⚖️ La muerte de Ruth Bader Ginsburg dinamita la campaña electoral

  
0:00
-19:52

23 de septiembre | Nueva York

Hola, charlie. Incertidumbre ante una nueva guerra senatorial por el Supremo.

El podcast de La Wikly también está disponible en iTunesSpotifyiVoox.

  • Añade el podcast a tu plataforma favorita haciendo click en el botón “Listen in podcast app” que aparece justo debajo del reproductor.

Si te haces suscriptor premium, podrás escuchar mi último podcast exclusivo sobre el polémico acuerdo TikTok-Oracle-Wallmart.

Leer esta newsletter te llevará 11 minutos y 25 segundos.

Vuelve a tu infancia, maldito millennial. Bienvenido a La Wikly.

Si no estás suscrito, hazlo aquí


© Ted Eytan (Flickr)

⚖️ El Supremo reenfoca la carrera

Lo importante: La muerte de Ruth Bader Ginsburg (RBG) vuelve a dinamitar una campaña presidencial que ya acumula una pandemia, las protestas raciales más multitudinarias en décadas y una división ideológica casi sin precedentes entre el electorado estadounidense.

¿Por qué? La muerte de RBG abre una vacante en el Tribunal Supremo en el que nueve jueces toman decisiones con implicaciones trascendentales en la vida pública de Estados Unidos.

  • Por ejemplo: acceso al aborto, posesión de armas, libertad religiosa, matrimonio homosexual, acceso sanitario…

Sin RBG, el Supremo queda en estos momentos con cinco jueces conservadores y tres jueces progresistas.

  • Como el presidente estadounidense es el encargado de nominar a un sucesor, y el Senado de mayoría republicana de confirmarlo, los republicanos tienen vía libre hasta el cambio de mandato del próximo enero para poner a un nuevo juez conservador en la corte.

    • Y por tanto inclinar la balanza del lado conservador durante décadas.

      • ¿Por qué? Porque los cargos al Supremo son vitalicios y dos de los jueces conservadores actuales tienen 53 y 55 años —y es posible que la jueza que elija Trump tenga en torno a esa edad.

¿Pero no hay elecciones? Sí, y de hecho los demócratas están criticando a los republicanos por querer nominar y confirmar a una jueza lo antes posible pese a que hay unas elecciones en noviembre.

Todo se remonta a 2016, cuando los republicanos bloquearon la nominación de un juez moderado-progresista al Supremo por parte de Barack Obama porque decían que era año de elecciones.

  • ¿Son unos hipócritas? Sin duda, pero les da igual (y es probable que a los demócratas también les diera igual si estuvieran en la misma posición).

    • Lo explico mejor en este vídeo:

¿Entonces? Cabe esperar que el líder de la mayoría republicana en el Senado apresure la confirmación de la jueza que nomine Trump antes de las elecciones.

(Por cierto, digo jueza porque las favoritas de Trump para la nominación son dos mujeres: las conservadoras Amy Coney Barrett y Bárbara Lagoa).

  • A favor. McConnell tiene los votos para conseguirlo. Necesitaba 50 senadores y ya tiene a 51 dispuestos a confirmar a quien sea que Trump nomine.

  • En contra. Solo hay dos senadoras republicanas que se oponen: las moderadas Susan Collins (Maine) y Lisa Murkowski (Alaska). No son suficientes para frenar la nominación de Trump.

Las urnas. Lo que me lleva a las elecciones y la pregunta clave: qué implicaciones puede tener que los republicanos confirmen a una nueva jueza conservadora para el Supremo antes del 3 de noviembre. Dos escenarios:

  • El Senado confirma a una jueza DESPUÉS de las elecciones.

    • Es lo que se conoce como lame-duck session: el periodo que va desde que se celebran las elecciones en noviembre y se jura a los ganadores a finales de enero.

      • McConnell tiene los números para no apresurarse y votar en la lame-duck, pero se arriesga a perder al menos a un senador más porque la elección senatorial especial de Arizona podría ganarla un demócrata y poner los números en 50-50.

        • El desempate lo decidiría el vicepresidente Mike Pence a favor de la jueza nominada, pero un solo voto en contra dinamitaría todo para los republicanos.

  • El Senado confirma a una juez ANTES de las elecciones. Aquí se abren dos opciones:

    • Los demócratas intentan hacer LO INDECIBLE por retrasar la votación, poner obstáculos y retratar a la jueza nominada como una ultraconservadora.

      • Pueden atacar a Amy Coney Barrett en lo personal porque es miembro de un grupo católico… curioso.

    • Los demócratas dan la guerra POR PERDIDA pero aprovechan para atacar a los republicanos y a Trump por ser unos hipócritas con respecto a 2016 y no querer esperar a ver qué quieren los votantes.

      • Y viendo las encuestas, no es que los republicanos salgan precisamente bien parados si confirman a alguien antes de las elecciones.

Encuestas. ¿Y qué es lo que dicen los votantes? Un repaso a algunas cifras que han salido en los últimos días.

