ūüĖ• Apple TV+ entra en las guerras del streaming

... Warren ya sabe cómo pagará Medicare-For-All y el debate de los anuncios políticos se encrudece.

4 de noviembre | Nueva York

Actualizaci√≥n. Como veis, nos hemos mudado a Substack. Para lograr que esta newsletter siga siendo gratuita y poder introducir mejoras que os gusten, he pensado que me pod√©is ayudar con el n√ļmero de suscriptores. Voy a poner unos objetivos y conforme los vayamos marcando desbloquear√© nuevos a√Īadidos. Que crezcamos m√°s o menos depender√° de lo mucho que compart√°is La Wikly con vuestros amigos. ¬°Siempre que os guste, claro!

Ahora mismo somos algo menos de 1.000 suscriptores. Si llegamos a:

  • 1.500 suscriptores: empezar√© a hacer newsletters especiales cuando ocurra alg√ļn suceso de √ļltima hora que necesite ser explicado. Por ejemplo, que Trump declare la guerra a Ir√°n o que Apple compre Disney.

  • 3.000 suscriptores: empezar√© a hacer un podcast semanal basado en las noticias comentadas en La Wikly, pero con un punto m√°s opinativo.

  • M√°s de 5.000 suscriptores: lo decidiremos entre los lectores m√°s adelante.

Comparte La Wikly


Oh, y el logo
tan bonito de arriba lo ha hecho mi buena amiga Ana Menchén, Creative Art Director en TBWA\Media Arts Lab. Esta es su web. Y ahora sí…


Hola a todos. Tim Cook se lanza a las guerras del streaming, Elizabeth Warren confirma cómo va a pagar sus planes y Mark Zuckerberg se queda (casi) solo.

Leer esta newsletter te llevar√° 18 minutos y 2 segundos.

La transici√≥n de octubre a noviembre tambi√©n me est√° afectando y esto es La Wikly. Bienvenido.

Si no estás suscrito, hazlo aquí


ūüĖ• Los retos de Apple TV+

Lo importante: Desde este pasado viernes, los usuarios con dispositivos Apple pueden acceder a su app TV y ver las primeras producciones originales de Apple TV+, el nuevo servicio de series, pel√≠culas y documentales de la compa√Ī√≠a liderada por Tim Cook.

Qu√©. El primer paquete de contenido de Apple TV+ es una mezcla de superproducciones, series para ni√Īos y un club de lectura llevado por Oprah. El problema es que las cr√≠ticas para las cuatro primeras grandes apuestas de ficci√≥n han sido algo mediocres. Me explico:

  • The Morning Show. Una serie sobre los show matutinos de la televisi√≥n estadounidense en el contexto del #MeToo. La protagonizan Jennifer Aniston, Reese Witherspoon y Steve Carell.

    Los cr√≠ticos vieron los tres primeros episodios y muchos tuvieron dificultades para decidir si la serie hace un buen trabajo a la hora de explorar los temas que parece querer atajar o si solo se trata de un batiburrillo de ideas inconexas. Jennifer Aniston por lo menos ha recibido muy buenas rese√Īas. Metacritic: [60].

  • See. Una serie sobre un mundo dist√≥pico en el que la poblaci√≥n ha perdido el sentido de la vista. El punto de partida es que dos beb√©s s√≠ que nacen con ella. La protagoniza Jason Momoa.

    Los cr√≠ticos la han destrozado. Nivel ‚Äúla peor serie que he visto en a√Īos‚ÄĚ. Es del guionista Steven Knight, que escribe esa serie llamada Peaky Blinders que todos est√°is empe√Īados en amar pese a que es mediocre de pelotas (sorry, not sorry). El problema parece ser el guion, que los episodios se hacen eternos y que las escenas de acci√≥n acaban cansando por intensas. Metacritic: [37].

  • For All Mankind. Una serie de historia alternativa que imagina un mundo en el que la carrera espacial entre EEUU y la Uni√≥n Sovi√©tica nunca acab√≥. Es de Ronald D. Moore, creador de la aclamad√≠sima Battlestar Galactica, y la protagoniza Joel Kinnaman (The Killing).

