👮‍♂️🇺🇸 Qué reformas policiales quieren los que se manifiestan estos días en EEUU

  
0:00
-20:39

9 de junio | Nueva York

Hola, charlie. Estados Unidos busca una respuesta a las protestas.

El podcast de La Wikly también está disponible en iTunesSpotifyiVoox, Stitcher y TuneIn. Puedes añadir el podcast de hoy a tu plataforma favorita haciendo click en el botón “Listen in podcast app” que aparece justo debajo del reproductor de ahí arriba. Con eso ya deberías recibir todas las actualizaciones.

El miércoles, publicaré un podcast especial sobre qué pinta empieza a tener la carrera al Senado ahora que Trump es tan impopular y el viernes publicaré otro sobre las novedades de la semana en torno a las protestas. Solo los podrás escuchar en La Wikly Premium, el complemento perfecto a esta newsletter con un podcast extra que sale los viernes por 5 euros al mes:

Suscríbete ahora

Leer esta newsletter te llevará 10 minutos y 54 segundos.

Me alegra saber que hay Karens que reciben su merecido. Bienvenido a La Wikly.

Si no estás suscrito, hazlo aquí


© Lorie Shaull (Flickr)


Lo importante
: Autoridades públicas empiezan a responder a las demandas de los manifestantes que estos días llenan las calles en los cientos de miles de personas en protesta por la muerte de George Floyd a manos de la policía.

El racismo. Y aunque Black Lives Matter [Las vidas negras importan, en español] es el eje de las protestas, la brutalidad y la discriminación policiales se han convertido en el primer objetivo de las mismas.

  • Si por algún sitio se puede empezar a combatir el racismo, dicen los activistas, es reformando (o desmantelando) la que es una fuerza opresora con demasiado poder en Estados Unidos: la policía.

Follow the money. Los departamentos de policía son hoy en día uno de los entes más influyentes en grandes y medianas ciudades.

En muchas urbes, se llevan en torno al 25-35% de los presupuestos generales de los ayuntamientos, según un informe de The Center for Popular Democracy.

  • Y hay dinero que muchas veces va destinado a pagar la mala conducta de los policías. El departamento de policía de Nueva York pagó el año pasado casi 70 millones de dólares a personas que habían presentado reclamaciones al cuerpo.

Los críticos argumentan que la policía lidia con problemas para los que los agentes no están entrenados: personas sin hogar, con problemas de salud mental, drogadictos.

Ni qué decir que la policía suele en su mayoría lidiar con asuntos poco relacionados con el crimen como paradas o accidentes de tráfico.

  • Y que, si acaso, enfrentar esa clase de incidentes con arrestos y/o violencia solo acaba por crear un círculo vicioso interminable.

Además, es una tesitura de la que salen perjudicadas las minorías, especialmente afroamericanos y nativos americanos, porque la policía interactúa con ellos de forma más habitual (y no precisamente justa)

A más interacciones, a más supervisión de sus barrios, más posibilidades de que vean un crimen, de que lleven a cabo una detención o de que apliquen violencia sobre una persona.

  • Y sí, los negros en Estados Unidos son más dados a cometer crímenes per cápita, pero eso no justifica que los paren más a menudo por motivos anodinos (fallos mecánicos del coche), que hagan uso de fuerza sobre ellos de forma más habitual o que sean MUCHO más propensos a que les disparen estando desarmados:

DTP. Es de esos términos que nace el movimiento Defund the Police, o Desfinanciar la Policía, una consigna habitual en las protestas de los últimos días que en ningún caso apoya una mayoría de los estadounidenses, pero que ha dejado imágenes como esta.

Impopular. El periodista Derek Thompson hacía el otro día un repaso de un informe de la Agencia de Estadísticas Judiciales en el que se veía la cantidad de interacciones que tiene la ciudadanía con la policía.

La conclusión básica es que la policía es un elemento comunitario básico para los vecindarios estadounidenses.

  • Por ejemplo, una abrumadora mayoría (80 por ciento) de los encuestados por la Agencia de Estadísticas Judiciales decía estar satisfecho con sus llamadas al 911, el número de emergencias.

  • Y otro ejemplo, YouGov publicó una encuesta la semana pasada en la que solo el 16 por ciento de los estadounidenses querría desmantelar o desfinanciar la policía.

Cuidado. Pero centrarse en el concepto ‘Defund the Police’ como algo absoluto es algo injusto con numerosos activistas que llevan años en esta lucha buscando reformas trascendentales de las fuerzas policiales, pero no el desmantelamiento completo de las mismas.

  • Ojo, hay activistas que sí quieren ese desmantelamiento completo porque creen, y tienen razón, que hay comunidades de color que han perdido la confianza en los cuerpos policiales.

