🧑 El segundo juicio de impeachment a Trump, explicado

  
0:00
-24:40

10 de febrero | Nueva York

Hola, maricoper. Segunda vuelta.

El podcast de La Wikly también está disponible en iTunesSpotifyiVoox.

  • Añade el podcast a tu plataforma favorita haciendo click en el botón “Listen in podcast app” que aparece justo debajo del reproductor.

Si te haces suscriptor premium, recibirás dos newsletters extra. Los viernes, el maricóctel, una serie de enlaces recomendados para ponerte al día de algún tema destacado. Y los lunes, el maricoffee, un repaso de cuatro titulares para empezar la semana bien informado (y un test de actualidad para ponerte a prueba).

Leer esta newsletter te llevará 15 minutos y 27 segundos.

“Era un perro que hablaba, ¿sabes a lo que me refiero?”. Bienvenido a La Wikly.

Si no estás suscrito, hazlo aquí


🧑 Vuelve Trump, vuelve el impeachment

Lo importante: Este martes, el Senado dio comienzo al segundo juicio de impeachment contra Donald Trump en poco más de un año. Esta vez, por supuesta “incitación a la insurrección”.

  • Aparte del futuro político del expresidente, que podría ser condenado y no poder volver a presentarse a un cargo público, hay mucho más en juego en las probables dos semanas que durará el juicio.

Pero lo primero es lo primero.

QUÉ ES EL IMPEACHEMNT

El impeachment es un proceso en el cual la Cámara de Representantes presenta cargos criminales contra un cargo oficial a nivel federal (judicial o ejecutivo), o su equivalente a nivel estatal si el estado lo prevé en su constitución.

Posteriormente, se celebra un juicio en el Senado, el cual determina la culpabilidad o no de la persona que ocupa el cargo y las consecuencias legales que se le aplican en caso afirmativo.

  • A pesar de lo que se cree en el imaginario popular, este proceso no solo afecta al cargo del presidente de los EEUU. La Constitución prevé este proceso también para el vicepresidente y cualquier otro cargo público (Artículo 2, Sección 4).

    • Si bien es cierto que el impeachment presidencial constituye el caso más reseñable de cuantos existen por su poca frecuencia, el proceso parlamentario específico que tiene y la amplia cobertura mediática que recibe.

  • La Constitución de los EEUU prevé el impeachment por los delitos de traición, soborno “y otros delitos o faltas graves”. Este último constituye un término amplio cuya interpretación última ha dependido de lo que ha determinado el Congreso para cada caso.

¿Cómo funciona un impeachment presidencial en la práctica? Solo tres presidentes han sufrido el proceso de impeachment, con un cuarto, Richard Nixon, dimitiendo del cargo poco antes de iniciarse uno contra él. Estos son:

  • Andrew Johnson (1868).

  • Bill Clinton (1998-1999).

  • Donald Trump (2019-2020 y 2021).

El impeachment a Andrew Johnson no prosperó al no alcanzar por un voto la mayoría de dos tercios en el Senado necesaria para destituirlo.

  • No obstante, tuvo importantes implicaciones en la época porque frenó el uso abusivo del impeachment contra presidentes en ejercicio simplemente porque el poder legislativo estuviese en desacuerdo con él.

Pero los tres impeachments más actuales, y en virtud de los cuales el proceso ha alcanzado su actual fama, son los relativos a Clinton y a Trump.

Bill Clinton (1998-1999): perjurio y obstrucción a la justicia.

  • Los dos artículos de impeachment que se presentaron contra Clinton fueron aprobados por la Cámara de Representantes, dominada por republicanos, a raíz de la actuación del expresidente en torno a dos relaciones extramaritales.

    • Una de estas acusaciones terminó en un juicio civil por acoso sexual, el caso Paula Jones. Y otra de ellas derivó en el ya conocido como caso Monica Lewinsky.

      • Los republicanos acusaban a Clinton de mentir bajo juramento y de obstruir las investigaciones en torno a ambos casos.

  • El Senado acabó absolviendo a Clinton de ambos cargos por 45 a favor/55 en contra y 50 a favor/50 en contra, respectivamente, muy lejos de los 67 que hubiesen sido necesarios para aprobar la destitución.

Donald Trump (2019-2020): abuso de poder y obstrucción al Congreso.

  • Tras la filtración de la llamada de Trump al presidente ucraniano Volodímir Zelenski, la Cámara de Representantes, dominada por demócratas desde las elecciones de medio mandato de 2018, inició una investigación que culminó con la votación de dos artículos de impeachment contra Trump.

    • El Senado absolvió a Trump de ambos cargos por 48 a favor/52 en contra y 47 a favor/53 en contra, respectivamente.

      • Mitt Romney votó a favor del artículo del abuso de poder, convirtiéndose en el primer senador en la historia en votar a favor de la destitución de un presidente de su propio partido.

