🧑‍⚖️ Así es la ofensiva legal de la campaña de Trump sobre fraude electoral

  
--:--
--:--

11 de noviembre | Nueva York

Hola, maricoper. Guerra en los juzgados.

El podcast de La Wikly también está disponible en iTunesSpotifyiVoox.

  • Añade el podcast a tu plataforma favorita haciendo click en el botón “Listen in podcast app” que aparece justo debajo del reproductor.

Si te haces suscriptor premium, estarás ayudando a que esta newsletter sea cada vez más grande. Además, serás parte de la comunidad de La Wikly (un podcast extra cada semana y acceso a nuestro Discord). Suscríbete a través de este botón:

En esta newsletter, y por primera vez, ha colaborado mi nueva sidekick, Anita Pereyra. Sabréis más de ella próximamente.

Leer esta newsletter te llevará 13 minutos y 36 segundos.

Una imagen para tus pesadillas. Bienvenido a La Wikly.

Si no estás suscrito, hazlo aquí


⚖️ Indagando en el ‘fraude’

Lo importante: Esta pasada semana, la campaña de Donald Trump pasó a la ofensiva legal contra el recuento de votos nada más empezó el escrutinio de unas elecciones presidenciales que, salvo delirio, ya ha perdido.

  • ¿Quién ha ganado? Tras sus más que probables victorias en Georgia, Nevada, Arizona, Michigan, Wisconsin y Pennsylvania, el demócrata Joe Biden va camino de ganar las elecciones con 306 votos electorales.

    • Curiosamente, los mismos con los que Trump ganó en 2016 a Hillary Clinton.

  • Así está el mapa ahora mismo, según The New York Times:

Ecosistemas mediáticos. Pero un espectador de Fox News quizá no tenga tan clara la derrota de Trump. Todo y pese a que la cadena conservadora ya considera a Biden presidente-electo tras pronosticar sus victorias en Arizona, Nevada y Pennsylvania.

  • Recuerda que los medios de comunicación solo pronostican victorias según los resultados provisionales. Son los estados los que certifican los resultados.

    • Y luego son los electores designados por esos mismos resultados los que votan por los candidatos.

La razón de esas dudas tiene que ver con las acusaciones de fraude que la campaña de Trump y sus aliados republicanos en el Capitolio y en los medios han abanderado desde hace meses, aunque con más intensidad ahora.

  • Y, supuestamente, también con pruebas.

Trust the plan. Así que el plan de esta newsletter es exponer los diferentes litigios que hay en marcha en estos momentos en los estados clave, qué intentan demostrar (y con qué pruebas) y qué posibilidades reales hay de que cambien el resultado de estas elecciones.

Dos tipos de casos. La campaña de Trump está centrando sus esfuerzos en dos asuntos principales:

  • El recuento de votos: y por tanto todo aquello que tiene que ver con el procesamiento y las fechas límite para recibir y contar votos, así como la validez de los recuentos.

  • Los observadores electorales: qué papel juegan, si se les deja actuar y qué impedimentos encuentran a la hora de supervisar los recuentos.

NEVADA

2 de noviembre. Antes de las elecciones, los republicanos presentaron una demanda en el condado de Clark, en la ciudad de Las Vegas, para detener el procesamiento del voto por correo alegando que los funcionarios del condado no estaban dando pleno acceso a los observadores republicanos.

  • También aseguraban que las máquinas encargadas de tabular y lidiar con la primera comparación de firmas de los votantes en las papeletas estaba violando las leyes de protección igualitaria en las elecciones porque no se empleaba en ninguna otra parte del estado.

¿Pruebas? El juez desestimó la demanda por falta de pruebas. El tribunal de apelaciones falló en favor de escuchar los argumentos de la parte demandante esta semana pero rechazó la solicitud de ordenar la interrupción del conteo de votos. El caso sigue pendiente.

¿Cambiarán algo? Probablemente no. Y otros casos paralelos como los famosos 3.000 votos de votantes ineligibles, que eran en su mayoría militares, o el de la mujer legalmente ciega que decía que habían votado por ella, que no tiene ningún sentido, no van a llegar a ningún lado.

GEORGIA

4 de noviembre. La administración de Trump presentó una demanda solicitando que se detuviera el conteo en el condado de Chatham, en la ciudad de Savannah, alegando que 53 papeletas de voto por correo que llegaron tarde se habían almacenado inadecuadamente.

