⚖️ Cómo desprestigiar a un fiscal

Y también: una película de John Ford y una historia de Acción de Gracias para hacerte llorar un poquito.

  
--:--
--:--

28 de noviembre | Nueva York

Hola, maricoper. Fiscalías en disarray.

Leer esta newsletter te llevará 13 minutos y 44 segundos.

Tensión máxima por si el pavo no sale vivo de esta. Bienvenido a La Wikly.

Apoya el proyecto de La Wikly


Lo importante: un repunte de robos en San Francisco y un trágico atropello de decenas de personas en Wisconsin ha vuelto a poner el foco en el movimiento progresista de fiscales en Estados Unidos.

  • En el punto de mira, fiscales que a lo largo de los últimos años han implantado medidas reformistas muy criticadas ahora tras año y medio de crímenes violentos al alza —y después de décadas de políticas tough-on-crime, o duras contra el crimen.

Explícamelo: tras años de protestas contra la discriminación racial y en pro de una reforma profunda del sistema de justicia criminal, los votantes de numerosas ciudades estadounidenses llevan años apostando por fiscales que proponen un cambio de paradigma.

  • La primera gran victoria siendo la de Larry Krasner en Philadelphia en 2017, pero ya hablaremos de él en un momentín.

Contexto: en EE. UU., las fiscalías de distrito representan al estado a la hora de enjuiciar a aquellos ciudadanos sospechosos de haber quebrantado la ley dentro de su jurisdicción, generalmente al nivel local o condal.

  • Por ejemplo, Krasner lidera la fiscalía del distrito de Philadelphia, que incluye tanto la propia ciudad como el condado de Philadelphia. En total, la jurisdicción opera dentro de unas fronteras que incluyen a 1.5 millones de habitantes.

Un fenómeno nacional. A Krasner se suman las victorias recientes de otros fiscales progresistas como Kimberly Foxx en Chicago (2015), Rachael Rollins en Boston (2018), George Gascón en Los Ángeles (2019), Chesa Boudin en San Francisco (2019) o, hace apenas unas semanas, Alvin Bragg en Manhattan.

Todos ellos representan a un movimiento que pretende dejar de gobernar a través del crimen e instaurar medidas reformistas como:

  • Dejar fuera del sistema a individuos que cometen crímenes por falta de recursos o por dificultades de salud mental —y reconducirlos en cambio a programas supervisados por las cortes.

  • Dejar de encausar a individuos con cargos menores como hurtos o posesión de drogas.

  • Acabar con prácticas de sentencia excesivamente duras o a las fianzas de pago en efectivo que la gente con menos recursos no se puede permitir.

  • Reducir la encarcelación masiva.

  • Poner fin a las condenas erróneas obtenidas a través de la mala conducta fiscal o policial.

  • Eliminar disparidades raciales en todas las etapas del proceso legal criminal.

Varios peros. Estos fiscales progresistas se enfrentan a problemas arraigados en el sistema de justicia criminal de EE. UU. que en muchos casos solo se resolverán a otros niveles del poder estatal y federal.

  • Los fiscales de distrito cuentan desde hace décadas con una influencia desmesurada en el sistema, en muchos casos decidiendo de forma unilateral el destino de miles de personas que pasan por los juzgados cada año.

    • Es algo que se ve muy claro en los acuerdos que los acusados firman con las fiscalías antes de enfrentarse a juicios en los que las sentencias pueden ser potencialmente mucho peores.

  • Cambios sistémicos solo pueden llevarse a cabo a través de leyes que necesitan ser propuestas y aprobadas a través del proceso legislativo tradicional.

Es decir, que son los nuevos fiscales progresistas los que deberían abogar por reducir su poder pese a que es precisamente con ese poder con el que pueden implantar reformas lo más cercanas a lo que desde el estado o el gobierno federal podrían o no llegar algún día.

Porque dado el poder de las fiscalías, medidas tomadas a nivel de distrito pueden tener consecuencias trascendentales en la forma en la que se enjuician los crímenes —lo que a su vez puede desencadenar cambios en la convivencia social de una comunidad.

  • Es de ahí que las elecciones a las fiscalías sean también pasto de las guerras políticas que consumen a EE. UU., como ya hemos analizado en esta newsletter en el pasado, tan recientemente como con el asunto de las juntas escolares.

Dado el perfil que tienen fiscales como Krasner o Boudin, el movimiento conservador estadounidense aprovecha cualquier oportunidad para cargar sobre estos fiscales algunos de los crímenes más sensacionalistas del momento.