Donald Trump (2021): incitación a la insurrección.

El asalto al Capitolio del pasado 6 de enero motivó el inicio de un nuevo proceso de impeachment contra Trump por parte de la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes.

  • Como ya cubrimos desde La Wikly en distintas entregas del Maricoffee (accesible cada lunes para suscriptores premium), el proceso ha generado distintas reacciones tanto en el seno del GOP como en el equipo legal de Trump.

    • Incluso se hipotetizó con la idea de que el ya expresidente pudiese fundar su propio partido como medida de presión contra aquellos senadores republicanos que tuviesen la tentación de votar a favor de condenarle.

  • Si bien Trump ya no es presidente, una condena por impeachment aún podría resultar en su inhabilitación para volver a postularse a cargo público alguno, eliminando sus esperanzas de un nuevo asalto a la Casa Blanca en 2024.

Sea cual sea el resultado del juicio en el Senado que comienza esta semana, Trump ya ostenta el dudoso récord de ser el único cargo público en la historia de los EEUU a nivel federal en ser sometido a dos procesos de impeachment.

Pero entonces, ¿cuáles son las posturas de los bandos?

LA ACUSACIÓN: LOS DEMÓCRATAS

El argumento central que esgrimen los demócratas es la influencia que ejerció Trump desde su cargo para arengar a la multitud de manifestantes a irrumpir violentamente en el Capitolio e interferir con la labor parlamentaria de la certificación de votos.

  • A diferencia del juicio político anterior, la intervención del expresidente en este suceso fue de carácter público: no sólo hay muchos testigos del hecho, sino también videos y declaraciones del presidente realizadas por redes sociales.

Llevar adelante este proceso responde a tres objetivos generales:

  • Garantizar desde el gobierno una respuesta punitiva a un atentado contra las instituciones nacionales; es decir, que el evento tenga consecuencias tangibles para sus auspiciadores.

  • Prohibir que Trump vuelva a ocupar el cargo (es decir, impedirle que se presente nuevamente a elecciones) y remover los beneficios que recibe como expresidente.

    • Salario público y seguridad del Servicio Secreto, entre otros.

  • Desmotivar el apoyo del electorado a la figura de Trump.

Respecto a la estrategia querellante, varios de los gestores del juicio político en la Cámara querían un testimonio de primera mano para ayudar a probar que Trump incitó los disturbios. Algunas de las ideas fueron

  • Lograr que los oficiales de la policía del Capitolio cuenten sus historias sobre la lucha contra los asaltantes.

  • Invitar a los funcionarios republicanos de Georgia que fueron presionados por Trump para que anularan el conteo electoral del estado.

Sin embargo, figuras como Chuck Schumer y Nancy Pelosi se han manifestado a favor de que el proceso avance rápidamente, argumentando que no necesariamente se necesitan testigos ya que los crímenes de Trump están a la vista y documentados.

  • Cabe recordar que los demócratas no tienen mucho tiempo que perder ya que la agenda presidencial demanda espacio en el Congreso y presentar testigos ralentizaría el proceso.

    • Además, 45 republicanos del Senado ya se han decidido a apoyar la inconstitucionalidad del juicio tanto en los prolegómenos del juicio como en el primer debate del juicio celebrado este martes.

En principio, no está previsto que el juicio dure más de una semana y hay una gran improbabilidad de conseguir el apoyo bipartidista necesario para aprobar el impeachment y las sanciones derivadas de una condena.

LA DEFENSA: TRUMP

La defensa asienta sus argumentos en dos pilares:

  • La negación de que Trump incentivó a sus partidarios a la violencia.

    • "Se niega que el presidente Trump haya puesto en peligro la seguridad de Estados Unidos y sus instituciones de gobierno", escribieron sus abogados en un escrito para el juicio. “Se niega que amenazara la integridad del sistema democrático, interfiriera con la transición pacífica de poder o pusiera en peligro un rama de gobierno equiparable”.

    • También sostienen que estaba protegido por la Primera Enmienda para "expresar su creencia de que los resultados de las elecciones eran sospechosos".

      • Libertad de expresión, vaya.

  • La supuesta inconstitucionalidad del juicio político debido a que Trump ya no se encuentra en ejercicio de sus funciones como presidente.

    • Esto es muy controvertido ya que, en primer lugar, la Cámara demandó a Trump cuando este todavía se encontraba desempeñando su cargo.

    • Además, varios juristas coinciden en que la destitución del cargo es solo la sanción mínima aplicable al funcionario encontrado culpable, lo que no lo exime de recibir otras sanciones.

      • Chuck Cooper, un veterano y respetado abogado constitucional conservador, escribió este artículo de opinión en The Wall Street Journal donde desarrolla ese argumento.

