👩‍🏫 Por qué Biden está perdiendo el debate sobre la reapertura de los colegios

  
--:--
--:--

17 de febrero | Nueva York

Hola, maricoper. Con mascarilla, profe.

El podcast de La Wikly también está disponible en iTunesSpotifyiVoox.

  • Añade el podcast a tu plataforma favorita haciendo click en el botón “Listen in podcast app” que aparece justo debajo del reproductor.

Si te haces suscriptor premium, recibirás dos newsletters extra. Los viernes, el maricóctel, una serie de enlaces recomendados para ponerte al día de algún tema destacado. Y los lunes, el maricoffee, un podcast y un repaso de cuatro titulares para empezar la semana bien informado (y un test de actualidad para ponerte a prueba).

Leer esta newsletter te llevará 16 minutos y 50 segundos.

Ni con VR se acabarán las cursiladas. Bienvenido a La Wikly.

Si no estás suscrito, hazlo aquí


👩‍🏫 La vuelta al cole se complica

Lo importante: La administración de Joe Biden se enfrenta a uno de sus primeros grandes retos con motivo del debate en torno la reapertura de colegios y las posiciones contradictorias entre sus aliados y miembros de su propio gobierno.

  • Expertos de salud pública y de pediatría coinciden en que es seguro reabrir las escuelas y retomar las clases presenciales, pero del lado opuesto se están encontrando una férrea oposición:

    • Administradores de distritos escolares, sindicatos de profesores e incluso algunos grupos de padres dudan de la seguridad de volver a clase sin una campaña de vacunación que cubra a todo el profesorado, el cuerpo estudiantil y el resto de empleados de los colegios.

Pero la reapertura de las escuelas es un asunto candente por más motivos, y si cabe más complejos y trascendentales, que la seguridad de salud pública en las aulas.

  • Así que vayamos primero con un poco de contexto antes de pegar un vistazo al estado actual de la cuestión de reapertura.

Lo que está en juego

La virtualización forzada de la educación es una realidad en Estados Unidos desde los inicios pandémicos del pasado marzo, pero en ella subyacen desigualdades que auguran una situación pospandémica complicada para los alumnos más desfavorecidos.

  • Aunque hay muchos distritos escolares abiertos, aproximadamente la mitad de estudiantes de 4 a 16 años actualmente recibe clases sólo de modo virtual.

Factor geográfico. Los distritos escolares de las ciudades tienen más probabilidades de contar con aprendizaje solo a distancia. Este hallazgo no es sorprendente por varias razones:

  • La predominancia del COVID-19 en las ciudades: la densidad poblacional ha contribuido a mantener las cifras de contagios y dificultar los protocolos de distanciamiento y prevención.

  • La presencia de más estudiantes en los distritos de las ciudades y sus suburbios, lo que dificulta la organización del aprendizaje en persona a distancia social.

  • La inclinación ideológica de las ciudades hace que los legisladores suelan inclinarse del lado demócrata, lo que hace que sean más propensos a favorecer la precaución frente al coronavirus que los republicanos de las zonas rurales.

Factor racial. Existe una desventaja racial en el acceso a la educación de calidad y estudios como este de Columbia University lo demuestran.

  • Los afroamericanos y latinos tienen más probabilidades de haber contraído COVID-19, de haber sido hospitalizados por esta causa y de conocer a alguien que haya muerto por el virus.

    • En una encuesta de Axios/Ipsos, el 55 por ciento de los padres negros y el 40 por ciento de los padres latinos están muy o extremadamente preocupados porque las escuelas de su comunidad reabran demasiado rápido.

      • Solo el 25 por ciento de los padres blancos lo están.

  • Alrededor del 58 por ciento de los estudiantes no blancos asisten a escuelas que dependen en gran medida del aprendizaje remoto. En cambio, solo el 36 por ciento de los estudiantes blancos lo hacen.

    • Dos jurisdicciones de mayoría minoritaria, Washington D.C. y California, tuvieron las tasas más altas de cierres de escuelas del país, mientras que dos estados de mayoría blanca, Wyoming e Indiana, tuvieron las más bajas.

Factor socioeconómico. Los estudiantes menos equipados para la instrucción virtual son los que tienen más probabilidades de haberla experimentado.

