Nov 15 • 19M

🐘 Lucha de liderazgo en el GOP

Y también: una película de timos y un escándalo de criptos.

15
1
 
1.0×
0:00
-19:01
Open in playerListen on);

Appears in this episode

Emilio Doménech
Anita Pereyra
Las noticias estadounidenses de Washington D.C., Hollywood y Silicon Valley, contadas por el periodista Emilio Doménech desde Nueva York. Ahora, en formato podcast.
Episode details
1 comment

14 de noviembre | Nueva York

👋 Aguanta hasta el final para un buen vídeo de camellos. Bienvenido a La Wikly.

🕰️ Leer esta newsletter te llevará 13 minutos y 16 segundos.

🫵 ¡Hey, tú!

Gracias por leer La Wikly. Si quieres estar al día de la actualidad americana de Estados Unidos y Latinoamérica, considera apoyar este proyecto de periodismo joven e independiente con una suscripción premium.

¡Tienes siete días para probarla GRATIS, sin compromiso!

Imagen creada con DALL-E a partir de la descripción ‘elephants fight amongst each other inside of the Capitol building, digital art’

🐘 Un GOP caótico

Por Emilio Doménech

Lo importante. El partido republicano (GOP1) se enfrenta a semanas de incertidumbre conforme varios de sus legisladores ponen en duda el liderazgo de dos de sus figuras más prominentes: la de Kevin McCarthy en la Cámara de Representantes y la de Mitch McConnell en el Senado.

  • Ambos han sido determinantes en el rumbo del partido en los últimos años, aunque McCarthy ha sido marcadamente más cercano al expresidente Donald Trump.

Contexto. Los republicanos se han quedado muy cortos de las expectativas de victoria que tenían hace apenas unos días, cuando llegaban a las midterms con esperanzas de conseguir mayorías en ambas cámaras.

  • El Senado ya lo han perdido e incluso podrían ceder un escaño de más si la segunda vuelta de Georgia la gana el senador demócrata Raphael Warnock.

  • La Cámara de Representantes podría tardar unos días más en decidirse y, en todo caso, los republicanos apenas tendrían una mayoría de entre tres y seis escaños.

Esa mayoría de los republicanos en la Cámara de Representantes, aunque breve, significa que los miembros del partido podrán elegir al próximo presidente del hemiciclo.

  • El presidente de la Cámara de Representantes establece la agenda legislativa, con lo que los demócratas tendrán pocas opciones de proponer proyectos de ley salvo que así lo quiera aquel que esté presidiendo.

  • Tampoco sirve que los republicanos moderados puedan sumar mayoría con los congresistas demócratas porque jamás podrán votar a favor de una ley que no se proponga a voto por el presidente de la cámara baja.

Explícamelo. La victoria pírrica de los republicanos en estas elecciones deja en una situación complicada a los líderes del partido, cuyo liderazgo está siendo cuestionado entre otros de sus miembros, tanto de forma pública como privada.

  • En ambas cámaras, numerosos republicanos están pidiendo que se posponga la votación para elegir a los líderes del partido en las cámaras.

  • Las votaciones están previstas para este martes, pero McConnell y McCarthy saben que tienen a algunos rebeldes entre sus filas y puede que cedan a las presiones para retrasarlas.

¿Y ahora? Es difícil vislumbrar un futuro del partido en el que McConnell y McCarthy pierdan sus puestos como líderes de los republicanos, pero la presión desde las alas más extremistas y más moderadas podría ser suficiente para crear una crisis de liderazgo.

  • Y eso es lo que voy a explorar un poco más en profundidad en esta newsletter.

🐢 Mitch McConnell

La disputa por el liderazgo de los republicanos en el Senado es a priori la menos interesante porque será seguro el demócrata Chuck Schumer el que establezca la agenda legislativa de la cámara alta. Pero la lucha por un sustituto a McConnell podría resquebrajar las filas de los republicanos.

  • De un lado están los que apoyan a McConnell, que probablemente sean mayoría entre los 49 senadores republicanos de la cámara alta.

  • Del otro, los que cuestionan su liderazgo y que generalmente están del lado de Rick Scott, senador republicano por Florida.

