🧑🏻‍🦳🇺🇸 Los EEUU de Biden: los planes de su posible presidencia

  
--:--
--:--

21 de octubre | Nueva York

Hola, charlie. Los planes de Biden.

El podcast de La Wikly también está disponible en iTunesSpotifyiVoox.

  • Añade el podcast a tu plataforma favorita haciendo click en el botón “Listen in podcast app” que aparece justo debajo del reproductor.

Si te haces suscriptor premium, este miércoles también podrás escuchar un podcast especial sobre la ofensiva del Departamento de Justicia contra Google anunciada este martes. Suscríbete a través de este botón:

Leer esta newsletter te llevará 11 minutos y 43 segundos.

Este meme somos todos cuando nos ponemos series antes de ir a dormir. Bienvenido a La Wikly.

Si no estás suscrito, hazlo aquí


© Joe Biden (Facebook)

🧑🏻‍🦳 Los Estates de Biden

Lo importante: Joe Biden parte como favorito para ganar las elecciones del 3 de noviembre contra Donald Trump, según apuntan las encuestas. ¿Pero cómo sería una presidencia con él en la Casa Blanca?

Quién es. Biden es el establishment demócrata. Hijo de una era política en la que el bipartidismo era una realidad en el Capitolio, abandonó el Senado justo cuando la cámara pasó a convertirse en otro brazo de gobierno ultradividido.

  • ¿Cuándo? Cuando Obama le eligió como vicepresidente en 2008 y el Senado quedó en manos de un demócrata Harry Reid y un republicano Mitch McConnell que hicieron trizas la serenidad de la cámara alta.

    • (Esa división será importante para entender el final de esta columna).

Bernie Sanders. Si algo demostraron las primarias demócratas que terminaron en la primavera es que Biden era la alternativa moderada entre una lista de candidatos a casi todas luces más progresistas que él, empezando por el senador de Vermont.

  • Sanders estaba a la izquierda de Biden. Precisamente por eso los apoyos de Bernie se diluyeron conforme el establishment del partido se subió al barco de Biden por miedo a una derrota segura en noviembre contra Trump.

    • Por eso los ataques de radical socialista, o marioneta de los radicales socialistas, nunca han terminado de funcionar.

      • Biden tiene medio siglo de carrera política para demostrar que tiene una filosofía política moderada. Y es de todo menos progresista.

Hasta ahora. Pero sus planes cuentan otra historia. Un vistazo a las reformas propuestas por Biden en los últimos meses adelantan una presidencia ambiciosa en lo político. El propio Sanders lo ha dicho:

Task Forces. Sanders hacía referencia a una serie de grupos que la campaña de Biden formó con tal de proponer proyectos legislativos para su potencial administración.

  • La congresista Alexandria Ocasio-Cortez, el excandidato presidencial John Kerry o el exfiscal general Eric Holder formaban parte de algunas de esas task forces centradas en lucha contra el cambio climático, reforma sanitaria, medidas económicas o justicia racial.

Pero pese a que Biden no ha mostrado interés por apoyar todas las propuestas, lo cierto es que parte de su programa sí responde a unas ambiciones muy diferentes a las que apuntaba su campaña durante las primarias demócratas.

  • Y tiene sentido. Entonces no había pandemia y el país no estaba metido en una nueva crisis económica y necesitado de un empujón fiscal con pocos precedentes.

    • Bueno, sí, el que menciona Bernie: el del New Deal de Franklin Delano Roosevelt tras la Gran Depresión de 1929.

¿Y qué pinta tienen esos planes? El mejor resumen se hace a través de la parte más ambiciosa de todas:

Build Back Better [en español, Reconstruir Mejor] es un plan dividido en cuatro partes fundamentales con las que afrontar la recuperación económica del país:

  1. Energía limpia

    • Una inversión de 2 billones de dólares en subvenciones para:

      • Creación de empleos en producción de vehículos eléctricos y un plan de infraestructura (puentes, carreteras, fibra óptica).

      • Transporte público de calidad y cero emisiones en todas aquellas ciudades con más de 100.000 habitantes.