  • La educación remota requiere acceso a una variedad de recursos técnicos que no todas las familias pueden permitirse, y menos cuando la pandemia ha golpeado tan fuerte en sus áreas de empleo (servicios, principalmente).

    • Un informe de noviembre de la organización de evaluación académica NWEA concluyó que los estudiantes de escuelas en contextos de pobreza experimentaron disminuciones en las notas de las pruebas de lectura este otoño, mientras que los estudiantes de escuelas de clase alta obtuvieron mejores resultados de lo esperado.

Respuesta federal. El año pasado, desde los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) configuraron indicadores para ayudar a los dirigentes escolares a tomar decisiones en tiempos de pandemia y reabrir las escuelas de la manera más segura posible.

  • Dado el carácter federal de Estados Unidos, la mayoría de las decisiones relacionadas con el ámbito educativo se toman en el interior de cada estado; con lo que las recomendaciones de los CDC son más sugerencias que imperativos.

    • CNN tiene un mapa con las decisiones que ha tomado cada estado en el ámbito de la reapertura de colegios.

En materia de recursos, la presidenta interina de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), Jessica Rosenworcel, inició la semana pasada un proceso para expandir un programa de subsidio de banda ancha para escuelas y bibliotecas —y así ayudar a los estudiantes con problemas de conexión en casa.

  • La FCC también está avanzando para desembolsar 3.200 millones en fondos federales con el último paquete de estímulo para contribuir a cerrar la brecha digital ayudando a las familias de bajos ingresos a cubrir parte de su factura mensual de banda ancha.

Pero por qué la polémica ahora

En la cuestión educativa, los CDC están recibiendo duras críticas desde la oposición debido a los giros de timón de la nueva dirección de Rochelle Walensky de cara al curso escolar 2021-22.

Lo que debes saber. Actualmente, la estrategia de los CDC, publicada el 12 de febrero, es contraria a la reapertura de centros educativos en zonas de transmisión comunitaria considerada de riesgo (o “zonas rojas”).

  • Desde los CDC argumentan que la reapertura requeriría de extensas y difíciles medidas y protocolos de seguridad para evitar el riesgo de contagio.

    • Sin embargo, dicho criterio afectaría a lugares y comunidades donde viven prácticamente el 99% de los niños estadounidenses. En caso de seguirse estas recomendaciones, colegios e institutos ya abiertos tendrán que cerrar en la gran mayoría de casos:

Las críticas a Walensky se deben a sus declaraciones de primeros de febrero —e incluso una serie de emails del pasado julio— en las que aseguraba que reabrir los centros educativos solo requeriría unas medidas de seguridad mínimas, incluso aunque los profesores no estuviesen vacunados.

  • Lo cual contradice su actual postura pública y la de los CDC, enfureciendo así a padres y a la oposición republicana.

  • Pero que va en línea con la postura de expertos de salud pública que defienden que la reapertura de colegios es segura y no requiere de vacunación obligatoria entre profesorado, cuerpo estudiantil y/o padres.

La posición de la Casa Blanca y la influencia de los sindicatos: En esta materia, Joe Biden se ve obligado a buscar un difícil equilibrio entre dos posiciones encontradas.

  • Por un lado, la necesidad de que los alumnos vuelvan a las escuelas y se retome el curso escolar.

    • Millones de alumnos se han visto obligados a estudiar de forma telemática desde casa debido a que muchos profesores han rehusado volver a impartir clases presenciales por miedo al contagio.

    • La ausencia de clases presenciales ha agravado la brecha socioeconómica existente entre los estudiantes desde el comienzo de la pandemia, siendo las familias menos pudientes las más perjudicadas (i.e. acceso a Internet, mayor precaridad en el hogar).

    • También se han disparado los casos de ansiedad, de sensación de aislamiento y de depresión en todo el mundo.

      • Un problema que puede acabar siendo peor que la propia pandemia.

  • Por otro, preservar el apoyo de los sindicatos que ayudaron a propulsar la victoria de Biden en noviembre.

    • Los dos sindicatos de profesores más importantes del país apoyaron la campaña de Biden a la presidencia, incluyendo la National Education Association, de la cual es miembro la ahora primera dama, Jill Biden.

