🇨🇳 La relación con China, caliente: así se presenta el conflicto de Biden vs. Jinping

Y también: memes sobre el Ever Given y el lío de Lil Nas X con sus zapatillas satánicas.

  
0:00
-30:21

31 de marzo | Nueva York

Hola, maricoper. Joe vs. Xi.

El podcast de La Wikly también está disponible en iTunesSpotifyiVoox.

  • Añade el podcast a tu plataforma favorita haciendo click en el botón “Listen in podcast app” que aparece justo debajo del reproductor.

Si te haces suscriptor premium, recibirás dos newsletters extra. Los viernes, el maricóctel, una serie de enlaces recomendados para ponerte al día de algún tema destacado. Y los lunes, el maricoffee, un podcast y un repaso de cuatro titulares para empezar la semana bien informado (y un test de actualidad para ponerte a prueba). ¡Y tendrás acceso a nuestra comunidad de Discord!

Leer esta newsletter te llevará 18 minutos y 22 segundos.

Una cadena de emojis bien interpretada. Bienvenido a La Wikly.


🇨🇳 El frente chino

Lo importante: Estados Unidos y China concluyeron en Alaska el pasado viernes sus primeras conversaciones oficiales de alto nivel desde que Joe Biden es presidente. Los diplomáticos estadounidenses definieron las reuniones como “duras y directas”.

  • A todas luces, es lo que se esperaba del primer contacto entre las administraciones de Biden y Xi Jinping después de cuatro años en los que Donald Trump desafió al Gigante Asiático con la tan traída guerra comercial entre ambas potencias.

Anthony Blinken, Secretario de Estado de Biden, se mostró poco sorprendido por la “respuesta defensiva” de China en las conversaciones, pues acusaron al país de sus excesos en Xinjiang, Tíbet, Hong Kong y Taiwán.

  • En cambio, sí compartieron intereses en cuestiones geopolíticas sobre Irán, Corea del Norte, Afganistán y el cambio climático.

    • China también confirmó cierto optimismo diciendo que “todavía hay diferencias”, pero que las reuniones fueron constructivas y beneficiosas para ambas partes.

Pese al ruido de Alaska, hay que recordar que, poco más de dos meses después de haber asumido el cargo, gran parte de la política de Biden en relación a China está aún por determinar.

  • En el maricóctel del 12 de febrero ya dimos desde esta newsletter algunas pinceladas sobre la situación de partida de la administración Biden en relación a China.

Sí que podemos avanzar, no obstante, que Biden plantea hacer cambios profundos respecto de la política con China seguida por su antecesor.

  • Jake Sullivan, actual Consejero de Seguridad Nacional, ya dijo durante la campaña electoral que la idea es “no poner tanto el foco en intentar frenar a China como en acelerar nosotros mismos”.

    • Algo que se lograría, entre otras políticas, mediante un aumento de la inversión del gobierno en la investigación y las nuevas tecnologías como los semiconductores, la inteligencia artificial, la energía o la computación cuántica.

Biden y el presidente chino Jinping mantuvieron su primera llamada telefónica como líderes el mes pasado.

  • En aquella ocasión, parecían estar en desacuerdo en la mayoría de los temas, incluso cuando Jinping dijo que la confrontación sería un "desastre" para ambas naciones.

    • Biden, que durante la campaña electoral se refirió a Xi como un matón, dijo después de la llamada que EEUU necesitaría aumentar su perfil frente al desafío chino o que el país asiático "se comería nuestro almuerzo".

En búsqueda de aliados

Trabajo en equipo. Para el desarrollo de esta laboriosa tarea, Biden puede contar con el apoyo y colaboración de algunos posibles aliados.

Dentro del país, y frente a la aparente animosidad de los republicanos hacia la administración Biden en la gran mayoría de cuestiones, la cuestión china es uno de los grandes temas que aún suscita un consenso bipartidista.

  • Dirigentes del partido republicano han aplaudido los esfuerzos de Biden a la hora de tratar de revitalizar las relaciones de EEUU con sus aliados en el extranjero para confrontar a China.