Por ejemplo, la senadora demócrata Kamala Harris intentaba evadir este lunes comprometerse a ‘Desfinanciar la policía’ y viró en cambio hacia las iniciativas reformistas que buscan muchos en el movimiento Defund the Police.

Es decir, que la idea moderada está más bien en reimaginar el concepto de seguridad pública.

Pero no renunciando por completo a la policía, sino redirigiendo parte de los recursos destinados a los departamentos de policía hacia programas sociales que participen en términos como la drogadicción, la salud mental y/o las comunidades marginales.

  • En vez de usar a la policía para aplicar la ley en cualquier incidente, contar también con programas educativos, sociales y sanitarios que complementen esa labor.

Existen otros acercamientos que no exigen transformar el concepto de seguridad pública de forma tan novedosa y que han dado resultados.

En Camden, Nueva Jersey, una ciudad de mayoría afroamericana, han visto una caída de en torno al 50 por ciento en crímenes violentos desde que desmantelaran y reconstruyeran de nuevo el cuerpo policial en 2013.

Lo que hicieron en Camden, según cuenta Bloomberg, fue liderar una transición para tener una ‘policía comunitaria’. Eso significó más policías patrullando las calles, pero también:

  • Contacto más frecuente y cercano con la comunidad

  • Entrenamiento de desescalada de conflictos

  • Definición específica del uso de fuerza razonable y proporcional

Hay multitud de acercamientos posibles a la hora de replantear el papel de la policía en las comunidades estadounidenses, pero ya hay ciudades tomando pasos importantes:

  • Nueve concejales del Ayuntamiento de Minneapolis decidieron hace unos días desmantelar el departamento de policía, aunque todavía no han especificado qué estrategia piensan seguir de aquí en adelante.

  • En Portland, Oregon, el superintendente de los colegios y el alcalde se pusieron de acuerdo en quitar a lo policías de las escuelas y mover ese presupuesto a programas comunitarios.

  • Los alcaldes de Los Ángeles y Nueva York se han comprometido a reducir los presupuestos de los departamentos de policía, aunque muchos activistas consideran esos anuncios insuficientes.

  • Y los demócratas propusieron este lunes una ley de reforma policial que pretende prohibir las llaves de cuello que se vieron en muertes como la de Eric Garner y limitar la protección que tienen los agentes cuando hieren o matan a alguien, entre otras medidas.

  • Joe Biden, por cierto, dice que NO apoya desfinanciar la policía.

Reformas policiales de este calibre necesitan tiempo para saber realmente qué consecuencias positivas tendrán, si es que las tienen, pero lo que no parecen haber apaciguado es el ímpetu de los que todavía se manifiestan en las calles.

¿Por qué? Bueno, mirad a los republicanos y a la Casa Blanca. ¿Han dado alguna señal de que van a ceder? ¿Alguna referencia a posibles reformas policiales? Por ahora, solo los demócratas se han posicionado al respecto. Así que cabe seguir esperando.

¿Desea saber más? Para los que te digan eso de ‘es que las protestas son muy violentas’, pásales este espectacular reportaje de The New York Times con muchas manifestaciones a vista de pájaro. Y para más sobre reformas policiales, este vídeo de Wyatt Cenac's Problem Areas de HBO y el que hice para Newtral la semana pasada.


🤓 Tres lecturas relevantes

Washington D.C.: ‘En Klamath Falls, Oregon, victoria declarada sobre Antifa, que nunca se presentó’, por Brandy Zadrozny y Ben Collins en NBC News (en inglés; 12 minutos).

Collins y Zadrozny suelen aliarse para hacer reportajes extensos sobre movimientos extremistas y su influencia online. En esta ocasión, estudian cómo el fenómeno de Antifa, un movimiento antifascista descentralizado y sin líder, se convirtió en el villano invisible de comunidades de apenas unos cientos de habitantes en numerosas partes de Estados Unidos. ¿La razón? Publicaciones falsas en redes sociales que apuntaban que Antifa tenía pensado enviar autobuses llenos de sus miembros a pequeñas localidades para invadirlas, vandalizarlas y ya de paso asesinar a algún policía. ¿El resultado? Patrullas de gente armada en pueblos pequeñísimos por miedo a grupos de extrema izquierda que nunca se presentaron en sus hogares.

Silicon Valley.: ‘Cómo la moderación de contenido puede empoderar a los racistas’, por Casey Newton en The Verge (en inglés; 9 minutos).

La moderación de contenido en redes sociales es un asunto de recurrente debate en Silicon Valley, pero nunca parece haber estado el asunto tan cerca de sufrir un punto de inflexión como ahora. Twitter etiquetó un tuit de Trump por ‘glorificar la violencia’, Snapchat dijo que dejaría de promocionar la cuenta del presidente en su plataforma y Facebook… Facebook no hizo nada. Newton aprovecha la coyuntura para hacer un repaso a las diferentes estrategias de moderación que existen y cómo mirar al debate de cara al futuro.

