La Wikly de Emilio Doménech
La Wikly
🛂 Caos perpetuo en la frontera
1×
0:00
-12:12

🛂 Caos perpetuo en la frontera

Y también: un thriller clásico imprescindible

5 de diciembre | Madrid

🕰️ Leer esta newsletter te llevará 9 minutos y 32 segundos.

👋 Aguanta hasta el final para un perro que no aprende la lección. Bienvenido a La Wikly.


Imagen creada con DALL-E

🛂 Frontera… ¿sin solución?

Lo importante. La crisis migratoria en el sur de Estados Unidos promete volver a los focos estas semanas conforme los republicanos exigen un «cambio transformador en las leyes de seguridad fronteriza» antes de aprobar más ayuda militar para Ucrania.

  • El foco en la frontera sur resucita un debate recurrente (e irresoluble) en Estados Unidos: una reforma migratoria profunda de mutuo acuerdo entre demócratas y republicanos.

  • Todo, en un contexto en el que ha aumentado el apoyo a medidas contra la inmigración como el muro que proponía Trump de forma tan polémica hace menos de una década.

Explícamelo. La frontera con México siempre ha llevado implícito para Estados Unidos el desafío de contener la inmigración ilegal. Sin embargo, el recrudecimiento de la crisis fronteriza estadounidense se ha convertido en una preocupación demandante para la administración de Biden.

  • Los funcionarios fronterizos estadounidenses han expulsado o devuelto a más miembros individuales de familias migrantes en los últimos cuatro meses que en cualquier año fiscal completo anterior.

  • La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) reportó 269,735 detenciones sólo durante septiembre, y alcanzó un nuevo récord máximo durante el año fiscal de 2,47 millones de detenidos en la frontera sur.

Contexto. Para la administración de Biden, la crisis migratoria no es solamente un desafío en materia de seguridad fronteriza.

  • Los gobernadores republicanos de estados sureños han liderado esfuerzos masivos para redirigir a miles de migrantes a estados norteños, generalmente demócratas, que denuncian una sobrecarga en sus servicios públicos debido a la cantidad de personas que han recibido estos meses.

  • Este abrupto cambio demográfico incluso está afectando al mercado inmobiliario. La crisis económica, apenas contenida, y el aumento de demanda de vivienda, ha contribuido a disparar los precios, provocando un acelerado aumento de personas sin hogar en muchas ciudades.

Nueva York es la ciudad más afectada por la situación, con miles de migrantes que viajan hasta allí, bien por su cuenta, bien ayudados por gobernadores como Greg Abbott, de Texas, que quiere así presionar al gobierno federal para endurecer la seguridad en la frontera sur.

Política. El tema ha vuelto al ojo público por demanda de los republicanos, que están bloqueando paquetes de ayuda militar a Ucrania e Israel bajo el argumento de que ese proyecto legislativo debe incluir cambios en la política fronteriza para detener el flujo de migrantes.

  • La estrategia inserta uno de los temas políticos internos más controvertidos en medio de un debate sobre política exterior en tiempos de guerra y a solo 11 meses de las presidenciales.

  • Lo que hace apenas un año era un apoyo abrumador a Ucrania en su lucha contra la invasión rusa se ha convertido en otra batalla partidista en Estados Unidos.

Opinión pública. Una encuesta de CNN realizada por SSRS en julio reveló que la mayoría de los estadounidenses (55 por ciento) se oponen a que el Congreso autorice fondos adicionales para apoyar a Ucrania en su guerra con Rusia. 

  • En este contexto, los republicanos han decidido convertir la causa ucraniana en moneda de cambio para conseguir sus propios objetivos políticos.

  • El líder republicano del Senado, Mitch McConnell, ha dicho que la «mejor manera» de garantizar el apoyo del Partido Republicano a Ucrania es que Biden y los demócratas acepten cambios en la política fronteriza.

  • El 71 por ciento de los votantes estadounidenses creen que los niveles actuales de seguridad en la frontera son insuficientes, según encuesta de Fox News. Un 57 por ciento está a favor del muro.

Con el fin de desbloquear los votos del Partido Republicano para la ayuda a Ucrania, un grupo de senadores centristas, republicanos y demócratas, se ha estado reuniendo en privado para idear una solución bipartidista.

