🧑🏻‍🦳 ¿Es Biden un presidente popular?

Lo que las encuestas de popularidad nos dicen sobre los primeros 80 días de Biden, qué tal le va a Greg Abbott en Texas y los problemas de Google.

Hola, maricoper. Biden, Abbott y Google.

Esta semana, Emilio está de vacaciones, pero os ofrecemos una versión gratuita del maricoffee, la newsletter que enviamos cada lunes a los suscriptores premium. Es un repaso de titulares en forma de columnas de nuestros redactores.

Volveremos la semana que viene con la versión completa de La Wikly, el podcast y las entregas premium de los lunes y los viernes. Puedes apoyar nuestro proyecto y recibir todas las ventajas premium, incluido acceso a nuestro Discord privado, aquí:

Como en la vida real, ¿no?. Bienvenido a La Wikly.


🧑🏻‍🦳 Biden, ¿el popu?

Por Víctor García de la Vega

A punto de cumplirse tres meses desde la investidura de Biden y encarado el tramo final de sus primeros 100 días como presidente, el panorama demoscópico se plantea extremadamente estable.

Los índices de aprobación del actual inquilino de la Casa Blanca apenas se han movido desde enero:

  • A tiempo de publicación, la aprobación a Biden se encuentra en un 53.6 por ciento, según el agregador de encuestas de FiveThirtyEight,

    • El 23 de enero, primer dato del que se tiene registro, ese índice se encontraba en el 53.0 por ciento.

  • En ese tiempo, la fluctuación ha sido extremadamente tenue: de un máximo de un 55.1 por ciento el 22 de marzo a un mínimo del 52.7 por ciento el 3 de febrero.

¿Cómo se compara esta situación con anteriores presidentes de EEUU?

  • Con Donald Trump, su aprobación empezó en un 45.4 por ciento y llegó a bajar al 40.9 por ciento en su día 80 de mandato.

  • Barack Obama comenzó con un índice de aprobación muy alto del 68.0 por ciento y bajó hasta el 60.7 por ciento llegado el día 80.

    • Claro que Obama terminó su primer año por debajo del 50 por ciento.

  • El nivel de aprobación de Biden no es especialmente impresionante para este momento del primer mandato.

    • George W. Bush tenía un 55.1 por ciento en el mismo momento.

    • Bill Clinton, un 53.4 por ciento.

    • George H.W. Bush, un 59.1 por ciento de el de

    • Ronald Reagan, 67.0 por ciento.

    • Jimmy Carter, un 67.3 por ciento.

    • Richard Nixon, un 62.4 por ciento.

    • Solo Gerald Ford (51.0 por ciento) y el propio Trump registraron cifras sensiblemente inferiores tras el mismo periodo.

Por otro lado, es muy prematuro afirmar si Biden retendrá este nivel de popularidad de cara a las elecciones de medio mandato de 2022.

  • Por ejemplo, Trump, Obama, Ford, Carter y Harry Truman ya habían alcanzado sus máximos históricos de aprobación en esta etapa, y Reagan, Lyndon B. Johnson y John F. Kennedy también registraron sus máximos en fechas muy tempranas.

    • Sin embargo, también está el ejemplo de otros presidentes tras la Segunda Guerra Mundial (Eisenhower, Nixon, los dos Bush y Clinton) que alcanzaron su apogeo de popularidad más adelante en sus mandatos.

El nivel de desaprobación a Biden también es inusualmente alto para este momento del mandato:

  • Comenzó en un 36.0 por ciento y ya se encuentra en un 39.6 por ciento.

  • De momento, el índice de desaprobación a Biden solo mejora al de Trump, que para estas fechas ya se encontraba en un 53.2 por ciento.

    • A destacar que Trump solo estuvo en terreno positivo (más aprobados que suspensos) en las primeras dos semanas de su primer mandato y no volvió a registrar un índice neto positivo.

Estabilidad absoluta: como contrapartida, ha de señalarse que la aprobación a Biden apenas ha sufrido fluctuaciones en lo que lleva de presidencia.

  • La diferencia entre su máximo y su mínimo hasta este momento ronda los 2.5 puntos, frente a los 7.4 puntos de Trump, los cerca de 9 de Obama y Clinton y los más de 12 de Bush hijo.

Los motivos:

  • Polarización extrema. En anteriores presidencias, era habitual que los votantes del partido contrario al del presidente no mostraran preferencia en un sentido o en otro durante los primeros meses del primer mandato.