    • La posición de los sindicatos ha sido la de exigir la vacunación de los profesores antes de que estos puedan volver a las aulas.

      • Los críticos con la nueva postura del CDC han afirmado que durante el último año se ha demostrado que se puede volver a las aulas con seguridad con la adopción de unas mínimas medidas de seguridad.

        • Esto es: uso de mascarillas y distanciamiento social.

      • No obstante, los sindicatos recuerdan que las condiciones son distintas en cada centro, y reconocen que la vacunación no es necesaria en aquellos que se encuentren mejor ventilados.

        • “Pero muchos edificios ni se acercan” a esos estándares de calidad que garanticen la seguridad.

La Casa Blanca, de la mano de su portavoz Jen Psaki, señaló esta semana que las declaraciones previas de Walensky sobre la seguridad de la vuelta presencial a los colegios eran “su opinión personal” y no la postura oficial del CDC.

  • En una entrevista el 14 de febrero en el programa de Jake Tapper, Walensky se mostró más evasiva y reacia a las preguntas del presentador sobre si se mantenía en su postura previa.

    • Este cambio de parecer le ha valido muchas críticas desde distintos sectores, desde republicanos (incluyendo Mitch McConnell) hasta el campo demócrata (Michael Bloomberg o el gobernador de California Gavin Newsom).

Las críticas muestran un problema que ya arrastraba la administración de Trump, aunque con la diferencia de que el gobierno de Biden prometió adscribirse siempre a la ciencia: los mensajes sobre cómo aplacar el virus son muchas veces contradictorios.

  • Y en el caso de la reapertura de escuelas, con las presiones de sindicatos de un lado y las de padres y oposición de otro, tampoco ayuda que Walensky o Anthony Fauci hayan movido los postes de la portería.

    • Esto es, aumentar el nivel de exigencias para poder reabrir escuelas cuando antes se conformaban con medidas de seguridad menos estrictas.

Además, frenar la reapertura de colegios en los 100 primeros días iría en contra de una de las principales promesas de Biden, de ahí el foco que está poniendo el presidente en el buen ritmo de vacunación.

Cabe ahora estar pendientes de qué senda siguen Biden y los CDC y si finalmente optan por virar en contra de sus aliados sindicales y facilitar la reapertura de colegios en el país.

¿Desea saber más? The New York Times tiene un interesante reportaje sobre lo que ocurrió en Nueva York cuando se reabrió uno de los mayores distritos escolares del país. Y Derek Thompson escribió un genial análisis sobre la reapertura de escuelas en The Atlantic, uno de los medios que mejor está tratando el COVID-19.


🤓 Qué están leyendo en…

Washington D.C.: ‘Postales desde Perú: por qué los juegos de moralidad en el Times no pararán’ por Ben Smith en The New York Times. (en inglés; 12 minutos).

Ben Smith dedicó esta semana su columna a la enésima polémica en el entorno de su periódico, The New York Times. El columnista de medios indaga en la dimisión del periodista Donald McNeil Jr. después de que varios medios revelaran que usó la n-word en un viaje a Perú junto a varios estudiantes de instituto cuyas familias desembolsaron más de 6.000 dólares por cabeza. Un apunte: “ninguno de ellos era negro”. Smith explora la más-compleja-de-lo-previsto nueva controversia del Times, una que acaba pasando al plano nacional como parte del debate sobre el papel que la generación Z y sus familias progresistas de las élites tienen a la hora de definir el funcionamiento interno del mayor medio del país.

Silicon Valley: ‘Amazon ha transformado la geografía de la riqueza y el poder’ por Vauhini Vara en The Atlantic. (en inglés; 12 minutos).

El artículo de Vara es una crítica del libro Fulfillment: Winning and Losing in One-Click America, el nuevo libro del periodista Alec MacGillis sobre Amazon: “Muchos libros se han escrito sobre Amazon, así que MacGillis no estaba interesado en investigar los funcionamientos internos de la propia corporación. En cambio, decidió explorar ‘los Estados Unidos que caían bajo la sombra de la compañía, que sigue extendiéndose’. Es decir, los lugares donde la influencia de Amazon ha debilitado la cohesión social de forma penetrante. Encontrar esos sitios resulta ser sencillo”. A juzgar por el vistazo de Vara, el libro promete servir como ilustración de los Estados Unidos de Amazon y los cambios que vamos a seguir viendo en el panorama del lugar de trabajo en los próximos años.