    • Alejándose así de la estrategia “America First” de Trump que priorizaba el nacionalismo y el proteccionismo.

  • En concreto, la administración de Biden ha recibido el apoyo republicano frente a los acalorados intercambios con China desde el primer día de conversaciones.

    • El senador del GOP Ben Sasse emitió un comunicado apuntando a que “aunque tengo muchos desacuerdos políticos con la administración Biden, todos los estadounidenses deberían unirse frente a los tiranos de Beijing”.

  • La cooperación de los republicanos será crucial para el éxito de los planes de Biden en materia de reconstrucción de la competitividad interna estadounidense.

En cuanto a los aliados en el extranjero, Biden podría contar con:

  • REINO UNIDO. Biden llamó a Boris Johnson el 26 de marzo para proponerle un nuevo plan de infraestructuras a aplicar en los países democráticos que sirva de contrapeso a la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China, dirigida a la recuperación de la antigua Ruta de la Seda.

    • La Iniciativa de la Franja y la Ruta de China (BRI), o la Nueva Ruta de la Seda, es un plan de infraestructura billonario lanzado en 2013 por el presidente Xi Jinping que abarca iniciativas de desarrollo e inversión que se extenderían desde el este de Asia hasta Europa.

      • El proyecto expandiría significativamente la influencia económica y política de China, lo que preocupa en los EEUU y otros países como Reino Unido.

  • UNIÓN EUROPEA. Tanto durante la campaña electoral como después de asumir la presidencia, Biden ha considerado a la UE como un aliado natural tras el convulso periodo de relaciones exteriores entre el bloque de los 27 y EEUU durante la presidencia de Trump.

    • No obstante, hay frustración en el equipo de Biden en relación al acuerdo de inversiones suscrito entre la UE y China poco antes de la inauguración del actual presidente.

      • Desde la actual administración creen que el acuerdo UE-China dificulta las relaciones entre el bloque europeo y EEUU, y que además no ayuda a sacar a China de muchas de sus actuales prácticas económicas y comerciales contrarias a los intereses estadounidenses.

  • EL QUAD. El presidente Biden también busca fortalecer sus relaciones con el Diálogo de Seguridad Cuadrilateral, también conocido como “el Quad”, conformado por Australia, Japón e India, como un grupo de cooperación ante las crecientes tensiones e intervenciones chinas en el Mar de la China Meridional.

Los cinco frentes

  1. GUERRA COMERCIAL

La creciente competitividad internacional de China no es nada nuevo, pero la pandemia de coronavirus alteró las proyecciones económicas en todo el mundo y evidenció la eficiencia del sistema económico chino en términos de productividad.

  • La contracción de la economía era una conclusión esperable. Por eso la mayoría de los países desarrollados optaron por estrategias de “control de daños”. Es decir, evitar que esa contracción fuera demasiado grande.

    • Los países del G7 (Estados Unidos, Japón, Alemania, Reino Unido, Francia, Italia y Canadá) sufrieron esas contracciones, mientras que la mayor decepción de China fue haber alcanzado una expansión inferior a la esperada en el último trimestre.

  • Durante el 2020 en su conjunto, se prevé que China se expandirá un 2 por ciento, la única economía importante que registró un crecimiento, según proyecciones de Harvard Business Review (HBR).

    • Mientras, la economía de EEUU, ralentizada por las medidas preventivas como los cierres temporales, se contraería un 4 por ciento.

La diferencia con EEUU es marcada: mientras que en China el virus ha sido prácticamente eliminado y la actividad económica continúa ganando fuerza, muchos estados de EEUU están reintroduciendo restricciones de distanciamiento social mientras lidian con el aumento de casos.

  • Según las proyecciones de HBR, China seguirá reduciendo el liderazgo económico de Estados Unidos durante los próximos cinco años.

Tras años de tensiones con Trump que dañaron la competitividad externa, es responsabilidad de Biden decidir qué estrategia adoptará Estados Unidos para hacer frente a la amenaza comercial china. Los aranceles de importación que aplicó Trump son un punto importante.