  • Según la demanda, el procedimiento podía provocar que se mezclaran con las papeletas de voto legales.

¿Pruebas? El juez desestimó el caso porque no había evidencia alguna que probara que esas 53 papeletas de voto habían llegado después de la hora límite de las 7 de la tarde, según un observador que fue incapaz de presentar pruebas.

¿Cambiará algo? No ha habido apelaciones hasta ahora y el número de votos es irrisorio en comparación a los más de 25.000 que separan a Biden de Trump allí.

MICHIGAN

4 de noviembre. La campaña de Trump presentó un par de demandas instando a detener el conteo de votos en Detroit alegando “falta de transparencia” durante el proceso.

  • Argumentaban que no se había permitido el pleno acceso de los observadores del partido republicano a las salas de recuento.

¿Pruebas? Ambos jueces denegaron las solicitudes para detener el recuento de votos y retrasar la emisión de la certificación con los resultados por falta de pruebas contundentes.

  • En un juzgado, si quieres parar algo como un recuento de votos, tienes que tener pruebas contundentes. Y en los ejemplos de Michigan dejaba todo bastante que desear.

    • En uno de los casos, uno de los supervisores no supo decir ni de qué junta de recuento le echaron ni quién lo hizo.

    • Y en lo que respecta a irregularidades, las pruebas eran, literalmente, que unos empleados electorales habían escuchado a alguien que había escuchado a alguien decir algo de un fraude.

      • Vamos, habladurías.

¿Cambiará algo? Hay otros casos activos en Detroit presentados por votantes que alegan haber presenciado irregularidades, pero no se sostienen. Difícil que en Michigan cambie algo. Biden lidera por más de 140.000 votos.

PENNSYLVANIA (el importante)

3 de noviembre. La administración de Trump presentó una moción para retomar una disputa que la Corte Suprema había dejado en el limbo con motivo de la proximidad de las elecciones.

  • Se trata de un fallo de la Corte Suprema de Pennsylvania que aprobaba el conteo de votos sellados con fecha del día de las elecciones pero que llegaran hasta tres días más tarde del 3 de noviembre.

    • La Secretaria de Estado de Pennsylvania, Kathy Boockvar, dijo el jueves que de todas formas no muchos votos llegaron en los días posteriores a las elecciones, por lo que no afectaría el resultado general.

      • Ahora mismo, Biden está casi 50.000 votos por delante (y subiendo).

5 de noviembre. Un tribunal estatal de Pennsylvania otorgó a la campaña de Trump una pequeña victoria: el juez resolvió que la distancia de tres metros acordada entre observadores y mesas de recuento en Philadelphia se acortara a dos.

  • Los abogados de Trump solicitaron retrasar el conteo de votos alegando que este fallo no había sido respetado. Finalmente, retiraron su solicitud tras la pronunciación del juez Diamond sobre el tema: permitir un total de 120 observadores, 60 de cada partido.

    • Ah, y atentos a este intercambio de ese juicio:

Juez Diamond: “¿Están vuestros observadores en la sala de recuento?”.

Abogado de Trump: “Hay un número distinto a cero de personas en la sala”.

Juez Diamond: “Te hablo como miembro del colegio de abogados: ¿hay gente representando a Donald J. Trump for president en esa sala?”.

Abogado de Trump: “Sí”.

En Pennsylvania hay otro par de casos que implican a la Secretaria de Estado, que es la funcionaria encargada de supervisar las elecciones, pero siguen pendientes de juicio:

  • En uno, la campaña de Trump alega que la votación por correo en el estado carece de los sellos de transparencia y verificabilidad con los que cuenta el voto en persona.

  • Y en otro, Boockvar ha sido demandada por su decisión de extender tres días, hasta el 12 de noviembre, el plazo para que los votantes por correo puedan enmendar posibles errores en sus papeletas de voto.

Ese último va en línea con el primer caso mencionado de Pennsylvania sobre los votos sellados con fecha de las elecciones. Es el importante porque ya está camino del Tribunal Supremo.

¿Pruebas? Nada relevante que los juzgados se hayan tomado en serio. Las apelaciones seguirán su curso y previsiblemente fallarán.

¿Cambiará algo? Si la decisión del Supremo sobre los votos sellados favorece a Trump y se descartan cientos, potencialmente miles, de ellos, entonces cabe esperar que la campaña del presidente iniciará iniciativas similares en otros estados.