Hollywood: ‘ViacomCBS sale a por todas con el streaming, pero sin muchas de sus series top’ por Lucas Shaw en Bloomberg. (en inglés; 9 minutos).

Las compañías Viacom y CBS se fusionaron hace un par de años para afrontar la nueva era de Hollywood con las guerras del streaming en el centro de todo. Pero lejos de querer lanzar un servicio propio, el consejero delegado Bob Bakish decidió convertir a ViacomCBS en una suerte de traficante de armas y hacer caja vendiendo series y películas a las plataformas de streaming que compiten por el liderato de la disputa del streaming. Por eso sorprende el cambio de rumbo de los últimos meses. Ahora, ViacomCBS va a lanzar el servicio Paramount+ con la idea de aunar todas las armas de contenido de la compañía y sacar crédito sin ceder su mejor munición a los que ahora serán rivales directos. ViacomCBS controla el estudio de cine Paramount (Mission Impossible, Transformers, Star Trek) y cadenas de televisión como CBS (The Good Wife, How I Met Your Mother), Comedy Central (The Daily Show, South Park), Nickelodeon (Bob Esponja) y MTV. ¿El problema? Algunos de sus mayores hits ya los vendieron en esa fase traficante de armas previa, incluyendo la superexitosa Yellowstone de Kevin Costner, vendida a Peacock, o South Park, vendida a HBO Max. ¿Cómo se diferenciarán de sus rivales? ¿De verdad van a apostarlo todo a Paramount+? Pinta mal.


😆 Quitándole la gracia

We Live In A Society es un meme que circula por la red desde hace eones y que ahora ha recuperado su punto álgido de popularidad gracias al cineasta Zack Snyder. El nuevo tráiler de su montaje de 4 horas de La liga de la justicia incluye un cameo del personaje de Joker interpretado por Jared Leto en el que el personaje dice: “Vivimos en una sociedad en la que el honor es una memoria distante”.

Joker nunca ha dicho We Live In a Society en ninguna serie de cómics o películas, así que no es parte del canon de DC Comics, sino que en realidad se intuye que todo viene de la serie Seinfeld:

¿Y cómo termina esto en la película de Snyder? Especialmente tras el estreno de El caballero oscuro en 2008, el Joker amante del caos se convirtió en un icono de la comunidad gamer como representante de hombres jóvenes que se sentían apartados de la sociedad y eran ignorados por la chica que les gustaba (incels). Contracultura, ya sabes.

Imágenes con texto superpuesto (o imágenes macro) de Joker junto a frases provocativas empezaron a proliferar en la red. Los que se consideraban así mismos como edgelords, o señores que viven al límite de lo aceptado, se mostraban orgullosos de ser unos incomprendidos como Joker —lo que a su vez explicaba por qué nunca acababan con la chica que les gustaba, sino jugando durante horas al WoW y compartiendo memes en Reddit y 4chan.

Pero en 2017, las imágenes macro de Joker empiezan a cobrar otro significado satírico. Miles de usuarios pasan a burlarse precisamente de la intensidad del uso previo de Joker con memes de este estilo:

Ese uso del meme triunfa especialmente en el canal Gang Weed de Reddit en el que los usuarios disfrutan al máximo con el uso de memes irónicos —aunque muchas veces se hace incluso difícil quién se lo toma en serio y quién no.

Es en ese contexto donde aparece el We Live In A Society. A veces, un meme de Joker en ese formato empieza con un “Vivimos en una sociedad” y acaba con un “En la que Verónica prefiere liarse con un Jock antes que con un Gamer que la cuidará y protegerá hasta el final de los días porque la ciencia dice que los gamers follamos mejor”. Otras, el meme es solo un meme dentro de otro meme:

El concepto de ‘Imagen de Joker + We Live In A Society + Texto’ acabó tan gastado que toda la mitología previa pasó a resumirse en We Live In A Society, haciendo innecesario todo lo demás. Y así la frase pasó a formar parte del lexicon de la red, a que unos cuantos seguidores de DC montaran una campaña de Change para incluir la frase en la película de Joker de Todd Philips y a que haya sido finalmente Snyder el que haya hecho el guiño con su última película.