Scott ha liderado el brazo de campaña de los republicanos en el Senado, el Comité Senatorial Republicano Nacional (NRSC). Su estrategia ha probado ser un fracaso, bien por los candidatos que ha apoyado o por los temas que ha decidido poner en primera plana:

  • Parte de la culpa de los candidatos pertenece también a Trump, cuyo apoyo fue trascendental en las carreras de Pennsylvania, perdida por Mehmet Oz; Arizona, perdida por Blake Masters; Nevada, perdida por Adam Laxalt, y Georgia, quizá perdida por Herschel Walker.

  • Otra parte tiene que ver con el plan legislativo que Scott promovió hace meses y en el que proponía que todas las leyes federales fueran reautorizadas cada cinco años, lo que ponía en peligro la supervivencia de la Seguridad Social o de Medicare, el seguro médico público para ancianos.

McConnell fue muy crítico con la estrategia de Scott, así como con algunos de los candidatos de Trump, lo que ahora los aliados de Scott le echan en cara.

  • Por un lado, alegan que McConnell y sus aliados alejaron a los donantes del partido de algunas de esas candidaturas.

  • Por otro, aseguran que fue McConnell el que carecía de una estrategia ganadora en estas midterms y que se apoyó excesivamente en las vulnerabilidades demócratas.

Senadores republicanos como Marco Rubio, Ron Johnson, Ted Cruz y Lindsey Graham han pedido que se retrase la votación por el liderazgo del partido en el Senado hasta que se esclarezca la carrera de Georgia, pero no parece que vaya a ocurrir.

🧑🏼‍⚖️ Kevin McCarthy

McCarthy es congresista por California y líder de los republicanos en la Cámara de Representantes desde 2019, cuando el republicano Paul Ryan abandonó el puesto.

  • McCarthy ya podía haber sido líder de los republicanos en 2015, pero el grupo de congresistas ultraconservadores Freedom Caucus se opuso a su candidatura.

  • Una vez líder en 2019, mostró una mayor cercanía a Trump e incluso hincó la rodilla con el expresidente pocas semanas después del Asalto al Capitolio con tal de no perder apoyos entre los miembros más extremistas de su partido.

La historia podría estar camino de repetirse de nuevo. El Freedom Caucus está otra vez en medio de todo el meollo:

  • Sus miembros ya le hicieron la vida imposible al predecesor de Paul Ryan, John Boehner, de quien consiguieron la dimisión en 2015.

  • Este lunes, el congresista Andy Biggs estaba anunció su candidatura a ser presidente de la Cámara de Representantes y desafiar así el liderazgo de McCarthy en la votación del martes.

Biggs, congresista por Arizona, solía liderar el Freedom Caucus. En principio, carece de apoyos suficientes como para ganarle la partida a McCarthy. Pero el plan va más allá de eso:

  • McCarthy necesita una mayoría simple en la votación de este martes, pero cualquier número que lo deje lejos de los 218 votos será un varapalo.

  • 218 es el número mágico porque es lo que necesitará en enero para ser presidente de la Cámara de Representantes.

Biggs podría conseguir solo un puñado de votos, quizá no más de dos o tres, pero basta que atente contra la credibilidad de McCarthy como líder para que empiecen a considerarse alternativas distintas de cara a la votación del próximo enero.

  • Una de esas alternativas es otro miembro del Freedom Caucus y uno de los mayores aliados de Trump en el Congreso: Jim Jordan.

  • Pero la realidad es que esto más bien parece una estrategia de presión para conseguir algunas concesiones por parte de McCarthy.

  • Principalmente, quitarle poder a McCarthy y al resto de líderes republicanos para que los miembros más conservadores del partido tengan mayor capacidad de decisión en la agenda del partido de aquí en adelante.

La congresista de extrema derecha Marjorie Taylor Greene, también miembro del Freedom Caucus, dijo este lunes que los republicanos deberían apoyar a McCarthy para cerrar cualquier resquicio que permita a los demócratas nominar a un candidato de consenso.

  • Algunos analistas ya están considerando la opción de que los demócratas propongan a un candidato republicano que consiga votos de algunos moderados como Brian Fitzpatrick, de Pennsylvania, Don Bacon, de Nebraska, o algunos de los nuevos congresistas de Nueva York que representan distritos ultracompetitivos.

  • Además, el presidente de la Cámara de Representantes no tiene por qué ser congresista, así que la opción de nominar a una figura respetada por el centro como Liz Cheney o Adam Kinzinger podría ganar fuerza en las próximas semanas.

Si los republicanos de la cámara baja llegan a enero divididos, los demócratas tendrán un hueco para presentar una alternativa.

