💉 Testeo: la nueva guerra entre Trump y los gobernadores

  
0:00
-18:49

20 de abril | Nueva York

Hola a todos. Los gobernadores exigen a Trump ayuda con los test de coronavirus y hay una nueva app social superexclusiva que querrás conocer.

El podcast de La Wikly también está disponible en iTunesSpotifyStitcher y TuneIn. Puedes añadir el podcast de hoy a tu plataforma favorita haciendo click en el botón “Listen in podcast app” que aparece justo debajo del reproductor de ahí arriba. Con eso ya deberías recibir todas las actualizaciones.

Si quieres estar más al día que nadie, puedes suscribirte a La Wikly Premium, el complemento perfecto a esta newsletter con un podcast extra que sale entre semana. Es la mejor forma de apoyar mi trabajo:

Suscríbete ahora

Ah, y si te gusta esta newsletter, siempre puedes darle al corazoncito de ahí arriba o compartir esta newsletter con tus amigos, familiares y seguidores:

Comparte esta newsletter

Leer esta newsletter te llevará 13 minutos y 4 segundos.

Cero sorprendido con que el meme de los ataúdes resulte remontarse al medievo. Bienvenido a La Wikly.

Si no estás suscrito, hazlo aquí


© Spc. Michael Bezares (New York National Guard)

💉 🦠 Testar, testar y testar

Lo importante: Ahora que Trump pone más atención en la reapertura de la economía estadounidense, los gobernadores redirigen el foco a otra preocupación: la falta de coordinación para establecer un sistema de testeo con el que llevar un control exhaustivo de la pandemia de coronavirus.

Explícate. Como vienen diciendo los expertos desde hace meses, y tal y como se ha visto en China y Corea del Sur, una estrategia efectiva para controlar el coronavirus pasa por tener un sistema robusto de testeo y rastreo.

  • Esto lo que significa es que se hagan los suficientes test como para tener una idea de la envergadura del brote de una región específica (testeo) y que se pueda después contactar con aquellos que han podido estar en contacto con un infectado para que se aíslen o se hagan más test (rastreo).

En términos generales, existen dos tipos de test:

  • Prueba molecular. Son los test conocidos como PCR, siglas de Reacción en Cadena de la Polimerasa. Sirven para determinar si una persona tiene COVID-19 en el momento en el que se hace la prueba.

    • Son los que tienen que meterte un hisopo por la nariz casi hasta el cerebro que luego envían a un laboratorio. Tarda varias horas en dar resultados.

  • Prueba serológica. Son los test que sirven para determinar si una persona tiene unos anticuerpos en su sangre o plasma con motivo de haberse infectado con el SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19.

    • Son los que se hacen con una muestra de sangre. Pueden dar resultados en apenas 15 minutos y decir si alguien ya ha pasado el coronavirus (y tenga posible inmunidad a contagiarse de nuevo).

Para qué. El testeo masivo de ambos tipos de pruebas ayuda a tener una idea de la envergadura del alcance de la pandemia en una región determinada. Es decir, que solo con un plan de testeo masivo en marcha pueden llevarse a cabo estrategias de reapertura de la economía de una región.

Por qué. Porque si las autoridades saben cuántas personas están infectadas y cuántos ya lo han estado, entonces podrán:

  • Tomar decisiones más informadas de qué partes de la región abrir.

  • Coordinar precauciones en según qué lugares de la región.

  • Llamar a aquellos que hayan podido haber sido expuestos al virus y pedirles que se queden en casa.

Desde el gobierno federal avisan que durante la transición a la nueva normalidad será tan importante el testeo como el uso de mascarillas y desinfectante de manos o el respeto al distanciamiento social.

Los estados creen que ese asunto lo van a poder controlar mejor. Pero lo que por ahora sí parece estar fuera de su alcance es el establecer un sistema de testeo capaz de funcionar de forma efectiva y masiva en medio de esta crisis.

Estados Unidos necesita triplicar el número de test moleculares de coronavirus que está haciendo en estos momentos para poder llevar un seguimiento eficaz de cómo está moviéndose la pandemia por el país. ¿Y de dónde viene esto?

Todo se remonta al mes de febrero, el llamado mes perdido de la administración de Trump en el que problemas de regulación, de pifias y de falta de liderazgo por parte del gobierno federal mermaron la capacidad de respuesta a la crisis.

  • Todo esto: según más de 50 expertos, científicos, oficiales y exoficiales de salud pública consultados por The New York Times.

