💸 Por qué debería importarte que EE. UU. esté cerca de alcanzar el techo de deuda

Y también: una película de tiburones financieros y un juego de calamares.

1 de octubre | Nueva York

Hola, maricoper. El Tío Sam se queda sin dinero.

Hoy no hay podcast de La Wikly por problemas de agenda —sorry, acumulaba demasiado trabajo tras mis dolencias musculares y no doy para más.

Apoya el proyecto periodístico independiente de La Wikly con una suscripción premium que incluye tres newsletters extra a la semana, acceso a nuestra comunidad privada de Discord y eventos exclusivos para los maricopers premium:

Leer esta newsletter te llevará 10 minutos y 18 segundos.

Gracias a los demócratas, ya puedes conocer al próximo presidente de Estados Unidos. Bienvenido a La Wikly.

Share


Lo importante: el partido demócrata negocia en estos momentos una resolución para los paquetes de infraestructura y reconciliación que le darían una gran victoria legislativa al presidente Joe Biden, pero en segundo plano se cierne un peligro mucho más trascendental: el límite del techo de deuda.

  • Estados Unidos alcanzará el techo de deuda el próximo 18 de octubre, según la Secretaria del Tesoro Janet Yellen. Tras esa fecha, nadie sabe muy bien qué va a pasar, pero el consenso apunta siempre a lo mismo: un desastre económico.

En esta edición de La Wikly, te queremos explicar qué es el techo de deuda, por qué es importante, cuáles son las consecuencias de no subirlo o suspenderlo y qué podemos esperar de las próximas semanas.

💸 ¿Qué es eso?

El techo o límite de la deuda de EE. UU. es la cantidad total de dinero que el gobierno federal está autorizado a pedir prestado para cumplir con sus obligaciones financieras, como pagar facturas o préstamos que vencen.

  • Es decir, se trata de una restricción legislativa a la capacidad del ejecutivo para administrar la economía.


⚠️ Pero ojo

Cabe aclarar que el proceso de establecer el límite máximo de la deuda es independiente y distinto del proceso presupuestario de EE. UU.

  • Es decir, que aumentar el techo de deuda solo sirve para poder cumplir con los gastos ya autorizados por el Capitolio como beneficios de la Seguridad Social o los salarios militares, no para sumar nuevos desembolsos a la factura total del gobierno federal.


EE. UU. alcanzó ese límite a principios del pasado agosto, pero el Departamento del Tesoro ha estado tomando una serie de "medidas extraordinarias" para que el límite de la deuda aún no sea vinculante.

¿Medidas extraordinarias? Cuando se alcanza el techo de la deuda, el Tesoro puede declarar un período de suspensión de la emisión de deuda durante el que puede buscar formas de continuar cumpliendo con las obligaciones federales siempre que eso no implique la emisión de nueva deuda.

  • Es decir, no puede emitir nuevos bonos de deuda a inversores interesados en prestar dinero a EE. UU. a cambio de que el país se lo devuelva más adelante con intereses.

Estas medidas extraordinarias pueden incluir, por ejemplo, la suspensión de los fondos de jubilación individuales de los empleados federales.

  • En 2011, incluyeron la suspensión de inversiones en el Fondo de Jubilación y Discapacidad del Servicio Civil (CSRDF), el Fondo de Beneficios de Salud para Jubilados del Servicio Postal (Fondo de Beneficios Postales) y el Fondo de Estabilización de Cambios (ESF).

  • Estos métodos se han utilizado en varias ocasiones anteriores en las que la deuda federal se acercó a su límite legal para así evitar un cierre de gobierno o un incumplimiento de la deuda.

    • Sin embargo, cabe aclarar que estos montos no alcanzan para cubrir las operaciones del gobierno durante períodos prolongados, de ahí la expresión medidas extraordinarias.

🌊 ¿Una crisis inmediata?

La Secretaria del Tesoro, Janet Yellen, ya advirtió al Capitolio este pasado martes que el gobierno podría quedarse sin efectivo para pagar sus facturas antes del 18 de octubre.

Si el techo de deuda no se eleva y las medidas extraordinarias se agotan, el gobierno queda legalmente imposibilitado de pedir dinero prestado para pagar sus obligaciones financieras.

  • Los efectos a muy corto plazo son inciertos: dependen en gran medida de las expectativas de los participantes del mercado financiero, las empresas y los hogares.