🔥 Mi opinión

En cuanto al Senado, creo que McConnell tiene apoyos de sobra en el partido y que no hay una alternativa clara, y menos Scott.

En cuanto a la Cámara de Representantes, me cuesta creer que los republicanos vayan a pegarse semejante tiro en el pie, pero tengo curiosidad por ver cómo se posicionan Fitzpatrick y algunos de los nuevos congresistas moderados de los republicanos.

  • Si McCarthy no se compromete a alejarse de Trump, es posible que algunos de ellos no le ofrezcan su apoyo en la votación a presidente del próximo enero.

  • Y de la misma forma, me extrañaría todavía más que Jordan sí fuera capaz de conseguir esos apoyos teniendo en cuenta que es más extremista y cercano a Trump que McCarthy, de ahí que vea al segundo con opciones de sobra a pasar esta reválida.

Pase lo que pase, la mayoría republicana es tan breve que los próximos 50 días antes de la votación de enero prometen ser una auténtica montaña rusa dentro del partido republicano.

  • Y el martes encima tenemos el anuncio de la candidatura de Trump a la presidencia en 2024.

¡Yupiiiiii!

¿Desea saber más? En The Wall Street Journal hay una buena crónica de los aliados de McConnell y Scott intercambiándose rajadas. Y en Punchbowl News, CNN y POLITICO han publicado dos resúmenes de cómo está ahora mismo esta crisis de liderazgos dentro del partido republicano.


🎬 Una recomendación

Con la colaboración de Filmin
Por Emilio Doménech

Margin Call es una película estadounidense de 2010 dirigida por J.C. Chandor. Es una crónica de las últimas 24 horas antes de la caída de Lehman Brothers que desencadenó la crisis económica de 2008.

  • El reparto es inigualable: Kevin Spacey, Demi Moore, Jeremy Irons, Paul Bettany y Stanley Tucci interpretan a una serie de financieros de Wall Street que ven las últimas piezas del dominó de las subprime caer frente a sus ojos —y hacen lo posible por evitar ser aplastados por el último desplome.

Lo sorprendente de Margin Call es que es la ópera prima de Chandor, que luego dirigiría las excelentes All Is Lost, con Robert Redford; y El año más violento, con Jessica Chastain y Oscar Isaac. En el caso de este repaso a los últimos coletazos de un momento histórico en el que todos éramos más felices, el manejo de la tensión a base de conversaciones de despachos y revelaciones bursátiles es cuanto menos admirable.

  • Mayoritariamente, es un logro de un guion muy bien trabajado, con analogías sobre el mercado de valores que no te tratan como a un imbécil y diálogos que ponen en evidencia la lacra humana de estos tiburones de Wall Street.

    • Por supuesto, todo interpretado por un elenco al nivel más alto de sus respectivas carreras.

Si tienes la oportunidad, merece la pena ver antes el documental ganador del Oscar Inside Job, que recapitula las razones por las que se produjo el crash de 2008.

Margin Call está disponible en Filmin.


Imagen creada con DALL-E a partir de la descripción ‘the cryptocurrency blockchain is collapsing, digital art, and a white man with crazy curly black hair is sit’

🔥 Una criptocrisis

Por Anita Pereyra

Lo importante. La conocida plataforma de compraventa de criptomonedas FTX se declaró en bancarrota este pasado viernes, dejando a clientes e inversores profundamente descontentos y desplomando el precio de Bitcoin y otras criptomonedas.

  • FTX, que a principios de año fue valorada en 32.000 millones de dólares, pidió disculpas a sus inversores en un comunicado oficial.

  • Y Sam Bankman-Fried, su fundador y consejero delegado, dimitió de efecto inmediato tras el anuncio de la bancarrota.

Contexto. FTX fue creada en 2019 y rápidamente se convirtió en el tercer destino más importante de exchange. Es decir, de intercambio de criptomonedas.

  • Hasta la semana pasada, FTX había estado negociando una venta con Binance, la principal plataforma de compraventa de criptomonedas y rival de FTX durante años.

Sin embargo, un informe sobre el estado de cuentas de FTX filtrado por CoinDesk, un medio especializado en criptomonedas, alertaba que la empresa estaba teniendo serios problemas de liquidez que podrían vincularse a un mal manejo de sus fondos.

  • Según este documento, FTX y el fondo de cobertura Alameda Research (también de Bankman-Fried) tenía una cantidad inusualmente alta de su propia criptomoneda FTT. El documento daba a entender una relación ilegalmente estrecha entre ambas empresas.