  • Pero antes de pasar a los fiscales protagonistas, vamos primero con un poco de contexto.

🚔 Aumento del crimen

La tasa de homicidios en las principales áreas metropolitanas de EE. UU. aumentó en torno a un 30 por ciento entre 2019 y 2020. Para muchos, este hecho tiene correlación directa con la voluntad de varios fiscales progresistas, en diferentes distritos del país, de introducir reformas en la justicia penal.

  • Pero según el catedrático de derecho y economía John Pfaff, el aumento es consistente a lo largo de 69 grandes ciudades (nice) con fiscalías de todos los tipos.

La escalada de violencia que han sufrido muchos distritos en estos últimos meses ha terminado castigando políticamente a varios fiscales de corte progresista, a quienes se les responsabiliza de hacer que las ciudades vuelven a ser más propensas a la inseguridad.

  • Algunos incluso enfrentan iniciativas populares de destitución, así que vamos con tres de los casos más emblemáticos de este momento político:

🔔 Pennsylvania: Larry Krasner

Larry Krasner, un abogado de defensa criminal que había demandado al Departamento de Policía de Philadelphia 75 veces a lo largo de su carrera, obtuvo una victoria sorprendente en su carrera para fiscal de distrito en 2017.

  • Su triunfo fue un éxito para los progresistas en todo el país, ya que la trayectoria política de Krasner incluye representar a Black Lives Matter y promesas como la de poner fin a las fianzas en efectivo.

Cuatro años después, una de las figuras centrales del movimiento reformista de la justicia penal en EE. UU. está siendo asediado por el aumento destacado de los homicidios disparados en Philadelphia y las quejas de otros funcionarios locales.

  • Un exfiscal de distrito adjunto, respaldado por el sindicato de la policía local, lo desafió para las primarias del pasado mayo en unas elecciones en las que el partido demócrata de Philadelphia puso fin a años de tradición de apoyar a candidatos en el cargo negándose a respaldar a Krasner.

Shaun King, activista defensor de los derechos civiles, dijo que “su reelección lo significa todo”. Y probablemente fuera cierto para la izquierda, que se jugaba la fiabilidad de su propuesta de reforma penal en unas elecciones que Krasner acabó ganando con facilidad.

La urgencia por recuperar credibilidad en la gestión de fiscales progresistas ha teñido la campaña de reelección de Krasner con contrastes entre su administración y la de Frank Rizzo, exalcalde de Philadelphia, con un perfil duro con el crimen y polarizador racial.

  • Krasner sostiene haber cumplido sus promesas de campaña al reducir la población carcelaria, exonerar a los inocentes y reducir la cantidad de tiempo que las personas están en libertad condicional.

🌁 California: Chesa Boudin

Chesa Boudin se postuló para fiscal del distrito de San Francisco en 2019. Durante su campaña, sostuvo que el crimen estaba causado por la pobreza, la desigualdad de riqueza y el gasto gubernamental inadecuado en programas sociales.

  • También calificó la prostitución, el consumo abierto de drogas y el tráfico de drogas como "delitos sin víctimas", prometiendo no procesarlos.

Menos de dos años después de asumir el cargo, Boudin enfrenta una probable elección de destitución después de que los críticos de su administración obtuvieran más de 83,000 firmas de residentes que creen que Boudin ha hecho que la ciudad sea menos segura.

  • Los partidarios de su destitución argumentan que la postura de Boudin sobre los delitos menores ha creado una atmósfera "sin consecuencias" para algunos tipos de actividades delictivas.

    • También dicen que, lejos de centrarse en delitos graves, su oficina ha fracasado sistemáticamente en acusar y ganar casos contra delincuentes de alto nivel.

Se niega a procesar adecuadamente a los criminales y no se toma en serio el tráfico de drogas en las calles de nuestro vecindario”, afirma el sitio web de uno de los grupos más grandes que apoya la destitución de Boudin.

Los casos más mediáticos se han dado en las últimas semanas, con robos organizados en supermercados, farmacias y tiendas de lujo como Louis Vuitton.

  • Algunas cadenas incluso se niegan a reabrir en la ciudad porque dicen que el repunte de hurtos y robos organizados está encareciendo la seguridad y reduciendo sus márgenes de beneficios.

    • Aunque la alcaldesa de San Francisco y otras voces progresistas denuncian que esa no es la razón real de los cierres.