    El pr√≥logo del primer episodio es brutal y mejor si no le√©is mucho al respecto antes de empezar con ella. Los cr√≠ticos tienen opiniones un poco dispares. El consenso apunta a que la cosa mejora a partir del tercer episodio, cuando un equipo de mujeres astronautas toma el protagonismo. Los primeros cap√≠tulos dedican demasiado a los dramas intrafamiliares, lo que puede crear la sensaci√≥n de que ‚Äėesto ya lo he visto antes‚Äô. Metacritic: [65].

  • Dickinson. Una serie sobre la poeta y autora estadounidense Emily Dickinson ambientada a mediados del siglo XIX, pero contado desde una perspectiva moderna. Un poco a lo Mar√≠a Antonieta, la pel√≠cula de Sofia Coppola con Kirsten Dunst. La protagoniza Hailee Steinfeld.

    La que mejores cr√≠ticas tiene, sobre todo gracias a una Steinfeld que lleva a√Īos demostrando tener un carisma arrollador, sea con la genial Al filo de los diecisiete o la divertida Bumblebee. Seg√ļn los cr√≠ticos, la serie tiene problemas de tono al juntar el culebr√≥n con el drama y la comedia negra, pero muchos llegan a la conclusi√≥n de que es un coming-of-age muy disfrutable. Y los episodios solo duran media hora, as√≠ que se ve r√°pido.


Cu√°nto
. Si tienes un iPhone, iPad o Mac, puedes ver todas estas series ahora mismo con el periodo de prueba gratuito de siete d√≠as. A partir de ah√≠, 4,99‚ā¨ al mes ($4,99 al mes en EEUU).

Qu√© poco. S√≠. De hecho, si te compras un nuevo dispositivo de Apple, te regalan un a√Īo de Apple TV+. Y con la posibilidad de compartir tu cuenta con amigos y familiares a trav√©s de Family Sharing. Eso significa que millones de familias van a tener Apple TV+ gratis durante un a√Īo.

Pero tambi√©n es verdad que las primeras series tienen cr√≠ticas bastante mediocres. Y no es como si Apple TV+ tuviera fondo de cat√°logo que ofrecer como alternativa. Es decir, que ahora mismo podr√≠as estar pagando 4,99‚ā¨ al mes por cinco o seis series que tampoco te van a entusiasmar demasiado. Al menos, si te f√≠as de lo que dice la prensa.

¬ŅEntonces? Apple TV+ tiene m√°s series en marcha. Steven Spielberg, M. Night Shyamalan y Damien Chazelle est√°n todos trabajando en proyectos que saldr√°n a la luz en el pr√≥ximo a√Īo, as√≠ que esta conversaci√≥n quiz√° sea muy diferente en el oto√Īo de 2020.

Estrategia. El objetivo de fondo para Apple es ofrecer un paquete de servicios en el que incluir√°n series y pel√≠culas (Apple TV+), m√ļsica (Apple Music), videojuegos (Apple Arcade), noticias (Apple News+), espacio en la nube (iCloud) y un programa de actualizaci√≥n para tener siempre el iPhone m√°s nuevo posible. Precios:


Burbuja.
 La clave para Apple es que los usuarios se queden dentro del ecosistema de su compa√Ī√≠a con un pack de servicios similar a lo que ofrece Amazon con Prime: m√ļsica, series, pel√≠culas, supermercado, env√≠os r√°pidos, prioridad de compra, etc.

  • Y no todo tiene que pertenecer a Apple. Por ejemplo, con Apple Channels puedes suscribirte a una plataforma externa como HBO desde tu dispositivo Apple. Pero aunque est√©s pagando $14,99 al mes como cualquier otro usuario de HBO, al hacer los pagos a trav√©s del ecosistema de Apple, la compa√Ī√≠a se lleva un porcentaje de esa suscripci√≥n. Win-win.