Hollywood: ‘‘¿Este eres tú?’ y el renovado deseo por comerse a las celebrities’ por Miles Klee en MEL Magazine (en inglés; 6 minutos)

Desde que empezó la pandemia, las celebrities se han enfrentado a un tipo de escrutinio más elevado que en el pasado. Que hayan podido pasar el confinamiento en sus mansiones mientras lo retransmitían todo por Instagram no ha ayudado. Pero con la llegada de las protestas por la muerte de George Floyd a manos de la policía, los famosos se enfrentan a otro frente: el político. Es de ahí que haya destacado tanto últimamente el concepto de ‘This you?’ [¿Este eres tú?, en español], una forma de echarle en cara la hipocresía a aquellos que ponen el grito en el cielo estos días por las injusticias raciales —o que no lo hacen y por eso son mayor objeto de críticas. El artículo de MEL Magazine, una de las mejores revistas sobre cultura pop y de internet ahora mismo, trata el tema muy bien.


😆 Quitándole la gracia

Swole Doge vs. Cheems. A estas alturas habréis visto este meme por mil lugares diferentes. Es sin duda uno de los más divertidos y versátiles que han salido en lo que va de año y tengo claro que estará muy arriba en el top anual del 2020.

En realidad, es una versión remasterizada del famoso Virgin (vírgenes de poca autoestima) vs. Chad (hombres atractivos y exitosos). En este caso, los más populares de Swole Doge vs. Cheems son los que comparan diferentes eras históricas como el que encabeza este párrafo, pero empezó con este otro en Facebook.

En este enlace tenéis muchos para reíros un rato. Y en esta cuenta de Twitter tenéis montones de versiones en español. Algunos que me han hecho especial gracia:

Y en vídeos e imágenes que te alegrarán el día:


🤩 Un vídeo para entender el fenómeno k-pop

La comunidad k-pop, corto para korean-pop, se ha convertido en pocos años en una de las más destacadas en redes sociales, dominando hashtags, récords y tendencias por doquier. Es tal la devoción de los fans que prácticamente solos han logrado catapultar a grupos como BTS y Blackpink a la fama internacional, un salto que sin duda el género merecía después de pasarse años como una mera anécdota que parecía solo cosa de Tumblr.

Pero quiero hablar de la comunidad k-pop porque en este último par de semanas se han hecho virales por otra razón: su completa ofensiva por destrozar los hashtags creados desde la derecha estadounidense. Ya sea para criticar a Antifa, el movimiento descentralizado de antifascistas tan antagonizado por la derecha (a veces, con razón), o para aupar a Trump, ha habido numerosos hashtags que estas semanas han sido enterrados por vídeos de k-pop como el que encabeza estos párrafos.

Esta iniciativa nace de un fenómeno diferente conocido como K-Pop Fancam Replies. Si seguís cuentas de cultura pop como PopCrave sabréis a lo que me refiero (ejemplo: abajo). Sus menciones están plagadas de vídeos protagonizados por un solo miembro de una de estas bandas k-pop. Se trata de las llamadas fancams (cámaras fan) que siguen la actuación de uno de los miembros de una determinada banda. La idea nació como forma de que los fans apoyaran a su estrella favorita llenando lugares como Twitter de vídeos protagonizados por ellas, pero en los últimos años se ha transformado también en un formato usado de forma irónica o como shitposting (esto es, más o menos, publicar mierda irrelevante para arruinar una conversación en otro caso coherente).


👋 Y para terminar...

Una recomendación. Tengo pendiente hablarte junto a Pablo Moloco de HBO Max, la nueva plataforma de Warner Bros. que tiene una biblioteca de contenido alucinante y que me ha permitido revisitar dos entregas de El señor de los anillos en el poco tiempo libre que he tenido en estas últimas semanas.

Pero ya que he hablado tanto de racismo, la actriz Bryce Dallas Howard ha publicado una lista interesante sobre el tema en el contexto estadounidense que creo que os puede servir para empezar. La tenéis aquí con enlaces a las plataformas en las que los títulos están disponibles. Recomiendo mucho ver Watchmen, en HBO. Es tremendo lo rápido que se ha hecho hiperrelevante desde que se estrenó hace apenas unos meses.

Also, el álbum ‘Chromatica’ de Lady Gaga es cojonudo. Ya van varios discos muy top este año, eh. Lejos de los singles, mis favs son ‘Alice’, ‘Fun Tonight’ y ‘Sine From Above’.

Ah, y si te gusta esta newsletter, siempre puedes darle al corazoncito de ahí arriba o compartir esta newsletter con tus amigos, familiares y seguidores:

Comparte esta newsletter

Hasta la semana que viene.