La realidad es que todo lo visto hasta ahora es más una campaña mediática que un plan legal concertado. Nada tiene demasiado sentido en el conjunto y todas las acusaciones de fraude electoral se han estampado con los juzgados.

  • The New York Times habló con las secretarías de estado de 45 de los 50 estados del país y ninguna informó sobre el más mínimo indicio de fraude a gran escala.

    • Y de los cinco estados restantes, cuatro dijeron lo mismo a través de otros oficiales estatales o de declaraciones previas.

  • Y The Wall Street Journal se hizo eco de las conclusiones de un panel internacional de observadores que tampoco encontró pruebas de fraude electoral a gran escala.

Y aunque los vídeos de entrevistas con testigos de voz distorsionada y las ruedas de prensa en Four Seasons random seguirán acaparando titulares, lo cierto es que todo lo que se escucha en los altavoces mediáticos después es silencio en los juzgados.

  • Los aliados de Trump saben que no pierden nada por acusar de fraude en público, pero los abogados no se la juegan cuando están frente a un tribunal, como bien demuestra el intercambio con el juez Diamond.

(Y ni siquiera voy a dedicarle tiempo al asunto del SharpieGate de Arizona por el que se extendió el rumor infundado de que usar rotuladores podía provocar que las máquinas de recuento ignoraran decenas, quizá cientos, de votos).

Recuentos. De la misma forma, tampoco se espera que los recuentos cambien el resultado que ya sabemos. Históricamente, solo diferencias menores al 0.05% han llegado a cambiar las conclusiones de los recuentos originales.

  • Ni qué decir que comparar todos estos frentes legales con lo que ocurrió en el año 2000 en Florida, donde a Al Gore y George Bush les separaban 500 votos, es una chorrada inmensa.

Normal que Trump esté cabreado con su equipo legal, aunque tampoco había mucho que hacer cuando son ya cinco los estados en los que va perdiendo por varias decenas de miles de votos, algo difícil de revertir cuando ya se ha contado todo.

  • Falta ver si la potencial intervención del Departamento de Justicia del Fiscal General William Barr acaba teniendo algún tipo de influencia en los casos, pero parece poco probable y ya hay gente abandonando el barco.

    • Mientras tanto, los aliados republicanos de Trump quieren mantener un poco más la incertidumbre para no enfadar al jefe que tanto poder tiene sobre la base de votantes del partido.

¿Desea saber más? En The New York Times tienen un buen repaso de los casos activos y el vídeo de YouTube que he puesto arriba es una explicación exhaustiva de 30 minutos que explora muy bien lo absurdo de muchos de estos litigios.


🤓 Qué están leyendo en…

Washington D.C.: ‘¿Qué le ha pasado a esa ‘ola azul’?, por Daniel J. Galvin, Daniel Schlozman y Sam Rosenfeld en The Washington Post (en inglés; 5 minutos).

Imprescindible vistazo a las críticas lanzadas por Alexandria Ocasio-Cortez contra el establishment demócrata en una entrevista con The New York Times, también de necesaria lectura. La congresista se defendió de los ataques de compañeras como Abigail Spanberger (Virginia), que en una reunión con otros congresistas culpó a la izquierda y sus eslóganes (socialismo, desfinanciar la policía) de haber sido la causa de algunas derrotas congresuales durísimas para el partido en distritos bisagra. ¿Pero es esa la razón? Desde la izquierda del partido que representa AOC tienen otras teorías: una mala infraestructura y organización de base, y una campaña digital pésima. El artículo del Post analiza ese último apartado y creo que será un punto importante a tener en cuenta de la estrategia demócrata de cara a las elecciones de medio mandato de 2022.

Silicon Valley: ‘Cómo Hasan Piker tomó Twitch’ por Taylor Lorenz en The New York Times (en inglés; 7 minutos).

Llevo siguiéndole la pista a HasanAbi desde hace por lo menos un año y me sorprende no haber escrito antes sobre él en la sección de vídeos. Pero Lorenz siempre va por delante del resto. Piker es un streamer de 29 años muy alineado con la izquierda estadounidense. Bernie Sanders, principalmente. Sus vídeos analizando la política del país que le vio nacer, aunque creció en Turquía, se han vuelto indispensables entre miles de espectadores jóvenes que buscaban una voz como la suya en el terreno youtuber tan dominado por la derecha en la última década. De hecho, me enganché a Hasan por sus vídeos desmontando declaraciones de Ben Shapiro. Ahora, y gracias al empujón de su stream jugando al Among Us con AOC o su cobertura de las elecciones, tiene todas las de convertirse en el streamer político por excelencia de Twitch.