      • Toda la electricidad de EEUU tendrá que provenir de energías renovables a partir de 2035.

  2. Familias

    • Una inversión de 775.000 millones de dólares en programas para:

      • Escuela infantil universal para niños de entre 3 y 4 años.

      • Una bonificación fiscal para el cuidado de niños en familias que ganen menos de 125.000 dólares al año.

      • Subvenciones para impedir que las familias de menos recursos paguen más de 45 dólares a la semana en cuidado infantil de calidad.

  3. Hecho en Estados Unidos

    • Una inversión de 700.000 millones de dólares a lo largo de Estados Unidos en un programa para reactivar las industrias manufacturera y rural en las partes más ignoradas del país.

    • Una inversión de 300.000 millones de dólares en investigación y desarrollo en nuevas tecnologías: vehículos eléctricos, inteligencia artificial y 5G.

    • El compromiso del gobierno en gastar 400.000 millones de dólares en la compra de productos hechos en Estados Unidos.

      • (Y sin contar lo que ya gastarían en el plan de energía limpia).

  4. Atajar la brecha de riqueza racial

    • El 40 por ciento del plan de 2 billones de dólares en energía limpia irá a comunidades desfavorecidas.

    • Un fondo de 30.000 millones de dólares para pequeñas empresas de minorías (negros y marrones, que dicen en EEUU).

      • Es parte del plan de arriba de nuevas tecnologías.

    • Universidad gratuita para aquellas familias que ganen menos de 125.000 dólares al año.

      • Algo que también se aplicará a facultades y universidades históricamente negras (HBCU).

Sanidad. Build Back Better se deja fuera la expansión de Obamacare que también quiere lograr Biden. Lo más importante: ofrecer una opción pública para aquellos descontentos con su seguro médico.

  • Y también: expandir el acceso al programa público Medicaid para los más desfavorecidos.

Covid-19. Un ambicioso plan de testeo y rastreo a nivel federal, producir vacunas a gran escala para que estén preparadas una vez aprobadas y baja remunerada de emergencia para aquellos que tengan que hacer cuarentena y no puedan ir al trabajo, entre otras medidas.

Otros planes. Entre los más aplaudidos desde la izquierda hay un plan de vivienda que podría tener un impacto trascendental para la reducción del número de personas sin hogar y la pobreza infantil.

Pagar por ello. La idea es que esos planes se financien con una subida de impuestos que afectará principalmente a las grandes riquezas y corporaciones. Nadie que gane menos de 400.000 dólares al año sufrirá una subida de impuestos directos (pero sí algo indirectos).

  • El Comité por un Presupuesto Federal Responsable, una organización sin ánimo de lucro independiente y bipartidista, concluyó que los impuestos entre los percentiles más bajos si acaso subirían entre un 0,2 y un 0,6 por ciento.

    • Y también que el plan fiscal reduciría moderadamente el crecimiento económico, pero que aun así podría lograr una recaudación de entre 2,7 y 3,1 billones de dólares en la próxima década.

      • Eso sirve para pagar gran parte de los planes propuestos.

Pasarlo en el Capitolio. Esa es la otra gran duda porque los planes legislativos de este calibre necesitan el apoyo de 60 senadores en la cámara alta, con lo que Biden tendría dos opciones:

  • Convencer a un total de 60 senadores, incluyendo muy probablemente a entre 5-10 republicanos, para que apoyen los planes.

    • ¡Una tarea nada sencilla en esta era política!

  • Cargarse el llamado filibuster que permitiría pasar proyectos legislativos ambiciosos con una mayoría simple de 50 senadores (más el voto de la vicepresidenta Kamala Harris).

    • Para ello, los demócratas necesitarían recuperar el control del Senado el próximo 3 de noviembre tal y como expliqué aquí.

    • Y abrirían la posibilidad de que los republicanos hagan lo que les plazca una vez recuperen el control del gobierno.

Y todo esto sin saber qué puede significar la llegada de la jueza Amy Coney Barrett al Tribunal Supremo para asentar la mayoría conservadora en la corte.