  • Algunos expertos sostienen que eliminarlos probablemente mejoraría el acceso al mercado para las exportaciones estadounidenses, además de reducir el precio que los consumidores estadounidenses pagan por los productos.

    • Una posible reversión de los aranceles y las restricciones tecnológicas impulsaría el crecimiento de China en los próximos años pero incluso en este escenario, el legado de la era Trump podría persistir:

      • Muchas empresas pueden continuar diversificando sus cadenas de suministro alejándose del Gigante Asiático y reduciendo el dominio de las exportaciones de China.

  1. RIVALIDAD TECNOLÓGICA

La competencia comercial tiene su punto fuerte en la competencia tecnológica; el constante crecimiento de las empresas chinas ha propiciado grandes desarrollos tecnológicos que los pone, una vez más, cabeza a cabeza con Estados Unidos.

En agosto de 2020, Estados Unidos aumentó de forma contundente las limitaciones de adquirir tecnología estadounidense a Huawei y otras grandes empresas tecnológicas chinas como ZTE.

  • En el ecosistema global de las tecnologías de la información, altamente integrado, esto supone la práctica supresión del abastecimiento de chips de gama alta para Huawei.

Desde la administración de Trump, estos bloqueos se justificaron en tres grandes razones:

  • Las presiones de transferencia tecnológica que reciben las empresas estadounidenses que operan en suelo chino.

    • Es decir, para que compartan información sobre la tecnología en la que se basan sus negocios. Piensa en algoritmos o similares.

  • La ayuda gubernamental que reciben las empresas tecnológicas chinas en la adquisición de empresas de EEUU y el robo de información empresarial sensible a través de las redes informáticas.

    • Situaciones que, combinadas con las preocupaciones por la seguridad nacional y la demonización de China, podrían derivar en una mayor inflexibilidad de la postura estadounidense si Pekín no realiza concesiones significativas.

También se espera que EEUU mantenga la presión sobre la percepción de robo de propiedad intelectual ahora que se está viendo a China como un competidor directo en las tecnologías emergentes que definirán la economía del futuro.

  • ¿Recuerdas esa demanda que presentó Estados Unidos ante la Organización Mundial del Comercio por un presunto robo de patentes de China? Pues por ahí irá la cosa.

  1. CONFLICTOS GEOPOLÍTICOS

La administración de Biden está resultando ser bastante más dura con China de lo que se preveía durante la campaña electoral. A los ya mencionados puntos de conflicto se agrega la postura de EEUU en las disputas territoriales en el Mar de la China Meridional.

  • EEUU respalda el reclamo de Japón sobre las Islas Senkaku -o Islas Diaoyu, como las llama China- e incluso ha acordado realizar ejercicios militares conjuntos con Japón diseñados para defender el control en estas islas.

Puntos en común. En cambio, Blinken ha dicho que ambos lados tienen intereses intersectados en Oriente Medio, al menos en lo que respecta a Irán y Afganistán.

  • A propósito de Irán y China, ambos han firmado un acuerdo de cooperación de 25 años destinado a fortalecer la alianza económica y política entre ambos países.

    • El acuerdo lleva a Irán a la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China, lo cual es una preocupación extra para EEUU en lo que refiere a la estabilidad en Oriente Medio.

  1. CAMBIO CLIMÁTICO

Pese a que los frentes de batalla con China son muchos, la preocupación por el cambio climático es compartida por ambas potencias desde que Biden asumió la presidencia y devolvió a EEUU al Acuerdo de París.

  • Diplomáticos de ambos países han coincidido en que se trata de uno de los puntos en los que harán frente común en favor de iniciativas sostenibles y la asunción de compromisos a largo plazo.

    • Además, la agencia de noticias oficial china Xinhua dijo al terminar la reunión que Pekín y Washington D.C. habían decidido establecer un grupo de trabajo sobre el cambio climático —aunque sin detalles sobre la iniciativa.

