🦠 Por qué Trump está perdiendo la guerra contra el coronavirus

  
0:00
-26:15

14 de julio | Nueva York

Hola, charlie. El virus se ceba con EEUU y TikTok se ve en las últimas.

El podcast de La Wikly también está disponible en iTunesSpotifyiVoox, Stitcher y TuneIn. Puedes añadir el podcast de hoy a tu plataforma favorita haciendo click en el botón “Listen in podcast app” que aparece justo debajo del reproductor de ahí arriba. Con eso ya deberías recibir todas las actualizaciones.

El viernes, publicaré un podcast especial las últimas novedades de la semana en La Wikly Premium, el complemento perfecto a esta newsletter con el que apoyar mi trabajo por 5€ al mes. ¡Y ahora también tenemos servidor de Discord en el que crear una comunidad juntos!:

Suscríbete ahora

Leer esta newsletter te llevará 11 minutos y 49 segundos.

Jamás había visto una tarta TAN fina. Bienvenido a La Wikly.

Si no estás suscrito, hazlo aquí


© NIH (Flickr)

🦠 Vuelve el virus; cae Trump

Lo importante: Con la curva de coronavirus todavía en alza, la atención pasa a los estados del llamado Sun Belt del sur estadounidense donde la pandemia parece estar descontrolada, especialmente en Florida, Arizona y Texas.

  • Recuerda. Dos de esos estados, Florida y Arizona, serán clave en las elecciones presidenciales de 2020 y la popularidad de Trump sigue resintiéndose conforme su falta de liderazgo se hace más evidente entre la ciudadanía.

No lo digo yo, lo dicen las encuestas. Las últimas que ha hecho CBS News/YouGov en esos tres estados demuestran que Trump está perdiendo el control de la narrativa.

  • Un 68 por ciento de los votantes en Florida dicen que su estado reabrió demasiado pronto por la presión de la administración de Trump.

    • El gobernador republicano Ron DeSantis empezó la reapertura a primeros de mayo, apenas dos semanas después de que Trump presentara las recomendaciones Opening Up America Again (Abriendo Estados Unidos de nuevo).

  • En torno a un 70 por ciento de los votantes de esos tres estados que dicen estar “muy preocupados” con el coronavirus apoyan a Biden. En cambio, menos del 15 por ciento de aquellos “no preocupados” por el virus apoyan al candidato demócrata.

    • Es una estadística que ilustra los problemas a los que se enfrentaría Trump si la pandemia sigue siendo el tema principal que guía la actualidad política llegado noviembre (y sin recuperación económica firme por delante).

  • Y este es el otro dato al que más atención estoy prestando: en 2016, un 57 por ciento de los votantes de Florida mayores de 65 años se decantaron por Trump en vez de por Hillary Clinton, a la que solo apoyaron en un 40 por ciento. Ahora, solo un 50 por ciento (-7) apoya a Trump, mientras que Biden se lleva un 42 por ciento de esos apoyos (+2).

    • Es decir, que los muchos jubilados que viven en Florida estarían inclinando la balanza del estado del lado demócrata, algo que podría ser decisivo en noviembre porque Florida reparte MUCHOS delegados.

      • Para que os hagáis una idea. Si Trump ganara TODOS los estados que conquistó en 2016 salvo Michigan y Florida, perdería la carrera contra Biden en un mapa que luciría así:

(Y dudo que si Trump pierde Florida, gane en cambio Pennsylvania o Wisconsin, visto lo que dicen las encuestas de las últimas semanas).

Pero mirando los datos, ¿tan mal está el país? ¿De verdad no tiene Trump forma de recuperar el terreno perdido? La realidad es problemática. Primero, lo bueno:

  • Hay indicios de que gran parte de los contagios son entre jóvenes, lo que limitaría el número de muertes que va a haber como consecuencia de esta ola de contagios.

    • Además, los hospitales están mejor preparados y han aprendido lecciones de la primavera, con lo que sabrán responder mejor a las dificultades de los pacientes.

  • Se hacen más test que nunca, de ahí que veamos récords como el que se batió en Florida este fin de semana con el mayor número de casos jamás publicado por un estado en un solo día (más de 15.000).

    • Nueva York nunca llegó a informar de un número tan elevado, pero en marzo y abril no se hacían tantos test como ahora.

  • En Arizona parece, y solo parece, que la curva del número de casos se está aplanando y que el aumento exponencial de los últimos días habría llegado a su fin.

    • El gobernador republicano Doug Ducey ordenó hace un par de semanas el cierre de bares, gimnasios y cines, entre otras instalaciones, con tal de frenar el contagio.