  • Los efectos a medio y largo plazo podrían acarrear consecuencias económicas catastróficas:

    • El empeoramiento de las expectativas con respecto a un posible incumplimiento haría cada vez más probable que se produjeran alteraciones importantes en los mercados financieros.

    • Perturbaciones acompañadas de descensos del precio de las acciones, una pérdida de confianza de los consumidores y de las empresas y una contracción del acceso a los mercados crediticios privados.

En 2011, EE. UU. alcanzó un punto crítico de casi incumplimiento de la deuda pública. La demora en elevar el techo de la deuda resultó en la primera rebaja en la calificación crediticia del país, una fuerte caída en el mercado de valores y un aumento en los costos de endeudamiento.

En 2013, la Reserva Federal estimó que los efectos de no aumentar el techo de deuda durante un mes podrían significar una caída del mercado de valores superior al 30 por ciento, una caída del valor del dólar en un 10 por ciento y una subida del desempleo cercana al 2 por ciento en los dos años posteriores.

  • Vamos, un puto desastre.


⚠️ En resumidas cuentas

Alcanzar el techo de deuda tiene dos consecuencias grandes: dejar de pagar las facturas del gobierno federal e incumplir los pagos de préstamos pendientes de reembolsar.

  • Dejar de pagar las facturas puede acarrear, por ejemplo, dejar de emitir pagos de la Seguridad Social de millones de ancianos o de los salarios de millones de militares y veteranos de guerra que pagan el alquiler y la comida con ese dinero.

    • Lo que puede tener un efecto dominó terrible en el pago de facturas a nivel de calle y en la confianza de los consumidores en la economía.

  • Incumplir con los pagos de préstamos, o de los intereses de esos préstamos, puede significar la rebaja de la calificación crediticia estadounidense. Esto es, la confianza de los inversores en que EE. UU. pagará a tiempo sus deudas.

    • Lo que puede tener un efecto dominó terrible en la economía estadounidense porque los inversores solo prestarán dinero a EE. UU. con intereses más altos. Eso, a su vez, implicaría pérdidas milmillonarias para la economía nacional.


🔥 Obstrucción en D.C.

Nostalgia. Aumentar el techo de deuda ha sido un proceso casi rutinario en EE. UU. desde primeros de siglo XX, pero la creciente polarización, especialmente tras la elección de Barack Obama y el nacimiento del Tea Party, dinamitó ese statu quo.

  • Todo y pese a que el techo de deuda tiene que ver con compromisos ya aprobados en las cámaras legislativas. Es dinero que el brazo legislativo ya se comprometió a pagar con presupuestos aprobados alguna vez en el pasado.

Es importante recalcar que tanto por labor de republicanos como de demócratas el gobierno federal estadounidense gasta más de lo que recibe, por lo que todos los años registra un déficit.

  • Es como una tarjeta de crédito de la que siempre gastas un límite que tú mismo has puesto. Y que cuando lo alcanzas, vuelves a aumentarlo hasta la próxima vez que lo alcances. Ad infinitum.

Los republicanos saben que los demócratas tienen la Casa Blanca y las mayorías de ambas cámaras legislativas. Así que en vez de aumentar el techo de deuda de forma bipartidista como antaño, prefieren pasarle el marrón a los demócratas.

  • ¿Para qué? Para que lo hagan a través del proceso de reconciliación (lo explicamos en esta otra entrega), que solo necesita de mayorías simples en ambas cámaras.

    • Reconciliación es un proceso que en principio solo se puede hacer una vez por cada año fiscal, por lo que los demócratas tendrían que ponerse las pilas para concretar un paquete de reconciliación que contente a progresistas y moderados de su partido —y que incluya un aumento del techo de deuda.

Pero los demócratas hacen bien en señalar que si el techo de deuda se ha vuelto a alcanzar tan rápido es porque la administración de Donald Trump, apoyada por sus colegas republicanos en el Capitolio, hizo un recorte de impuestos enorme en 2017.

  • A más recortes de impuestos, menos recaudación del gobierno federal y mayores déficits al final de cada año fiscal.

    • Y recuerda: el techo de deuda se alcanza con gastos que las cámaras ya se han comprometido a asumir. Eso incluye a demócratas y a republicanos.

🪙 ¿Hay alternativas?

Existen alternativas muy originales:

  • El presidente Biden podría aumentar el techo de deuda por su cuenta amparándose en la 14ª Enmienda, que dice que la validez de la deuda pública no deberá ser cuestionada —y luego esperar a ver qué dicen los juzgados.