Hollywood: ‘Steve Kornacki se merece esta ola de amor internáutico’ por Erin Vanderhoof en Vanity Fair (en inglés; 5 minutos).

Es el hombre de moda en Estados Unidos. El analista de MSNBC ha tenido algunos de los momentos más brillantes de las jornadas electorales gracias a su conocimiento de mapas y demográficos, su inagotable energía y un carisma que apuntaló a base de uso de calculadora, zarandeo de folios y recuentos a pie de plató. Siempre que me recomiendan seguir una noche electoral en EEUU recomiendo MSNBC pese al claro partidismo de sus presentadores porque Kornacki está ahí para compensarlo todo. Y no me voy sin recordar esta maravilla:


😆 Quitándole la gracia

Nevada fue el gran meme de esta semana electoral en EEUU. Y sí, ya sé que en España tuvimos a esa maravilla llamada Maricopa, pero he creído conveniente alejarme un poco de ese frenesí maricoper para acercaros algunos de los mejores memes que se han hecho sobre lo mucho que tardaban en contar votos en Nevada, el estado donde se encuentra la ciudad de Las Vegas (en realidad, cuentan igual de lento que en otros muchos estados, solo que allí estaba más apretado).

Aunque los mejores memes llegaron después, cuando Pennsylvania le robó todo el protagonismo a Nevada como el estado que decantó la balanza del lado de Biden:

Y para terminar, una coña con Alaska, donde han tenido que esperar una semana para empezar a publicar resultados del voto por correo:

Y en vídeos e imágenes que te alegrarán el día:

  • El vídeo en el que el ‘hombre del queso’ logró su fondue.

  • Un buen meme de por qué no hay que ligar con consejos de Reddit.

  • Un buen TikTok de Star Wars.

  • Un gran vídeo en memoria de la leyenda Alex Trebek, fallecido esta semana:


🤩 Un vídeo para disfrutar con Ibai

Ibai Llanos sigue rompiendo moldes en Twitch. Esta semana, lo ha vuelto a demostrar con una colaboración con Netflix y Sony que ha dejado este espectacular vídeo que decenas de miles de personas siguieron ALUCINADOS en directo. Tengo entendido por buenas fuentes que Ibai es capaz de romper las métricas con cualquier cosa que hace gracias a su atractivo a varios niveles generacionales diferentes: zetas, millennials y genexers primerizos. Y no me extraña.

Creo que va a ser interesante ver la transición de Ibai conforme empiece a colocarse por encima de sus competidores (y amigos): AuronPlay, Willyrex o ElRubius. Todos están muy por delante de él en número de seguidores, pero es inevitable concluir que es Ibai el que está forzando los límites al elegir de forma acertada las colaboraciones que hace (y cómo las hace). Y la clave siempre está en que le dejan hacer lo que le sale de los cojones, que es probablemente lo que él diría si pudiera escribir esto.

El corto en vivo estuvo dirigido por Jaume Balagueró (la saga REC) y todavía falta que estrenen algo más en Netflix el próximo 24 de noviembre. Sorpresas no sé si habrá, pero mucho dinero de por medio seguro que sí.


👋 Y para terminar...

Una recomendación. Como puedes imaginar, no he tenido tiempo ni de mirarme los pies esta semana, pero sí me gustaría recomendar una newsletter que Janira Planes ha empezado esta semana aquí en Substack: Truffle Season. Es un vistazo a los fenómenos de la red con la clase de análisis de la cultura de internet que a veces hace tanta falta en los medios españoles. Ya no vale con una retahíla de tuits random que alguien copia y pega rápidamente para satisfacer al editor de turno (“Haz uno rápido con los mejores tuits que encuentres”). Hay que explicarlo y contextualizarlo todo en la medida de lo posible.

Creo que Planes tiene tablas y talento como para hacerlo muy bien.

Y esto no lo hago porque hable de mí en el primer número, que eso está muy bien, sino porque quiero que tenga suficiente apoyo en estos inicios y así la presionemos todos a que mantenga la constancia y nos regale más publicaciones como la de hoy.

Hasta la semana que viene.