Jul 11 • 17M

🏳️‍⚧️ Batalla por los tratamientos trans

Y también: una película de encontrarse a uno mismo y una canción de bebito.

11
 
1.0×
0:00
-16:50
Open in playerListen on);
Las noticias estadounidenses de Washington D.C., Hollywood y Silicon Valley, contadas por el periodista Emilio Doménech desde Nueva York. Ahora, en formato podcast.
Episode details
Comments

11 de julio | Nueva York

Leer esta newsletter te llevará 12 minutos y 58 segundos.

📬 Mantente informado con nuestras columnas de actualidad diarias. Este martes, Anita te hablará sobre la Comisión de la Verdad en Colombia, el miércoles atajará las elecciones presidenciales de Brasil y el jueves Emilio dedicará su columna al tema del momento en Silicon Valley.

  • Apóyanos con una suscripción premium:

¡Mantente informado siendo Premium!

Mi nueva influencer favorita en Capitalist America. Bienvenido a La Wikly.


🏳️‍⚧️ Cuestión de terapia

Lo importante: Estados Unidos vive días de profunda división ideológica, especialmente en cuestiones culturales y sociales de la comunidad LGBTQ+ que involucran a menores de edad. Ahora, el país lidia con una cruda batalla sobre el futuro de los tratamientos médicos de menores trans.

Contexto: en Estados Unidos, más 1.6 millones de personas se identifican como personas trans. De esos, más de 300.000 son menores de edad, según un estudio del Instituto Williams publicado en junio.

  • La cifra está muy por encima de otras estimaciones previas, pero coincide con los aumentos destacados de personas que se identifican como trans en países como Reino Unido y Países Bajos.

  • La media de edad de un menor trans que acude a una clínica para explorar opciones sobre tratamiento médico tiene en torno a 14 ó 15 años.

El aumento de jóvenes trans y de sus familias que buscan tratamiento médico especializado solo ha hecho que crecer, engrandeciendo la dimensión política de cualquier proyecto legislativo que les afecte.

  • Es ahí donde nace la necesidad de explicar bien sobre qué se está debatiendo y por qué el partido republicano está llevando esta cuestión a la primera plana del debate público.

Explícamelo: multitud de estados conservadores llevan más de un año considerando o aprobando leyes para limitar el acceso a tratamientos médicos para menores que se identifican como trans.

  • Las encuestas muestran que la ciudadanía tiene opiniones muy dispares sobre el asunto, como se puede ver en esta pregunta de NPR e Ipsos: “¿Apoyas las leyes y políticas estatales que impiden a los jóvenes trans acceder a tratamientos médicos de transición de género?”.

    • Quienes apoyan esas leyes, en verde, representan un 31 por ciento.

    • Quienes están en contra, en naranja, son un 47 por ciento.

  • La división ideológica entre demócratas y republicanos es obvia, pero quizá más interesante es el alto porcentaje de la población que carece de una opinión al respecto: el 23 por ciento.

Gráfica vía NPR

Por esa razón, cabe explicar primero qué es el tratamiento médico para menores trans para después contar qué tipo de leyes se están aprobando y por qué todo esto está ocurriendo justo ahora.

🩺 Glosario de conceptos

El tratamiento médico para personas transgénero se divide, a grandes rasgos, en dos tipos: la terapia de conversión (conversion therapy o reparative therapy) y la afirmación de género (gender affirmation).

La terapia de conversión parte de una premisa por la que las identidades de género distintas al biológico son patológicas. Es decir, los que apoyan este tipo de terapias entienden que una persona que se identifica como hombre pese a haber nacido con las características fisiológicas de una mujer padece una enfermedad.

  • Por tanto, la terapia de conversión sirve para intervenir y alinear la identidad de género de una persona con aquella identidad asociada al género que le fue asignado al nacer: masculino o femenino.

  • La Academia Estadounidense de Psiquiatría Infantil y Adolescente (ACAAP) y otras asociaciones médicas afirman que este tipo de terapia carece de credibilidad científica y de utilidad clínica, además de ser dañina para la salud de las personas transgénero.