  • Sin olvidar que en Apple ya est√°n pensando en sacar sus primeros paquetes de pago a lo Amazon Prime. Es decir, ofrecer una mensualidad fija que abarate el coste individual de los servicios. Todo para convertirte en un usuario Apple de pies a la cabeza.


Hollywood
. La industria del cine va a re√≠rse mucho de Apple como no consigan encontrar una gran serie en este primer tramo de Apple TV+, pero tampoco es como si fuera f√°cil hacerlo. Netflix solo ha empezado a producir grandes t√≠tulos de forma constante en el √ļltimo par de a√Īos. Cuesta arrancar.

Contenido vs. Servicio. Lo que en Hollywood estarían pasando por alto es que en Apple no está TAN preocupados por conseguir esos hits, sino que la estrategia pasa por complementar el dinero que genera cada usuario con un dispositivo Apple.

  • Y esto es relevante porque Apple ha visto los beneficios de vender iPhones reducirse en los √ļltimos a√Īos. La gente cada vez aguanta m√°s tiempo con sus tel√©fonos. Y baratos no son.


¬ŅDesea saber m√°s? 
Mi compa√Īero Pablo Moloco y yo ya hablamos de la presentaci√≥n de Apple TV+ y la estrategia de la compa√Ī√≠a en este podcast (52 minutos). El analista Matthew Ball ya predijo casi todo esto en un ensayo sobre Apple Prime en mayo de 2018. Y podr√≠a decirse que acert√≥ en casi todo (11 minutos). Y Julia Alexander ha hecho un v√≠deo sobre Apple TV+ para The Verge (6 minutos).


ūüíł Warren saca las facturas

Lo importante: Elizabeth Warren por fin ha respondido a la pregunta de c√≥mo piensa pagar una de sus propuestas m√°s ambiciosas: Medicare-For-All, la ley de sanidad p√ļblica universal escrita por su compa√Īero progresista y rival en las primarias dem√≥cratas a la presidencia Bernie Sanders.

Medi-qu√©: Con Medicare-For-All, Sanders y sus aliados pretenden desmantelar el sistema sanitario privado e instaurar un programa sanitario p√ļblico pagado por el gobierno que proteja a todos los ciudadanos estadounidenses.

  • ¬ŅEso no es caro? Lo es. Seg√ļn diferentes estudios hechos por economistas, Medicare-For-All podr√≠a llegar a costar m√°s de 34 billones de d√≥lares a lo largo de la pr√≥xima d√©cada.


¬ŅY c√≥mo lo pagas?
 Esa es la cuesti√≥n que le han lanzado a Warren en los √ļltimos meses, pues las subidas de impuestos que hab√≠a propuesto hasta ahora no cubr√≠an el incre√≠ble gasto que supondr√≠a desmantelar el sistema privado y meter a toda la ciudadan√≠a bajo un plan p√ļblico.

El nuevo plan de Warren pasa por pagar Medicare-For-All a través de diversas subidas de impuestos y rutas de financiación:

  • Que las grandes empresas que ya pagan por seguros privados para sus empleados redirijan esos recursos a pagar el programa p√ļblico ($8,8 billones).

  • Cambiar la forma en la que se fiscalizan las ganancias por inversi√≥n en los hogares ricos que pertenecen al 1 por ciento ($2 billones) y aumentar el impuesto al patrimonio a los milmillonarios ($1 bill√≥n).

    • Si el plan hubiera estado activo en este 2019, Jeff Bezos habr√≠a tenido que pagar m√°s de $6.500 millones como parte del impuesto al patrimonio.

  • Que los gobiernos estatales y locales aporten su granito de arena con m√°s de $6 billones que hasta ahora dedicaban a otros planes sanitarios.


Abaratar
. Warren también quiere que su programa entre en una fase agresiva de negociación para reducir los gastos sanitarios, luchando por bajar el precio de los medicamentos (son bastante más caros que en otros países) o los salarios de ciertas operaciones y ciertos especialistas.