  • La Secretaria del Tesoro podría acuñar una moneda de platino valorada en 1 billón de dólares, ingresarla en la Reserva Federal para reducir deuda y pagar así préstamos y facturas pendientes.

La opción sencilla es que suficientes republicanos reciban la suficiente presión de Wall Street como para ceder y aprobar un aumento del techo de deuda. Los demócratas solo necesitan a diez senadores para conseguirlo, pero ahora mismo parece imposible.

  • Y si no, siempre quedará el paquete de reconciliación, que a estas alturas parece la opción más factible.

Mientras tanto, EE. UU. sigue camino de un 18 de octubre que podría reducir la economía estadounidense a escombros y desencadenar una nueva recesión económica mundial.

  • ¡Qué divertido!

¿Desea saber más? En The Wall Street Journal tienen un vídeo bastante simplificado de qué es el techo de deuda. Y en Bloomberg repasaron la idea de la moneda de 1 billón de dólares con la ayuda del crack de Joe Weisenthal.


🎬 Una recomendación

Con la colaboración de Filmin

Margin Call es una película estadounidense de 2010 dirigida por J.C. Chandor. Es una crónica de las últimas 24 horas antes de la caída de Lehman Brothers que desencadenó la crisis económica de 2008.

  • El reparto es inigualable: Kevin Spacey, Demi Moore, Jeremy Irons, Paul Bettany y Stanley Tucci interpretan a una serie de financieros de Wall Street que ven las últimas piezas del dominó de las subprime caer frente a sus ojos —y hacen lo posible por evitar ser aplastados por el último desplome.

Lo sorprendente de Margin Call es que es la ópera prima de Chandor, que luego dirigiría las excelentes All Is Lost, con Robert Redford; y El año más violento, con Jessica Chastain y Oscar Isaac. En el caso de este repaso a los últimos coletazos de un momento histórico en el que todos éramos más felices, el manejo de la tensión a base de conversaciones de despachos y revelaciones bursátiles es cuanto menos admirable.

  • Mayoritariamente, es un logro de un guion muy bien trabajado, con analogías sobre el mercado de valores que no te tratan como a un imbécil y diálogos que ponen en evidencia la lacra humana de estos tiburones de Wall Street.

    • Por supuesto, todo interpretado por un elenco al nivel más alto de sus respectivas carreras.

Si tienes la oportunidad, merece la pena ver antes el documental ganador del Oscar Inside Job, que recapitula las razones por las que se produjo el crash de 2008.

Margin Call está disponible en Filmin.


🤣 Quitándole la gracia

El juego del calamar es el gran fenómeno cultural del otoño. Y lo sabemos, como siempre, por los memes. Se vio con Tiger King. Se vio con Bridgerton. Y ahora lo estamos viendo con la serie también conocida como Squid Game, o esa serie surcoreana en la que intercambian billetes indescifrables de muchos ceros:

La pasión por la serie llega hasta tal punto que muchos espectadores están recreando los juegos en los que tienen que participar los protagonistas para ganar un premio multimillonario —y no morir en el intento.

  • No voy a contar mucho más para no spoilear nada, pero los que sí hayáis visto al menos tres episodios sabréis interpretar este tiktok. Otros directamente no saben cómo jugar. Y luego están las misiones imposibles:

Lo que es evidente es que todos los que la hemos visto experimentamos algo parecido a esto y a esto. Ah, y que Halloween probablemente será similar a esto otro.

  • Lo que sin duda espero es que alguien monte un San Junipero para estas dos.

Por último, están los que siempre llegan tarde al fenómeno y no dejan de leer por todas partes ‘Squid Game tal’, ‘flipas con el juego del calamar no sé qué’ y demás historias. Este meme resume el punto de vista de esos fracasados:


En otro orden de cosas, este jueves estuve charlando con la periodista María Tadeo, corresponsal de Bloomberg en Bruselas, sobre la crisis energética que vive Europa y el contexto geopolítico de Estados Unidos y China con la Unión Europea de por medio.

  • Puedes ver la entrevista completa aquí.

Y en mi última entrega de Solo en América hablo sobre la restrictiva ley del aborto de Texas que premia con 10,000 dólares a quienes denuncien un aborto.

  • Puedes ver el vídeo completo aquí.

Share

Hasta la semana que viene,