  • ¿Quizá bloquear las provisiones de estas leyes y dejarlas en el limbo?

¿Desea saber más? En Vox tienen un buen resumen de los planes de la potencial presidencia de Biden. En Investopedia, una comparación con los planes de Trump. Y en The New York Times, un análisis que han hecho varios economistas del plan fiscal de Biden.


🤓 Qué están leyendo en…

Washington D.C.: ‘Conforme los medios locales mueren, una red de pago crece para sustituirlos’, por Davey Alba y Jack Nicas en The New York Times (en inglés; 17 minutos).

La decadencia de los medios locales a raíz de la crisis publicitaria alentada por el dominio de plataformas como Facebook y Google ha dejado un vacío que alguien está llenando rápido: una red de más de 1.300 medios que se hacen pasar por cabeceras locales. En realidad, representan los intereses de activistas y donantes conservadores. El reportaje del Times es impresionante porque han conseguido testimonios de una treintena de periodistas y escritores que han colaborado con algunas de esas páginas. La mayoría de ellas tienen nombres y plantillas web que hacen que parezcan medios de toda la vida, lo cual es triplemente lamentable y aterrador. El hombre detrás de toda la operación se llama Brian Timpone, un hombre de 48 años que solía ser reportero televisivo en Illinois y luego trabajó para los republicanos.

Silicon Valley: ‘Cómo Mark Zuckerberg aprendió política’, por Deepa Seetharaman y Emily Glazer en The Wall Street Journal (en inglés; 14 minutos).

Interesante radiografía del WSJ sobre la evolución política de Zuckerberg al frente de Facebook: cómo pasó de sentirse algo interesado en Washington D.C. a que el Capitolio y sus ritmos se convirtieran en parte inseparable de la rutina de la compañía que comanda. Sus relaciones con sospechosos habituales conservadores como Peter Thiel y Ben Shapiro, y también con representantes de la Casa Blanca como Jared Kushner, sorprenden poco porque ya se conocían. La revelación para mí tiene que ver con su consejera de operaciones: Sheryl Sandberg. Parece que están más distanciados desde que la política ha tomado un lugar más prominente en el éxito de Facebook.

Hollywood: ‘Hulu queda apartada de las ambiciones globales de Disney’ por Lucas Shaw en Bloomberg (en inglés; 8 minutos).

Para mí, una de las grandes preguntas en torno a Disney tras la compra de los activos de entretenimiento de la Fox tenía que ver con Hulu. La plataforma de streaming es una de las mejores que existen en Estados Unidos por su variedad de películas, series y programas de televisión (y una gran interfaz). Partía con la ventaja de que sus acciones se las repartían cuatro grandes estudios de Hollywood (30 por ciento Disney, 30 por ciento NBCUniversal, 30 por ciento Fox y 10 por ciento WarnerMedia) y por tanto era más fácil congregar producciones de todos lados. Desde comedias de NBC como Parks & Recreation hasta series de animación de Comedy Central como South Park, pasando por realities de ABC como The Bachelor. Pero esos acuerdos con estudios estadounidenses hacían más difícil una expansión internacional, pues los derechos de distribución cambian por país y hacen complicadísimo lograr un catálogo grande a lo Netflix, que puede hacer lo que quiera con sus series y películas producidas dentro de la compañía; o la propia Disney+, donde todo es contenido original del estudio. Aun así, se esperaba que Hulu fuera a desembarcar en Europa y otros países con el contenido adulto que puede conseguir Disney a través de nuevos brazos de producción como la red de canales de FX (American Horror Story, Fargo) o cadenas de cable que ya tenían antes como Freeform (Pretty Little Liars). Al final, la llegada de la pandemia ha truncado esos planes y desde Disney van a esperar un poco. Además, todavía tienen pendiente comprarle ese 30 por ciento restante a NBCUniversal y no quieren encarecer la compañía expandiéndose demasiado. Incertidumbre máxima.


😆 Quitándole la gracia

Jeffrey Toobin era hasta esta semana uno de los periodistas estrella de la prestigiosa revista The New Yorker. Todo saltó por los aires cuando Vice contó que Toobin dejó activada su cámara sin saberlo y se masturbó frente a ella durante una videoconferencia de Zoom con otros compañeros de la revista. Twitter se pasó la jornada del lunes haciendo chistes al respecto.