√Čchame un cable. Warren se ha ayudado de economistas y expertos para componer su plan, y algunos columnistas est√°n impresionados, pero tambi√©n hay multitud de cr√≠ticas:

  1. La primera cr√≠tica tiene que ver con la negativa que Warren lleva manteniendo desde hace meses: ‚ÄúNo voy a subir los impuestos a las clases medias‚ÄĚ. Con su plan, Warren evita una subida de impuestos expl√≠cita a la clase media. Su plan tambi√©n abaratar√≠a los costes de esa clase media.

    • Esto se debe a que los seguros m√©dicos privados, los consiga la gente a trav√©s de sus empleadores o por cuenta propia, a veces no incluyen ciertos procedimientos o tratamientos. Y tambi√©n hay copagos.

    • Warren siempre evitaba responder si subir√≠a los impuestos a la clase media y a cambio hablaba de reducir esos costes totales. Es decir, quiz√° vayas a pagar m√°s impuestos, pero los gastos que invert√≠as en tu cobertura m√©dica se van a reducir tanto que te dar√° igual.

      • Sus cr√≠ticos cre√≠an que evitaba esa pregunta porque su plan s√≠ iba a subir los impuestos a la clase media por mucho que los costes finales fueran a ser menores.

    • Peeeero resulta que el plan de Warren no incluye esa esperada subida de impuestos a la clase media, al menos no de forma expl√≠cita, as√≠ que sus cr√≠ticos se quedan sin un ataque muy efectivo hasta ahora.

    • La derecha dice que hacer que los empleadores paguen lo mismo que hasta ahora invert√≠an en seguros m√©dicos privados de sus empleados en un programa p√ļblico es en efecto subir los impuestos a la clase media. Sanders est√° algo de acuerdo. Y sus amigos de Jacobin, tambi√©n.

      • Vamos, muchos pol√≠ticos y economistas concluyen que las empresas acabar√°n encontrando una forma de pasarle el marr√≥n fiscal a la clase media.

  2. La segunda crítica es que su plan es fantasioso porque Warren asume que recaudará más impuestos y reducirá más gastos de lo que de verdad podrá conseguir.

  3. Y la tercera crítica, que el plan es políticamente inviable. Los demócratas no tienen el control del Senado y es difícil que lo consigan recuperar en 2020. Ni qué decir que será difícil que los senadores demócratas moderados vayan a estar dispuestos a votar por un plan tan ambicioso.

    • Medicare-For-All no es solo un plan MUY caro (un tercio de todo lo que gastar√° el gobierno federal en la pr√≥xima d√©cada), sino que instaurarlo obligar√≠a a toda la ciudadan√≠a a abandonar sus seguros m√©dicos privados y entrar en un programa p√ļblico financiado por el gobierno.

      • Por eso hay candidatos como Pete Buttigieg que defienden que Medicare-For-All debe de ser el objetivo pol√≠tico final, pero que primero hay que darle la opci√≥n a los ciudadanos de elegir el plan que quieran.

      • Buttigieg defiende que su plan va a ser tan atractivo que los ciudadanos acabar√°n sum√°ndose al programa p√ļblico poco a poco y por decisi√≥n propia.

      • Pero tampoco es como si Buttigieg hubiera presentado un plan para pagar por Medicare-For-All una vez los ciudadanos hagan lo que √©l cree que van a acabar haciendo. Porque en ese caso su plan ser√° casi tan caro como el de Warren.


¬ŅDesea saber m√°s?
 En The New York Times tienen un buen resumen de las medidas con las que Warren quiere pagar Medicare-For-All (5 minutos). Y este otro de The Washington Post ahonda en c√≥mo funcionar√≠a ese plan (9 minutos).

PD: No os perd√°is a Kate McKinnon imitando a Warren y explicando su plan de Medicare-For-All. El v√≠deo completo est√° aqu√≠, pero si est√° restringido en vuestro pa√≠s pod√©is ver un extracto aqu√≠.


ūüď≤ Anuncios pol√≠ticos, ¬Ņs√≠ o no?