Los partidarios de Boudin conciben las críticas contra su gestión como motivada por políticas conservadoras y "duras con el crimen", que históricamente han fallado a las víctimas de delitos, sus perpetradores y los residentes de la ciudad.

  • Las cifras de la administración de Boudin reflejan que las tasas de cobro han aumentado para los casos de violación y narcóticos, mientras que han disminuido para el robo, consudcta desordenada y otros casos de menor nivel.

"Si esto fuera algo impulsado por mis políticas, no lo veríamos en Chicago, San José, Hayward, Walnut Creek o cualquier otro lugar del país en el que lo vemos (...) cualquiera que intente decir que los crímenes que presenciamos el fin de semana pasado son el resultado de una política específica de un funcionario electo específico, está tratando de distraerlo de los problemas del panorama general", dijo Boudin.

🐄 Wisconsin: John Chisholm

John Chisholm, fiscal de distrito del condado de Milwaukee elegido para el cargo en 2007, tiene un largo historial defendiendo la reforma del sistema de fianzas en efectivo porque argumenta que criminaliza la pobreza.

  • Chisholm ha presionado durante mucho tiempo para desviar a los delincuentes no violentos desde el sistema penitenciario a programas alternativos. Y ha hablado anteriormente sobre la reducción del número de encarcelamientos en el condado de Milwaukee.

El pasado domingo, un vehículo embistió contra una multitud que participaba en un desfile navideño en Waukesha. Al menos seis personas fallecieron y casi 50 resultaron heridas, entre ellas una veintena de niños.

  • El jefe de policía de Waukesha, Dan Thompson, dijo que el conductor, identificado como Darrell Brooks, venía de una disputa doméstica que había tenido lugar unos minutos de conducir hacia la ruta del desfile.

Brooks ha sido acusado de delitos más de una docena de veces desde 1999 y tenía dos casos pendientes en su contra en el momento del desastre del desfile.

  • De hecho, se encontraba en libertad bajo una fianza de 1,000 dólares por un caso en el condado de Milwaukee a principios de noviembre en el que fue acusado de golpear intencionadamente a una mujer con su coche. 

    • Los fiscales dijeron que están investigando la cifra que la fiscalía recomendó para su fianza, la misma que le permitió volver a hacer vida normal, calificándola de inapropiadamente baja.

Algunos republicanos se apresuraron a tomar el caso como otro ejemplo de un sistema legal quebrado:

  • Rebecca Kleefisch, una exvicegobernadora de Wisconsin que se postula para gobernador en 2022, calificó los asesinatos como “otra tragedia evitable que ocurrió porque se permitió que un criminal violento con antecedentes caminara libre y aterrorizara a nuestra comunidad”.

  • También Cindi Duchow, representante estatal, dijo que estaba introduciendo una enmienda constitucional que cambiaría el proceso de fianza en Wisconsin para permitir que los jueces consideren el peligro de un acusado para la comunidad al fijar la fianza.

    • Actualmente, los jueces sólo pueden considerar la posibilidad de que los acusados ​​no se presenten a una comparecencia ante el tribunal cuando fijen la fianza.

⚔️ Guerra de mensajes

El aumento del crimen ha abierto la veda para que el movimiento conservador y los sindicatos policiales intenten vincular las iniciativas fiscales reformistas como las que lideran Krasner y Boudin con eslóganes polémicos como Defund the Police [desfinanciar la policía, en español] que tan mala reputación tienen entre la ciudadanía.

  • Y para ver sus logros solo hace falta ver el fracaso del referéndum que pretendía reemplazar al departamento policial local con un Departamento de Seguridad Pública en la ciudad de Minneapolis, en la que asesinaron a George Floyd.

  • O la victoria el pasado verano del próximo alcalde de Nueva York, el demócrata Eric Adams, que había sido capitán policial y que abanderó un mensaje de seguridad contra el crimen al alza en la ciudad.

Del otro lado, los fiscales están repudiando las críticas con el apoyo multimillonario de grupos progresistas liderados por figuras conocidas como la de George Soros, que se gastó 1.7 millones de dólares en asegurar la reelección de Krasner.

  • Monto importante con electorados que en muchos casos son muy pequeños, ya que las elecciones a fiscales suelen contar con una baja participación.

La principal dificultad a la que se enfrentan los fiscales progresistas es hacerle entender a sus votantes que sus reformas, vayan a funcionar o no, necesitan de medidas políticas paralelas, de apoyo institucional y de tiempo.