Y ahora, lo malo:

  • El número de casos en todos esos estados del sur es muy problemático. También en otros donde las medidas de confinamiento han sido más estrictas y duraderas como California.

    • Que el gobernador demócrata de California Gavin Newsom cediera el poder de reabrir a los condados fue sin duda un error. En especial, en lo que tiene que ver con permitir la reapertura de bares, que parece ser uno de los grandes focos en multitud de regiones diferentes.

      • En California, por cierto, vuelven a cerrar a partir de este martes bares y los interiores de restaurantes, así como cines y otras instalaciones de recreación.

  • El número de muertes vuelve a aumentar semanas después de que también lo hicieran los números de casos diagnosticados y hospitalizaciones.

    • Como ahora se detectan los casos antes, las muertes también tienden a publicarse más adelante, de ahí que se esté viendo un rango importante de tiempo entre los nuevos repuntes y las muertes que ahora sí están empezando a escalar en Florida, Texas, Arizona o California.

  • Otras regiones del Oeste y del Midwest están empezando a ver cómo sus curvas vuelven a tener una curva ascendente, complicando la situación de cara a la reapertura de colegios del mes de agosto.

    • En California, los dos mayores distritos de escuelas públicas ya han dicho que las clases serán online a lo largo del otoño.

Y por último, lo peor:

  • Trump quiere reabrir los colegios pase lo que pase, incluso amenazando con bloquear la financiación de las escuelas públicas que se nieguen a reabrir en otoño.

    • Quiero esperar a ver qué dicen las encuestas sobre este tema porque aunque es cierto que reabrir los colegios con esta curva es arriesgado, padres y niños pueden llegar a sufrir mucho con otros tres o cuatro meses sin clases presenciales, especialmente entre la clase trabajadora.

  • Los aliados de Trump atacan al doctor Anthony Fauci con tal de desacreditarle conforme sus declaraciones sobre el estado crítico por el que pasa el país cobran más relevancia en los medios.

    • Fauci ha dicho en varias ocasiones que la comparación con Europa deja claro que Estados Unidos no ha hecho un buen trabajo para contener el virus.

¿Desea saber más? Muy pendientes ahora de cómo evolucionan las curvas en las regiones más vapuleadas. Podéis seguirlo todo en la genial sección especial de coronavirus de The New York Times. La semana que viene intentaré hablar del aspecto económico de la pandemia conforme se concretan planes en el Capitolio y la Casa Blanca.


🤓 Dos lecturas (y una escucha) relevantes

Washington D.C.: ‘TikTok lucha por conseguir control’, por Casey Newton en The Verge (en inglés; 7 minutos).

Quiero dedicar una newsletter completa a explicar qué demonios está pasando con TikTok ahora que han aumentado las presiones por parte de los políticos en Washington D.C. para bloquear la app en Estados Unidos, pero lo he querido dejar para la semana que viene porque la situación pandémica requería más atención. En cualquier caso, Newton está siguiendo todos los acontecimientos y sus columnas ilustran que la guerra contra la influencia tecnológica china va a seguir siendo prioritaria para la administración de Trump, incluso pese a que pueda suponerle un disgusto a millones de chavales que disfrutan de la plataforma a diario (¡yo incluido!, aunque sin ser tan chaval).

Silicon Valley.: ‘Agujero de conejo: ¿qué nos está haciendo internet?’, por Kevin Roose en The New York Times (en inglés; 4 horas y 30 minutos).

Apuntad este podcast del NYT porque me parece una de las mejores radiografías que he escuchado sobre cómo los llamados ‘agujeros de conejo’ de contenido en lugares como YouTube pueden acabar provocando que alguien crea en teorías de la conspiración disparatadas o empiece a compartir ideas tóxicas de diferentes extremismos. Son ocho episodios que incluyen entrevistas a usuarios que han entrado en ese agujero de conejo, a la consejera delegada de YouTube y al youtuber PewDiePie, a veces protagonista de las controversias derivadas de los rabbit holes. Es un podcast muy bien producido, como siempre con el NYT.

Hollywood: ‘Cómo Zendaya, John David Washington y Sam Levinson empezaron y terminaron una película secreta durante el confinamiento’ por Anthony D’Alessandro en Deadline (en inglés; 12 minutos)

Hollywood tiene muchos problemas con los que lidiar ahora que los repuntes han vuelto a complicar la reapertura de los cines, pero una de las grandes incógnitas dentro de la industria también es desde hace meses el cómo volver a rodar series y películas sin poner en riesgo a los equipos de producción. Pues es posible que Zendaya y el director Sam Levinson, colaboradores en la serie Euphoria de HBO, tenga parte de la respuesta. El artículo de Deadline repasa la aventura de filmar una película durante el confinamiento con reglas y protocolos muy estrictos. Por ejemplo: el equipo se mudó a Monterrey, California, donde hicieron cuarentena durante dos semanas antes de ponerse a rodar en una casa bastante top (hay imágenes en el artículo). Es imposible que se pueda trasladar a producciones más ambiciosas, pero es interesante ver lo creativos que pueden llegar a ser en Hollywood para sacar adelante proyectos independientes.