  • Sin embargo, estas negociaciones implican tomar en consideración cambios a la ley de asilo propuestos por el Partido Republicano –que dificultarían a los inmigrantes el ingreso al país– e iniciativas como la reanudación de la construcción del muro fronterizo.

  • Para un buen número de demócratas, especialmente aquellos que llevan años abocados a intentar resolver el dilema fronterizo de la manera más humanitaria posible, las condiciones de esta negociación tienen visos de hacer retroceder a Estados Unidos en materia de derechos humanos.

Otras propuestas. En líneas generales, las visiones sobre cómo abordar la cuestión fronteriza están divididas dentro del Partido Demócrata.

Las congresistas Verónica Escobar (demócrata de Texas) y María Elvira Salazar (republicana de Florida) llevan meses negociando para tratar el asunto en el marco de un proyecto de ley bipartidista que aborde la seguridad fronteriza y nuevas vías para otorgar ciudadanía a inmigrantes indocumentados.

  • La Dignity Act contempla una inversión de 35.000 millones de dólares en infraestructura y seguridad fronterizas, aclarando que este dinero en ningún momento debe utilizarse para reemprender el proyecto del muro de Trump o propuestas excluyentes similares.

  • También prevé la creación del «estatus Dignidad», que otorgaría un marco de legalidad a las personas indocumentadas en Estados Unidos, permitiéndoles trabajar y viajar mientras cumplan una serie de requisitos como pagar impuestos y permanecer limpios de antecedentes penales.

  • En cuanto a las políticas de asilo, el proyecto propone crear «campos humanitarios» donde las familias tendrían que permanecer hasta 60 días mientras pasan por el proceso de asilo.

Escobar y Elvira Salazar han ganado apoyos a uno y otro lado del Congreso, aunque todavía sin alcanzar el consenso que les permitiría presentarla a voto.

  • De hecho, su propuesta sin duda no incluye el tipo de «cambio transformador» que el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Mike Johnson, exigió este martes a Biden.

  • Entonces, si hay un estancamiento político tan grande, ¿qué se puede hacer? Y si no se puede hacer nada, ¿dónde habría que poner el foco, aunque sea teóricamente?

💡 La idea

La realidad actual de Estados Unidos es que el sistema migratorio de su frontera sur es disfuncional: está fallando a los migrantes, a las comunidades que viven cerca de la frontera y al propio país.

  • Las políticas orientadas a la disuasión se han evidenciado negativas para todas las partes, por lo que el país necesita un enfoque distinto a largo plazo para revertir la dinámica de estos años.

  • Las organizaciones que se alejan de posturas maximalistas, como cerrar o abrir totalmente las fronteras, insisten en invertir en la creación de un sistema flexible, ordenado y seguro para el proceso de asilo.

Esto se dice fácil, pero evidentemente no lo es. Sin embargo, hay líneas de actuación en las que coinciden muchos expertos que intentan encontrar soluciones constructivas.

  • El American Immigration Council ha publicado un informe con 13 recomendaciones concretas, cada una de ellas con propuestas para llevarlas a cabo a través del poder ejecutivo y legislativo.

  • Estas recomendaciones reflejan cierto consenso entre los partidarios de unos Estados Unidos que desarrollen un sistema humanitario de inmigración.

Este consenso se resume en cuatro ejes:

1. Aumentar la capacidad y recursos de los pasos fronterizos. El modo correcto de solicitar asilo es presentarse en un paso fronterizo, pero estos se encuentran muchas veces colapsados. Con la administración Trump, incluso de forma deliberada.

  • Esto conduce a muchos migrantes a probar el modo incorrecto: cruzar por rutas ilegales y peligrosas como el desierto y entregarse a un agente fronterizo.

  • La resultante es, por un lado, peligroso para las personas que cruzan, y por otro, sensación de caos e inseguridad en las fronteras.

2. Acelerar las resoluciones sobre las solicitudes de asilo. Actualmente hay más de 1,3 millones de solicitudes de asilo pendientes, con una duración media de más de cuatro años para los procesos judiciales que les dan respuesta.

  • Esta situación retrasa la posibilidad de integración real de los solicitantes cuyo estatus de refugiado es finalmente aceptado, al tiempo que se deporta a personas que ya se han establecido de alguna manera en Estados Unidos.

  • Los migrantes pasan este periodo de diferente manera: casas de familiares, refugios o, con la peor de las suertes, centros de detención.