China lleva ventaja en la implementación de políticas más responsables con el medioambiente mientras que la agenda demócrata enfrenta muchos obstáculos en un Senado con una férrea oposición republicana.

  • El año pasado, China se comprometió a alcanzar la neutralidad climática para 2060. Esto requerirá 6,4 billones de dólares de inversión en nueva capacidad de generación de energía, según la consultora Wood Mackenzie.

  • También el año pasado, China se convirtió en la potencia dominante del mundo en energía eólica después de instalaciones récord de parques eólicos.

  1. DERECHOS HUMANOS

La administración de Biden ha puesto un mayor énfasis en los valores democráticos y en las acusaciones de abusos de los derechos humanos por parte de China.

En las declaraciones enmarcadas en la reunión de Alaska, Blinken denunció ante la comitiva diplomática china los abusos contra los derechos humanos en Xinjiang, Tíbet y Hong Kong, así como ciberataques y presión sobre Taiwán.

Sin embargo, Yang Jiechi, el principal diplomático chino, no se quedó atrás y aseveró que “China ha hecho un progreso constante en los derechos humanos y el hecho es que hay muchos problemas dentro de EEUU con respecto a los derechos humanos".

  • Solo hay que pegar un vistazo a los titulares del último lustro para ver en qué se apoya China para tal acusación: discriminación racial y LGBTQ, la separación de familias en la crisis fronteriza, tiroteos en comunidades religiosas.

Apuntes finales:

China es un enemigo común para demócratas y republicanos, lo cual es un alivio para Biden, que podrá dejar la narrativa de su poder negociador de lado para enfrentar este reto geopolítico y sobre todo económico.

  • Tras décadas de hegemonía incuestionable, EEUU enfrenta el desafío de tolerar y colaborar con una potencia que no solo tiene una capacidad económica similar sino que se gestiona bajo un sistema político único que muchas veces evade las reglas de juego impuestas por las democracias liberales de Occidente.

El régimen socialista chino, que tiene al Partido Comunista al frente de todos los poderes de estado (ejecutivo, legislativo y judicial), también ostenta una compleja red de asambleas que potencian la participación ciudadana y emplean la democracia directa como mecanismo de toma de decisiones.

  • Un asunto, como mínimo, interesante.

¿Desea saber más? Este espectacular multireportaje que The New York Times le dedicó a China en 2018 es de necesario estudio para cualquier iniciado en la probable futura supremacía del Gigante Asiático. Y para una perspectiva menos estadounidense, South China Morning Post es una gran alternativa informativa en inglés.


🎬 Una recomendación

Con la colaboración de Filmin

La nueva guerra en China es un documental en Filmin dirigido por el periodista australiano John Pilger. Es una película abiertamente antiimperialista que, lejos de explorar los retos que hemos analizado en esta newsletter, ahonda en las provocaciones de Estados Unidos contra China desde mediados del siglo XX, poniendo especial hincapié en las bases militares que el país norteamericano ha ido colocando en el Pacífico.

Pilger lleva haciendo este tipo de cine de periodismo-denuncia desde hace casi medio siglo. Lo sé porque su película Year Zero: The Silent Death of Cambodia fue parte de mi Trabajo de Fin de Grado sobre documentales que radiografiaban el genocidio de los Jemeres Rojos en Camboya. Pilger ya destacó entonces el papel de EEUU y China en aquel contexto, aunque afilando más los cuchillos contra los estadounidenses.

En La nueva guerra en China, Pilger hace algo parecido dando voz a aquellos sin voz, como las víctimas de los experimentos nucleares estadounidenses en las Islas Marshall o los japoneses de Okinawa que están hartos de la presencia militar en la isla. En lo que refiere a las provocaciones estadounidenses más recientes, Pilger es más disperso y apenas dirige críticas contra China salvo que por algunos apuntes sobre la falta de libertad de expresión, la represión en Tiananmen o la desigualdad económica creciente. ¿De la Nueva Ruta de la Seda, por ejemplo? Nada.

Pero sabido ese contexto, el documental es una interesante ventana a una perspectiva poco explotada en los frentes mediáticos estadounidenses (u occidentales). Y Pilger es un buen narrador que sabe cómo llevarte a su terreno.

