jul 4 • 8M

💣 Coming soon: 'Barbenheimer'

Y también: una película para entender la Francia actual.

 
1×
0:00
-8:20
Abrir en el reproductorEscuche en);

Aparece en este episodio

Emilio Doménech
Las noticias estadounidenses de Washington D.C., Hollywood y Silicon Valley, contadas por el periodista Emilio Doménech desde Nueva York. Ahora, en formato podcast.
Detalles del episodio
Comentarios

4 de julio | Madrid

📬 Esta semana, en La Wikly Premium, yo tengo previsto hablar sobre Threads, la nueva plataforma de Meta que copia a Twitter, mientras que Anita centrará su atención en Argentina, donde ya hay candidatos presidenciales.

  • Si quieres recibir esas entregas y apoyar este proyecto, puedes probar la suscripción premium durante siete días sin compromiso aquí:

🕰️ Leer esta newsletter te llevará 7 minutos y 28 segundos.

👋 Aguanta hasta el final para un gran meme de Barbie. Bienvenido a La Wikly.


Imagen creada con Midjourney a partir de la descripción ‘The Barbie doll is working on a nuclear bomb in a vintage-looking lab, 40s style, luminous lighting’

🍿 Proyección doble top

Lo importante. Las salas de cine afrontan los dos meses más intensos del verano, pero ningún fin de semana está recibiendo tanta atención como el que protagonizarán Barbie y Oppenheimer el 21 de julio.

  • La coincidencia de sus estrenos se ha convertido en un fenómeno social en sí mismo por las diferencias abismales de ambas películas en materia de género, estética y audacia promocional.

  • Por suerte, su desembarco en salas también aviva la esperanza de que el cine conserva su estatus como dinamo cultural en un momento de incertidumbre en la industria.

Explícamelo. El evento ya conocido como Barbenheimer responde a una situación inusual: dos películas para adultos pretendidamente taquilleras que aterrizan en salas al mismo tiempo.

  • De un lado, la primera película de acción real protagonizada por Barbie, la archiconocida muñeca de Mattel. ¿El truco? La dirige Greta Gerwig (Mujercitas, Lady Bird) y la protagonizan dos estrellas del cine de prestigio: Margot Robbie y Ryan Gosling.

  • Del otro, el nuevo largometraje de Christoper Nolan (El caballero oscuro, Interstellar). ¿El truco? Un biopic del «padre de la bomba atómica» con una duración de casi 3 horas y que Nolan asegura que deja « absolutamente devastados» a quienes salen de verla.

vía Twitter

Los últimos datos del seguimiento de taquilla apuntan a que Barbie podría arrasar con más de 80 millones de dólares recaudados en su primer fin de semana de estreno. En cambio, Oppenheimer aspiraría a quedarse por debajo de la mitad de esa cifra, en los 40 millones, una cifra nada desdeñable.

  • Pocos podrían haber previsto hace uno o dos años que una película de Barbie dirigida por Greta Gerwig podría aspirar a doblar la taquilla de un filme de Nolan.

  • Pero el contraste de ambos filmes promete con crear un fenómeno de retroalimentación que encumbre a ambas películas en el fin de semana más importante del cine en 2023.

vía Google Trends

Contexto. Que dos películas originales

tengan la posibilidad de triunfar en taquilla en un mismo fin de semana supone un punto de inflexión en un verano peculiar para el cine.

  • Esta temporada tenía prevista ser la primera que recuperara las cifras de recaudación prepandemia, pero los resultados de varias películas de franquicia han sido decepcionantes.

  • The Flash (DC Comics), Elemental (Pixar), Indiana Jones (Lucasfilm), Rise of the Beasts (Transformers), La Sirenita (Disney) e incluso Fast X (Fast & Furious) o bien harán perder dinero a sus estudios o bien harán que los ejecutivos de Hollywood se replanteen estrategias a futuro.

Desde la pandemia, los estudios cada vez apuestan más a seguro, poniendo su dinero en el cine de franquicias, aventura-acción y animación que suele triunfar en taquilla, relegando a comedias y dramas a las plataformas de streaming. El problema va más allá.

  • En la pandemia, estudios como Warner Bros. y Disney dijeron adiós temporalmente a la ventana de distribución

    para priorizar el crecimiento de suscriptores en sus plataformas.

  • Esas decisiones supusieron un cambio en los hábitos de consumo de los espectadores, que asumían que podían ver comedias y dramas de calidad en streaming.

En el cine, una comedia de fantasía como Barbie o un drama histórico como Oppenheimer no llamaban tanto la atención como la experiencia de la aventura-acción, la animación, el terror o la franquicia, esa que los espectadores no quieren esperar a ver en streaming por puro FOMO.

  • Comedias de fantasía (Dragones y Mazmorras) y dramas históricos (The Last Duel, Amsterdam) no han sido géneros taquilleros últimamente salvo por honrosas excepciones (Todo a la vez en todas partes).

  • Mientras que títulos de franquicia como Super Mario Bros., Guardianes de la Galaxia 3 y Spider-Man: Across the Spider-Verse han arrasado.