    • Esa situación ha cambiado ahora: los republicanos no dudan en mostrar su desaprobación a Biden desde el minuto uno de su presidencia, mientras que el apoyo de los demócratas es entusiasta y absoluto.

      • Esta polarización tan intensa hace que cualquier bache, dato económico o escándalo quede sepultado bajo el manto del partidismo.

  • El recuerdo de la presidencia de Trump. Es también muy posible que la valoración a Biden constituya un mero reflejo inverso de la valoración que Trump recibe de los votantes.

    • Un aprobado a Biden implica un suspenso a Trump, y a la inversa.

      • Y esto podría estar ocurriendo aún con Trump fuera del cargo debido a la influencia mediática que el expresidente aún atesora, así como el control que ejerce sobre el GOP tanto de fondo como en las formas.

    • No olvidemos que ya vivimos una situación demoscópica igual de estable (aunque a la inversa en términos de aprobación/desaprobación) durante la era Trump.

La situación actual plantea ventajas e inconvenientes para Biden de cara a afrontar los casi cuatro años largos que aún le quedan de mandato.

  • Ventajas porque, en caso de mantenerse esta estabilidad, el actual presidente estaría en condiciones de afrontar la convocatoria electoral de 2022 con un capital político casi incólume.

    • Y ello con la mirada puesta a romper la tradición maldita de que el partido del presidente sufre en las elecciones de medio mandato durante su primera legislatura.

  • Por contra, Biden no está exento de sufrir vaivenes de popularidad que lo lleven al abismo demoscópico como ya ocurriese con anteriores presidentes.

    • De darse este caso, Biden no dispone de tanto margen demoscópico como sí tuvieron otros titulares del cargo durante sus llamadas “lunas de miel”.


🇺🇸 Los desafíos de Abbott

Por Anita Pereyra

Greg Abbott, actual gobernador republicano de Texas, enfrenta elecciones el año que viene pero el camino a su tercer mandato parece estar plagado de obstáculos. Así lo prueban las últimas crisis que han desafiado su administración:

1. Tiroteo

El pasado jueves hubo un tiroteo en Bryan, Texas, que dejó un fallecido y seis heridos de gravedad, entre los que se encuentra un agente de seguridad pública que intentó arrestar al sospechoso.

  • El autor del hecho fue identificado más tarde por el Departamento de Policía como Larry Bolin, un joven de 27 años.

El evento ocurrió apenas unas horas después de que Joe Biden anunciara un corpus de nuevas medidas sobre control de armas como respuesta a los tiroteos previos acontecidos en Atlanta (Georgia) y Boulder (Colorado).

  • Abbott criticó a Biden por esta iniciativa horas antes del tiroteo en Bryan, un reflejo del orgullo que portan los republicanos texanos respecto a la reputación del estado como bastión de la posesión de armas.

    • “Biden está amenazando nuestros derechos de la 2ª Enmienda. Acaba de anunciar una nueva toma de poder progresista para quitarnos las armas. NO permitiremos esto en TX”, escribió en su cuenta de Twitter.

  • La oficina de Abbott no respondió de inmediato a las solicitudes de comentarios respecto a este tweet, pero emitió un comunicado diciendo que él y su esposa estaban orando por las víctimas.

Lo sucedido también se enmarca en el debate abanderado por los republicanos para “constitucionalizar” la libre portación de armas en Texas.

  • Una reorganización de la Cámara parece haber colocado en lugares clave a figuras partidarias de la constitucionalización, por lo que los defensores de la iniciativa están viendo una oportunidad que hasta ahora no se les había presentado.

2. Coronavirus

Hasta ahora, Texas ha vacunado completamente a más del 16 por ciento de su población y las hospitalizaciones y muertes en el estado han disminuido de forma significativa.

  • Sin embargo, la demanda de vacunas aún supera la oferta, lo que dificulta que algunos obtengan una cita; especialmente las personas de color, aquellas con discapacidades y los trabajadores con bajos ingresos.

El martes pasado, Abbott emitió una orden ejecutiva prohibiendo que las agencias estatales, subdivisiones políticas y organizaciones que reciben fondos públicos exijan que alguien proporcione prueba de vacunación contra el coronavirus para recibir servicios.