  • Un tiempo que la pandemia y el aumento del crimen han reducido a mínimos.

El próximo año promete ser un hervidero en elecciones primarias demócratas en las que abogados reformistas tendrán que revalidar o estrenar victorias en ciudades de EE. UU. que han pasado un año y medio dificilísimo a nivel criminal.

  • Sin olvidar que los ejemplos de crímenes sensacionalistas en San Francisco o Wisconsin serán usados hasta la saciedad por los conservadores a la hora de convertir los supuestos fracasos de los reformistas en un asunto de trascendencia nacional:

“Estos criminales siguen en las calles porque los demócratas se niegan a encerrarlos”.

O algo así.

¿Desea saber más? En The Atlantic, un abogado presenta un argumento interesante para el movimiento reformista progresista: reducir el poder desproporcionado de la fiscalías.


🎬 Una recomendación

Con la colaboración de Filmin

El hombre que mató a Liberty Valance es una película de 1962 dirigida por John Ford. Sigue la historia de un abogado que es atracado por un forajido llamado Liberty Valance en su camino a un estado del Oeste estadounidense cuando aquello todavía era todo campo.

  • El reparto lo encabezan dos estrellas de la época, James Stewart y John Wayne, en la que fue su primera película juntos.

A excepción de los últimos 15 minutos de metraje, El hombre que mató a Liberty Valance es uno de los westerns que mejor encapsulan el propósito del género a través de una trama sencilla, directa y engalanada con un reparto excelente.

El guion de James Warner Bellah y Willis Goldbeck ofrece un estudio sobre las contradicciones de un hombre que tenía pensado llevar la ley a un territorio que no sabía que necesitaba de ella.

  • Y mientras el resto de personajes descubre el valor que tienen sus voces (las mujeres casi todavía no, sorry), sea a través de la educación o del voto, el protagonista sucumbe a la única alternativa que le ofrece ese desalmado nuevo mundo de revólveres y prensa a golpe de whisky.

A su manera, y casi todo siempre sujeto a personajes prototipo con sobrado encanto, El hombre que mató a Liberty Valance también muestra una versión a escala de cómo la democracia de la república estadounidense fue poco a poco haciéndose hueco lejos de los centros urbanos de la costa este.

  • ¡Y es harto entretenida! ¡¡Y divertida!!

El hombre que mató a Liberty Valance está disponible en Filmin.


⚡️ Una historia cute

Abuela de Acción de Gracias es el título de una de las historias más enternecedoras que ha salido de Twitter en el último lustro. Todo se remonta a una invitación de Acción de Gracias que una mujer blanca llamada Wanda Dench envía por mensaje de texto al número equivocado en noviembre de 2016.

  • Al otro lado del número erróneo estaba Jamal Hinton, un joven afroamericano que pidió ver una foto de la persona que le estaba escribiendo, supuestamente su abuela. Jamal respondió al selfie de Wanda con una imagen suya, probando que efectivamente no estaban emparentados.

En esa misma cadena de mensajes, Jamal dijo que, pese a no ser familia, él también quería un plato en el Acción de Gracias de Wanda. Unos días después, ambos se juntaron para celebrar la cita juntos —y con el marido de Wanda, Lonnie.

  • Jamal y Wanda se siguieron juntando en los años siguientes, con celebraciones que también incluyeron a la novia de Jamal, Mikaela.

    • Esto es en 2021:

La imagen de los cuatro que encabeza este párrafo esconde una noticia bastante triste: Lonnie, el marido de Wanda, falleció por complicaciones de Covid-19 en la primera ola de la pandemia en abril del 2020.

  • Por aquel entonces, miles de personas enviaron mensajes de cariño a Lonnie. Según Jamal, “Wanda me dijo que todo el amor y apoyo que estaba recibiendo puso una gran sonrisa en su rostro”.

Jamal y Mikaela se juntaron con Wanda en noviembre de 2020 y también la semana pasada:

¡Viva internet!

PD: Y por favor, si esta historia es fake, por favor que nunca se descubra. Necesito que sea cierta.


En otro orden de cosas, este lunes volveremos al calendario habitual con Lunes por el mundo, nuestro stream semanal sobre los principales titulares internacionales de la semana a partir de las 22:00 hora peninsular de Españita.

  • Podrás seguir el directo aquí.

Share

Hasta el lunes,