🏛 🦠 Por qué el Capitolio sigue dividido durante la pandemia de coronavirus

  
0:00
-23:12

23 de marzo | Nueva York

Hola a todos. El Capitolio está tan dividido como siempre incluso en tiempos de coronavirus y Taylor Swift tenía razón.

El podcast de La Wikly también está disponible en iTunesSpotifyStitcher y TuneIn. También puedes añadir el podcast de hoy a tu plataforma favorita haciendo click en el botón “Listen in podcast app” que aparece justo debajo del reproductor de ahí arriba. Con eso ya deberías recibir todas las actualizaciones.

La Wikly Premium es el complemento perfecto a esta newsletter con un podcast extra cada miércoles para repasar la actualidad de la semana. Puedes apoyar mi trabajo a través de este botón:

Ah, y si te gusta esta newsletter, siempre puedes darle al corazoncito de ahí arriba o compartir esta newsletter con tus amigos, familiares y seguidores:

Share La Wikly

Leer esta newsletter te llevará 12 minutos y 44 segundos.

Ojalá tener un perro así para que me trajera Red Bulls. Bienvenido a La Wikly.

Si no estás suscrito, hazlo aquí


© The White House

🏛🦠 El Capitolio, dividido (e infectado)

Lo importante: Demócratas y republicanos en el Capitolio se pasaron el fin de semana debatiendo durante jornadas maratonianas qué hacer con la ley de estímulo CARES Act de la llamada tercera fase de ayudas para afrontar la crisis del coronavirus.

  • ¿El resultado? Los demócratas rechazaron la ley argumentando que los republicanos estaban proponiendo un “enorme rescate corporativista sin protecciones que carecía virtualmente de supervisión”.

El toma y daca solo ilustra la disfunción de Washington D.C., donde la era Trump solo ha hecho que acentuar las divisiones partidistas entre demócratas y republicanos.

  • Ya estaban divididos desde la era Obama, pero más ahora conforme ambos partidos se han ido escorando hacia los extremos (y el rechazo a Trump se ha hecho más fuerte entre los demócratas).

  • Los problemas que han tenido este fin de semana en D.C. ilustran que ni siquiera una crisis global puede acercar posturas.

Ahora, queda esperar a las negociaciones que se van a producir a lo largo del lunes para ver si la ley sigue adelante, pero permitidme hacer una presentación de personajes previa para poneros en situación.

Recordad: el Congreso es la cámara baja y el Senado es la cámara alta. Una ley como la que se está negociando tiene que pasar ambas cámaras:

  • La baja, con mayoría simple de 218 congresistas.

    • Los demócratas son 232.

  • La alta, con 60 votos para evitar el llamado filibuster.

    • Los republicanos son 53.


REPUBLICANOS

  • Mitch McConnell. Es el líder de la mayoría republicana en el Senado. Conocido por su obstruccionismo durante la era Obama, siempre ha destacado por ser implacable a la hora de llevar a cabo sus propósitos legislativos.

    • Es también un político realista y no suele llevar a voto aquellas leyes que sabe que no pueden pasar, de ahí su cabreo cuando los demócratas rechazaron aprobar el voto de procedimiento de la CARES Act este domingo:

  • Steve Mnuchin. Es el Secretario del Tesoro y la persona que está encabezando las negociaciones con los demócratas. La CARES Act tiene muchas provisiones que le dan bastante poder, pero más sobre eso después.

    • Trabajó durante 17 años en Goldman Sachs, tiene un patrimonio de 300 millones de dólares y es uno de los pocos miembros de la administración de Trump que ha aguantado todos los vendavales desde mediados de 2016.


DEMÓCRATAS

  • Chuck Schumer. Es el líder de la minoría demócrata en el Senado. Nunca ha conocido el poder en la cámara alta salvo que en pequeñas dosis (mítica defensa de Obamacare).

    • Es el que ha estado negociando con Mnuchin estos días.

