciento de ellos vive en un hogar que no califica para comidas gratis o precio reducido.

"Con el aumento de los precios de los alimentos y la desaparición de gran parte del alivio pandémico temporal, estamos viendo más inseguridad alimentaria ahora que nunca durante la pandemia", dijo la directora de políticas de Hunger Solutions Minnesota, Leah Gardner.

Existen otros ejemplos de estados que ya están llevando adelante acciones para garantizar a los estudiantes acceso a comidas escolares gratuitas:

  • Colorado cobrará impuestos a los residentes más ricos para generar 100.7 millones de dólares para financiar un programa de comidas gratis aprobado por referéndum en las elecciones del pasado noviembre (55 por ciento votaron a favor).

  • Connecticut activó una reserva de 30 millones de dólares en fondos pandémicos para ayudar a pagar las comidas de alumnos cuyas familias no califican para los programas federales, pero esos fondos se empezaron a agotar en noviembre.

En Connecticut y otros estados, algunos legisladores demócratas están proponiendo legislación que establezca alternativas al programa federal que expiró en septiembre, aunque la falta de ayudas federales hace difícil que los estados encuentren fondos suficientes en sus presupuestos.

Más información en The New York Times.


🎬 Una recomendación

Con la colaboración de Filmin
Por Emilio Doménech

Mustang es una película turca de 2015 dirigida por Deniz Gamze Ergüven. Sigue la historia de cinco hermanas adolescentes que crecen en el seno de una familia conservadora y tradicionalista que choca con una Turquía con aspiraciones a un futuro distinto.

  • Es el debut en la dirección de la cineasta Gamze Ergüven y se estrenó en el Festival de Cannes con suficiente éxito como para llegar al año siguiente encumbrada.

  • Cosechó una nominación al Oscar a Mejor Película en Lengua Extranjera, una categoría en la que acabó perdiendo ante la favorita de aquel año, Son of Saul.

El mayor logro de Mustang es la coherencia de Gamze Ergüven en el seguimiento de sus protagonistas. Es a través de ellas que la directora retrata la pubertad, la pérdida de la inocencia y el conflicto generacional ante un patriarcado que les impide encontrar el futuro que merecen como mujeres.

  • Ahí, el elenco de adolescentes es una de las mejores virtudes del filme, aunque Gamze Ergüven lo engalana con un fotografía luminosa que solo se ve ensombrecida por la presencia de los hombres que quieren atarlas a un destino supuestamente ya escrito.

  • Porque pese a los dramas que ilustra la película, la feminidad y los sueños también tienen suficiente presencia como para dar hueco a la épica de quienes se rebelan.

Una joya imprescindible para los amantes de los coming-of-age.

Mustang está disponible en Filmin.


En otro orden de cosas, este lunes estuve en directo explicando qué es lo que está pasando en Perú conforme miles de personas siguen manifestándose en las calles contra la presidencia de Dina Boluarte y las vulneraciones de los derechos humanos que se están produciendo por parte de las fuerzas de seguridad del Estado.

Si te ha gustado esta wikly, compártenos

Feliz martes,

Posdata: puro Neville Longbottom.