Lo importante:
Si recordáis hace un par de semanas, Mark Zuckerberg dijo que Facebook permitiría la promoción de anuncios políticos sin necesidad de que pasen filtro de veracidad.

Es decir, que mientras que los medios de comunicaci√≥n tienen que alcanzar cierto est√°ndar informativo en sus noticias, las campa√Īas pol√≠ticas podr√°n promocionar todos aquellos contenidos que quieran. Sean falsos o no.

Contexto. En EEUU, las leyes electorales impiden que personas y asociaciones donen m√°s dinero de la cuenta a campa√Īas pol√≠ticas. Por ejemplo, un individuo est√° limitado a donar $2,800 al a√Īo a un candidato o a un comit√© que represente a un candidato.

  • Peeeeero hay unos comit√©s conocidos como Super PACs que gracias a una decisi√≥n superpol√©mica del Tribunal Supremo (Citizens United) pueden recibir donaciones ilimitadas.

  • Vamos, que si yo tuviera 50.000 millones de d√≥lares y me gustara mucho el candidato dem√≥crata Andrew Yang, podr√≠a montar una Super PAC, meter 20.000 millones de d√≥lares ah√≠ y gastarme todo ese dinero en publicidad para impulsar a Yang.

  • En todos lados. Y esto lo podr√≠a hacer en:

    • Cadenas de televisi√≥n en abierto, que por ley tienen tienen vetado censurar anuncios de candidatos pol√≠ticos, por mucho que digan mentiras.

    • Cadenas de cable, que pueden vetar mis anuncios si creen que digo mentiras, pero solo ocurre con excepciones.

    • Redes sociales privadas como Facebook, que no tienen limitaci√≥n alguna porque la legislaci√≥n en estos casos est√° a a√Īos luz de hacer algo al respecto.


La diferencia con Facebook
es que hablamos de una compa√Ī√≠a tecnol√≥gica poderos√≠sima poco limitada a nivel regulatorio y que permite crear anuncios manufacturados a audiencias superespec√≠ficas.

  • Si yo creo que Yang tiene m√°s posibilidades de ganar si consigo que los votantes afroamericanos que apoyan a Joe Biden se queden en casa, puedo gastarme $10.000 millones en anuncios que digan que Biden se dirigi√≥ a una mujer negra con comentarios racistas y la hizo llorar.

    • A por ellos. Gracias a las herramientas de targeting de Facebook, voy a especificar que mi audiencia sean solo afroamericanos que vivan en tal pueblo random de Iowa donde un apoyo menor a Biden le beneficiar√° a Yang un 400 por ciento en las elecciones.


Es un debate complicado
. Zuckerberg dice que los medios son los que se tienen que encargar de descubrir qui√©n est√° mintiendo y contarlo al p√ļblico para que los mentirosos rindan cuentas.

  • Seamos honestos. La mayor√≠a de medios, sobre todo a nivel local, las est√°n pasando canutas precisamente a ra√≠z de la hegemon√≠a de plataformas como Facebook que les han robado mucho del mercado publicitario con el que antes sobreviv√≠an.

  • Si las desigualdades econ√≥micas se hacen m√°s grandes y cada vez hay m√°s milmillonarios capaz de invertir ingentes cantidades de dinero en sus intereses‚Ķ

    • ¬ŅQu√© medio va a poder plantarles cara?

    • ¬ŅQui√©n tendr√° 1, 2 o 10 millones para invertir en darle relevancia a una noticia que diga que Biden nunca dijo nada racista contra esa mujer negra?

    • Y si esos anuncios se publican a pocos d√≠as de las elecciones, ¬Ņtendr√°n tiempo los periodistas de descubrir si esa noticia es verdad?

    • ¬ŅY de llegar al p√ļblico que ha sido enga√Īado para decirles que les han mentido?


Hay mogollón de preguntas
que hacerse en torno al debate de los anuncios políticos, pero Twitter ya ha tomado partido. La plataforma prohibirá los anuncios políticos a partir de ahora.