EL JUEGO POLÍTICO

Demócratas y republicanos se juegan mucho crédito político en las próximas semanas conforme el nombre de Trump vuelve a acaparar la atención mediática que había perdido en los primeros pasos de la administración de Biden.

  • Poco se habla de la efectividad que ha tenido el bloqueo de Trump en plataformas como Facebook y Twitter, le parezca a uno bien o mal.

Y lo que tienen que valorar los partidos es cómo de expuestos quieren quedar tras este juicio de impeachment:

  • Los demócratas se arriesgan a apartar el foco de Biden y de las primeras medidas políticas de su presidencia, incluido el paquete de estímulo de 1.9 billones de dólares que ahora avanza por reconciliación presupuestaria por el Capitolio.

    • Del lado contrario, pocas figuras como Trump han conseguido aunar al electorado demócrata de la forma en la que lo ha logrado el expresidente.

  • Los republicanos se arriesgan a convertirse en antagonistas del electorado republicano, que sigue teniendo una alta lealtad hacia Trump. Al mismo tiempo, un voto en contra del impeachment quedará grabado en la historia si los demócratas logran presentar un muy buen caso contra el expresidente.

    • Del lado contrario, apoyar a Trump puede servir como retrato de un partido demócrata incapaz de pasar página de cara a las elecciones de medio mandato de 2022 en las que necesitan una base republicana activa: enfadada y dispuesta a arrasar a los demócratas.

      • Claro que mantener en el mismo partido político a las Liz Cheney (establishment moderado proimpeachment) y las Marjorie Taylor Greene (trumpismo reaccionario) promete dejar una bomba de relojería en medio del GOP.

La gran pregunta, por tanto, será ver cuánto dura el juicio.

  • Si no se presentan más pruebas o se cita a testigos, es posible que la votación se celebre este mismo fin de semana y el próximo lunes el juicio de impeachment sea solo otra página en la historia reciente de EEUU.

En el podcast, hablamos de la primera jornada del juicio y lo que cabe esperar de los próximos días ahora que acusación y defensa ya han mostrado sus primeras cartas.

¿Desea saber más? The Washington Post tiene un conteo de whip de los senadores que ya se han posicionado casi definitivamente sobre su voto. Y The New York Times tiene un genial reportaje gráfico de los diferentes pasos del impeachment, los ya dados y los que se podrían dar en los próximos días.


🤓 Qué están leyendo en…

Washington D.C.: ‘El paquete de estímulo de Biden es admirablemente ambicioso. Pero también plantea algunos grandes riesgos’ por Lawrence H. Summers en The Washington Post. (en inglés; 6 minutos).

Larry Summers fue Secretario del Tesoro durante dos años en la era Clinton y director del Consejo Económico Nacional de la Casa Blanca durante otros dos de la era Obama. La columna que firmó esta semana para el Post generó mucho ruido en D.C. porque ponía en duda la ambición del paquete de estímulo de Biden, valorado en 1.9 billones de dólares, por los problemas que podría acarrear en el futuro; a grandes rasgos: inflación e inestabilidad económica. La respuesta ha sido contundente. La gente de Biden, incluida la Secretaria del Tesoro actual Janet Yellen, han contestado a Summers argumentando que este no es el momento de quedarse cortos, algo que ya le pasó a Obama en 2009 tras la crisis económica de 2008 cuando dejó guiarse por la presión republicana y aprobar un estímulo que a todas luces se quedó corto. Summers alega que el momento es distinto, y que el paquete es excesivamente caro, pero Yellen asegura que la inflación es un riesgo que están dispuestos a correr porque tienen las herramientas para controlarla. La otra pregunta es: ¿están los demócratas gastando demasiado crédito político cuando en unos meses van a querer aprobar otro paquete de infraestructura trillonario? Este explainer de Vox lo analiza todo detenidamente.

Silicon Valley: ‘El nuevo consejero delegado de Amazon, Andy Jassy, puede o ayudar a los trabajadores y vendedores —o automatizarlos a todos’ por Christopher Mims en The Wall Street Journal. (en inglés; 8 minutos).

He estado leyendo mucho sobre el relevo de Andy Jassy en Amazon estos días. Me gustaron mucho las columnas de Ben Thompson sobre Jeff Bezos y la de Casey Newton sobre los retos de Jassy, pero he querido destacar esta de Mims en el WSJ porque me parece que Amazon se enfrenta a un reto diferente al que tienen por delante compañías Big Tech como Apple, Facebook y Google, menos dependientes del mundo físico (y en territorio estadounidense). Piensa: empleados de almacenes, transportistas, vendedores en su plataforma. Amazon puede automatizarlo todo en una transición de no demasiados años y Jassy será muy probablemente el encargado de lidiar con la supervisión de ese proceso. Salvo que quiera optar por otro camino. Lo que es evidente es que el escrutinio sobre la compañía no va a dejar de crecer, con lo que la relación entre megaconglomerado y sus cientos de miles de empleados va a ser uno de los grande focos del debate en torno al futuro del trabajo. Y con votos sindicales y audiencias de comités congresuales de por medio, la guerra promete volverse muy cruda.

