👨‍🏫 Guerra en las juntas escolares

Y también: una película de padres que se humillan a sí mismos y más 'Dune', por favor.

  
--:--
--:--

6 de noviembre | Nueva York

Hola, maricoper. Padres enfurecidos.

El podcast de La Wikly también está disponible en iTunesSpotifyiVoox.

  • Añade el podcast a tu plataforma favorita haciendo click en el botón “Listen in podcast app” que aparece justo debajo del reproductor.

Apoya el proyecto periodístico independiente de La Wikly con una suscripción premium que incluye tres newsletters extra a la semana, acceso a nuestra comunidad privada de Discord y eventos exclusivos para los maricopers premium:

Leer esta newsletter te llevará 10 minutos y 40 segundos.

Tenemos tienda. Cómpranos cosas. Bienvenido a La Wikly.

Share


Lo importante: las derrota demócratas en las elecciones a gobernador en Virginia han presentado un panorama desolador para el partido de cara a las elecciones de medio mandato de 2022, unas en la que se juegan sus mayorías en el Capitolio.

  • ¿Por qué? Los republicanos parecen haber encontrado el campo de batalla perfecto para ganar elecciones: las juntas escolares.

Explícamelo: el movimiento conservador en Estados Unidos lleva meses centrando esfuerzos y recursos con tal de llevar la conflagración política a los organismos que administran los colegios públicos del país.

  • Aprovechando los cierres de colegios durante la pandemia y las guerras culturales que abruman el ecosistema mediático de EE. UU., Virginia ha probado ser el laboratorio perfecto para definir un mensaje republicano ganador de cara a las elecciones del año que viene.

Contexto: en EE. UU., la mayoría de colegios públicos se enmarcan en distritos escolares que son administrados por juntas generalmente independientes a los poderes locales, estatales y federales, aunque financiados e influenciados por ellos.

  • Es decir, un distrito escolar está operado por una junta electoral formada por miembros que en su gran mayoría son elegidos por constituyentes al nivel local, pero reciben dinero de la administración pública.

    • Por tanto, a veces tienen que adscribirse a políticas concretas para conseguir financiación.


⚠️ Vuelve a leer

“Junta electoral formada por miembros que en su gran mayoría son elegidos por constituyentes al nivel local”.

Es decir, elecciones locales para elegir a candidatos que después administrarán decenas o incluso centenares de colegios públicos.


En Virginia, el republicano Glenn Youngkin empezó su campaña a gobernador sin tener demasiado claro qué mensaje destacar. En aquellos inicios, lo único importante era saber mantener las distancias con Donald Trump, una figura detestada en las zonas residenciales ricas del norte del estado —los llamados suburbs.

  • El norte del estado es clave porque incluye algunos de los condados más poblados de Virginia. Es el llamado Beltway a las afueras de Washington D.C., con lo que hay una destacada población blanca adinerada, muchos de ellos con estudios universitarios.

Estrategia: Youngkin y sus asesores sabían que para ganar Virginia necesitaban motivar a la base de votantes de Trump, generalmente en las zonas rurales y con menos recursos (casi todo lo rojo del mapa de arriba), y convencer a los suburbs ricos de que los demócratas habían volado demasiado cerca del sol.

  • Y ahí los republicanos dieron con una frustración nacida en tiempos pandémicos: el cierre continuado de colegios incluso cuando la ciencia no lo justificaba.


⚠️ Ejercicio de empatía

Piénsalo: la mayoría de estudiantes en el norte de Virginia se pasaron un año sin clases presenciales. Eso implicaba padres que debían apartar sus trabajos, algo que ha afectado desproporcionadamente a las mujeres, y familias que de repente tenían que invertir más dinero en niñeras o centros de cuidado infantil.

  • Sin olvidar los efectos perjudiciales que estudiar desde casa han tenido en niños y adolescentes a nivel de salud mental y de quedarse por detrás de sus compañeros en el temario, algo que ha afectado desproporcionadamente a los menores de pocos recursos y minorías.

Para que te hagas una idea, los distritos escolares públicos del norte de Virginia tienen una buenísima reputación y sin embargo han perdido entre un 3.4 y un 5 por ciento de estudiantes pese a ser regiones en continuo crecimiento poblacional.

  • En resumen, los padres están hasta los cojones.


Subida de nivel: los republicanos aprovecharon ese resquicio para colocar también mensajes propios de las guerras culturales que el movimiento conservador ha abanderado desde hace años, aunque de forma mucho más descarnada desde la llegada de Trump.

  • Mensajes hiperlocales: la polémica en el condado de Loudoun por la agresión sexual de un joven de 15 años a otra adolescente en un baño de chicas.