  • Nancy Pelosi. Es la líder de la mayoría demócrata en el Congreso. Tiene la fuerza necesaria para presionar a los republicanos, pero al final siempre está limitada por el poder de McConnell en la cámara alta.

    • Pelosi es quien negoció con Mnuchin la ley de estímulo de la segunda fase de ayudas que incluía una baja por enfermedad remunerada que apenas protegía a un ~20 por ciento de la fuerza laboral.

    • Según sus críticos, apresuró la ley después de negociarla con Mnuchin a espaldas del Congreso.

Estos cuatro son las piezas del tablero que estos días combaten en el Capitolio en despachos y cámaras legislativas para decidir cuál es el mejor paquete de ayudas posible para esta crisis.

Entonces, y antes de pasar a las quejas demócratas, ¿qué es lo que dice la CARES Act de la administración de Trump que McConnell propuso a voto de procedimiento este domingo por la tarde?

  • Lo básico: Es un paquete de estímulo valorado en una cifra superior a los 1.8 billones de dólares (eso son 1.800.000.000.000 dólares), el mayor paquete de estímulo de la historia de Estados Unidos. Contiene:

    • Pagos directos de 1.200 dólares para millones de estadounidenses.

    • Ampliación de beneficios al desempleo.

    • Ayuda a los estados luchando contra el coronavirus.

    • Préstamos a pequeñas y medianas empresas para que mantengan a sus empleados durante la crisis.

    • Préstamos a corporaciones afectadas.

Es un paquete de estímulo bastante robusto, pero los demócratas tienen muchos problemas con esos préstamos a corporaciones afectadas. Es el “enorme rescate corporativista” que mencionaba al principio. Lo dijo Schumer.

  • Explícate. De esos casi 2 billones de dólares, 500.000 millones irían destinados a préstamos para ciudades, estados e industrias afectadas por la crisis del coronavirus.

    • 425.000 millones irían a programas de la Reserva Federal “para extender los apoyos de emergencia a empresas afectadas y localidades con dificultades”, según The New York Times.

      • Este tema tiene un follón paralelo cuya historia se remonta a la crisis económica de 2008 y el uso que hizo la Reserva Federal de los préstamos de emergencia, pero eso lo dejaremos para otro día.

    • 75.000 millones se los quedaría el Departamento del Tesoro que encabeza Mnuchin para repartir a su discreción en industrias específicas.

Los demócratas creen que Mnuchin y sus aliados en el departamento tendrían demasiado poder para decidir quién recibe ese dinero.

  • Para contentarlos, Mnuchin y los republicanos añadieron dos provisiones importantes para limitar lo que las empresas pueden hacer con el dinero que reciban del gobierno:

    • Impedir la recompra de acciones, que es una estrategia que reduce el número de acciones de una compañía, las encarece y suele beneficiar a la clase ejecutiva de esa compañía.

      • Es decir, que si el gobierno va a dar dinero a esas empresas, los demócratas quieren tener la seguridad de que sus ejecutivos no van a aprovechar ese dinero para enriquecerse.

    • Impedir que los ejecutivos se suban los salarios durante dos años, que es algo que va en la línea de lo anterior.

  • Los problemas de los demócratas tienen que ver con dos provisiones y aparte tienen dos exigencias:

Los demócratas también han hecho otras exigencias en paralelo a ese apartado de 500.000 millones de dólares:

  • Más ayudas a estados, ciudades y hospitales que lidian con la crisis.

  • Mayor asistencia alimentaria de emergencia.

  • Expandir la red de seguridad por desempleo.


Ese es un resumen del panorama en el Capitolio. Ahora lo que falta ver es:

  • Si llegan a un acuerdo este lunes.

  • En qué términos ceden Mnuchin y McConnell.

  • Cuánto pueden perder los demócratas frente a los votantes tras bloquear ese primer voto de procedimiento cuando la urgencia de la crisis es ENORME.


Mientras tanto, Pelosi ha dicho que ella va a proponer su propia ley en el Congreso, con lo que el juego político sigue en marcha en D.C. pese a que hay gente que ya está sufriendo las consecuencias laborales de esta crisis.

