🕶 Joe Biden resucita en South Carolina

  
0:00
-20:52

2 de marzo | Nueva York

Hola a todos. Por qué Joe Biden ha destrozado a sus rivales en South Carolina, qué hace Pete Buttigieg retirándose antes del Supermartes y en qué estado queda Disney tras el anuncio de Bob Iger.

El podcast que encabeza estos párrafos es la primera versión de La Wikly Narrada 1x01 (ver. Alpha 0.1014). Quiero saber qué os parece, si estaríais interesados en tener esa opción en el futuro o si os parece un coñazo. Podéis contármelo de forma anónima y con absoluta honestidad aquí.

(Soy consciente de que hay un pequeño problema con el sonido. Lo arreglaré en el próximo).

Y si quieres compartir esta newsletter y que te esté muy agradecido:

Share La Wikly

Leer esta newsletter te llevará 14 minutos y 53 segundos.

Tras la llegada de Disney+, las guerras del streaming están explotando a sus empleados de formas muy extremas. Pobre Mickey. Bienvenido a La Wikly.

Si no estás suscrito, hazlo aquí


Joe Biden (izda.) y Jim Clyburn. © The State

🕶 Biden domina el voto afroamericano

Lo importante: Joe Biden comandó una decisiva victoria este sábado en South Carolina con 29 puntos de ventaja sobre el segundo candidato, Bernie Sanders, cambiando el panorama de la carrera demócrata a la presidencia de cara al Supermartes del 3 de marzo.

¿Y eso? Sanders venía de empatar o ganar en los tres concursos previos (Iowa, New Hampshire y Nevada), pero South Carolina era el primer estado del Sur en el que la mayoría del electorado demócrata es afroamericano (57 por ciento).

Los negros son el demográfico más cercano a Biden desde que empezó la carrera, según prácticamente todas las encuestas. Hay dos razones por las que ocurre esto:

  • Primero. Los votantes afroamericanos del Sur, en general, son más proclives a apoyar a candidatos moderados y establishment que perciben que pueden ganar en unas generales. En este caso, contra Trump.

    • Es decir, asumen que Biden lo tendrá más fácil contra Trump que alguien que se describe a sí mismo como un ‘socialista demócrata’ como Sanders.

  • Segundo. Biden fue vicepresidente con Barack Obama, el primer presidente estadounidense negro que en 2008 arrasó en South Carolina contra Hillary Clinton con más del 55 por ciento de apoyos en el estado.

    • Biden logró este sábado el 48.4 por ciento de apoyos en South Carolina, pero competía contra cinco rivales. Obama solo se enfrentó a otros dos candidatos: Clinton y John Edwards.

Sorpresa. La gran mayoría de encuestas no vieron venir la contundente victoria de Biden en South Carolina, algo que ya ocurrió con Obama en 2008 y con Clinton en 2016. Esto es porque se suele subestimar el voto afroamericano.

  • Pero cabe destacar que esta carrera se está moviendo a una velocidad casi imposible de medir en encuestas. En esta última semana:

    • El martes, Biden protagonizó una buena actuación en el debate de Charleston, mientras que Sanders fue objeto de ataque de prácticamente todos los presentes (y se notó).

    • El miércoles, el congresista demócrata Jim Clyburn, la figura más relevante del partido en South Carolina y el tercer demócrata más importante del partido en el Congreso estadounidense tras Nancy Pelosi y Steny Hoyer, apoyó la candidatura de Biden.

      • Más de un 60 por ciento de votantes dijeron que el apoyo de Clyburn fue un factor importante en su decisión para votar, según encuestas a pie de urna de la firma Edison.

      • Casi un 50 por ciento de los votantes que tomaron su decisión en los últimos días antes de las elecciones apoyaron a Biden, mientras que solo un 16 por ciento lo hicieron a favor de Sanders. Es una diferencia gigante.

Abrumadora victoria. Pero no solo fueron los afroamericanos. Según encuestas a pie de urna, Biden ganó prácticamente todos los demográficos salvo por los jóvenes, que siguen siendo los mejores aliados de Sanders.

  • Sanders lo hizo mejor en los precintos más blancos de South Carolina, aunque el multimillonario Tom Steyer también recortó espacio en esos lugares probablemente gracias a los más de 25 millones de dólares que se dejó en publicidad en el estado.

    • Hablando de Steyer, el tipo ha dejado la carrera después de no ser viable (esto es, no pasar del 15 por ciento ni a nivel estatal ni a nivel de distrito congresional) en ningún sitio. South Carolina era su gran apuesta. Al menos se lo pasó bien en la noche del viernes (vídeo abajo).

    • Pete Buttigieg también se ha bajado del carro, pero eso lo voy a comentar en profundidad un poco más adelante.