    • La derecha criticó a los demócratas por aprobar una ley de baños de género neutro que permite la entrada de depredadores sexuales en los baños de chicas.

      • En realidad, la anécdota se desvirtuó al máximo, pero la gestión de la junta escolar del condado fue lamentable por la falta de transparencia.

  • Mensajes nacionales: la controversia en torno al concepto de la Teoría Crítica de la Raza (CRT), pese a descontextualizado, se ha convertido en una consigna conservadora muy efectiva en distritos escolares como los del norte de Virginia.

    • Con tantos padres en casa cotilleando las clases online de sus hijos, muchos han escuchado de primera mano cómo el profesorado impartía temarios con una particular obsesión con el racismo.

      • Muchos padres prefieren que sus hijos vean a sus compañeros sin pensar en la raza.


⚠️ Que quede claro

En muchas ocasiones, el concepto de Teoría Crítica de la Raza se distorsiona. De hecho, ha pasado a englobar numerosas preocupaciones que poco tienen que ver con esa tesis teórica que niños de 9 años serían incapaces de estudiar.

  • Pero ese es precisamente el éxito de los conservadores, lograr que cada indignación parental en los colegios tenga un concepto de fácil referencia con el que definir su enfado.


Youngkin supo distanciarse de las polémicas más viscerales en torno a esas guerras culturales, pero sin duda enfocó sus esfuerzos en lograr que la educación nunca desapareciera del debate público. Y lo logró.

  • Las encuestas no solo descubrieron que la educación y la economía se disputaban el primer puesto del tema más importante para los votantes, sino que el republicano ganaba a los votantes que listaban a la educación en lo más alto.

    • Eso es algo casi insólito porque los demócratas suelen contar con la confianza de los votantes que consideran la educación el asunto más relevante a la hora de ir a las urnas.

  • Youngkin pidió más financiación para colegios y profesorado al tiempo que los medios de la derecha batallaban esas guerras culturales —y los medios del centro-izquierda caían en la trampa de intentar explicar por qué los conservadores estaban engañando a los padres con motivos racistas.

    • Y supo aprovechar al máximo un gafe que su rival, el demócrata Terry McAuliffe, cometió durante un debate al decir: “No creo que los padres deban decirle a los colegios qué deben enseñar”.


🇺🇸 El plano nacional

A nivel nacional, las juntas escolares se han convertido en una auténtica arena política donde los republicanos pretenden librar la batalla cultural con la suspensión de las medidas sanitarias preventivas y el rechazo a la Teoría Crítica de la Raza como banderas.

  • El mes pasado, la Asociación Nacional de Juntas Escolares (NSBA) llegó a pedir ayuda federal al presidente Biden para hacer frente a las crecientes amenazas que enfrentan los miembros de las juntas ante críticas por los mandatos de mascarillas o la CRT.

Contexto: El trabajo de las juntas escolares, al menos hasta hace poco, consistía principalmente en planificar presupuestos, discutir el menú del almuerzo o contratar superintendentes.

  • Sin embargo, las preocupaciones por la calidad educativa de sus hijos debido al contexto pandémico incentivó una mayor participación en algunos padres.

Por ejemplo, la tensión entre quienes buscaban una flexibilización de las medidas preventivas y quienes las defendían ha convertido los debates en las juntas escolares en un ambiente tóxico y cargado de violencia latente.

  • ¡Y a veces no tan latente! 

    • En septiembre, un activista de Iowa enojado les gritó a miembros de la junta: "¡Sabemos dónde viven! ¡Los vamos a acechar! ¡Vamos a ir a su casa!".

    • En octubre, Missouri vio estallar peleas a puñetazos en la votación para imponer un requisito de uso de  mascarilla.

En Rapid City, Dakota del Sur, la reciente elección de cuatro miembros de la junta escolar, respaldados por el partido republicano local, ha inclinado la balanza del cuerpo de siete miembros que supervisa la educación de aproximadamente 14.000 estudiantes.

  • La CRT no es parte del plan de estudios escolar de Rapid City, pero eso no impidió que los candidatos lo convirtieran en un tema central de la campaña.

"Creo con todo mi corazón que así es como van a introducir el socialismo y el marxismo en nuestras escuelas", dijo la miembro recién elegida Deb Baker en un evento de campaña.

Hace tan solo un año, CRT era un término que se escuchaba principalmente en las discusiones entre académicos sobre las formas en que el racismo ha dado forma a varias instituciones y prácticas en EE. UU.

  • Ahora, es el término que abarca los temores de que a los jóvenes se les esté enseñando a odiar al país a través de la recitación constante de sus pecados y de que los blancos deben ser considerados irremediablemente racistas.