Conforme os escribo esto, la derecha está desatada por el bloqueo demócrata. Creen que el establishment del partido ha cedido a las exigencias del ala izquierda de Elizabeth Warren, Bernie Sanders y compañía.

  • Y que Pelosi y Schumer están anteponiendo el forcejeo político a los intereses de la ciudadanía.

Los cambios de titulares de The New York Times sobre el “bloqueo demócrata” (y luego “la división partidista”) han hecho poco por calmar el cabreo generalizado entre la derecha:


Por si fuera poco
, el senador republicano Rand Paul (libertario) ha dado positivo por coronavirus y lleva toda la semana en el Capitolio compartiendo espacio con sus compañeros. Esta misma mañana estuvo en la piscina del Senado.

  • Sí, en el Senado tienen gimnasio privado con piscina:


Desde que anunció el positivo, dos senadores republicanos se han puesto en cuarentena por cuenta propia: Mike Lee (libertario, de Utah) y Mitt Romney (moderado, de Utah).

  • Romney es el principal adversario republicano de Trump en el Capitolio. Esta ha sido la reacción de Trump al saber que se ha puesto en cuarentena (y pese a que la mujer de Romney es persona de alto riesgo porque tiene esclerosis múltiple):

  • Las ausencias de esos senadores, sumadas a las de los también senadores republicanos en cuarentena Rick Scott (establishment, de Florida) y Cory Gardner (moderado, de Colorado), limitan la capacidad de negociación de McConnell, que ahora mismo solo tiene a 47 senadores con él en la cámara (contra 47 demócratas).

    • Algunos senadores están intentando sacar adelante una medida para que los senadores puedan votar de forma remota durante emergencias, limitando la posible exposición al virus de los senadores

      • Hay 27 senadores mayores de 70 años.


¿Desea saber más? 
En The New York Times tienen un buen resumen de la lucha política del fin de semana. Y podéis seguirme a mí y a Jake Sherman para estar al tanto de cómo se desarrollan las negociaciones de la mañana en el Capitolio este lunes.


🤓 Tres lecturas relevantes

Hollywood: ‘Coronavirus fuerza a Hollywood a meterse en territorio inexplorado’, por Sarah Fischer en Axios (en inglés; 3 minutos).

Muchos exhibidores de cine temen estos días que la crisis del coronavirus acabe con sus salas, pero sobre todo que los estudios revienten la ventana de distribución para apostar por un nuevo modelo de negocio que lo cambie todo para siempre. La ventana de distribución hace que haya unos tres meses de diferencia entre el estreno en salas de una película y su lanzamiento en DVD y plataformas digitales. Los grandes estudios de Hollywood están ahora ofreciendo sus películas recién estrenadas en salas en alquiler digital por unos $20 por 48 horas. Según precios de entradas al cine en Estados Unidos, es un precio de ganga para cualquier familia. Incluso para una pareja a la que tampoco le vuelva loco la experiencia de una sala de cine. Yo pienso alquilar The Hunt esta semana.

Washington D.C.: ‘Antes eran políticos de segunda, ahora los gobernadores lideran la respuesta de la nación al coronavirus’, por Jonathan Martin y Alexander Burns en The New York Times (en inglés; 9 minutos).

Martin es uno de los mayores jefazos del periodismo de política estatal y local. Lo sabe todo. En este caso, explora junto a Burns el papel de gobernadores como Andrew Cuomo (Nueva York), Gretchen Whitmer (Michigan), Mike DeWine (Ohio) y Jay Inslee (Washington) en la lucha contra el coronavirus. Ojito con Whitmer, que es favorita a ser candidata a la vicepresidencia con Joe Biden. En crisis así se forjan carreras políticas. No me sorprendería ver a Inslee en la administración de Biden. Es un activista notable de la lucha contra el cambio climático. A Gavin Newsom (California) lo veremos presentarse a la presidencia tarde o temprano. No mencionados: John Bel Edwards (Louisiana) y Andy Beshear (Kentucky). Su respuesta está siendo ejemplar también.