Hace casi un mes, Abbott puso fin al mandato estatal de mascarillas y a las restricciones de COVID-19 para las empresas, aunque muchas personas todavía optan por usar mascarillas y otras muchas empresas optan por exigirlas.

  • "Los tejanos están regresando a la vida normal a medida que más personas reciben la vacuna COVID-19 segura y efectiva. Pero como he dicho todo el tiempo, estas vacunas son siempre voluntarias y nunca forzadas", dijo en un video anunciando la última de sus órdenes ejecutivas.

Las credenciales o ‘pasaportes’ de vacunación han suscitado un feroz debate. Los republicanos son mayormente partidarios de oponerse a la medida por considerarla una violación de las libertades individuales y de la privacidad. 

Por otra parte, los republicanos (especialmente los blancos) se han convertido en el grupo más reticente en Texas (y en el país) a recibir las vacunas contra el COVID-19. 

  • La mayoría de los republicanos en el estado dicen que dudan si recibir una vacuna de COVID-19, mientras que el 41 por ciento de ellos dice que rechazaría una por completo, según una encuesta de la Universidad de Texas/Texas Tribune.

3. Leyes de voto

En La Wikly de la semana pasada, explicamos el caso de la nueva legislación de Georgia en materia de régimen electoral y la polémica que había suscitado por incluir cláusulas que, según los críticos, contribuyen a suprimir el voto.

  • Texas tiene su propia iniciativa de reforma electoral para hacer eco a los esfuerzos republicanos en todo el país —y de los que ya habíamos advertido en esta newsletter.

Abbott y el vicegobernador de Texas, Dan Patrick, están respaldando un par de proyectos de ley con cambios en la legislación que regula el sufragio en el estado.

  • La iniciativa SB7 (Senate Bill 7) incluye entre sus propuestas:

    • Prohibición de la votación durante 24 horas diarias.

    • Ilegalización de que los funcionarios electorales locales envíen de manera proactiva solicitudes de papeletas de voto por correo a los votantes (incluso si califican para ello).

    • Restricción de la distribución de lugares de votación y máquinas de votación en diversos condados urbanos.

La nueva legislación generó un fuerte rechazo entre algunos líderes locales, demócratas, las grandes empresas y defensores de los derechos de acceso al voto.

  • Las críticos alegan que la legislación seguramente dificultará la votación de los grupos tradicionalmente vulnerables: votantes de color, votantes con discapacidades, votantes de bajos ingresos y votantes con dominio limitado del inglés.

  • Los republicanos argumentan que es un proyecto de ley neutral, no diseñado para discriminar, que configura padrones "daltónicos" de votantes ya que estos no declaran raza o etnia cuando se registran.

Abbott también se pronunció respecto a la situación en Georgia. En una entrevista televisiva para Fox News, dijo que estaba enviando un mensaje a las empresas con sede en Texas que han "cometido el mismo error" de manifestarse en contra de las propuestas republicanas para cambiar las leyes de votación del estado.

  • “Lo que tenemos que hacer es que estos líderes empresariales se den cuenta de que no necesitan responder a los tweets o estos argumentos falsos presentados por personas como Stacey Abrams y otros en Georgia”.

4. Inmigrantes

En las últimas semanas, miles de niños migrantes han llegado a la frontera y abrumado a las instalaciones fronterizas y los refugios en todo el país, provocando la apertura de varias localizaciones de admisión de emergencia en todo Texas.

  • Houston se ha convertido en el destino más común para los niños y adolescentes migrantes no acompañados.

El miércoles, Abbott pidió más supervisión de un refugio de San Antonio para niños migrantes no acompañados y una investigación inmediata sobre los informes que recibió el estado de abuso sexual dentro de una instalación con más de 1.300 niños.

  • También fue ampliamente criticado y tildado de “oportunista” por adjudicar esta situación a la administración de Biden y haber guardado silencio cuando casos similares acontecieron durante la gestión de Trump.

    • "En resumen, esta instalación es una pesadilla para la salud y la seguridad", dijo Abbott a la prensa. “La administración de Biden ahora preside el abuso de niños".

Abbott calificó el fuerte aumento de menores no acompañados que llegan a la frontera de Texas como una "crisis humanitaria" y dijo que el gobierno estatal aumentará sus esfuerzos para investigar y detener a los traficantes de personas que ayudan a los migrantes a cruzar ilegalmente la frontera.