La partidización de las juntas escolares es motivo de preocupación para muchos funcionarios, que no sólo ven cómo estas tensiones repercuten negativamente en los niños sino también en cómo la escalada de violencia erosiona progresivamente la democracia en su expresión más local.

  • La escalada de violencia en los debates sumada a las amenazas ha hecho que muchos miembros de las juntas, padres y exeducadores, renuncien.

    • Los miembros que no lo hacen se enfrentan a iniciativas de destitución. Ballotpedia enumera 59 de ellas contra 147 miembros diferentes en 2021.

    • Y una mayoría de candidatos republicanos han ganado elecciones a juntas escolares en las elecciones del pasado martes.

“Está comenzando a haber una desconfianza inherente en las juntas escolares. Existe la idea de que estamos aquí para adoctrinar a los niños, socavar a los padres o cosas así, cuando estamos en el mismo equipo”, dice Allison Pratt, que lleva seis años en la junta escolar de Vail, Arizona.

La accesibilidad de estos órganos, la mayoría abiertos al público, es el principal factor que ha convertido a las juntas escolares en una herramienta del partido republicano para instalar en la agenda pública sus prioridades y preocupaciones.

  • Algo que no hace más que reforzar el poder local que los republicanos mantienen en una gran cantidad de estados y los vuelve mucho más competitivos de cara a las elecciones de medio mandato del próximo año.

Algunos expertos en educación advierten que las juntas escolares están desperdiciando tiempo que podría dedicarse a abordar cuestiones como la contratación de maestros, garantizar que los estudiantes tengan acceso a internet en casa o mejorar las oportunidades para los jóvenes con discapacidades.

“Cada vez que no hablamos de esos temas y hablamos de algo más que genera división y que puede que no esté sucediendo en absoluto, o al menos no al nivel en el que se describe, se pierde la oportunidad de en lo que realmente necesitamos. centrarnos”, dijo Chip Slaven, director de defensa de la Asociación Nacional de Juntas Escolares.

¿Desea saber más? En POLITICO tienen un buen análisis de la victoria de Youngkin con la ayuda de dos de sus estrategas. Y la conservadora Bari Weiss escribió un análisis fascinante sobre cómo descartar el debate sobre la Teoría Crítica de la Raza es en realidad una forma de condescendencia por parte de la clase con estudios universitarios hacia la que carece de ellos.


🎬 Una recomendación

Con la colaboración de Filmin

Un dios salvaje es una película estadounidense de 2011 dirigida por Roman Polanski. Adapta una obra de teatro en la que dos matrimonios se reúnen para hablar sobre un enfrentamiento que se ha producido entre sus hijos adolescentes en el colegio.

  • La protagoniza un reparto de ensueño encabezado por Jodie Foster, Kate Winslet, Christoph y John C. Reilly.

La película está casi enteramente rodada en la casa de uno de los matrimonios, con lo que es esa clase de filme que no destaca tanto por su virtuosismo técnico como por lo entregados que están los actores, lo afilados que están los diálogos y el ritmo que impone el montaje.

  • No miento cuando digo que mi primera vez con esta película fue en uno de los pases de prensa en los que más me he reído nunca. Es desternillante.

Lo mágico de la película tiene mucho que ver con el guion original de Yasmina Reza, autora de la obra, puesto que sabe explotar los peores instintos de los padres cuando tienen que defender las acciones de sus vástagos —y todos los miedos, inquietudes y orgullos propios que derivan de esa conversación.

  • Y sinceramente, después del tema de hoy, nada mejor que ver a unos padres humillarse constantemente hasta quedar reducidos a la reducción más patética e infantiloide de sí mismos.

    • Encima, con cuatro actores al más alto nivel de su carrera.

Un dios salvaje está disponible en Filmin.


🌟 Un vídeo para admirar a una estrella

Rebecca Ferguson es una de las mejores actrices del momento, cosa que volvió a demostrar en Dune. En este vídeo de Vanity Fair, repasa su filmografía contando numerosas anécdotas sobre las películas que ha rodado.

  • Te dejo ese vídeo y este otro sobre la banda sonora de Dune porque hoy se nos ha quedado una newsletter un poco larga, pero volveremos con todo la semana que viene. Promised.


⚡️ I mean, I get it


En otro orden de cosas, este jueves estuve en Twitch charlando con Marta Montojo sobre la cumbre climática COP26 y hablamos sobre los grupos activistas que están manifestándose en paralelo para lograr más y mejores decisiones por parte de líderes políticos y económicos.

  • Puedes ver el stream completo aquí.

Share

Hasta la semana que viene,