  • Según YouGov, el 51 por ciento de los votantes encuestados creen que Trump NO debería nominar a un nuevo juez para el Supremo este año.

    • Solo el 42 por ciento opinan que sí debería hacerlo.

  • Según Reuters/Ipsos, el 62 por ciento de los adultos encuestados creen que debe ser el ganador de las elecciones del 3 de noviembre el que decida quién se sienta en la vacante de RBG.

    • Solo el 23 por ciento opinan lo contrario.

  • Según Politico/Morning Consult, el 50 por ciento de los votantes encuestados creen que el ganador de las elecciones debería llenar la vacante de RBG.

    • Solo el 37 por ciento opina que debería hacerlo Trump en lo que resta de su mandato.

  • Según CNBC/Change Research, el 52 por ciento de los votantes probables encuestados en seis estados bisagra dicen que Trump NO debería nominar a nadie si pierde las elecciones.

    • Solo el 43 por ciento piensa lo contrario. El número es más alto en estados con historial religioso como North Carolina.

Otro enfoque. Los demócratas pueden aprovechar la apresurada nominación de una jueza conservadora para poner el foco en la agenda judicial de Trump y los republicanos. Principalmente:

  • Devolver a los estados la responsabilidad de decidir cuándo y cómo prohibir el aborto.

    • El aborto es popular entre la base de votantes blancos sin estudios universitarios que catapultaron a Trump a la victoria en 2016 en estados del Rust Belt como Michigan, Wisconsin y Pennsylvania.

      • Allí hay votantes que durante décadas se han decantado por los demócratas porque rechazaban el conservadurismo religioso de los republicanos, especialmente los evangélicos del Sur.

  • Bloquear proyectos legislativos demócratas como Obamacare (sanidad más asequible y accesible para los ciudadanos).

    • El acceso sanitario asequible es un mensaje popular en los suburbs que Trump y los republicanos perdieron en 2018 —y que van camino de perder ahora.

      • Pero las diferencias son importantes y aumentar la sangría de votos en ese terreno puede ser sentencia de derrota para Trump (y sus aliados en el Senado).

“Pese a que los demócratas tienden a pensar que el ala de Trump en el partido como la extremista, los académicos han mostrado de forma habitual que los votantes bisagra/independientes 1) de hecho ven a Trump como más moderado y 2) detestan a los republicanos del establishment como McConnell mucho más”. – Dave Wasserman, experto electoral de The Cook Political.

Paciencia. Todavía es pronto para sacar conclusiones definitivas, pero los números pintan bastante mal para Trump y los republicanos.

Y eso no es todo. Los demócratas están recaudando cifras de escándalo, especialmente en las carreras al Senado, que como ya expliqué hace unas semanas es uno se los aspectos más importantes de las elecciones del próximo 3 de noviembre.

  • Con este panorama, los demócratas parten como favoritos para recuperar el control de la cámara alta, aunque falta ver cómo responden a un escenario en el que seis jueces conservadores podrán decidir qué leyes de una potencial presidencia de Biden van demasiado lejos.

¿Desea saber más? Este jueves publicaré un nuevo vídeo en Newtral indagando en por qué el Supremo se les ha complicado tanto a los demócratas y qué implicaciones puede tener ello para la vida pública en EEUU. Un avance.


🤓 Qué están leyendo en…

Silicon Valley: ‘Por qué Microsoft ha adquirido Bethesda (y por qué Bethesda se ha dejado vender)’, por Chris Plante en Polygon (en inglés; 6 minutos).

Microsoft anunció este lunes la compra de la compañía de videojuegos ZineMax Media por 7.500 millones de dólares. El nombre que os sonará más es el de Bethesda, una de las desarrolladoras que operan bajo ZineMax. Son los que han estrenado algunos de los mejores videojuegos de las últimas generaciones. Dos de ellos, de mis favoritos: Fallout 3 y The Elder Scrolls V: Skyrim. Plante hace un buen repaso a las razones por las que este acuerdo tiene sentido para ambas compañías, sobre todo para Microsoft. El gigante tecnológico se enfrenta a una nueva guerra de consolas con el lanzamiento de sus nuevas Xbox Series X y S en noviembre contra la también inminente PlayStation 5. La pregunta es, ¿pasarán los nuevos Fallout y The Elder Scrolls a ser exclusivas de Xbox y Windows PC? Creo que a Microsoft no le interesaría porque esos juegos venden decenas de millones de copias.

En esta otra columna, Tara Lachapelle analiza en Bloomberg por qué Microsoft va a recuperar el dinero invertido en la compra en… ¿dos meses? Yas.

Washington D.C.: ‘Por qué Amy Coney Barrett es sin lugar a dudas la mejor elección para reemplazar a Ruth Bader Ginsburg’, por Sohrab Ahmari en New York Post (en inglés; 5 minutos).