¿Y ahora? Biden coge aire gracias a South Carolina y llegará con fuerza al Supermartes del 3 de marzo en el que votan 14 estados que reparten más de 1.300 delegados nacionales.

  • Recordad: hacen falta 1.991 delegados para asegurar la nominación demócrata, aunque está todo tan repartido que quizá ninguno pase esa cifra y lleguemos a julio con lo que se conoce como ‘convención disputada’.

    • Ya lo explicaré mejor en su momento, pero el resumen es que una convención disputada obliga a que el establishment del partido tenga un papel más notable a la hora de decidir si apoyar:

      • Al candidato con más delegados que llegue a la convención con una mayoría plural, pero no absoluta.

      • Al candidato con más voto popular, pero no con mayoría absoluta.

      • Al candidato que crean que pueda ganar a Trump en noviembre.

De qué estar pendientes. Hay 14 estados que votan en el Supermartes, una jornada que seguiré de forma intensiva en Twitter. Tengo el ojo en estos lugares (de este a oeste):

  • Massachusetts: Sanders compite aquí contra Elizabeth Warren, cuya campaña está en las últimas y debería retirarse si pierde en este estado, que es el que representa en el Senado.

    • Quiero ver la participación de la gente joven y sobre todo ver quién se lleva los suburbs ricos de Boston ahora que esto parece más que nunca una carrera a dos (Sanders vs. Biden) y los blancos de los suburbs se los repartirán Biden, Warren, Bloomberg y, en menor medida, Amy Klobuchar.

  • Virginia: es un estado en el que el apoyo del establishment, las élites que viven cerca de Washington D.C. y la población afroamericana podrían hacer que Biden destaque de formas que no apuntaban las encuestas de las últimas semanas.

    • Si Biden gana por mucho aquí, Sanders debería empezar a temblar.

  • North Carolina: otro estado con una población afroamericana notable que debería ser fuerte para Biden tras su resultado con los vecinos del sur. Los centros universitarios en torno a Raleigh, Chapel Hill y Durham (el conocido como Research Triangle) serán importantes para Sanders y Warren.

  • El Cinturón del Algodón: Arkansas, Alabama y Tennessee son estados muy conservadores, religiosos y con poblaciones afroamericanas altas. Obama y Clinton arrasaron aquí y Biden debería hacer lo propio tras South Carolina. Falta ver por qué diferencias.

  • Minnesota: es el estado que Klobuchar representa en el estado. Si Sanders gana aquí, será importante para demostrar que sigue siendo una fuerza importante en el Midwest estadounidense que tan determinante será en las elecciones de noviembre contra Trump.

    • Minnesota es menos Rust Belt* que Wisconsin, Michigan o Pennsylvania, pero algo de pistas sí nos dará de lo que hará en otros estados ese electorado blanco de clase media y trabajadora.

      • *Esto es, el Cinturón Oxidado donde había mucha empresa manufacturera que se ha ido extinguiendo y dejado una clase media blanca jodida.

  • Texas: el más interesante de todos. Si Sanders gana aquí, y sobre todo si lo hace de forma destacada con respecto a Biden, tendrá la carrera casi hecha. Estaré pendiente de los distritos más latinos, de los epicentros universitarios y de los suburbs de Houston y Dallas.

    • Especial atención al desempeño de Bloomberg, que será la persona que más apoyos le quite a Biden allí.

  • California: Es el estado en el que Sanders tiene puestas muchas de sus esperanzas para sacarle ventaja a sus rivales de cara al resto de primarias. El voto latino promete ser relevantísimo en un estado que reparte más de 400 delegados.

¿Desea saber más? En Newtral, hice un vídeo explicando qué es el Supermartes y por qué es tan importante de cara al futuro de estas primarias (12 minutos). Y en Five Thirty Eight tienen un modelo de predicción para saber quién es favorito para llevarse cada uno de los estados del Supermartes. Estudiadlo y el martes jugamos a hacer apuestas.


🎻 Buttigieg dice adiós (pero volverá)

Lo importante: Pete Buttigieg, el exalcalde de 38 años de una ciudad de 100.000 habitantes de Indiana que sorprendió a todo el país ganando en Iowa con una candidatura presidencial a priori muy improbable, anunció este domingo que suspendía su carrera presidencial.

¿Y el Supermartes? A diferencia de rivales como Warren o Klobuchar, que tienen pendiente luchar en sus estados de Massachusetts y Minnesota este martes, Buttigieg no solo no tenía nada que defender, sino que South Carolina dejó bastante claro que su apoyo entre minorías era cercano a cero.

  • Y eso que lo ha intentado, pero Buttigieg ha acumulado demasiadas polémicas y cagadas con temas raciales a lo largo de la campaña como para que los votantes afroamericanos hayan podido permitirse depositar su confianza en él (o abandonar a alguien con experiencia y bagaje político como Biden o incluso Sanders).