  • En varios estados del país, no hay legislación que la prohíba o limite:

En beige, estados o territorios en los que no hay leyes o políticas que prohíban las terapias de conversión. Mapa vía Movement Advancement Project

La afirmación de género, tal y como la define la Organización Mundial de la Salud, abarca una variedad de intervenciones sociales, psicológicas, conductuales y médicas “diseñadas para apoyar y afirmar la identidad de género de un individuo” cuando entra en conflicto con el género que se le asignó al nacer.

  • Las intervenciones ayudan a las personas transgénero a alinear varios aspectos de sus vidas (emocionales, interpersonales y biológicos) con su identidad de género.

  • Esas intervenciones van desde el asesoramiento hasta cambios en la expresión social, medicamentos como la terapia hormonal o los bloqueadores de pubertad y cirugías de afirmación de género.

Una investigación realizada por el Instituto Williams este mismo año concluyó que los esfuerzos para apoyar a los jóvenes trans a vivir de acuerdo con su sentido interno de género se asocian con una mejor salud mental y para sentirse más seguros en el colegio.

  • En cambio, la terapia de conversión se asocia con tendencias suicidas.

📜 Proyectos de ley

Desde marzo, al menos 15 estados están considerando leyes que restringirían el acceso a la atención médica para la afirmación de género. Cuatro ya lo han hecho, aunque tres de esas leyes han sido bloqueadas total o parcialmente por las cortes judiciales, según la Kaiser Family Foundation.

  • Los proyectos de ley conllevan sanciones severas para los proveedores de atención médica y, a veces, para las familias que brindan o buscan atención de afirmación de género para menores.

Según un artículo de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU), que cita a profesionales y organizaciones de atención a la salud, el acceso a los procedimientos médicos transgénero reduce drásticamente la depresión y la ideación suicida.

  • Un estudio de 2020 publicado en Pediatrics encontró que el acceso al tratamiento de supresión de la pubertad se asoció con menores probabilidades de ideación suicida de por vida entre los adultos transgénero.

En 2021, Arkansas se convirtió en el primer estado del país en prohibir los tratamientos médicos para menores transgénero. A pesar del veto del gobernador republicano Asa Hutchinson, la legislatura estatal de supermayoría republicana votó para aprobar el proyecto de ley 1570 que limita el acceso a ciertos tratamientos para jóvenes menores de 18 años.

  • La ley prohíbe a los médicos del estado proporcionar terapia hormonal de afirmación de género, bloqueadores de pubertad o cirugías de afirmación de género a menores, o derivar pacientes menores a otros proveedores de atención médica.

  • Su aprobación fue rechazada por las principales organizaciones médicas de Arkansas y del país como la Asociación Médica Estadounidense y la Asociación Psicológica Estadounidense.

  • Cuatro familias de menores trans y dos médicos denunciaron la ley ante los tribunales y una corte federal bloqueó temporalmente la ley en julio de 2021. El estado apeló y se espera un juicio para finales de este mes.

En Texas, el gobernador republicano Greg Abbott emitió una orden restringiendo el acceso a la atención médica de afirmación de género para menores transgénero, incluido el uso de hormonas para retrasar la pubertad y promover el desarrollo físico que sea consistente con la identidad de género del menor.

  • La orden clasifica la provisión de cuidado de afirmación de género como “abuso infantil” y ordena al Departamento de Servicios Familiares y de Protección del estado que investigue cualquier caso informado de proveedores de atención médica o padres que brinden o busquen atención sanitaria de afirmación de género para niños.

  • Un tribunal estatal bloqueó la directiva, pero el Tribunal Supremo de Texas solo la restringió en lo que aplica a los demandantes del caso. Otras decisiones judiciales paralelas han limitado otras investigaciones del departamento estatal que seguía las órdenes de Abbott.

Tras el anuncio de la directiva, la mayoría de las principales asociaciones médicas de Estados Unidos presentaron juntas un escrito de amicus curiae1 para oponerse a la resolución estatal.