Y en vídeos e imágenes que te alegrarán el día:


🤩 Un vídeo para celebrar la vuelta del hijo pródigo de YouTube

PewDiePie vuelve a enfrentarse a los intereses corporativistas de YouTube con su último vídeo musical. El enemigo es en esta ocasión Cocomelon, el popular canal de vídeos infantiles que acumula miles de millones de visualizaciones y va camino de alcanzar a PewDiePie en número de suscriptores: 109 millones del sueco contra 105 de Cocomelon.

En 2018, PewDiePie era el creador de contenido con más suscriptores de la plataforma, pero la productora musical india T-Series, famosa por sus hits de Bollywood, empezó a ganar fama gracias al público cada vez más online del segundo país más poblado del mundo. La guerra por mantener el liderato de YouTube se convirtió en una conflagración abierta del David youtuber independiente criado en la plataforma contra el Goliath corporativista con los billetes suficientes como para enterrar el YouTube en el que creció el sueco.

De esa batalla salió bitch lasagna, una diss track o canción de ataque contra T-Series repleta de insultos contra los pasados mafiosos de la compañía india y comentarios política (y deliciosamente) incorrectos. Y una vez T-Series superó de forma definitiva a PewDiePie, el youtuber publicó otra canción dando la enhorabuena a su rival. Es un temazo: Congratulations.

Lo que nos lleva al enfrentamiento con Cocomelon y la diss track estrenada por PewDiePie la semana pasada. En ella, el youtuber insulta sin cesar al canal infantil con una amplia variedad de palabrotas que difícilmente son para todos los públicos. Para empezar, Pews canta el verso: “¿Qué? ¿Crees que estoy nervioso? Tu audiencia son solo un puñado de putos vírgenes”.

En la canción, PewDiePie también tiene tiempo para rajar del rapero 6ix9inе, un habitual del universo online gracias a sus enfrentamientos con famosos y sus continuados problemas con la justicia; y de J.K. Rowling, que arremetió contra él en Twitter cuando estaba de moda.


👋 Y para terminar...

Una recomendación. Vale. Ya he visto Bridgerton. Y tengo que decirte, si eres uno de los que todavía no se ha atrevido con ella, que merece la pena cada cursilada y escena subida de tono. Bridgerton es la primera serie de Netflix del universo Shondaland, en honor al nombre de la productora Shonda Rhimes que hace unos años firmó un más que lucrativo acuerdo de producción con la plataforma de streaming.

Es fácil reconocer en Bridgerton algunos de los elementos que hicieron que otras producciones de Shondaland terminaran triunfando. Tal y como en Anatomía de Grey o en Cómo defender a un asesino, veo una urdimbre de personajes bien armada, un reparto a la altura y una trama que sabe cómo aprovechar la estética (y poco más) de la Londres de época como confluencia de lo que la serie sabe explotar: dramas, sorpresas y sexo, mucho sexo. Siempre con gente muy guapa, claro.

(spoilers a partir de aquí).

Es innegable que uno de los mayores atractivos de Bridgerton es ver cómo los guionistas juegan con la ingenuidad del personaje de Daphne con el sexo. De hecho, es algo que está cerca de convertirse en delirante deus ex machina a juzgar por todo lo que ocurre en el entorno de la joven protagonista (y debajo de sus propias sábanas). Si no crees que los guionistas usan ese desconocimiento para servir como recompensa la consumación de Daphne con el duque, creo que no has entendido.

Por esa misma razón me cuesta creer que apartada la inocencia de Daphne la serie vaya a encontrar un motor tan potente con el que arrancar una segunda temporada, pero Rhimes es lista (y sabe rodearse de gente lista), así que no dudo que la serie debe tener alguna que otra carta guardada. Por ahora, solo puedo confirmar que Bridgerton es entretenidísima.

Hasta la semana que viene,