5. Crisis de energía

Hace un par de meses, las tormentas heladas en Estados Unidos provocaron el colapso del sistema de electricidad en gran parte de Texas y ahora Abbott lidia con las secuelas.

  • Emilio explicó las implicancias de la crisis en este Maricoffee y yo les dejé una actualización sobre la situación a principios de marzo acá.

En respuesta a la crisis energética, el Senado de Texas aprobó por unanimidad la SB3, que requerirá que todos los generadores de energía, líneas de transmisión, instalaciones de gas natural y tuberías realicen mejoras para condiciones climáticas extremas.

Todas las fuentes de energía tuvieron problemas para producir energía durante la tormenta, lo que mostró que la red eléctrica de Texas es particularmente vulnerable a los cortes de invierno si las plantas de energía que funcionan con gas natural no producen lo suficiente.

  • Hay una gran preocupación por el impacto que los cortes de energía tendrán en la imagen de la industria del petróleo y el gas, según han dejado claro testimonios públicos de reguladores que repitieron argumentos de la Asociación de Petróleo y Gas de Texas.

    • No solo rechazan el papel de la industria del gas natural en los cortes de energía. En algunos casos, también intentan redirigir la culpa a la energía eólica, tachándola de “poco fiable”.

Han sido meses duros para Texas y sus habitantes, así que cabe estar pendientes de cómo sigue la agenda de Abbott de cara al 2022 —y al 2024, cuando su nombre sonará de cara a las primarias republicanas a la presidencia.

¡Hasta la semana que viene!


💻 Problemas para Google

Por Mario Castroviejo Bravo

Google llevó a cabo un proyecto secreto llamado "Proyecto Bernanke" que utilizaba datos de anunciantes externos para beneficiar a su propio sistema de anuncios, según The Wall Street Journal.

Un poco de contexto. El pasado mes de diciembre, Texas y otros nueve estados presentaron una demanda antimonopolio a Google alegando que manipulaba el mercado publicitario.

  • La demanda de Texas argumentaba que el proyecto Bernanke le dio a Google una ventaja competitiva injusta sobre sus rivales.

  • También acusaba a Google de tener un monopolio de publicidad digital que perjudicaba tanto a los competidores de la industria publicitaria como a los anunciantes.

La noticia sobre el Proyecto Bernanke ha saltado cuando la semana pasada se filtró por error un unredacted document presentado por Google en respuesta a la demanda antimonopolio liderada por Texas.

  • Según el Poder Judicial de Nueva York, unredacted document es un documento que contiene información personal confidencial que se supone que no debe enviarse al tribunal.

Gran parte de la demanda habla sobre las funciones de Google como operador de una importante bolsa de anuncios* y como representante de compradores y vendedores en esa bolsa.

  • *Google es conocida como la Bolsa de Nueva York en materia de marketing.

  • Google también vende anuncios en sus propiedades digitales como los resultados de búsqueda y YouTube.

¿Y qué sabemos gracias a la revisión del Wall Street Journal de ese documento?

  • Los anunciantes externos cuyos datos han sido utilizados no habían sido informados sobre “los detalles de las operaciones del Proyecto Bernanke”.

  • El proyecto generaba cientos de millones de dólares en ingresos para Google cada año.

  • Según Google, la información que provenía del proyecto era "comparable a los datos utilizados por otras herramientas de compra" y la demanda antimonopolio “tergiversa muchos aspectos de nuestro negocio de tecnología publicitaria”.

El documento también habla del acuerdo secreto entre Google y Facebook del cual tuvimos constancia por primera vez a finales de 2020.

  • El llamado acuerdo Jedi Blue era un acuerdo ilegal de fijación de precios, según los fiscales generales estatales.

    • Ambas empresas acordaron que Google ayudaría a identificar el 80 por ciento de los usuarios de móviles y el 60 por ciento de los usuarios de ordenador —excluyendo a los usuarios del navegador Safari de Apple.

  • El acuerdo requería que Facebook gastara un mínimo de 500 millones de dólares en las subastas de anuncios de Google en cuatro años.

"Google utilizó repetidamente sus poderes monopolísticos para controlar los precios", dijo el fiscal general de Texas Ken Paxton en una publicación de Facebook en diciembre.

Quedamos pendientes de saber qué ocurre con la demanda antimonopolio a Google de esos diez estados y qué consecuencias tiene.

Hasta la semana que viene,