Según dos fuentes que han hablado con Vice, varios periodistas de The New Yorker estaban participando en una videollamada sobre las elecciones con nombres tan famosos como Jane Mayer interpretando a los republicanos del establishment; Jelani Cobb, a los demócratas del establishment; y Toobin, a los juzgados. Llegado un punto, demócratas y republicanos tenían que tomarse un descanso de 10 minutos. En ese instante, Toobin pareció estar una segunda videollamada y enfocó la cámara a su pene, dejando que algunos compañeros vieran cómo se tocaba antes de finalmente cancelar la llamada y volver a los pocos minutos sin saber lo que acababa de ocurrir.

En fin, aquí van los memes:

Y gracias a este grandísimo fake de hace unos meses que se ha hecho especialmente relevante este lunes:

Y en vídeos e imágenes que te alegrarán el día:


🤩 Un vídeo para entender un salseo de globos (?)

That_Balloon_Girl es una mujer de Houston, Texas, llamada Kelsey que tiene un negocio de decoraciones con globos que ha creado un dramón tremendo en TikTok este pasado fin de semana. Según he deducido tras ver unos cuantos vídeos, la emprendedora estaba bastante indignada porque otros usuarios empezaron a atacarla por los precios de sus diseños. El que encabeza este párrafo fácilmente debe de costar unos 400 dólares a juzgar por otros parecidos que he visto en su cuenta de TikTok.

Este pasado sábado, Kelsey publicó el diseño de la letra H con globos que sigue a este párrafo y retó a sus seguidores a que encontraran una forma de hacer lo mismo que ella en menos de 30 minutos con globos de Party City, una cadena de accesorios para fiestas relativamente asequible muy conocida en Estados Unidos.

Las respuestas no se hicieron esperar:

Sinceramente, creo que no he escuchado un salseo que se aleje tanto de mis intereses en toda mi vida, pero la verdad es que he disfrutado bastante con los TikToks que he compartido y por lo que vi en Twitter… ¡no soy el único!

De nada.


👋 Y para terminar...

Una recomendación. Descansad ahora. Quedan 13 días para las elecciones y el tramo final va a ser hiperfrenético. Also, podéis seguir mis hilos sobre las carreras senatoriales y congresionales decisivas en este Momento de Twitter que voy a ir actualizando a lo largo de los próximos días.

Y mientras tanto, disfrutad del primer stream de la congresista demócrata Alexandria Ocasio-Cortez en Twitch jugando al Among Us con streamers tan geniales como Pokimane o Hasan. La primera partida es absolutamente genial y vuelve a demostrar por qué AOC se ha convertido en poco tiempo en una de las políticas más influyentes de EEUU: autenticidad.

El martes por la noche jugó a Among Us, el título de moda en internet tal y como ya sabéis en esta newsletter desde hace semanas, para instar a la gente a votar y PORQUE LE APETECÍA. Y se notaba:

AOC consiguió más de 439.000 espectadores simultáneos en Twitch, la tercera mejor cifra histórica de la plataforma hasta la fecha solo por detrás de Ninja (en su directo con Drake) y el regreso del streamer Shroud a Twitch. Habría que ver cómo se compara con ellos sumando las cifras de los otros streamers que jugaron con ella, pero seguro que asciende a más de medio millón de personas.

Creo que a veces no somos conscientes de la relevancia de algo tan aparentemente anecdótico como que un político juegue a un videojuego, pero es que lo hizo en directo frente a cientos de miles de personas y en los prolegómenos a unas de las elecciones presidenciales más importantes de la historia moderna de EEUU.

Un último aspecto importante: AOC está muy a la izquierda de todo el espectro ideológico estadounidense. Y les está comiendo la tostada a todos sus rivales llegando a los jóvenes de esta forma, y eso incluye al establishment demócrata.

Como dirían en este país: sky is the limit para AOC.

Hasta la semana que viene.