  • El informe establece que el cumplimiento de la directiva dañaría irreparablemente la salud de jóvenes y niños transgénero.

  • También, que perjudicaría a los proveedores de servicios sanitarios al ser obligados a elegir entre enfrentar sanciones o poner en peligro a sus pacientes.

Muchas de estas leyes estatales tienen el potencial de contagiarse por otros estados. Líderes republicanos en las partes más conservadoras del país están esperando primero a ver qué sucede con algunos de estos proyectos para aprobar unos similares en sus estados.

  • Algunos están pendientes de Texas y de Arkansas o de lo que el gobernador republicano Ron DeSantis está proponiendo en Florida: prohibir el tratamiento médico de personas trans bajo el seguro médico Medicaid que existe para familias con pocos recursos.

🧨 La batalla política

La controversia en torno a los tratamientos médicos para menores trans llega en un momento político en el que el movimiento conservador ha conseguido energizar a su electorado con guerras culturales anti-LGBTQ+.

  • Las políticas son divisorias en el plano general del país, como muestra la encuesta de NPR e Ipsos que hemos adjuntado más arriba, pero lo son menos en los estados conservadores.

En el caso de estados bisagra como Texas o Florida, sus líderes abogan por esas políticas porque les da fuerza entre su electorado conservador y atraen titulares que les ofrecen mayor presencia mediática a nivel nacional, clave para políticos con aspiraciones presidenciales como Abbott y DeSantis.

  • Encuestas de The Trevor Project muestran que el 45 por ciento de los votantes en Texas y el 54 por ciento de los votantes en Florida creen que los menores deberían tener acceso a tratamiento médico para menores trans si los recomienda su doctor y lo apoyan sus padres.

La administración de Joe Biden ya ha tomado algunas medidas para restringir la terapia de conversión en programas financiados con fondos federales y expandir el acceso a tratamientos médicos de afirmación de género, pero son los juzgados los que tienen más armas para bloquear las leyes estatales.

¿Y ahora? Los republicanos están aprovechando otros frentes para atentar contra la comunidad trans. Especialmente, en el caso de la participación de chicas menores trans en equipos de deportes del género con el que se identifican.

  • El 63 por ciento de los estadounidenses se oponen a que eso ocurra, una mayoría notable que incluye a un 77 por ciento de republicanos que se oponen con vehemencia a que eso pueda ocurrir, según la misma encuesta de NPR e Ipsos.

  • El número de chicas estudiantes trans que compiten en deportes es muy bajo, según estadísticas de la Human Rights Campaign. Probablemente apenas unas pocas miles, lo que se traduciría en un 0.2 por ciento del total de estudiantes atletas en todo Estados Unidos.

Pero aun habiendo pocas de ellas, los titulares que atraen cuando ganan alguna competición tienden a magnificarse con la ayuda del movimiento conservador. Y esa es la plataforma perfecta para seguir instigando el odio contra la comunidad trans y la promoción de políticas que les afecten.

  • Y de ahí que también se vean decenas de proyectos de ley para prohibir la participación de chicas estudiantes trans en deportes femeninos.

De cara a las elecciones de medio mandato de noviembre y de las presidenciales de 2024, cabe esperar que los temas sobre la comunidad trans seguirán recibiendo mucha atención por parte del partido republicano. Falta ver si la opinión pública los acompaña.

¿Desea saber más? En The New York Times tienen un reportaje fascinante sobre la cuestión de los tratamientos médicos para menores trans y el debate que existe entre la comunidad médica para entenderlos y ayudarlos. Quizá hablemos de ellos más en profundidad algún día porque para esta newsletter ya se nos quedaba largo.


🎬 Una recomendación

Con la colaboración de Filmin
By Emilio Doménech

Tomboy es una película francesa de 2011 dirigida por Céline Sciamma. Sigue la historia de una niña de 10 años que empieza a experimentar con la forma en la que se presenta a su entorno, pero no a su familia, llegando a adoptar el nombre de Mickaël.