Ahora, el foco está en la falta de algunos de los materiales esenciales para poder hacer los test. Dos palabras clave en este asunto:

  • Hisopos: los bastoncillos de algodón esos enormes que te meten en la nariz.

  • Reactivos: las sustancias químicas que se usan para determinar si las muestras tienen una reacción que revele si el testado da positivo o no.

Este vídeo de los gobernadores pidiendo ayuda al gobierno federal con esos dos materiales lo resume todo bastante bien:

Gobernadores de estados como Nueva York, el demócrata Andrew Cuomo, y Michigan, la demócrata Gretchen Whitmer, han pedido a la administración de Trump que use la Defense Production Act* para exigir que empresas privadas produzcan esos materiales.

  • *Esto es una ley que se remonta a la Guerra de Corea y que autoriza al presidente a exigir que las empresas acepten y prioricen contratos que sean del interés del gobierno federal.

  • Trump ya la ha usado para que compañías como General Motors y General Electric ayuden a hacer más respiradores.

La respuesta de Trump a todo este asunto ha tenido dos versiones:

  • ‘Sageraos. Por un lado, Trump ha acusado a gobernadores como Cuomo de exagerar sus demandas, sea con camas de hospital o con ventiladores.

    • Según Trump, Cuomo solo ha conseguido que se preparen más camas o se produzcan más ventiladores de los necesarios.

  • Pa’vosotros. Por otro, Trump ahora dice que la responsabilidad de hacer test es de los estados y que deben ser ellos los que consigan el material necesario para hacerlos.

    • Y esto lo dice después de su polémica del pasado lunes cuando aseguró que él tenía autoridad total sobre los estados. Se retractó en los días posteriores.

Venga, va. Pese a eso, Trump cedió a las demandas este domingo y anunció que sí usará la Defense Production Act para que se produzcan más hisopos.

  • No sin antes criticar un aspecto determinante del problema: esta crisis ha alterado los canales de producción y distribución, con lo cual es más difícil conseguir algunos de los materiales que hacen falta para los test.

    • Ejemplo: una de las mayores empresas manufactureras de hisopos está en Lombardía, la región más golpeada por el coronavirus en Italia.

La pena es que la producción de millones de hisopos deja varias cuestiones sin contestar:

  • Sigue habiendo escasez de reactivos para hacer los test, como señaló Cuomo el pasado viernes.

    • Cuomo ya ha dicho que este lunes van a empezar a hacer test serológicos para tener una estimación del alcance de la pandemia en el estado de Nueva York.

  • Sigue habiendo falta de equipos de protección individual para el personal sanitario que está haciendo los test.

  • Sigue habiendo falta de personal sanitario para hacer los test.

Ante los obstáculos evidentes a los que se enfrentan los estados para hacer test a escala, la preocupación está ahora en decidir si empezar a reabrir las economías o no.

  • Y ahí es donde entra la presión de muchos gobernadores a la administración de Trump, al que le piden una estrategia nacional de coordinación con los estados para conseguir los materiales de test (y hacer esos test).

  • Hay estados que ya están planeando abrir parte de sus economías en los próximos días.

Scott Gottlieb, que lideró la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) desde 2017 a 2019, resumió bien en este hilo de Twitter qué es lo que hay que hacer a continuación.

  • No os lo traduzco porque se pone muy técnico, pero el tl;dr es que Gottlieb tiene un plan con bastante sentido que el gobierno federal no parece estar siguiendo. O que al menos no ha anunciado todavía. Y de ahí la frustración de los gobernadores.

¿Desea saber más? The New York Times tiene un artículo fantástico que explora el tema del testeo en la región de Nueva York y las dificultades de la gente para hacérselos. Y el mismo diario tiene un reportaje contando que los test serológicos que hay ahora mismo en EEUU están dando montones de problemas, pero eso ya lo dejo para otro día.


🤓 Tres lecturas relevantes

Silicon Valley: ‘El chat de voz Clubhouse encabeza una ola de nueva de apps sociales’, por Josh Constine en TechCrunch (en inglés; 7 minutos).

VC Twitter se traduce como Venture Capital Twitter. Es la parte de Twitter en la que la que se desenvuelve la gente de Silicon Valley. Específicamente, aquellos inversores de riesgo que ponen dinero en apps con la esperanza de que lo peten. El nuevo fenómeno en VC Twitter gira en torno a una misteriosa app llamada Clubhouse que he visto definida como ‘Twitter con audio’. La idea es que hay distintas salas de conversaciones donde entras y participas. No entiendo muy bien la diferencia con respecto a Discord o Timespeak, dos apps de salas de chat por audio muy populares entre gamers, pero imagino que llevar Clubhouse al terreno de las conversaciones importantes con ese aura de exclusividad con el que cuenta ahora la convierte en una app a tener en cuenta. Vista la respuesta, dinero van a tener. El resto del artículo habla de otras apps que están triunfando durante el confinamiento. Hay algunas referencias curiosas y otras bastante útiles.