Si queréis saber por qué los conservadores quieren a ACB para el Supremo, la columna de Ahmari hace un buen resumen: tiene credencial conservador, una buena reputación como abogada y jurista, y una vida personal cimentada en la fé católica. Para senadores como el republicano Josh Hawley, ACB es la mejor forma de asegurarse de que la nominada de Trump defienda que Roe v. Wade, la decisión del Supremo que en los 70 sentó jurisprudencia sobre la legalidad del aborto, fue una decisión equivocada. En Law and Crime tienen más detalles de cómo ACB podría jugar un papel esencial en deshacerse de Roe v. Wade, algo temido desde hace décadas por el progresismo en Estados Unidos.

Hollywood: ‘Trump, TikTok y el capitalismo de amigotes’ por el Consejo Editorial de The Wall Street Journal (en inglés; 5 minutos).

Tanto ruido con las presiones a TikTok para al final llegar a la conclusión más previsiblemente triste de todas: Trump ha dado el visto bueno a un acuerdo para contentar a sus aliados milmillonarios. ¿Qué va a pasar? Oracle, Walmart y ByteDance establecerán una nueva compañía llamada TikTok Global que estará controlada en un 52 por ciento por estadounidenses. ¿Cómo se hacen esos cálculos? Según explica Ben Thompson en Stratechery, porque el 41 por ciento de los accionistas de ByteDance son estadounidenses. Por tanto, que ByteDance pase a controlar el 80 por ciento de TikTok Global significa que un 32.8 por ciento de sus accionistas estadounidenses también lo harán. Le sumas a eso el 20 por ciento de TikTok Global que controlarán Oracle y Walmart y voilá: 52.8 por ciento de estadounidenses controlan la nueva TikTok Global y… ¿adiós a las preocupaciones de la influencia china en los usuarios de la plataforma? ¿Pero estamos seguros? ¿Qué hay del algoritmo? Mira, a estas alturas no lo sé, pero lo que está claro es que amigotes de Trump como Larry Ellison (Oracle) salen muy beneficiados de este lío, tal y como comentan en el editorial del WSJ.


😆 Quitándole la gracia

Among Us. Ya os hablé del juego de moda hace un par de semanas. Como no podía ser de otra forma, se están haciendo montones de memes al respecto.

Por recordaros qué era: en Among Us, entre 4 y 10 jugadores deambulan por una nave resolviendo tareas rutinarias de mantenimiento mientras uno, dos o incluso tres impostores sabotean y asesinan al resto de tripulantes.

  • Todos los participantes, buenos o malos, pueden organizar reuniones si sospechan de alguien. En esas conversaciones de dedos acusatorios es donde está la verdadera gracia del juego porque los impostores siempre harán lo posible por engañar al resto de que ellos no son el enemigo.

Dentro memes:

Pero no quiero dejar pasar la oportunidad de compartir el NUEVO MEME de Leonardo DiCaprio que lo está petando en Reddit estos días. El concepto es sencillo: el personaje de DiCaprio en Django Desencadenado reacciona a una situación que no esperaba que fuera a salir bien para él: “¿Lo harás?”.

Dentro memes:

Y en vídeos e imágenes que te alegrarán el día:


🤩 Un vídeo para entender a los fans

xQc es un creador de contenido conocido por haber competido profesionalmente en el videojuego Overwatch. Desde hace unos años, también se ha convertido en uno de los 20 streamers más conocidos de Twitch. Esto es, una plataforma en la que los creadores retransmiten en directo jugando a videojuegos o hablando sobre la vida como hago yo a veces en mi canal.

Hace unos meses, un usuario llamado HeydoubleU publicó una animación en 3D bastante trabajada en la que aparecía una nariz inmensa con el título Big Schnozer (vídeo de arriba). Si lo he entendido bien, es una broma interna de los seguidores de xQc para burlarse de su nariz grande (nose: schnozer).

Bien, pues resulta que xQc reaccionó a ese vídeo en uno de sus directos criticando la animación y mandando a tomar por viento a HeydoubleU. Unas semanas después, HeydoubleU creó otro vídeo en el que se representaba a sí mismo como un emote de la rana Pepe, muy famosa en estos círculos online por su infinidad de versiones. En la animación, HeydoubleU veía a su streamer favorito repudiar el trabajo que había hecho con tanto cariño. Por si fuera poco dramático, HeydoubleU también era expulsado del chat de Twitch en el que a veces participaba para comentar los directos de su ídolo.

Lo que nos lleva a esta semana, cuando HeydoubleU publicó un tercer vídeo de nuevo con la rana protagonista viviendo las consecuencias de sus interacciones con xQc. Tampoco hace falta que os cuente mucho más porque creo que ya tenéis el contexto suficiente como para disfrutarlo bien, pero aquí abajo os dejo el vídeo de HeydoubleU y en este otro enlace tenéis la reacción de xQc a ese tercer vídeo. Es imperdible.


👋 Y para terminar...

Una recomendación. BTS ha hecho un Tiny Desk Concert para NPR. Por si queréis acercaros un poco más al fenómeno en el que se han convertido estos chavales surcoreanos:

Hasta la semana que viene.