Pero. Buttigieg ya ha hecho historia como el primer candidato de un gran partido estadounidense abiertamente gay que gana las primarias presidenciales de un estado. Es un hito de merecido aplauso.

Ni qué decir que le ha hablado de tú a tú a rivales políticos con mucho mayor perfil nacional que el suyo.

  • Ha aguantado más que senadores como Kirsten Gillibrand, Kamala Harris o Cory Booker o gobernadores como Steve Bullock.

  • Ha dejado a la gran mayoría en evidencia en algunos debates y en sus discursos con un estilo muy parecido al de Obama, aunque siempre manteniendo las distancias —y rozando lo paródico por lo mucho que parecía copiarle, también es verdad.

  • Ha ganado delegados en estados como Iowa y New Hampshire, citas electorales que en cualquier otra edición de estas primarias le habrían catapultado a un puesto de favorito bastante más alto.

Pero no padezcan, fans de Mayor Pete. Buttigieg volverá. Falta ver qué clase de carrera política escoge, pero esta retirada a tiempo indica que ha preferido admitir la derrota y dejar paso a los que de verdad pueden ganar.

  • Tras su resultado en South Carolina, y su continuado apoyo nulo entre minorías, el camino de Buttigieg a la nominación iba a ser siempre limitado.

  • Además, retirarse ahora es ayudar a otros candidatos moderados que quizá sí puedan parar a quien Buttigieg considera mal nominado a la presidencia de cara derrotar a Trump (y a aguantar el Congreso y retomar el Senado): Bernie Sanders.

La decisión de abandonar ahora también tiene sentido si Buttigieg no quiere enemistarse demasiado con los candidatos que siguen en la carrera en búsqueda de la presidencia, empezando por un Biden que no descarto que acabe ofreciéndole algún puesto en su potencial administración.

  • ¿Política exterior? Buttigieg habla seis o siete idiomas, según a quién le preguntes, es veterano de la guerra de Irak y parece muy interesado en la relación estadounidense con el resto del mundo. Veremos.

Sin olvidar que dejando hueco a que Biden pueda aspirar a recoger más votos en los suburbs ricos de muchos de los estados que votan en el Supermartes es una forma de mandarle un buen guiño al establishment demócrata.

  • Sí, ese establishment que quiere impedir la victoria de Sanders bajo cualquier motivo y cuyas esperanzas se han renovado este fin de semana tras la victoria rotunda de Biden en South Carolina y este anuncio inesperado de Buttigieg.

  • Para que os hagáis una idea, así se repartiría el voto de Buttigieg según la segunda opción de los votantes y acorde a una media de encuestas que recopila The Economist:

¿Desea saber más? Su discurso de despedida es bastante bueno (como también la introducción que le hace su marido, Chasten Buttigieg). Lo podéis ver todo aquí (20 minutos, en inglés).


🤓 Tres lecturas relevantes

Hollywood: ‘Bob Iger: qué significa el fin de su mandato dorado en Disney’, por Emilio Doménech en Vanity Fair (3 minutos).

Bob Iger es el ejecutivo más importante que ha tenido Hollywood en los últimos 15 años. Él es el artífice de las compras de Pixar, Marvel, Lucasfilm y los activos de entretenimiento de 20th Century Fox y de que pronto tengáis en vuestras casas esa maravilla llamada Disney+ en la que poder ver La bella durmiente hasta echar la pota. En el artículo que comparto podéis leer un poco más sobre hacia dónde se encamina el futuro de Disney y quién le va a sustituir.

Washington D.C.: ‘Para ganar a Trump, los demócratas quizá tengan que salir de su burbuja de Whole Foods’, por David Wasserman en The New York Times (en inglés; 9 minutos).

Una de las cosas que más me gustan sobre analistas de encuestas y elecciones como Wasserman (o Nate Cohn, del Times) es que analizan resultados electorales con analogías y anécdotas que permiten hacerse una idea del electorado del que están hablando. Este caso es para hablar de zonas urbanas y de suburbs pudientes en los que hay Whole Foods, la cadena de supermercados más pija que existe en este país. Es una forma de hablar de cómo la izquierda estadounidense cada vez captura más voto de las élites y la gente con estudios universitarios y no la gente de clase trabajadora que antes formaba la base del partido demócrata. El artículo les molará a los frikis de la política como yo.