Washington D.C.: ‘Activistas proarmas están usando grupos de Facebook para promocionar protestas anticonfinamiento’, por Isaac Stanley-Becker y Tony Romm de The Washington Post (en inglés; 6 minutos).

Las manifestaciones anticonfinamiento de los últimos días en estados como Michigan, Ohio, Kentucky o Texas representan solo a una minoría de la población estadounidense, como bien prueba el apoyo de la ciudadanía a las órdenes de quedarse en casa en diferentes encuestas. Pero ahí están. Y vuelven a demostrar que en Facebook se cultiva la desinformación en formas difíciles de contrarrestar. Aunque no sé si es peor eso o los tuits de Trump pidiendo la liberación de ciertos estados. NBC News cuenta que ya hay seguidores tomándoselo al pie de la letra.

Hollywood: ‘Cómo el coronavirus ha cambiado la forma en la que vemos, escuchamos y jugamos’, por Lucas Shaw en Bloomberg (en inglés; 5 minutos)

Muy fan de este reportaje de Lucas Shaw, cuya newsletter sobre Hollywood ahora llamada Screentime leo religiosamente cada semana. Concluye que durante el confinamiento estamos escuchando menos música y podcasts y viendo menos tele en primetime y más directos en Twitch.


😆 Quitándole la gracia

Debido a que hay menos polución, ahora puedo ver. Este genial meme nace de imágenes que ha compartido mucha gente en los últimos días sobre paisajes antes imposibles de disfrutar a causa de la polución. En The Guardian tienen un artículo guay al respecto. Pero lo mejor son los memes. Este está bien. No podía faltar la mención a las precuelas. O al Halo. ¿O a los politiqueos de Kenya?

En esa línea, muy apreciados también los memes de “La naturaleza se está curando” que han dejado buenas referencias a las vacas marítimas, los dinosaurios, los payasos y la gente de Florida.

Y en vídeos e imágenes que os alegrarán el día:


🤩 Un vídeo para recordar al GOAT

Michael Jordan será motivo de mucho debate a lo largo de las próximas semanas gracias a The Last Dance, la serie documental de 10 partes que ESPN estrenó este domingo y que Netflix irá estrenando en su plataforma en los días posteriores a la emisión de cada episodio*. El proyecto repasa la última temporada de Jordan con los Chicago Bulls, la de 1997-1998.

La gente está entusiasmadísima con el tema y las críticas son fantásticas. En Metacritic, donde recopilan las reseñas de los críticos especializados, la serie tiene ahora mismo un [90/100] con ocho reviews publicadas.

“Si has venido con el más mínimo entusiasmo, es un montaje ridículamente divertido y tremendamente atractivo de increíbles imágenes de baloncesto y entrevistas razonablemente introspectivas por parte de casi todos aquellos a los que querrías escuchar hablar sobre el tema”, lee la reseña de Dan Feinberg para The Hollywood Reporter.

*Lo de Netflix es solo fuera de Estados Unidos.


👋 Y para terminar...

Unas recomendaciones. Terminé la última temporada de La casa de papel y bien. En la línea de las anteriores. No tengo mucho que añadir lejos de lo que ya sabemos todos: es tramposa, le copia muchas referencias a otras películas y tiene un reparto muy carismático con sus eventuales odiosos cabrones (y que ya conté en su momento por qué creo que es una de las claves del éxito de la serie). ¡Seguiré viéndola muy gustoso!

En cuanto a Westworld, quiero esperarme unos pocos capítulos más antes de sacar conclusiones. Puedo adelantar que el aspecto sci-fi me está entusiasmando más que nunca, pero que la desconexión con los personajes de las anteriores temporadas me tiene un poco desconcertado. No está consiguiendo atraparme a un nivel más emocional como sí lo consiguieron primera y segunda. Veremos.

Y si queréis descojonaros, a mí Ibai me alegró el día con su entrevista en La Resistencia. El susto es impagable.

Si no estás suscrito, hazlo aquí

Si quieres apoyar mi trabajo recibiendo una newsletter y un podcast extra, puedes hacerlo aquí:

¡Suscríbete!

Hasta la semana que viene.