PD: es un documental de 2016, cuando Trump todavía no era presidente.


🤓 Qué están leyendo en…

Washington D.C.: ‘En Montana, osos y lobos pasan a formar parte de las guerras culturales’ por Jim Robbins en The New York Times. (en inglés; 10 minutos).

Interesante vistazo de Robbins al conflicto entre conservacionistas y políticos en Montana. Los legisladores estatales le han enviado al gobernador republicano Greg Gianforte varias leyes para aliviar restricciones en la caza de lobos y osos, entre otros aspectos de la legislación de protección de especies que está en activo desde hace décadas. Los republicanos dicen que un número excesivo de lobos y osos, protegidos durante décadas, causan demasiado caos (muertes de ganado, ataques a personas). Los conservacionistas, que las leyes ponen en riesgo los hábitats que llevan tanto tiempo intentando mantener y que algunas de ellas son excesivamente crueles, como qué tipo de trampas se permiten; o problemáticas, como un sistema de recompensas para cazadores. Sobre los lobos en Yellowstone, este vídeo de National Geographic y este otro de Sustainable Human son un gran complemento para entender esa versión de la historia. No sé si compro tanto que haya una guerra cultural al respecto en Montana, pero el tema es fascinante anyway.

Silicon Valley: ‘Amazon empezó una guerra en Twitter porque Jeff Bezos estaba cabreado’ por Jason Del Rey en Recode. (en inglés; 6 minutos).

El show lo empezó el pasado miércoles el ejecutivo de Amazon Dave Clark dedicándole unos tuits a Bernie Sanders. El senador progresista acababa de anunciar su intención de viajar a Birmingham, Alabama, en apoyo a la iniciativa sindicalista en un almacén de Amazon. Hablamos de ello la semana pasada. Clark sugería que Amazon ofrecía un salario mínimo de 15 dólares la hora y buenas condiciones laborales, mientras que Sanders solo hablaba de ello. Ellos daban resultados. Sanders, ¿quizá no? Horas después, la cuenta oficial @AmazonNews atacó al congresista demócrata Mark Pocan por decir que algunos trabajadores de Amazon han tenido que mear en botellas para estar a la altura de las exigencias de la compañía —algo confirmado por medios como The Intercept. Al día siguiente, esa misma cuenta se intercambió unos cuantos tuits con la senadora demócrata Elizabeth Warren. No fue bonito. La intensidad de los comentarios por parte de cuentas oficiales de Amazon sorprendió a periodistas y observadores, que denunciaron la estrategia agresiva de la compañía con miles de retuits y menciones. Ahora, medios como Recode confirman que esa postura nace del cabreo de Bezos porque la compañía no estaba respondiendo lo suficiente a los ataques de sus críticos. Welp.

Hollywood: ‘Por qué el MonsterVerse de Legendary ha triunfado donde DC, Universal y Sony han fallado’ por Robert Taylor en Collider. (en inglés; 7 minutos).

Godzilla vs. Kong se ha convertido en el mayor blockbuster de Hollywood en más de un año de pandemia. En su estreno internacional en salas, la película de Adam Wingard ha recaudado más de 123 millones de dólares. Principalmente, gracias al mercado chino donde hay miles de cines abiertos desde hace meses. Su éxito es un ejemplo de cómo sacar una franquicia adelante. Todo y pese a los baches del llamado MonsterVerse de Legendary. Porque Godzilla y Kong: Skull Island sacaron buenos réditos en taquilla con más de 500 millones de dólares globales cada una, pero Godzilla: Kong of Monsters fue peor recibida y terminó su recorrido en cines con apenas 386 millones de dólares recogidos. Con su estreno en Estados Unidos y otros muchos mercados todavía pendientes, es probable que Godzilla vs. Kong iguale o supere a sus anteriores y dé gasolina a Legendary y a sus aliados en Warner Bros. para seguir apostando por el cine de monstruos que se pegan de hostias. Y eso está bien.