Silicon Valley: ‘Las prisas de Silicon Valley por lidiar con el Coronavirus’, por Lauren Hepler en Protocol (en inglés; 7 minutos)

Hoy quería haber escrito más sobre el coronavirus, pero la noticia de Buttigieg de última hora me ha trastocado los planes. Ya lo siento. En cualquier caso, este es uno de los artículos que más me ha gustado por lo que el brote está suponiendo para lugares como Silicon Valley, donde una crisis de estas características puede replantear el statu quo a muchos niveles diferentes. Por ejemplo, que el teletrabajo no es tan mala idea. O por otro lado, que quizá concentrar a todos los ingenieros brillantes del mundo, con precios de alquiler disparados, no sea la mejor idea en el medio plazo. Ah, y esto sobre Hong Kong también mola.


😆 Quitándole la gracia

Coronavirus. Hablando de Coronavirus, no podía dejar pasar la oportunidad de compartir los mejores memes que he ido viendo en estas últimas semanas sobre la crisis. Porque ante la posible muerte de millones de personas por el contagio del coronavirus: memes.

Emilio Doménech no se hace responsable de la falta de gracia de estos memes.

Empecemos por TikTok, donde la canción que dice eso de ‘It’s Corona Time’ [Es hora de Corona, en español] se ha hecho hiperviral entre adolescentes y nos ha dejado desde críos cargados de equipo para recoger a sus padres en el aeropuerto, hasta gente acumulando suministros para aguantar en casa unas semanas, pasando por lecciones de cómo evitar contagiarse.

Por supuesto, también los hay con gracia. Este pavo que todavía quiere a su novia pese a que ella tenga el corona, este que es asiático y sabe que el racismo no va a estar de su parte estos días y este que baila una de las canciones de moda en TikTok rodeado de gente con mascarillas. I love it.

En temas con los que empatizo, este y este otro tuit sobre eso que recomiendan de no tocarse la cara. Y para los que hayamos jugado al Plague Inc., este y este otro.

En el maravilloso mundo de Reddit, este sobre una mujer china muy lista, este de cómo hemos pasado de memes de la 3ª Guerra Mundial a los de Pandemia Global en un solo mes y este otro para meterse con Italia y su genial historia.

Y ya por último, un TikTok de la Organización Mundial de la Salud con recomendaciones reales para evitar contagiarse. Si es que os doy la vida.

Y en vídeos e imágenes que os alegrarán el día:


🤩 Unos vídeos para aprender

En el portal Vox han publicado una serie de artículos y vídeos sobre los distintos argumentos a favor de los principales candidatos demócratas a la presidencia, incluido un Buttigieg que evidentemente ya no está en la carrera. Os he enlazado arriba el de Biden, que va lanzado al Supermartes, pero pegadle un vistazo también a los de Warren y Sanders. Ninguno pasa de los 8 minutos y creo que hablan bien de las filosofías políticas de cada uno de ellos.


👋 Y para terminar...

Un par de recomendaciones. He terminado BoJack Horseman y qué lástima perder otra gran serie en estos pocos meses que llevamos de 2020. Si no la habéis visto nunca, dadle una oportunidad porque llega a ser todo lo profunda y nihilista que también consigue ser muchas veces Rick & Morty. Si además controláis de referencias de Hollywood, os lo pasaréis bomba porque rajan sin tapujo alguno DE CUALQUIER COSA que tenga que ver con la industria del cine y la televisión en Estados Unidos. La última temporada es un cierre brillante. Su mayor logro es que empatices con un protagonista que siempre ha sido un miserable.

Pegadle un vistazo a esta entrevista en Variety con el creador Raphael Bob-Waksberg acerca de los episodios más icónicos de la serie.

Por fin pude ver el otro día Retrato de una mujer en llamas de Céline Sciamma, un drama romántico sobre una pintora llamada Marianne (Noémie Merlant, vaya descubrimiento) que viaja a una isla de la Bretaña francesa para hacerle un retrato de una joven, Héloïse (Adèle Haenel), que se tiene que desposar con un italiano. Marianne tiene que pintar a Héloïse sin que se entere porque es un retrato para convencer al italiano de que está buena y ella no quiere casarse.

El caso es que esa premisa logra un instante flipante cuando todavía apenas conocemos el rostro de Héloïse y sabemos que Marianne necesita mirarla lo máximo posible para plasmarla después sobre el lienzo. Llegado un momento, la cámara se sitúa en el perfil del rostro de Marianne con Héloïse justo detrás de ella, haciendo imposible que los espectadores podamos verla. Lo genial de la escena es que los espectadores solo podemos ver a Héloïse cuando Marianne también la mira, haciéndonos partícipes de ese toma y daca íntimo, travieso y romántico. En el cine me dejó sin palabras. Y de la escena final del filme ni os hablo. Se me saltaban las lágrimas. Una película preciosa.

Si queréis compartir esta newsletter en redes, podéis hacerlo con este enlace:

Share La Wikly

Hasta la semana que viene.