Hollywood: ‘Las muchas vidas de Steven Yeun’ por Jay Caspian Kang en The New York Times. (en inglés; 32 minutos).

Es difícil encontrar estos días buenos perfiles de actores de Hollywood porque se están estrenando pocas películas, pero Caspian King hace un gran trabajo diseccionando la que para mí es una de las figuras más fascinantes de los actores asiático-americanos (¡junto con John Cho! ¡Y Awkwafina!). Yeun es más conocido por interpretar a Glenn en The Walking Dead, pero también hemos visto al actor nacido en Corea en cintas independientes como Orígenes y en largometrajes de cineastas de su país de origen como Okja y la más reciente, y brutalísima, Burning. Este año despunta con Minari, una semiautobiografía del cineasta estadounidense Lee Isaac Chung sobre una familia coreana que se muda a la Arkansas rural de los años 80. Caspian King aprovecha ese contexto para una radiografía verdaderamente emotiva sobre la identidad asiático-americana, las familias inmigrantes y el retrato que se hace de todo ello en el cine. Muy top leerlo hasta el final.


😆 Quitándole la gracia

La Super Bowl dejó un partido poco emocionante (qué pesaos son Gronk y Brady) y un Half Time Show algo descafeinado por culpa de un The Weeknd que quiso todo el protagonismo para sí mismo —aunque es probable que tuviera limitaciones de espectáculo con motivo de la pandemia. Pero lo que sí quedaron fueron algunos memes, y eso siempre se agradece.

El más viral, aunque pasajero y casi que ya anticuado, es el que usa un pequeño extracto en el que The Weeknd entra en una especie de laberinto de espejos y parece estar realmente perdido. Mis favoritos son este de cuando te pierdes en el parque de atracciones porque has entrado en la tienda de golosinas a por una bolsa de chuches:

Y este otro de cuando te cierran el museo en unos minutos y tienes que darte prisa para ver lo mucho que te queda pendiente:

De lo demás, me quedo con este otro meme sobre los bailarines que acompañaron al artista (“Esta es la vez que más mascarillas se han usado en Florida desde hace meses”):

Y con este otro sobre lo que la pizza rolls ven cuando se están haciendo en el microondas:

Y en vídeos e imágenes que te alegrarán el día:


🤩 Un vídeo para celebrar la vuelta del hijo pródigo de YouTube

David Dobrik ha vuelto a YouTube y eso debe celebrarse. Ni en Twitch ni en esta newsletter he escondido jamás la devoción que siento por este chaval, quizá el youtuber más divertido y buena hente con el que jamás me he topado. El tipo llevaba alejado de los ruedos de la plataforma desde el comienzo de la pandemia, un drama solo superado por el cierre de las salas de cine neoyorquinas. Y pese a que sí ha dedicado más atención a su podcast, lo que muchos queríamos era que nos actualizara sobre su vida con un vídeo.

Eso sí, su nueva aparición es en su canal secundario: David Dobrik Too. Es decir, no es uno de sus vídeos intensamente bien editados que siempre duran 4:20, en homenaje a la cultura del cannabis. En esta ocasión Dobrik enseña su nueva increíble mansión, le regala dos coches a dos de sus asistentes e inaugura el estudio donde desde ahora rodarán las entrevistas de su podcast Views. El primer episodio con Halsey ya está disponible.

Es posible que hasta que Los Ángeles no vuelva a la normalidad prepandemia, Dobrik tampoco lo haga con las publicaciones semanales de su canal, pero cabe agradecer que al menos él y su tropa de pirados seguirán en YouTube de forma forma algo más contenida. Entre cuatro paredes, vaya.


👋 Y para terminar...

Una recomendación.

[Esta sección ha sido asaltada por Anita Pereyra]

Mientras esperamos que Emilio termine de ver Bridgerton (yo sugiero que tomen asiento y se pongan cómodos para esperar), les traigo una recomendación de miniserie histórica que vale mucho más la pena: El bazar de la caridad.

Está basada en un evento que solía organizarse en París en 1885, tristemente conocido por un incendio que consumió el edificio y se cobró la vida de más de cien personas (la mayoría mujeres pertenecientes a la aristocracia). La historia sigue el hilo de tres mujeres que sobreviven a la tragedia y luego deben afrontar las consecuencias.

Los guiños de época alcanzan una amplia variedad de ámbitos: política, valores sociales, novedades tecnológicas, moda. Tiene personajes femeninos memorables, expuestos a debates morales muy interesantes, y el guión dramático está tejido cual telaraña: impecable. La clave es sobrevivir al primer capítulo.

Hasta la semana que viene,