Jack Dorsey, consejero delegado de la compa√Ī√≠a, lo explic√≥ bien en un hilo de Twitter:

‚ÄúHemos tomado la decisi√≥n de detener toda la publicidad pol√≠tica en Twitter a nivel mundial. Creemos que el alcance del mensaje pol√≠tico debe ganarse, no comprarse.

Un mensaje político gana alcance cuando las personas deciden seguir una cuenta o retuitear. Pagar por el alcance elimina esa decisión, forzando en las personas mensajes políticos altamente optimizados y dirigidos a ellas. Creemos que esta decisión no debe verse comprometida por el dinero.

La publicidad en internet es increíblemente poderosa y muy efectiva para anunciantes comerciales, pero es un poder que plantea muchos riesgos a nivel político, donde puede usarse para influenciar votaciones que afectarán a las vidas de millones.

Los anuncios políticos por internet presentan desafíos completamente nuevos para el discurso cívico: microtargeting y optimización de aprendizaje automatizado para mensajes políticos, información falsa no comprobada y deep fakes. Todo a una velocidad y sofisticación creciente y a una escala abrumadora.

Una nota final. Esto no tiene que ver con la libertad de expresión. Esto tiene que ver con pagar por alcance. Y pagar para tener más alcance por mensajes políticos tiene ramificaciones significativas que las infraestructuras democráticas de hoy en día quizá no estén preparadas para lidiar con ellas. Vale la pena echarse atrás para poder afrontarlo.


En mi opinión
, creo que Dorsey tiene razón. Pero prohibir anuncios también plantea problemas para, por ejemplo, aquellos candidatos que quieran retar a los que están en el poder. Un poco de alcance siempre es importante para arrancar un mensaje político desde la calle.

Dicho lo cual. Creo que es obvio que Dorsey está rajando indirectamente de Citizens United, la decisión del Supremo que os comentaba antes y que básicamente lo que está permitiendo es que se compre alcance de forma desproporcionada.

¬ŅDesea saber m√°s? Este art√≠culo de opini√≥n de The New York Times hace un buen trabajo diseccionando las razones por las que Facebook no se atreve a limitar los anuncios pol√≠ticos. En resumen, tendr√≠an dificultades para decidir qu√© es verdad y qu√© es mentira o qu√© es un anuncio pol√≠tico y qu√© no lo es (algo con lo que Twitter tendr√° dificultades). Ah, y plantea una soluci√≥n interesante: restringir solo el microtargeting (7 minutos).


ūü§ď Tres lecturas relevantes


Silicon Valley
: 'La vista desde 30.000 pies de altura: un avance de las Guerras del streaming de 2020', por Parrot Analytics (en ingl√©s; 35 minutos)

Si os interesan de verdad las Guerras del streaming y cómo se plantea el futuro del mundo del consumo audiovisual, este análisis en tres partes de Parrot es una pasada y ofrece montones de detalles interesantes a través de estudios y estadísticas.


Hollywood
: 'El ‚ÄėJoker‚Äô de Todd Phillips no es motivo de risa', por Anthony Lane en The New Yorker (en ingl√©s; 6 minutos)

No hab√≠a le√≠do esta rese√Īa de ‚ÄėJoker‚Äô que llega a la curiosa conclusi√≥n, y realmente creo que justa, de que la pel√≠cula es un producto creado para generar indignaci√≥n y as√≠ vender m√°s entradas. Leed y me dec√≠s.


Washington D.C.
: 'C√≥mo Trump redibuj√≥ la presidencia con m√°s de 11,000 tuits‚Äô, por el equipo de The New York Times (en ingl√©s; 1 hora)

Espectacular reportaje multimedia en el que el equipo de corresponsales del Times en la Casa Blanca se ayuda de otros reporteros para analizar el timeline de Donald Trump y cómo eso ejemplifica sus instintos y su forma de hacer política a golpe de tuit. Lo más ilustrativo tiene que ver con las teorías de la conspiración que esparce por la red y cómo ha acabado haciéndole la pelota a dictadores al tiempo que dejaba por los suelos a sus aliados.