😆 Quitándole la gracia

Todos somos tarta. Todo empezó como cualquier otro vídeo viral de Tasty, el portal de recetas de BuzzFeed. Musiquita alegre, comida deliciosa en primerísimo primer plano y… objetos y alimentos que resultaban no ser lo que parecían, sino tartas hiperrealistas. El vídeo pronto degeneró en uno de los memes más nihilistas de lo que va de año: la duda existencial de si somos tarta y no lo sabíamos. Ya no puedes fiarte ni de ti mismo:

Hay gente tan traumatizada con este asunto que ya ven tartas donde de verdad no las hay, como en estos pancakes o en esta predicción: “El año es 2030. La repostería es tan realista que cualquier cosa puede ser tarta. La incertidumbre ha sumido al mundo en el miedo. Voy a abrazar a mi mujer en busca de consuelo. Ella es tarta”.

Pero, ¿y si la Tierra también es tarta? ¿Dejarán los científicos que lo sepamos? ¿Será todo una conspiración? “Espera, ¿todo eso es tarta?”, pregunta un astronauta. “Siempre lo ha sido”. ¡Bang!

“Espera, ¿por qué no dispara?”.

“¿Eres tarta, hijo?”.

Google, no nos lo pongas TAN difícil:

Oh, no:

La realidad ha dejado de existir. Todo es tarta.

Y en vídeos e imágenes que te alegrarán el día:


🤩 Un vídeo para entender a los youtubers

Este lunes, el creador español Ibai Llanos comentó en su Instagram que sus fans dejarían de verle tan a menudo en Twitch porque se quiere tomar un descanso. Dice estar pasando por un mal momento. Muchas veces se suele restar importancia a las dificultades por las que pasan influencers de éxito como Ibai, sobre todo después de polémicas tan recientes como la que protagonizó después de decir en una entrevista con El Mundo que trabajaba muchísimas horas. Sus palabras se usaron en Twitter para criticar la supuesta explotación laboral a la que estaba siendo sometido por la empresa G2 Esports e Ibai se defendió diciendo que era él el que quería trabajar tantas horas. Entonces, ¿por qué lo está pasando mal?

Cada persona es un mundo, por supuesto, y es probable que hayan otros asuntos personales paralelos que están haciéndole más difícil a Ibai estar en una mejor situación personal, pero baste la entrevista de la muy famosa (y divertidísima) youtuber zeta Emma Chamberlain que comparto para que os hagáis una mejor idea de qué pueden llegar a sentir creadores de contenido como Ibai cuando tienen la presión de mantenerse a la altura de las expectativas creadas: más y mejores vídeos, una audiencia más crítica, más amigos interesados, más haters, más repercusión mediática de los errores…

El llamado burnout por el que también han pasado youtubers como Rubius es un asunto que no tiene por qué quedarse solo en el universo de los creadores de contenido que facturan decenas de miles de euros. No sé si te sientes identificado con lo que cuentan, pero si es así me gustaría que me lo contaras,. Lánzame un email si te interesa compartir tu historia.


👋 Y para terminar...

Una recomendación. Ya terminé la primera temporada de la serie de Netflix The Baby-Sitters Club (El club de las niñeras, en español) y debo decir que es de las experiencias más gratificantes de la temporada. Es una serie coming-of-age sobre un grupo de niñas de un suburb de Stoneybrook, Connecticut, que montan un club para conseguir empleo como niñeras. Está basada en una serie de libros infantiles de la escritora Ann M. Martin que tuvo un notable éxito entre una amplia generación de niños entre finales de los 80 y primeros de los 2000.

Los capítulos son generalmente autoconclusivos, y siempre acaban con final feliz, con lo cual es una serie perfecta para los que queráis desconectar de las malas noticias. Aunque lo que más me sorprendió fue lo DIVERTIDA que es, tanto para niños como para adultos. Me sorprendí riendo en alto con algunas de las referencias pop de las niñas, o las tontadas que llegan a hacer los padres protagonistas, y disfruté con lo bien que trata la serie las moralejas que cabe esperar de un título infantil. Si tienes niños, pónsela. ¡Y vedla juntos!

Hasta la semana que viene.