🥴 Un vídeo para hacerte satánico, apparently

Lil Nas X, el artista conocido por su hit ‘Old Town Road’, estrenó este fin de semana su nuevo videoclip ‘MONTERO (Call Me By Your Name)’. Las reacciones están siendo impagables.

¿Por qué? Republicanos y comentaristas conservadores están intentando hacer eso que dicen que solo hace el lado contrario: cancelar. En este caso, al rapero.

  • El motivo parece ser que Lil Nas X está venerando en su videoclip a Satanás y al Infierno cuando en realidad está usando esa mitología para atacar a muchos de los que estos días le señalan a él.

    • Sí, vale, le hace todo un lap dance al Diablo, pero al final se lo carga y coge él las riendas del inframundo para reírse en la cara de quienes usan la religión para practicar la homofobia.

Porque la premisa del vídeo es que Lil Nas X critica a los líderes que han usado la religión para pregonar que ser gay te acabará llevando al infierno.

  • Nota: Lil Nas X salió del armario poco después de petarlo con ‘Old Town Road’.

Pero ojo, Lil Nas X ya se ha disculpa. Nah, es broma. Solo ha publicado un vídeo en el que pide perdón por la polémica como lo haría cualquier youtuber que se ha metido en problemas.

  • En realidad, la disculpa es él presumiendo de zapatillas y poniendo el extracto del videoclip en el que le baila a Satanás.

La cosa no termina ahí. Lil Nas X también anunció esta pasada semana una colaboración con la firma MSCHF para lanzar una edición limitada de 666 zapatillas Nike satánicas que incluían una gota de sangre humana.

Y ahí es cuando los conservadores de verdad explotaron. Un par de ejemplos:

  • Kristi Noem, gobernadora republicana de North Dakota: “Le están diciendo a nuestros hijos que este tipo de producto no solo está bien, sino que es ‘exclusivo’. ¿Pero sabéis lo que es más exclusivo? Su alma otorgada por Dios. Estamos en una lucha por el alma de nuestra nación”.

    • La respuesta de Lil Nas X: “Eres toda una gobernadora y estás aquí tuiteando sobre unas malditas zapatillas. ¡Haz tu trabajo!”.

  • Candace Owens, influencer conservadora: “Hemos convertido a George Floyd, un drogadicto criminal, en un icono. Estamos promocionando zapatillas satánicas para llevarlas en nuestros pies. Logramos que Cardi B fuera nombrada mujer del año. Pero estamos convencidos de que es el supremacismo blanco lo que está dejando atrás a los negros en Estados Unidos. ¿Cómo de estúpidos podemos ser?”.

    • Aparentemente, ¡no lo suficiente, Candace!

  • Y este random:

Nike vio la reacción indignada de cientos de miles de conservadores y decidió que lo mejor era presentar una demanda contra MSCHF por infracción de marca registrada a raíz del lanzamiento de las zapatillas.

Toda esta polémica solo ha hecho que darle más publicidad a Lil Nas X, a las zapatillas y a que los conservadores en Estados Unidos pueden llegar a ser bastante más tontos que algunos progresistas woke obsesionados con lo políticamente correcto.

  • Evidentemente, seguro que todo esto son objetivos que Lil Nas X tenía en mente visto el buen uso que ha hecho de la controversia. El tipo lleva años demostrando que sabe usar Twitter a su favor como pocos.

Ah, y una cosa más. Me flipa que haya publicado este vídeo sobre su nueva canción: ‘MONTERO, pero estás en el baño del infierno mientras lil nas le da a satanás una lap dance en la otra habitación’. Brutal.


😆 Quitándole la gracia

El buque Ever Given lleva una semana en boca de todos por haber bloqueado el Canal de Suez y dejar imágenes realmente espectaculares. No creo que necesite explicártelo todo de nuevo, y si no aquí tienes el extracto del stream que dediqué al tema, así que aquí van los mejores memes que he visto en Reddit:

Y para terminar, un gran meme sobre la controversia de Lil Nas X:

Hasta la semana que viene,