Silicon Valley: ‘Empleados de reparto de paquetes ‘aterrorizados’ están yendo al trabajo enfermos’, por Rachel Abrams y Jessica Silver-Greenberg en The New York Times (en inglés; 10 minutos)

Es normal que hablemos del esfuerzo del personal sanitario, expuesto constantemente al coronavirus en el frente de la guerra contra la pandemia, pero el drama de los repartidores es también aterrador conforme la gente se refugia en casa y los envíos a domicilio se convierten en la norma. El NYT explora el asunto y… it’s no good.


😆 Quitándole la gracia

SIMP. El lexicón de la red suma una nueva palabra: SIMP. Esto es, Sucker Idolizing Mediocre Pussy [Pringado que idolatra coños mediocres, en español]. Es un nuevo vocablo de las comunidades mayoritariamente masculinas de gamers y de creadores de memes para describir a los caballeros blancos, hombres que se muestran sumisos a mujeres sin recibir nada a cambio con la esperanza de conseguir algo en el futuro. Sexo, vaya.

(Se traduciría como el clásico pagafantas al que las chicas meten en la friendzone. Es decir, un tipo muy bueno como amigo, pero para nada más).

SIMP es un ejemplo más de conceptos que nacen en los círculos antifeministas de la red y luego acaban reconvertidos en memes (bastante divertidos) que están blindados de críticas. ¿Por qué? Porque si dices que es un concepto que nace desde el machismo o la misoginia, te acusarán de coartar la libertad de expresión porque ES SOLO UNA BROMA. Y entonces tú te conviertes en el chiste. Eres otro SIMP.

PewDiePie siempre ha sido el mejor ejemplo de esta corriente porque él no es marcadamente antifeminista, pero sí defiende a la comunidad gamer cuando cualquier atisbo de ‘lo políticamente correcto’ se cruza en el camino de los intereses de esos círculos. Y aunque el activismo político no vaya con ellos, o eso dicen en alto, es imposible no ver las tendencias antifeministas (o el carácter tóxico de esas comunidades hacia las mujeres). Si las mujeres que protagonizan cualquier polémica son gamers o tienen alguna relación con ese mundo, es difícil que las retraten desde un prisma positivo. El vídeo que encabeza estos párrafos os dará una idea de lo que hablo.

Y en vídeos e imágenes que os alegrarán el día:


🐍 Unos vídeos para el salseo

Bueno, bueno, bueno. Pues resulta que Taylor Swift tenía razón. ¿Recordáis su polémica llamada con Kanye West en la que supuestamente ella le dio permiso para llamarla zorra en su canción “Famous” de 2016? Pues resulta que Ye nunca mencionó el verso que acabó usando en la versión final del single, demostrando que Kim Kardashian manipuló el vídeo de Snapchat con el que intentó desacreditar a Swift aquel año. Yikes.

La historia completa, aquí.


👋 Y para terminar...

Una recomendación. ‘After Hours’, el nuevo álbum de The Weeknd, es THE FUCKING LIFE. Y las letras tienen referencias a sus fallidos noviazgos con Selena Gomez y Bella Hadid, así que eso hace la escucha doblemente interesante (y devastadora). Mi favorita por ahora es ‘Save Your Tears’, aunque las duras son ‘Hardest To Love’ y ‘Scared To Live’.

Ya terminé la segunda temporada de Sex Education y muy bien, aunque a Otis casi lo termino asesinando. El capítulo de las mujeres encuentran algo en común me pareció un poco too much. Ahora estoy con la segunda temporada de Kingdom, una surcoreana de zombies en la Corea medieval que es exactamente lo que me mola.

Si quieres un podcast extra este miércoles:


Y si quieres compartir esta newsletter en redes, puedes hacerlo con este enlace:

Share La Wikly

Hasta la semana que viene.