  • La publicación y difusión del informe tuvieron un efecto inmediato: los inversores entraron en pánico y FTX registró retiradas de al menos 6.000 millones de dólares de sus clientes.

Explícamelo. El columnista Matt Levine ha estado siguiendo esta debacle y su crónica de la situación es que FTX probablemente estuvo usando como garantía su propia criptomoneda FTT, así como otras criptomonedas creadas y apoyadas por Bankman-Fried y sus socios: SRM (Serum), MAPS (Maps.me 2.0) y SOL (Solana).

  • Es decir, estaban usando criptos cuyo valor estaba en mayor o menor medida asociado a FTX y Bankman-Fried como garantía de los miles de millones de dólares que sus clientes habían metido en la plataforma para comprar e intercambiar criptos.

  • Cuando los clientes de FTX sospecharon que eso podía estar pasando, fueron a FTX a sacar su dinero de la plataforma, pero FTX carecía de liquidez como para devolverle el dinero a todos los clientes que lo estaban pidiendo de vuelta.

  • Por tanto, en el momento en el que clientes e inversores perdieron su confianza en FTX porque era incapaz de devolver dinero, el valor de las criptomonedas asociadas a la compañía y sus socios se desplomó —y por tanto esa garantía perdió gran parte de su valor y FTX pasó a ser insolvente en lo que se conoce como una espiral de la muerte.

  • Por eso ni siquiera Binance quiso comprarla. A esas alturas, FTX era demasiado tóxica tanto en lo financiero como en lo reputacional —FTX y Bankman-Fried se enfrentan ahora a investigaciones federales.

Y si te preguntas dónde está el dinero, Levine una teoría:

“¿Y dónde fue el dinero? No sé, pero el titular principal parece ser que FTX le dio todo el dinero a Alameda y Alameda lo perdió. No sé el orden de las operaciones en esta historia. La explicación más razonable es que Alameda perdió el dinero primero —durante la debacle del mercado de las cripto de la primavera y el verano, cuando los mercados estaban locos y Alameda se gastó dinero en apoyar a otras firmas de cripto fallidas— y entonces FTX transfirió dinero de sus clientes para apoyar a Alameda. Y luego Alameda nunca consiguió ganar ese dinero de vuelta y llegado un momento todos se dieron cuenta de que ese dinero ya no estaba”.

Sam Bankman-Fried, fundador de FTX y ahora ex-CEO, vio cómo su fortuna milmillonaria se esfumaba en cuestión de días con motivo del colapso de la plataforma.

  • La mayor parte de su riqueza estaba ligada a la propiedad de cerca de la mitad de FTX y una parte de sus FTT (monedas virtuales).

Además de los daños y perjuicios ocasionados a su fundador, la quiebra de FTX probablemente destruya miles de millones de dólares de riqueza y genere un aumento del escepticismo hacia las criptos. Sobre todo porque se precipitó en menos de una semana:

  • El pasado lunes, Bankman-Fried tranquilizaba a sus inversores vía Twitter de que la compañía y sus activos “estaban bien”, y calificó de infundados los rumores de que la empresa estaba teniendo problemas de liquidez.

  • El viernes, apenas cuatro días después, FTX publicó el comunicado anunciando la bancarrota y Bankman-Fried renunciaba del cargo.

¿Y ahora? El Departamento de Justicia y la Comisión de Bolsa y Valores abrieron una investigación sobre Bankman-Fried y su empresa, probablemente centrada en la posibilidad de un redireccionamiento ilegal de los depósitos de los clientes de FTX para el financiamiento de la actividad de Alameda Research.

  • FTX, por su parte, ha solicitado oficialmente acogerse a la protección del Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Estados Unidos, que permite a las empresas con problemas financieros reorganizarse bajo la protección de la ley.

Estos son los últimos tuits que Bankman-Fried publicó este lunes:

“What happen”, o en español: “Qué ha pasao”.

Más información en Bloomberg.


En otro orden de cosas, vuelve Martes en Washington con un repaso a lo que han dado de sí las midterms en las legislaturas estatales y las llamadas carreras down-ballot, una de las historias más importantes del ciclo electoral que suele pasar desapercibida en el plano internacional.

Si te ha gustado esta wikly, compártenos

Feliz semana,

Posdata: el vídeo del camello.

1

GOP o Grand Old Party es una forma coloquial de referirse al partido republicano.