3. Incrementar las rutas legales de inmigración. Para la mayoría de personas que quieren migrar a Estados Unidos, no existe un modo legal y seguro de hacerlo.

  • Los estudios muestran de manera consistente que cuando se habilitan estas rutas, la inmigración ilegal decrece.

  • Un ejemplo: el programa Uniting for Ukraine permitió la entrada al país de 85.000 ucranianos en 2022 a través de un sistema de patrocinio, o apoyo financiero, de ciudadanos estadounidenses.

4. Adoptar medidas y acuerdos regionales. La situación de pico migratorio no solo afecta a Estados Unidos, sino a muchos otros países de América como Colombia o Costa Rica.

  • Según el American Immigration Council, «ampliar la capacidad de procesamiento nacional e internacional de refugiados y asilo en América Latina con el apoyo del ACNUR» debe ser un objetivo prioritario.

  • A pesar de su músculo económico, Estados Unidos recibe muchos menos refugiados que, por ejemplo, Colombia, hogar de más de 2,5 millones de venezolanos.

En junio de 2022, se dio un primer paso con la Declaración sobre Migración y Protección de Los Ángeles, un acuerdo con otros 21 países americanos que dice:

«La migración internacional irregular requiere un enfoque regional, [...] espíritu de colaboración, solidaridad y responsabilidad compartida entre los Estados».

Lo difícil de estas medidas es que necesitan de consistencia en su aplicación y paciencia en su mantenimiento para ver sus efectos, algo que se presume difícil en el contexto político de Estados Unidos. Y puede ser un círculo vicioso.

  • Sin soluciones que reduzcan la sensación de descontrol fronterizo, el sentimiento antiinmigración tiene visos de aumentar, como se ha visto también en otros países.

  • Eso solo puede significar un recrudecimiento de la retórica y de la defensa de política antiinmigratorias por parte de la derecha estadounidense, que a su vez podría empujar a los demócratas a llegar a acuerdos impensables años atrás.

Los próximos meses, con las ayudas a Ucrania e Israel en vilo, prometen vislumbrar cuánto está dispuesto a ceder Biden antes que dejar a dos de sus principales aliados abandonados, especialmente en el caso ucraniano.


🎬 Una recomendación

Con la colaboración de Filmin
Por Emilio Doménech

Monsters es una película británica de 2010 dirigida por Gareth Edwards. Sigue la historia de un periodista que decide ayudar a cruzar la frontera entre Estados Unidos y México a la hija de su editor. ¿El problema? La región está ocupada por una raza alienígena que llegó a la Tierra unos años atrás.

  • El reparto lo lidera Scoot McNairy en uno de los primeros papeles que le ganaron reconocimiento antes de convertirse en un habitual de la televisión (tienes que verlo en Halt and Catch Fire).

Monsters es el debut en largometraje de Edwards previo a encumbrarse con Godzilla (la buena), Rogue One y, más recientemente, The Creator.

  • En esta ocasión, se encarga de la dirección, el guion, la fotografía, el diseño de producción y los efectos visuales (que son tan reservados como efectivos).

  • Su trabajo en esta película ya apuntaba al talento que le vimos explotar después en secuencias como la del aeropuerto en Godzilla o la de Darth Vader en Rogue One.

En Monsters, Edwards se vale de la ciencia-ficción y un presupuesto bastante bajo para construir un thriller que es a la vez tenso, inquietante, atmosférico y, por supuesto, político.

  • Porque sí, Monsters no transcurre en la frontera entre Estados Unidos y México porque sí.

  • Lo curioso es que hablara de muros y extraterrestres terroríficos en 2010, cuando el debate migratorio en el país del norte todavía no había alcanzado las cotas que conocemos ahora.

Muy, muy disfrutable.

Monsters está disponible en Filmin.


Cargando...

En otro orden de cosas, este martes abriré stream para repasar la última hora de Israel-Palestina y descifrar las últimas encuestas de las primarias republicanas de Estados Unidos.

  • Podrás seguir el directo a partir de las 19:00 CEST en mi Twitch.

Compártenos, porfi.

Feliz martes,

Posdata: son perros, no aprenden.

0 Comentarios
La Wikly de Emilio Doménech
La Wikly
Las ideas de política, cultura y tecnología que mueven el mundo. Con podcast.