ūüėÜ Quit√°ndole la gracia

Ok boomer. Es un meme que ha cogido much√≠sima fuerza en las √ļltimas semanas y que se ha hecho mainstream despu√©s de que The New York Times primero y NBC News horas despu√©s publicaran reportajes sobre el fen√≥meno. En general, es una forma de rebeli√≥n generacional por parte de los zetas (y ahora tambi√©n los millennials, aunque algo m√°s tarde porque no estamos tanto en TikTok) contra los boomers.

Los boomers son la generaci√≥n que naci√≥ entre el final de la Segunda Guerra Mundial y mediados de los a√Īos 60. Es decir, casi cualquier persona mayor de 50 a√Īos que ahora te da lecciones sobre lo mucho que hac√≠an ellos para salir adelante y luchar por sus derechos cuando en realidad se pasaron d√©cadas carg√°ndose el planeta que ahora tenemos que habitar nosotros con nuestras familias.

(Para el que tenga m√°s de 50 a√Īos y est√© indignado despu√©s de leer esto, solo tengo algo que decirte: ‚Äúok, boomer‚ÄĚ).

La realidad es que ‚Äėok boomer‚Äô es una frase m√°s dirigida a los intolerantes. Por ejemplo, gente que a estas alturas es hom√≥foba o machista de forma muy pat√©tica. Pero sobre todo es una forma de usar contra los boomers la condescendencia que normalmente han usado contra nosotros por quejicas o por socialdem√≥cratas, sobre todo en el contexto estadounidense de querer sanidad p√ļblica o pol√≠ticas contra el cambio clim√°tico.

El ejemplo paradigm√°tico es el de este boomer diciendo que los zetas son la generaci√≥n Peter Pan que lo quiere todo gratis y su TL de TikTok se colaps√≥ de chavales respondi√©ndole ‚Äėok, boomer‚Äô de formas muy originales. Aqu√≠ ten√©is un huevo de esas respuestas.

Por supuesto que ya se ha hecho merchandising (y una canción) al respecto. De mis TikToks favoritos, ved este, este, este, este, este o este.

Y en v√≠deos que os alegrar√°n el d√≠a: Esta t√≠a a la que se va mucho la olla con los pasajeros de un coche con el que parece haber tenido un percance. La explicaci√≥n de por qu√© sus hijos no pueden escucharla llamar zorra a la chica que la est√° grabando es brutal.

Ah, y esta cosa random que apareció por mi TL.


ūü§© Un v√≠deo para bailar

Me flipa HAIM y creo de verdad que las tres hermanas han estrenado una de sus mejores canciones hasta la fecha con ‚ÄėNow I‚Äôm In It‚Äô. Lo m√°s top de esto es que el videoclip lo dirige mi cineasta favortio, Paul Thomas Anderson (Magnolia, El hilo invisible, Pozos de ambici√≥n). Si no conoc√©is los otros v√≠deos que PTA ha hecho para ellas, por favor ved este y sobre todo este. Y si os qued√°is con ganas de m√°s, este y este otro videoclip de HAIM tambi√©n molan demasiado, pero no los ha rodado PTA.


ūüĎč Y para terminar...


Una recomendación
. He visto el concurso musical Rhythm + Flow de Netflix, en el que Cardi B, Chance the Rapper y T.I. intentan dar con la próxima superestrella del rap. Aunque no os guste el género, el programa es LA HOSTIA. Tiene unos valores de producción increíbles, encuentran a gente con verdadero talento, tiene ritmazo y está plagado de recompensas, sobre todo a través de una Cardi B divertidísima.

Lo que me gusta es que no es el típico concurso que se espera a que las actuaciones musicales sean al final de cada episodio, sino que las distribuye bien casi desde el principio de los capítulos y eso aligera mucho el visionado. Me encantó muy mucho de verdad. Creo que Netflix ha acertado de lleno y que lo van a petar una barbaridad con futuras temporadas.

Hasta la semana que viene.

Comparte La Wikly en Twitter