  • El filme se alzó con el premio Teddy en el Festival de Berlín de su año, cuando fue muy bien recibida por la crítica. El Teddy es un galardón que otorga un jurado independiente a largometrajes que tratan temas LGBTQ.

Es la segunda película de Sciamma, que encadenaría después tres títulos encumbrados por la prensa con Girlhood, Retrato de una mujer en llamas y Petite Maman. En Filmin tienen dos de ellas, así que puedes hacer maratón Sciamma.

En el caso de Tomboy, la cineasta gala ya dejaba clara su exquisitez formal y su sensibilidad textual con una película que explora la identidad de una joven que acaba de empezar a verse en el mundo de forma diferente a lo que estaba preconcebido para ella.

  • Ayuda que al frente del trabajo esté la actriz Zoé Heran, incandescente en el papel protagonista.

El naturalismo que exhibe el filme en algunas escenas, con conversaciones entre chavales que se sienten reales y puras, logra transmitir las complejidades de su cuestión principal sin que se sienta impostado, algo vital en películas como esta.

En definitiva, una pequeña joya.

Tomboy está disponible en Filmin.


🤭 Mi bebito, fiu fiu

By Marina Enrich

Lo importante: si has entrado en TikTok durante la última semana, es probable que hayas visto vídeos con la canción “Mi bebito fiu fiu” de fondo. Es una canción producida por Tito Silva y cantada por Tefi C  (aunque la base de la canción es “Stan” de Eminem y Dido de 2000 - pedazo colaboración), y la verdad es que la letra tiene su qué:

Caramelo de chocolate, empápame así
Como un pionono de vitrina, enróllame así
Con azúcar en polvo, endúlzame
Y es que tú eres mi rey
Qué lindo eres tú, eres mi bebé, mi bebito fiu fiu

Contexto: la letra de la canción es de unos whatsapps que se filtraron en 2020 entre el presidente de Perú de aquel momento, Martín Alberto Vizcarra, y su supuesta amante, Zully Pinchi, excandidata al Congreso de Perú.

  • Aunque esta canción sea una parodia, la publicación de estos mensajes fue un escándalo en Perú, ya que revelaron una supuesta infidelidad —aunque tanto Vizcarra como Pinchi lo niegan.

  • Los mensajes se publicaron porque Vizcarra estaba siendo investigado por una supuesta recepción de sobornos a cambio de contratos de obras públicas entre 2013 y 2014, cuando era gobernador de la ciudad de Moquegua. Debido a esta investigación, Vizcarra fue destituido como presidente.

La clave. La canción lo está petando. Llegó al Top 50 éxitos virales en Spotify, aunque la retiraron hace unos días de la plataforma porque, aunque sea una parodia, a los que gestionan los derechos de la canción original no les gustaba que se les vinculara con el contexto político peruano, según Silva.

¿Y ahora? La propia Zully Pinchi no ha dejado perder la oportunidad y ha hecho un vídeo con  ‘Mi Bebito Fiu Fiu’ pero dejando claro que los mensajes de “Caramelo de chocolate” eran poemas que ella escribió hace muchos años y que compartió con Vizcarra para que le diera consejos.

  • En cualquier caso, la canción ya está sonando en las discotecas y la seguirás escuchando durante al menos unas cuantas semanas en TikTok y durante unos meses en Instagram.


En otro orden de cosas, hoy vuelve Lunes por el mundo con la última hora desde Japón, donde el ex-primer ministro Abe Shinzo fue asesinado el viernes; y Sri Lanka, donde el gobierno ha sido descabezado por las protestas multitudinarias desencadenadas por la crisis económica que vive el país.

  • Podrás seguir el directo a partir de las 20:00 hora peninsular de España en Twitch.

Si te ha gustado esta wikly, compártenos

Feliz semana,

1

El amicus curiae permite que terceros puedan proporcionar argumentos y opiniones en un proceso judicial del que son ajenos y así colaborar en su resolución.