💝 Una campaña memorable

La diferencia. Lo que la campaña de marketing de Barbie parece haber entendido a la perfección es cómo encajar la nostalgia de Barbie con el momento cultural.

  • Primero, abraza el estilo barbie infinitamente rosa con el empoderamiento de dos figuras del éxito feminista en Hollywood como Margot Robbie (producción) y Greta Gerwig (dirección).

  • Segundo, apuesta por una omnipresencia tan creativa como sorprendente que va más allá del clásico merchandising de vasos y paquetes de palomitas: un AirBnb de Barbie en Malibú, alianzas con marcas de ropa, de maquillaje, con Xbox, con Hot Wheels, con Pinkberry y más (este hilo).

  • Y tercero, se vale de unos Ryan Gosling y especialmente Margot Robbie que están disfrutando de su campaña promocional tanto o más que quienes observan desde fuera.

Con el rosa invadiendo aparcamientos y vallas publicitarias, lo curioso es cómo Oppenhaimer se ha puesto a la altura de semejante campaña: no lo ha hecho.

  • El marketing de la película no fue mucho más allá de iniciativas que suelen ser bien recibidas por la comunidad cinéfila de Nolan; una página web con cuenta regresiva, por ejemplo.

  • Eso y entrevistas tradicionales en las que Nolan y su reparto destacaron el poso emocional de la película, su trascendencia histórica y el hecho de que «hay que verla en pantalla grande».

vía Twitter

💡 La idea

¿Entonces? Pero la clave de toda esta historia tiene que ver con la promoción de Barbie y la excepcionalidad de que coincida en estreno con Oppenheimer.

  • Primero, porque esa campaña publicitaria omnipresente en medios, marcas y redes ha hecho imposible escapar de Barbie, amén de una coherencia narrativa perfecta.

  • Y segundo, porque el contraste de las dos películas ha facilitado la creación de memes y ha potenciado el crecimiento orgánico de la atención que reciben ambos estrenos.

Emilio: «Hacía tiempo que no veía un fenómeno cultural capaz de arrastrar semejante cantidad de interacciones en redes sociales. Hablo de decenas de tuits por encima de los 100,000 me gusta, cifras estratoféricas fuera del fenómeno fan de streamers, cantantes y grupos k-pop».

vía Twitter

Los estudios de Hollywood harían bien en prestar atención a lo que el equipo de marketing de Warner Bros. ha conseguido con Barbie al crear un evento que de verdad se siente especial en este 2023.

  • Y que no se pase por alto que Margot Robbie y Greta Gerwig recogieron el órdago de Tom Cruise para presumir de haber comprado entradas para Misión Imposible, Indiana Jones y Oppenheimer.

  • Pues si algo deben lograr estrellas, estudios y salas de cine es que ir al cine a ver los grandes estrenos debería ser una rutina, no la excepción.

Con películas buenas, eso sí.

vía Twitter

🎬 Una recomendación

Con la colaboración de Filmin
Por Emilio Doménech

La clase es una película de Laurent Cantet que ganó la Palma de Oro en Cannes en 2008. Sigue las dificultades de François Marin, un profesor de lengua francesa, con sus alumnos de un instituto en un barrio muy diverso de París.

  • Con pocas dificultades, fue una de las cintas galas más aclamadas de los 2000, aunque su increíble carrera se vio lastrada por una derrota inesperada en la categoría de Película de habla no inglesa en los Óscar contra la japonesa Departures.

La clase se vale de las interacciones (y enfrentamientos) entre Marin y sus alumnos para radiografiar a las nuevas generaciones francesas en una era de fuertes tensiones sociales, sea por las dificultades económicas o la falta de integración de sus familias en una demografía gala cambiante.

  • Los protagonistas, todos a la altura del reto, plantean conversaciones sobre la identidad o el sistema educativo guiados por un François Begaudeau que interpreta una versión ficcionalizada de sí mismo.

Al menos en este filme, y como también demostró más adelante en la genial Regreso a Ítaca, Cantet es un realizador que sabe escuchar. Y eso permite que los adolescentes hablen y terminen sus ideas, amén de un rodaje que se dilató durante un año y que incluye partes guionizadas e improvisadas.

La clase está disponible en Filmin.


En otro orden de cosas, esta noche vuelven las citas de política internacional con ‘Nanisimo por el mundo’ para hablar de la crisis de disturbios en Francia. Contaremos con la colaboración de Leticia Fuentes, corresponsal de laSexta y El Confidencial en París.

Compártenos, porfi.

Feliz martes,

Posdata: un meme más.

1

Es decir, que no sean una secuela, un spin-off o parte de una franquicia mayor como podría ser Marvel o DC Comics. Barbie toma como referencia una muñeca muy popular y Oppenheimer adapta un libro, pero ninguna tiene bagaje dentro del cine.

2

La ventana de distribución es el periodo tradicional de tres meses que transcurre desde el estreno de una película en salas hasta su lanzamiento en alquiler, entretenimiento en casa y streaming. La presión de los estudios para adelantar esa ventana es un debate que se alarga desde hace años, pero la pandemia aceleró la reducción de la ventana hasta tal punto que algunos estudios estrenaban películas en cines y streaming el mismo día.